PLA­YAS 12 ÚNI­CAS

Los me­jo­res pa­raí­sos jun­to al mar

deViajes - - Playas Únicas - Por Bár­ba­ra Sch­midt

Sal­va­je o de es­pí­ri­tu ‘slow’, de are­na blan­ca o de co­lor ca­ra­me­lo, ba­ña­da por aguas es­me­ral­da o tur­que­sa. ¿Qué re­qui­si­tos de­be re­unir una playa pa­ra ser es­pec­ta­cu­lar? És­tas son nues­tras ga­na­do­ras al pre­mio “yo quie­ro es­tar ahí”.

1 LA MÁS BO­NI­TA. No, la fo­to de la playa de Whi­teha­ven (Aus­tra­lia), no es­tá ma­ni­pu­la­da. Y sí, es una de las más pa­ra­di­sía­cas del mun­do. Es­ta fran­ja cos­te­ra de 7 km es la ma­yor atrac­ción de las is­las Whit­sun­day, al no­res­te del país, don­de pue­des lle­gar en he­li­cóp­te­ro, hi­dro­avión o por bar­co. A su pa­le­ta de to­nos tur­que­sa y su fi­ní­si­ma are­na blan­ca hay que su­mar la com­po­si­ción de es­ta úl­ti­ma, cu­yo con­te­ni­do en sí­li­ce no re­tie­ne el ca­lor e im­pi­de que te que­mes. www.aus­tra­lia.com.

2 MUY IN­QUIE­TA. Zlat­ni Rat —Ca­bo de Oro–, en Croa­cia, es una pe­que­ño len­gua de are­na que se aden­tra en el mar con for­ma de fle­cha. O no, por­que los vien­tos que so­plan vio­len­ta­men­te en es­ta por­ción de cos­ta –el Bu­ra en in­vierno y el Mis­tral en ve­rano– mo­de­lan es­tos 0.5 km de are­na a su an­to­jo y es­tre­nan di­se­ño ca­si a dia­rio. ¿El re­sul­ta­do? Una playa di­ver­ti­da, vo­lu­ble y pa­ra­di­sía­ca, en es­pe­cial pa­ra sur­fe­ros. http://croa­tia.hr/es.

3 LA PER­LA NE­GRA. Hay is­las exó­ti­cas y pa­ra­di­sía­cas. Y lue­go es­tá Bo­ra Bo­ra (Tahi­tí), el pa­ra­dig­ma del des­can­so y el tró­pi­co, el pai­sa­je per­fec­to pa­ra un bu­có­li­co fon­do de pan­ta­lla. Lo me­jor de to­do es que exis­te y que, tan­to a vis­ta de dron co­mo hun­dien­do los pies en su fi­na are­na, la is­la no de­cep­cio­na. Im­pre­sio­na es­ta por­ción de la Po­li­ne­sia fran­ce­sa –si­tua­da en pleno Pa­cí­fi­co y acos­tum­bra­da a en­ca­be­zar las lis­tas de las is­las más be­llas del mun­do–, la la­gu­na que ro­dea el vol­cán y la ma­gia que en­vuel­ve to­do. www.tahi­ti-tou­ris­me.es.

4 AL ABRI­GO DE LOS DIO­SES. No tie­ne el pun­to eso­té­ri­co de la sel­va –que en­vuel­ve otras rui­nas ma­yas co­mo Chi­chén It­za o Pa­len­que– pe­ro Tu­lum, en Mé­xi­co, cuen­ta con to­do el exo­tis­mo que apor­ta el Ca­ri­be (y no es­tá tan ma­si­fi­ca­do). Na­dar en sus cá­li­das aguas mien­tras ves El Cas­ti­llo en­ca­ra­ma­do en lo al­to del acan­ti­la­do es al­go su­bli­me. Co­mo lo es tran­si­tar por el tem­plo del Dios del Vien­to, por el de los Fres­cos, el del Dios Des­cen­den­te… Y por es­te cóc­tel de arqueología y na­tu­ra­le­za que son es­tas rui­nas ma­yas, las úni­cas de Mé­xi­co asen­ta­das en la ori­lla del mar. www.tu­lum.gob.mx.

5 FUER­ZA ATLÁN­TI­CA. Una de las pla­yas más fo­to­gé­ni­cas del Al­gar­ve, Da Ma­rin­ha, en Por­tu­gal, com­pri­me en unos cuan­tos ki­ló­me­tros to­do lo que nos vie­ne al ima­gi­na­rio cuan­do pen­sa­mos en es­ta zo­na del sur lu­so. Los jue­gos de sus acan­ti­la­dos, con cue­vas, arcos y re­co­ve­cos, y su ori­gi­nal tono ro­ji­zo crea un con­tras­te úni­co so­bre el océano. El ac­ce­so tam­bién es com­pli­ca­do –hay que sor­tear 115 es­ca­lo­nes–, lo que le ha man­te­ni­do a sal­vo del turismo de ma­sas. Sus aguas, de gran pu­re­za, son per­fec­tas pa­ra la prác­ti­ca del sub­ma­ri­nis­mo y en ellas pue­des en­con­trar­te con ca­ba­lli­tos de mar bai­lan­do en­tre anémonas y eri­zos. www.vi­si­tal­gar­ve.pt.

6 ESEN­CIA CARIOCA. Más lim­pia y cui­da­da que Co­pa­ca­ba­na, su gran com­pe­ti­do­ra en el rán­king bra­si­le­ño, Ipa­ne­ma, en Río de Ja­nei­ro, es la playa más que­ri­da por los lo­ca­les. Es­tá di­vi­di­da en pos­tos –pues­tos de so­co­rris­tas– con es­ti­los y vi­si­tan­tes muy di­ver­sos: des­de el 8, fre­cuen­ta­do por la co­mu­ni­dad LGBT, has­ta el 9, es­pe­cia­li­za­do en cuer­pos y bron­cea­dos per­fec­tos. Pa­ra sen­tir­te un au­tén­ti­co carioca, eli­ge el tu­yo, en­fún­da­te un pa­reo y unas chan­clas –no se sue­le ir con toa­lla– y dé­ja­te atra­par por al­gu­na de sus dos gran­des pa­sio­nes: la mú­si­ca –aquí pa­sea­ba la fa­mo­sa Ga­ro­ta de Ipa­ne­ma– y el fút­bol. www.vi­sit­bra­sil.com.

7 ARRI­BA EL TE­LÓN. Are­na os­cu­ra, cli­ma tem­pla­do y un buen nú­me­ro de tum­bo­nas de di­se­ño a tu dis­po­si­ción. To­do es­tá pre­pa­ra­do pa­ra el gran es­pec­tácu­lo de ca­da tar­de en la playa de Ba­tu Be­lig, al sur de Ba­li (In­do­ne­sia): el de la pues­ta de sol. Si quie­res dis­fru­tar aún más del mo­men­to, co­ge si­tio en el Mo­zaic, un beach club don­de sa­bo­rear su cóc­tel de cham­pag­ne, na­ran­ja amar­ga y vino ba­li­nés, real­men­te de­li­cio­so. www.in­do­ne­sia.tra­vel.

8 CON ARO­MA A PI­NOS. Pue­de que Cór­ce­ga, en Fran­cia, te sue­ne a Na­po­león y pai­sa­jes es­car­pa­dos en pleno Me­di­te­rrá­neo. Pe­ro lo que qui­zá no se­pas es que dos ter­cios de su te­rri­to­rio es­tán pro­te­gi­dos, lo que te da una idea de la be­lle­za na­tu­ral que ate­so­ra es­te pe­que­ño con­ti­nen­te. Uno de los pai­sa­jes más es­pec­ta­cu­la­res es­tá en el sur, jun­to a Por­to Vec­chio. Es la playa de Pa­lom­bag­gia: 2 km de are­na y du­nas con cli­ma tro­pi­cal, aguas cris­ta­li­nas y aro­ma a pino. http://es.fran­ce.fr.

9 EL JAR­DÍN AFRI­CANO. Fue cen­tro ba­lle­ne­ro y de re­ten­ción de pre­sos pe­ro, en so­lo me­dio si­glo, la vi­da de San­ta Ana, una de las is­las que ro­dean Mahé, en Sey­che­lles, ha cam­bia­do de for­ma ra­di­cal. Aquí to­do gi­ra en torno al turismo y, gra­cias a es­to, la pre­ser­va­ción de la na­tu­ra­le­za es es­tric­ta. La pu­re­za del agua y las ca­rac­te­rís­ti­cas ro­cas de gra­ni­to se cui­dan al má­xi­mo y no se per­mi­ten los de­por­tes náu­ti­cos mo­to­ri­za­dos. www.sey­che­lles.tra­vel.

10 UNA APUES­TA UR­BA­NA. Si bus­cas una playa de be­lle­za sal­va­je pe­ro con las co­mo­di­da­des de la gran ciu­dad, écha­le un vis­ta­zo a Boat­yard, en Brow­nes, al su­r­oes­te de Bar­ba­dos, una de las pa­ra­das de los cru­ce­ros por el Ca­ri­be. Fun­cio­na co­mo beach club y el pre­cio –unos 10 €– in­clu­ye cóc­tel, ha­ma­ca, som­bri­lla, bo­te con fon­do trans­pa­ren­te, mue­lle con tram­po­lín… y lo me­jor: snor­kel pa­ra bu­cear en­tre tor­tu­gas y wi­fi po­der su­bir las fo­tos de in­me­dia­to a tus re­des. http://bar­ba­dos.org.

11 DE IS­LA EN IS­LA. Sel­vas, man­gla­res, lla­nos, de­sier­tos y has­ta pai­sa­jes ne­va­dos de al­ta mon­ta­ña. Ve­ne­zue­la aglu­ti­na to­do ti­po de eco­sis­te­mas pe­ro, qui­zá, el que más te sue­ne sea el de sus in­ter­mi­na­bles pla­yas de are­na blan­ca y aguas tur­que­sa. En­con­tra­rás uno de sus es­pa­cios pla­ye­ros más es­pec­ta­cu­la­res, Los Ro­ques, en pleno Ca­ri­be, a 168 km al nor­te de Ca­ra­cas. Es­te in­men­so par­que Na­cio­nal –el ter­ce­ro más vir­gen del mun­do– se dis­tri­bu­ye en 50 is­las de las que so­lo una es­tá po­bla­da, Gran Ro­que, que aco­ge el ae­ro­puer­to. Te en­can­ta­rá des­cu­brir los te­so­ros de ca­da una, des­de las es­tre­llas de mar de Ra­bus­quí has­ta las la­gu­nas de Ca­yo de Agua –aquí pue­des adop­tar una tor­tu­ga– o los pe­ces de co­lo­res de Bo­ca de Co­te. http://ve­ne­zue­la.turismo.tra­vel.

12 EN CLA­VE TUR­QUE­SA. Al­gu­nos com­pa­ran la lle­ga­da a El Ni­do con la en­tra­da a la Bahía de Ha­long, en Viet­nam. Pe­ro, a pe­sar de la be­lle­za de es­te úl­ti­mo, El Ni­do, en Fi­li­pi­nas, cuen­ta en­tre sus pros con la ma­gia de lo se­cre­to y el pla­cer via­je­ro que pro­vo­ca des­cu­brir un nue­vo en­cla­ve. El nom­bre le vie­ne por su po­bla­ción de sa­lan­ga­nas, una es­pe­cie de go­lon­dri­na que anida en cue­vas y que aquí se cuen­ta por mi­les. Na­da más lle­gar a es­te ma­jes­tuo­so pai­sa­je –al nor­te de la is­la de Pa­la­wan– te re­ci­bi­rán sus ro­cas kárs­ti­cas, unas in­men­sas for­ma­cio­nes con ve­ge­ta­ción que vier­ten sus ca­pri­cho­sas for­mas so­bre el mar. Bu­cea, ex­plo­ra y des­cu­bre la zo­na en di­fe­ren­tes ru­tas: en to­das en­ten­de­rás por­qué lo lla­man el úl­ti­mo pa­raí­so. www.thep­hi­lip­pi­nes­gui­de.com.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.