“Co­ris­co tie­ne el sa­bor de un rin­cón por des­cu­brir”

deViajes - - En Primera Persona / Luis Melgar -

más allá, se en­cuen­tra la ter­ce­ra ca­ta­ra­ta, jun­to a ella se re­co­mien­da acam­par pa­ra pa­sar la no­che an­tes de que suba la ma­rea.

Los va­lien­tes que desean con­ti­nuar aún más le­jos se ven re­com­pen­sa­dos por la vi­sión del Co­ra­zón de Moa­ba, un rin­cón de ro­ca de co­lor ro­sa­do que se lle­na y se va­cía de agua al rit­mo de las olas, y cu­yo so­ni­do re­cuer­da al la­ti­do de un co­ra­zón. Eso sí: el aven­tu­re­ro que desee so­bre­vi­vir a tan in­tré­pi­do re­co­rri­do de­be ase­gu­rar­se de ha­ber be­bi­do el agua sa­gra­da que ofre­ce una ma­má –en­tre he­chi­ce­ra y er­mi­ta­ña– en el po­bla­do de Ure­ka. Si no corre el ries­go de aho­gar­se en las co­rrien­tes del Golfo de Gui­nea.

La ma­yor par­te del te­rri­to­rio se en­cuen­tra en la zo­na con­ti­nen­tal, que en sus tiem­pos fue co­no­ci­da co­mo la pro­vin­cia es­pa­ño­la de Río Mu­ni. Tie­ne ciu­da­des de nom­bres fas­ci­nan­tes que re­cuer­dan el pa­sa­do pa­trio, co­mo Va­lla­do­lid de los Bim­bi­les o Se­vi­lla de Nie­fang, don­de aca­ban de cons­truir el puen­te de Tria­na; no po­día lla­mar­se de otra for­ma. En la zo­na con­ti­nen­tal hay ki­ló­me­tros y ki­ló­me­tros de bos­que, ya que a los gui­nea­nos no les gus­ta la pa­la­bra sel­va. En el par­que na­tu­ral del Mon­te Alén si­gue ha­bien­do ele­fan­tes y go­ri­las, aun­que co­mo es­tán en au­tén­ti­co es­ta­do sal­va­je es ca­si im­po­si­ble lle­gar a ver­los.

En el co­ra­zón de la jungla se es­tá edi­fi­can­do una nue­va ciu­dad en torno al río We­le, una ca­pi­tal ad­mi­nis­tra­ti­va, al mo­do de Brasilia o Abu­ya. Cuan­do Pa­blo y yo aban­do­na­mos Gui­nea aún que­da­ba mu­cho por cons­truir, pe­ro ha­bían inau­gu­ra­do el Grand Ho­tel Dji­bloho, con ca­si 500 ha­bi­ta­cio­nes,

52 vi­llas, cam­po de golf, seis res­tau­ran­tes, spa de 1.200 m2 y una sa­la de con­fe­ren­cias con ca­pa­ci­dad pa­ra 1.500 per­so­nas.

Es im­po­si­ble ha­blar de es­te país sin men­cio­nar la is­la de Co­ris­co. No­so­tros lo­gra­mos ir en dos oca­sio­nes, una en vi­si­ta ofi­cial y la otra en el bar­co de unos ami­gos, sor­tean­do los is­lo­tes de Elo­bey Gran­de y Elo­bey Chi­co, don­de aún sub­sis­ten los res­tos de un an­ti­guo mer­ca­do de es­cla­vos. En Co­ris­co es fa­mo­sa la len­gua de are­na blan­ca que se aden­tra en el mar du­ran­te más de un ki­ló­me­tro, los pa­seos por la playa en­tre pal­me­ras y co­co­te­ros y los res­tos de la mi­sión ca­tó­li­ca, cons­trui­da en 1885 so­bre el an­ti­guo fuer­te por­tu­gués de Pun­ta Jo­ko. Co­ris­co tie­ne el sa­bor de esos rin­co­nes del pla­ne­ta aún por des­cu­brir, pe­ro hay que dar­se pri­sa. El ae­ro­puer­to ya es­tá ter­mi­na­do y hay va­rios pro­yec­tos ho­te­le­ros en mar­cha, así co­mo un puer­to pa­ra cru­ce­ros.

Du­ran­te los tres años que vi­vi­mos en Gui­nea Ecua­to­rial no de­ja­mos de via­jar ni de des­cu­brir to­do lo po­si­ble so­bre el país, sus gen­tes y cul­tu­ra. Apren­di­mos que un hom­bre ca­tó­li­co pue­de te­ner va­rias es­po­sas, que las mon­jas pue­den en­se­ñar a las mu­je­res a uti­li­zar el pre­ser­va­ti­vo, que el arroz con boa es un pla­to de­li­cio­so y que es po­si­ble ser fe­liz en un po­bla­do sin luz eléc­tri­ca en el que ano­che­ce du­ran­te to­do el año a las seis de la tar­de.

Tan­to nos im­pac­tó nues­tra ex­pe­rien­cia allí que he te­ni­do que con­tar­la en un li­bro, co­mo si des­pués de to­do sí fue­ra la ba­ro­ne­sa Di­ne­sen. El tí­tu­lo es Los blan­cos es­táis lo­cos (www. pla­ne­ta­de­li­bros.com), por­que esa fue la lec­ción prin­ci­pal que apren­di­mos: los blan­cos nos preo­cu­pa­mos por co­sas que en reali­dad no tie­nen nin­gu­na im­por­tan­cia. @the­di­plo­mat­dog. ◆

Luis Mel­gar en la is­la de Co­ris­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.