Ja­mai­ca

La luz del via­je­ro Más de 1.000 ki­ló­me­tros de cos­ta caribeña pu­ra, is­las des­ha­bi­ta­das, vi­da sub­ma­ri­na des­bor­dan­te, ríos sal­va­jes, de­por­te de aven­tu­ra, mon­ta­ñas en las que abri­gar­se… Es­te ve­rano,B The Tra­vel Brand te lle­va a Ja­mai­ca de la mano de Eve­lop!¿

deViajes - - Arrivals / Escapadas -

Cuan­do se es via­je­ro por vo­ca­ción, por de­seo, por que­ren­cia, po­co a po­co los des­ti­nos im­pre­sio­nan me­nos. Al­gu­nos se re­sis­ten a de­jar de es­tre­me­cer: qui­zá los de­sier­tos ro­jos de Na­mi­bia, la de­pre­sión del Da­na­kil en Etio­pía, la An­tár­ti­da... En es­ta lis­ta de lu­ga­res en los que que­dar­se ab­so­lu­ta­men­te epa­ta­do se en­cuen­tra, por mé­ri­tos pro­pios, La­gu­na Lu­mi­no­sa, en Ja­mai­ca.

Gli­te­ri­ng Wa­ters, su nom­bre real, es una la­gu­na ro­dea­da de fron­do­sa ve­ge­ta­ción y ha­bi­ta­da por mi­cro­or­ga­nis­mos que emi­ten luz fos­fo­res­cen­te cuan­do se les agi­ta. Por eso, al caer la no­che, se sea un via­je­ro em­pe­der­ni­do o un re­cién lle­ga­do a es­to de la aven­tu­ra, to­do el mun­do que­da im­pre­sio­na­do por una ma­sa de agua sal­pi­ca­da de pun­tos de luz, pro­vo­ca­dos des­de por los pe­ces en su mo­vi­mien­to has­ta por la caí­da de una pie­dra.

En reali­dad, es­ta la­gu­na es una me­tá­fo­ra de lo que es Ja­mai­ca: una au­tén­ti­ca lí­nea con­ti­nua de luz pa­ra el via­je­ro. Co­mo Gli­te­ri­ng Wa­ters, ca­da ciu­dad, ca­da ha­bi­tan­te, ca­da ma­ra­vi­lla na­tu­ral, ca­da pre­pa­ra­ción cu­li­na­ria, es un pun­to de luz que ilu­mi­na a aquel que re­co­rre la is­la.

LA LUZ AZUL DE LAS MON­TA­ÑAS

La pri­me­ra luz ines­pe­ra­da es la que ema­na de la Blue Moun­tains, Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad y que res­plan­de­cen des­de lo al­to pa­ra cual­quier aman­te de la na­tu­ra­le­za, el sen­de­ris­mo, la bo­tá­ni­ca y el ai­re pu­ro. Tras ellas se ex­tien­den al­gu­nas de las prin­ci­pa­les ciu­da­des ja­mai­ca­nas: Ne­gril al Oes­te, Port An­to­nio al Es­te... Y tam­bién Kings­ton, la ca­pi­tal, con una de las bahías na­tu­ra­les más gran­des del mun­do, pre­lu­dio del gran sur que se ex­tien­de por una ex­ten­sa lí­nea cos­te­ra que ofre­ce la luz lo­cal de la is­la, re­cuer­do de sus pri­me­ros po­bla­do­res o de os ci­ma­rro­nes que hu­ye­ron de la es­cla­vi­tud.

LA LUZ VER­DE DE BOB

Por su­pues­to (y com per­mi­so de Usain Bolt), el ja­mai­cano más co­no­ci­do es Bob Mar­ley. Su es­ti­lo, su look, su mú­si­ca, su rit­mo, se con­vir­tie­ron pron­to en im­pron­ta pro­pia del país, que hi­zo su­yo el men­sa­je de una de sus can­cio­nes más co­no­ci­das: OneLo­ve. Son dos pa­la­bras de uso co­mún pa­ra des­pe­dir­se, desear­se bue­na suer­te o sim­ple­men­te pa­ra ma­ni­fes­tar la ale­gría de vi­vir. Só­lo un país que bri­lla con luz pro­pia po­dría lle­gar a al­go así.

LA LUZ AMA­RI­LLA Y BLAN­CA DE LAS PLA­YAS

El via­je­ro en­cuen­tra una ter­ce­ra luz que se ex­tien­de por 1.000 ki­ló­me­tros de cos­ta: la de las pla­yas ex­clu­si­va­men­te ca­ri­be­ñas de Ja­mai­ca. Son tan­tas que re­su­mir­las pa­re­ce una te­me­ri­dad: Ne­gril con los 11 ki­ló­me­tros de are­na de Se­ven Mi­le Beach o con las pro­fun­di­da­des de Bloody Bay, más pe­que­ña pe­ro más es­con­di­da tam­bién; Mon­te­go Bay y su su­ce­sión ca­si in­fi­ni­ta de pla­yas y ca­las; Port An­to­nio con su Blue La­goon, el lu­gar en el que Broo­ke Shields ro­dó El la­go azul...

LA LUZ OLÍM­PI­CA

Si eres de los via­je­ros que desea, siem­pre que pue­de, vi­vir una aven­tu­ra de­por­ti­va, Ja­mai­ca es tu lu­gar. Aquí es tan fá­cil rea­li­zar ba­ja­da de ca­ño­nes por al­gu­nas de sus ma­ra­vi­llo­sas cas­ca­das (las más es­pec­ta­cu­la­res son las Dunn’s Ri­ver Falls) co­mo raf­ting por cual­quie­ra de sus ríos sal­va­jes. Tam­bién exis­ten com­ple­jos de­por­ti­vos y de aven­tu­ra, co­mo el Rain­fo­rest Bobs­led Ja­mai­ca at Mys­tic Moun­tain, en Ocho Ríos, en mi­tad de la sel­va y que cuen­ta con ti­ro­li­nas, te­le­si­llas o una mon­ta­ña ru­sa con va­go­nes en for­ma de tri­neos de bobs­leigh, dis­ci­pli­na de­por­ti­va de in­vierno que, cu­rio­sa­men­te, en Ja­mai­ca tie­ne un in­creí­ble ti­rón.

OTRAS LU­CES

Ja­mai­ca ilu­mi­na a cual­quie­ra, sea cual sea su plan. Por ejem­plo, pa­ra las pa­re­jas es el des­tino per­fec­to, to­da vez que per­mi­te ac­ti­vi­da­des pa­ra dos y de aven­tu­ra co­mo au­tén­ti­cos pa­raí­sos de ab­so­lu­ta tran­qui­li­dad. Tam­bién a las fa­mi­lias que de­ci­dan via­jar con to­dos sus miem­bros, gra­cias a sus com­ple­jos de aven­tu­ra, zoos y jar­di­nes. Y, có­mo no, pa­ra los que gus­tan de la bue­na co­mi­da au­tóc­to­na (aquí el ca­fé es una ma­ra­vi­lla, y el ron no le an­da a la za­ga) y pa­ra los que pre­fie­ren bue­na mú­si­ca. Ya sa­bes, aven­tu­re­ro: One Lo­ve!

In­fór­ma­te en bt­he­tra­vel­brand.com, en el 902 200 400 o vi­si­tan­to una de sus más de 700 tien­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.