AUS­TRIA, EN TO­DOS LOS SEN­TI­DOS

“Apro­ve­cha ca­da mo­men­to y no te pier­das ni un bai­le”. La fra­se, so­bre el Te­ja­di­llo de Oro de Inns­bruck, de­fi­ne el ta­lan­te con el que re­co­rrer es­te má­gi­co país. Por Bár­ba­ra Sch­midt.

deViajes - - Arrivals / Escapadas -

Si­glos de tra­di­ción e his­to­ria y una na­tu­ra­le­za des­bor­dan­te. Es­to es lo pri­me­ro que nos vie­ne a la ca­be­za al pen­sar en tie­rras aus­tria­cas (www. aus­tria.in­fo). Pe­ro añá­de­le gran­des do­sis de sor­pre­sa y mo­der­ni­dad y acom­pá­ña­nos en es­ta ru­ta por los en­cla­ves me­nos con­ven­cio­na­les del país.

Em­pe­za­mos en Inns­bruck (www.inns­bruck.in­fo), la ca­pi­tal de los Al­pes, una de­li­cio­sa ciu­dad si­tua­da en el oes­te. El des­plie­gue cul­tu­ral es una de sus se­ñas de iden­ti­dad, con vi­si­tas úni­cas, co­mo la del Te­ja­di­llo de Oro o el Pa­la­cio Im­pe­rial. La otra, la ofer­ta al­pi­na, con un abanico de pai­sa­jes de al­ta mon­ta­ña. Tam­bién pue­des dis­fru­tar unas va­ca­cio­nes en una au­tén­ti­ca ca­sa ti­ro­le­sa, con gran­ja in­clui­da (Bauern­hof).

ES­TO SUE­NA A MO­ZART

Si­gue con es­te com­bo al­pino-ur­bano –to­do el país es ex­per­to en es­ta in­só­li­ta mez­cla– y lle­ga­rás has­ta Salz­bur­go (www.salz­burg.in­fo), la gran ciu­dad de la sal y de Son­ri­sas y Lá­gri­mas. Y de Mo­zart, por su­pues­to, el com­po­si­tor uni­ver­sal que na­ció aquí en 1756 y cu­ya ca­sa na­tal aco­ge ria­das de tu­ris­tas a dia­rio.

Tam­bién te en­can­ta­rá un in­ten­so día de com­pras en Ge­trei­de­gas­se y, des­pués, un mo­men­to re­lax en al­gu­na de las nue­vas te­rra­zas –¡al­gu­nas con are­na de playa!– que bor­dean la ri­be­ra del río Sal­zach.

Si la ciu­dad te ha im­pac­ta­do es­pe­ra a ver las dos sor­pre­sas que en­con­tra­rás a las afue­ras. Pa­ra em­pe­zar, el Pa­la­cio de Hell­brunn, un es­pa­cio lleno de jar­di­nes, jue­gos acuá­ti­cos y al­gu­na que otra tram­pa. Ade­más, re­ser­va tiem­po pa­ra co­no­cer la re­gión de Salz­kam­mer­gut des­de otro pun­to de vis­ta: con un tren cre­ma­lle­ra y un bar­co de va­por que atra­vie­sa el Wolf­gang­see.

Sal­ta­mos has­ta el Da­nu­bio y ate­rri­za­mos en Linz (www.linz­tou­ris­mus.at), la pre­cio­sa ciu­dad que pre­su­me de al­ber­gar la igle­sia más an­ti­gua del país y un in­tere­san­te jar­dín bo­tá­ni­co aun­que, es­te mes, nues­tra má­xi­ma re­co­men­da­ción es que no te pier­das los Ve­ra­nos Cul­tu­ra­les, con fes­ti­va­les tan in­tere­san­tes co­mo el Bruck­ner o el de Ars Elec­tro­ni­ca.

Graz (www.graz­tou­ris­mus), al sur, es otro po­ten­te en­cla­ve que no te pue­des per­der, y me­nos en ve­rano. Fue Ca­pi­tal Eu­ro­pea de la Cul­tu­ra en 2003 y con­ser­va una ofer­ta en la que des­ta­ca la ex­tra­ña bur­bu­ja azul que di­bu­ja el Kunst­haus en la ori­lla de­re­cha del Mur y el re­cin­to del Schloss­berg con su To­rre del Re­loj.

Y DE POS­TRE, VIE­NA

Si es­ta ru­ta aus­tria­ca fue­se un al­muer­zo de lu­jo, Vie­na se­ría el pos­tre. No so­lo pa­ra sa­bo­rear una Sa­cher­tor­te –la tar­ta con re­ce­ta se­cre­ta–, sino pa­ra des­cu­brir lo úl­ti­mo. Da igual que ya la co­noz­cas: la ca­pi­tal aus­tria­ca siem­pre sor­pren­de. Te pro­po­ne­mos re­co­rrer­la con el Vien­na Pass (www.vie­na­pass.com, des­de 59 €), que in­clu­ye ac­ce­so a al­gu­nos de sus ico­nos, co­mo el pa­la­cio y los jar­di­nes de Schön­brunn o el museo Al­ber­ti­na, en­tre más de 60 atrac­cio­nes. Pa­ra ter­mi­nar, re­lá­ja­te con la mú­si­ca in­ter­ac­ti­va de Haus der Mu­sik o en al­guno de los di­va­nes del Mu­seums-Quar­tier.

Más in­for­ma­ción en www.aus­tria.in­fo.

En imá­ge­nes. A la iz­quier­da, el cas­co an­ti­guo de Inns­bruck. En es­ta pá­gi­na, fa­cha­da de la Ca­sa Na­tal de Mo­zart, en Salz­bur­go; To­rre del Re­loj de Graz y el Ba­rrio de los Mu­seos de Vie­na. Ade­más, un re­co­rri­do en el Rail­jet y un pa­seo por los Mun­dos de Cris­tal de Swa­rovs­ki an­tes de lle­gar a Salz­kam­mer­gut, el gran mi­ra­dor so­bre el Wolf­gang­see. HERTHA HURNAUS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.