En un rin­cón del Pa­cí­fi­co.

deViajes - - Boarding Pass / México -

Re­tra­tos de Fri­da Kah­lo a la ven­ta en el Ma­le­cón de Puer­to Va­llar­ta. Avis­ta­mien­to de ce­tá­ceos cer­ca de Puer­to Va­llar­ta. Ca­tri­nas de­co­ra­ti­vas y pla­to de pos­tres tí­pi­cos del ho­tel Hil­ton Re­sort.

la bahía de Ban­de­ras co­mo es­ce­na­rio de ro­da­je de ‘La No­che de la Igua­na’, pro­ta­go­ni­za­da por Ri­chard Bur­ton, que acu­dió al ro­da­je en com­pa­ñía de Eli­za­beth Tay­lor.

La his­to­ria de amor que Ri­chard y Liz vi­vie­ron aquí se con­vir­tió en per­ma­nen­te cuan­do él le re­ga­ló a Liz por su 32 cum­plea­ños una ca­sa se­ño­rial en el cen­tro his­tó­ri­co de Puer­to Va­llar­ta. Ca­sa Kim­ber­ley, co­mo la lla­mó la pa­re­ja, que vi­vió aquí la dé­ca­da que du­ró su pri­mer ma­tri­mo­nio, ha re­sur­gi­do cual Ave Fé­nix de su es­ta­do de aban­dono, y aho­ra es un ho­tel bou­ti­que con res­tau­ran­te gour­met. EL ORI­GEN DE TO­DO A pe­sar de que hoy vi­ven en Puer­to Va­llar­ta más de 300.000 per­so­nas, el pue­blo de ar­qui­tec­tu­ra tra­di­cio­nal que fue es­te en su ori­gen si­gue man­te­nien­do el mis­mo en­can­to y tran­qui­li­dad de an­ta­ño. Las ca­lles em­pe­dra­das y las es­ca­le­ras ta­pi­za­das de la ve­ge­ta­ción exu­be­ran­te de Grin­go Gulch, co­mo se lla­ma a es­ta zo­na al­ta del cen­tro, pa­re­cen aje­nas al aje­treo del Pa­seo Ma­rí­ti­mo y las ca­lles co­mer­cia­les.

El Fa­ro de la ca­lle Ma­ta­mo­ros es, jun­to al Puen­te del Amor, uno de los me­jo­res mi­ra­do­res de Puer­to Va­llar­ta. Des­de allí arri­ba se pue­de di­vi­sar el Océano, pe­ro tam­bién los te­ja­dos ro­jos de la vie­ja ciu­dad y la to­rre de la Igle­sia de Nues­tra Se­ño­ra de Gua­da­lu­pe, re­ma­ta­da con una co­ro­na do­ra­da y una cú­pu­la de azu­le­jos.

Ho­te­les bou­ti­que (co­mo Lu­na Lí­qui­da, pro­pie­dad de Fher, can­tan­te del gru­po Ma­ná); res­tau­ran­tes con en­can­to y pues­tos de co­mi­da ca­lle­je­ra que pre­pa­ran “tos­ta­das” (tor­ti­lla de maíz) con ce­vi­che de ca­ma­rón u otras de­li­cias lle­nan las ca­lles y ace­ras del ve­cin­da­rio en el que tam­bién abun­dan los pues­tos de ar­te­sa­nía lo­cal.

El Mer­ca­do Mu­ni­ci­pal cu­bier­to y el ve­cino mer­ca­di­llo de la is­la Cua­le, son los lu­ga­res idó­neos pa­ra per­der­se un ra­to bus­can­do ves­ti­dos tra­di­cio­na­les me­xi­ca­nos de­co­ra­dos con bor­da­dos, ob­je­tos con el ros­tro de la icó­ni­ca Fri­da Kah­lo...

Al otro la­do del río se en­cuen­tra el lla­ma­do Ba­rrio Ro­mán­ti­co, don­de se con­cen­tra la di­ver­sión pa­ra el co­lec­ti­vo LGTB nor­te­ame­ri­cano.

La playa de Los Muer­tos, que cu­bre to­da la lí­nea de cos­ta de es­te ba­rrio es la más po­pu­lar de to­do Puer­to Va­llar­ta. El atar­de­cer es el mo­men­to más es­pe­ra­do, cuan­do el sol cae so­bre el Océano Pa­cí­fi­co por la bo­ca de la bahía.

La úl­ti­ma atrac­ción en lle­gar a Los Muer­tos ha si­do el nue­vo Mue­lle, cons­trui­do en 2013 en ace­ro y hor­mi­gón, sus­ti­tu­yen­do a uno de ma­de­ra. Es la me­jor ata­la­ya pa­ra ver una pa­no­rá­mi­ca de la playa, del ba­rrio y de la ac­ci­den­ta­da cos­ta que es­con­de ha­cia el sur otras pla­yas y ca­las co­mo Mis­ma­lo­ya, don­de se ro­da­ron al­gu­nas es­ce­nas de ‘La No­che de la Igua­na’.

Aun­que ya hay ca­rre­te­ra pa­ra lle­gar a es­tas ca­las, mu­cha gen­te pre­fie­re ir en una de las bar­cas y ta­xis acuá­ti­cos que te lle­van di­rec­to des­de el Mue­lle de los Muer­tos.

Otro lu­gar digno de vi­si­tar a úl­ti­ma ho­ra de la tar­de es el Ma­le­cón, un pa­seo de dos km de lon­gi­tud, don­de tu­ris­tas y lo­ca­les dis­fru­tan de es­ta ho­ra má­gi­ca des­cu­brien­do las ha­bi­li­da­des de los ar­tis­tas que mues­tran su tra­ba­jo, ya sean pin­to­res, ac­to­res o un gru­po de “Vo­la­do­res de Pa­pantla”.

De­jan­do a un la­do a los hu­ma­nos, es ho­ra de aden­trar­se en aguas de la Bahía de Ban­de­ras pa­ra co­no­cer a sus más cé­le­bres ha­bi­tan­tes, los ce­tá­ceos, prin­ci­pal­men­te del­fi­nes y ba­lle­nas jo­ro­ba­das, que de no­viem­bre a mar­zo pa­ran en la zo­na pa­ra apa­rear­se y dar a luz a sus ba­lle­na­tos, an­tes de di­ri­gir­se a Alas­ka pa­ra pa­sar el ve­rano en aguas más fres­cas. Las ex­cur­sio­nes sa­len des­de el Puer­to de­por­ti­vo y sue­len du­rar en­tre dos y tres ho­ras.

LA SIE­RRA MA­DRE

De­ja­mos el mar pa­ra aden­trar­nos en la Sie­rra Ma­dre, don­de se en­cuen­tran San Se­bas­tián del Oes­te, Mas­co­ta y Tal­pa de Allende, tres de los Pue­blo Má­gi­cos de Mé­xi­co, un dis­tin­ti­vo con el que se pre­ten­de re­co­no­cer los mu­ni­ci­pios que han lo­gra­do con­ser­var su en­can­to y au­ten­ti­ci­dad.

La ca­rre­te­ra que atra­vie­sa la sie­rra ca­mino de Gua­da­la­ja­ra, ca­pi­tal de Ja­lis­co, ser­pen­tea pa­ra al­can­zar en po­co más de una ho­ra el Puen­te El Pro­gre­so, que sal­va un des­fi­la­de­ro de vér­ti­go don­de to­dos pa­ran a ob­ser­var la fan­tás­ti­ca vis­ta pano-

rá­mi­ca y, de pa­so, com­prar al­guno de los de­li­cio­sos bo­llos y pa­ne­ci­llos que hor­nea ca­da día Car­men Ro­bles en su pa­na­de­ría.

El te­qui­la, uno de los em­ble­mas cu­li­na­rios de Mé­xi­co, tie­ne en Ja­lis­co su prin­ci­pal cen­tro de pro­duc­ción. La Sie­rra Ma­dre es un lu­gar idó­neo pa­ra el cul­ti­vo del aga­ve azul, de cu­ya pi­ña se des­ti­la el te­qui­la.

En Ha­cien­da Don La­lín, pe­que­ño pro­duc­tor de des­ti­la­dos, si­tua­do so­bre la mis­ma ca­rre­te­ra, ofre­cen vi­si­tas guia­das y ca­tas de al­gu­nos de sus des­ti­la­dos. De to­dos ellos, del que más or­gu­llo­so es­tá La­lo, el al­ma ma­ter del ne­go­cio, es de la rai­ci­lla que des­ti­la a par­tir de aga­ve ver­de o ma­xi­mi­li­ana sal­va­je, plan­ta que se en­cuen­tra di­se­mi­na­da por to­da la sie­rra.

Si­tua­do a ape­nas unos mi­nu­tos de la des­ti­le­ría, al fon­do de una ca­rre­te­ra em­pe­dra­da, es­te vie­jo pue­blo mi­ne­ro que­dó atra­pa­do en una cri­sis ener­gé­ti­ca, gra­cias a la cual hoy po­de­mos co­no­cer có­mo era un prós­pe­ro mu­ni­ci­pio en el Mé­xi­co de 1910.

La ama­bi­li­dad de sus gen­tes, or­gu­llo­sos de su pa­sa­do, fa­ci­li­ta las vi­si­tas a los di­ver­sos ne­go­cios que se en­cuen­tran al pa­so. En la Ca­fe­ta­le­ra La Quin­ta de Mary, una plan­ta­ción de ca­fé de mon­ta­ña pro­du­ci­do por la mis­ma fa­mi­lia des­de ha­ce 300 años, se pue­de ca­tar y com­prar a muy buen pre­cio.

Al fi­nal del pue­blo es­tá El Por­ve­nir, ta­ller de pla­te­ría de Je­sús Vi­lla, que apro­ve­cha la pla­ta pu­ra me­xi­ca­na, una de las me­jo­res del mun­do, pa­ra crear pie­zas úni­cas.

En la pla­za prin­ci­pal, pre­si­di­da por un quios­co de mú­si­ca de­co­ra­do con fi­li­gra­nas de hie­rro, es­tá el Por­tal Mo­re­los, un edi­fi­cio por­ti­ca­do cons­trui­do pa­ra al­ber­gar co­mer­cios que se con­ser­van exac­ta­men­te co­mo en el si­glo XIX. Es­pe­cial­men­te agra­da­ble es en­trar en las tien­das de ul­tra­ma­ri­nos que abun­dan jun­to a la pla­za, don­de ven­den to­do ti­po de de­li­cias, al­gu­nas de ellas ela­bo­ra­das en la tras­tien­da.

RI­VIE­RA NA­YA­RIT

De vuel­ta a la cos­ta, es el turno de ex­plo­rar Ri­vie­ra Na­ya­rit, el ex­tre­mo nor­te de la bahía de Ban­de­ras y más allá, pues­to que ba­jo esa mar­ca se en­cuen­tra to­do el li­to­ral del es­ta­do de Na­ya­rit, que com­pren­de más de 30 pla­yas has­ta la his­tó­ri­ca San Blas.

Mien­tras que Nue­vo Va­llar­ta y la ex­clu­si­va ur­ba­ni­za­ción pri­va­da Fla­min­go ofre­cen gran­des re­sorts to­do in­clui­do cer­ca de dos de los me­jo­res cam­pos de golf de la zo­na, el pue­blo de Bu­ce­rías (lla­ma­do así por los bu­zos re­co­lec­to­res de os­tras que abun­da­ban en él) atrae a los que quie­ren mez­clar­se con los na­ya­ri­tas. Bu­ce­rías es si­nó­ni­mo de bue­nas com­pras y de ocio tran­qui­lo.

El mo­nu­men­to más im­por­tan­te de Ri­vie­ra Na­ya­rit es na­tu­ral y se en­cuen­tra ocul­to y al al­can­ce de un cen­te­nar de per­so­nas al día. Se tra­ta de Playa Es­con­di­da o Playa del Amor, en el Par­que Na­cio­nal de las Is­las Ma­rie­tas, un gru­po de is­lo­tes vol­cá­ni­cos si­tua­dos fren­te a la Pun­ta de Mi­ta.

So­lo los pa­sa­je­ros de los pri­me­ros bar­cos que par­ten del puer­to de La Cruz de Hua­na­caxtle pue­den des­em­bar­car en la is­la don­de se en­cuen­tra es­ta jo­ya na­tu­ral úni­ca a la que se ac­ce­de cuan­do la ma­rea es­tá ba­ja y se pue­de atra­ve­sar na­dan­do la cue­va sub­ma­ri­na tras la que se en­cuen­tra la playa ro­dea­da de una bó­ve­da abier­ta.

Al otro la­do de la Pun­ta de Mi­ta, don­de se ubi­can al­gu­nos de los ho­te­les más ex­clu­si­vos, es­tán dos de los pue­blos con playa más po­pu­la­res: Sa­yu­li­ta y San Fran­cis­co, po­pu­lar­men­te co­no­ci­do co­mo San Pan­cho.

Sa­yu­li­ta, ca­ta­lo­ga­do co­mo Pue­blo Má­gi­co e in­for­mal­men­te eti­que­ta­do co­mo hippy-chic, es fre­cuen­ta­do por sur­fe­ros pri­me­ri­zos y padd­le sur­fers, quie­nes acu­den atraí­dos por las lar­gas olas del océano abier­to que per­mi­ten su­bir a las ta­blas sin gran­des di­fi­cul­ta­des. Ar­te­sa­nos lo­ca­les, hip­pies de Nor­tea­mé­ri­ca e in­dí­ge­nas hui­chol com­par­ten el es­pa­cio des­ti­na­do al shop­ping, con tien­das de di­se­ño es­ta­bles co­mo es el ca­so de la Re­vo­lu­ción del Sue­ño.

En un ex­tre­mo de la playa prin­ci­pal de Sa­yu­li­ta es­tá la Playa de los Muer­tos, una ca­la con po­cos ba­ñis­tas a la que se lle­ga tras un pa­seo por la ori­lla del mar y atra­ve­san­do un pin­to­res­co ce­men­te­rio.

Pa­ra aca­bar con pla­to de buen gus­to es­te iti­ne­ra­rio por la cos­ta na­ya­ri­ta hay que acer­car­se has­ta el en­can­ta­dor pue­blo cos­te­ro de San Pan­cho y co­no­cer su Pla­za del Sol, pre­si­di­da por un mu­ral he­cho con “cor­cho­la­tas” –ta­po­nes de bo­te­llas–. ◆

A fa­vor del vien­to. Pa­seo en bar­co por la Bahía de ban­de­ras. Vis­ta de Puer­to Va­llar­ta des­de el fa­ro de la ca­lle Ma­ta­mo­ros. Aga­ve en la Ha­cien­da Don La­lín. Ma­ce­tas en una ven­ta­na del cen­tro his­tó­ri­co de Puer­to Va­llar­ta.

Te­qui­la y ca­fé. Playa fren­te al Ho­tel Iman­ta. Ho­me­na­je a los bu­zos en Bu­ce­rías. Te­rra­za en Sa­yu­li­ta.

Be­lle­za na­tu­ral. Ex­te­rior del Re­sort Iman­ta. Ka­yac por las is­las Ma­rie­tas. Pla­to del res­tau­ran­te Ba­rra­cu­da, en Nue­vo Va­llar­ta. Tum­ba de un su­fer en el ce­men­te­rio de Sa­yu­li­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.