CRIS­TI­NA ABAD

Re­tos, ¡bien­ve­ni­dos!

deViajes - - Evasión - Por Gem­ma Car­do­na

Su pa­pel de la ca­pri­cho­sa Ma­ría Lui­sa en la se­rie Aca­cias 38 de TVE nos des­cu­brió a es­ta in­tér­pre­te ma­dri­le­ña de 24 pri­ma­ve­ras. Dos años des­pués de ese de­but, es una ac­triz dis­tin­ta, más am­bi­cio­sa y con ga­nas de se­guir apren­dien­do. El cuer­po le pi­de arries­gar.

No sa­be­mos si de aquí a unos me­ses la ve­re­mos ha­cer tea­tro o ci­ne en otro país, pe­ro lo que es­tá cla­ro es que ga­nas no le fal­tan a Cris­ti­na Abad. La ac­triz es­pe­ra con ilu­sión nue­vos for­ma­tos y pro­yec­tos, por­que su idea de la pro­fe­sión es que es ne­ce­sa­rio arries­gar pa­ra con­ti­nuar cre­cien­do. “Creo que no eres ac­triz y ya es­tá. Yo quie­ro ha­cer cur­sos, pro­bar, re­no­var­me. ¡No voy a creer­me que con Aca­cias 38 lo sé to­do!”. Pe­ro, de mo­men­to, di­ce dis­fru­tar –y mu­cho– con su pa­pel de Ma­ría Lui­sa, la hi­ja me­nor de la ri­ca fa­mi­lia Pa­la­cios en la se­rie de TVE. “¡La quie­ro mu­cho!”, di­ce.

Lle­vas un par de años in­ter­pre­tan­do a Ma­ría Lui­sa Pa­la­cios. Has cre­ci­do con ella...

Des­de lue­go. Em­pe­zó sien­do una ni­ña ca­pri­cho­sa, in­clu­so un po­co ma­la, pe­ro ha rea­li­za­do un cam­bio enor­me, pa­ra bien, y es­toy con­ten­tí­si­ma por ella. Ya quie­re a su ma­dras­tra, es­tá enamo­ra­da, aun­que aún re­sul­ta muy inocen­te. ¿Có­mo has ido cam­bian­do?

Soy una ac­triz com­ple­ta­men­te dis­tin­ta. He apren­di­do mu­chí­si­mo en cuan­to a téc­ni­ca y se­gu­ri­dad. Aca­cias 38 ha si­do co­mo mi se­gun­da es­cue­la. Re­cuer­do el día en el que mi re­pre­sen­tan­te lla­mó pa­ra dar­me la no­ti­cia de que es­ta­ba en el re­par­to. Me pu­se tan ner­vio­sa que no su­pe reac­cio­nar y al prin­ci­pio no lo dis­fru­té. No me lo creía... ¡La pri­me­ra jor­na­da de ro­da­je tem­bla­ba de los ner­vios! En so­lo cin­co años ha trans­for­ma­do mi vi­da. He pa­sa­do de es­tu­diar Edu­ca­ción In­fan­til en la uni­ver­si­dad, y no te­ner cla­ro si iba a ser ac­triz, a for­mar par­te de una se­rie de éxi­to.

Ade­más, to­do ha si­do de la no­che a la ma­ña­na...

Sí, es­tu­ve du­ran­te cua­tro años com­pa­gi­nan­do en­se­ñan­zas. Por la ma­ña­na, iba a la uni­ver­si­dad y por la tar­de acu­día al Es­tu­dio Juan Co­di­na. Esa eta­pa se hi­zo in­ter­mi­na­ble, in­su­fri­ble.

¿Por qué te re­sul­tó tan du­ra?

Por­que acu­día a mu­chos cas­tings y nun­ca me lla­ma­ban pa­ra una se­gun­da prue­ba. Par­ti­ci­pa­ba en tea­tro al­ter­na­ti­vo y cor­tos, in­ten­ta­ba mo­ver­me, pe­ro no en­con­tra­ba una sa­li­da cla­ra. Lo pa­sé muy mal, so­lo veía os­cu­ri­dad. He llo­ra­do mu­chas ve­ces...

Y aho­ra, ¿en qué mo­men­to vi­tal te en­cuen­tras?

Ne­ce­si­to nue­vos re­tos. Ten­go unas ga­nas in­men­sas de ha­cer ci­ne. He apren­di­do tan­to que quie­ro se­guir ha­cién­do­lo, con­ti­nuar cre­cien­do pa­ra ver­me en otras se­ries o pe­lí­cu­las. Ne­ce­si­to al­go com­ple­men­ta­rio a ni­vel in­ter­pre­ta­ti­vo. Sien­to que ten­go que dar más de mí. To­do lo que su­pon­ga un re­to se­rá ¡ge­nial!

¿Te con­si­de­ras am­bi­cio­sa?

Sí, lo soy y quie­ro lle­gar a al­go más. No en­tien­do a esos jó­ve­nes que se que­dan es­tan­ca­dos en un for­ma­to. Hay pro­yec­tos que te dan ca­li­dad de vi­da y es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca. Pe­ro, con 24 años, el di­ne­ro no es lo que más me mo­ti­va en el tra­ba­jo. Ne­ce­si­to sen­tir. Oja­lá den­tro de unos años pue­da de­cir: me arries­gué y sa­lió to­do bien.

¿Có­mo con­si­gues des­co­nec­tar de to­do?

Ten­go una ca­sa en Ro­ble­do de Cha­ve­la, un pue­blo cer­cano a Ma­drid, y cuan­do pue­do me es­ca­po los fi­nes de se­ma­na. Tam­bién me en­can­ta com­par­tir ra­tos con los ami­gos de mi ba­rrio, son im­pres­cin­di­bles en mi vi­da. Me gus­ta es­tar en es­te am­bien­te con gen­te que no tie­ne na­da que ver con el ci­ne.

“iba a cas­tings y nun­ca me lla­ma­ban. llo­ré mu­cho”

“soy am­bi­cio­sa. quie­ro aún más”

Eres ma­dri­le­ña, ¿qué lu­ga­res pre­fie­res en tu ciu­dad?

Pa­ra per­der­se, Ma­la­sa­ña me pa­re­ce un ba­rrio muy in­tere­san­te. Hay mu­cha in­ter­cul­tu­ra­li­dad, ar­te y am­bien­te por la no­che. Y, lue­go, exis­te un lu­gar en mi ba­rrio que me en­can­ta: el mi­ra­dor de las Sie­te Te­tas de Va­lle­cas. Es un rin­cón muy ro­mán­ti­co don­de se dis­fru­ta de unos atar­de­ce­res in­creí­bles. Es más, me en­can­ta­ría ro­dar en es­te pa­ra­je.

Tu pa­dre vi­ve en Nue­va York. ¿Co­no­ces la ciu­dad?

Un po­co, pe­ro siem­pre fal­ta tiem­po pa­ra ob­ser­var­lo to­do. Me pa­re­ce una me­tró­po­li im­pre­sio­nan­te y se han ro­da­do tan­tas pe­lí­cu­las en sus ca­lles... Por eso, cuan­do pa­seo alu­cino con lo que veo. Qui­zá no vi­vi­ría allí, por­que la gen­te va a lo su­yo, pe­ro ha­ce unos

me­ses apro­ve­ché pa­ra acu­dir co­mo oyen­te a una es­cue­la pa­ra ac­to­res y no des­car­to tras­la­dar­me du­ran­te un tiem­po pa­ra me­jo­rar el in­glés y es­tu­diar in­ter­pre­ta­ción. Aun­que hay otra ciu­dad que tam­bién for­ma par­te de mi vi­da: Lon­dres.

¿Por qué? ¿Al­gún otro fa­mi­liar via­je­ro?

¡Sí! (ríe). Mi her­ma­na vi­vió aquí cua­tro años y yo iba a me­nu­do. Lon­dres me gus­ta mu­cho.

¿Qué nos re­co­mien­das de la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca?

Me en­can­ta la mo­da y es­ta es una ur­be ideal pa­ra ver tien­das. Cam­den Town es un ba­rrio al que nun­ca de­jo de acu­dir. Me fas­ci­na el am­bien­te y su mer­ca­di­llo. Tam­bién te ani­ma­ría a abor­dar el pa­seo que va des­de el pa­la­cio de Buc­king­ham has­ta el Big Ben.

Se no­ta que eres muy via­je­ra...

Mu­cho. Via­jar es una ma­ne­ra de cre­cer co­mo per- so­na. Es ma­ra­vi­llo­so. He te­ni­do la suer­te de ha­cer­lo muy a me­nu­do, so­bre to­do con mis pa­dres.

Cuén­ta­nos, ¿cuál ha si­do el me­jor des­tino que has vi­si­ta­do en tu vi­da?

Puer­to Ri­co. Es­tu­ve con mi fa­mi­lia la pa­sa­da Na­vi­dad y re­co­noz­co que ha si­do uno mis gran­des via­jes. Es muy bo­ni­to, to­tal­men­te di­fe­ren­te, y, so­bre to­do, ¡la gen­te te tra­ta sú­per bien! Sien­tes siem­pre su ca­lor. He si­do muy fe­liz. Las pla­yas son in­creí­bles, pa­ra­di­sía­cas y na­da ex­plo­ta­das. Re­co­mien­do re­co­rrer is­la Cu­le­bra y playa Fla­men­co. Se ha con­ver­ti­do en uno de mis lu­ga­res fa­vo­ri­tos en el mun­do.

Se­gu­ro que te que­da al­gún país por des­cu­brir.

Me ape­te­ce mu­chí­si­mo vo­lar a Cu­ba; es más, iré más pron­to que tar­de. Quie­ro re­co­rrer­la en plan mo­chi­le­ro. Tam­bién re­co­noz­co que des­de ha­ce un tiem­po me lla­ma la aten­ción Tai­lan­dia.

Hay dos ciu­da­des don­de Cris­ti­na via­ja a me­nu­do pa­ra ver a su fa­mi­lia a Nue­va York (a la iz­quier­da) y a Lon­dres (ba­jo es­tas lí­neas), una ciu­dad que di­ce sen­tir “co­mo su­ya”. Tam­bién re­co­mien­da con los ojos ce­rra­dos ir a Puer­to Ri­co (arri­ba, a la de­re­cha).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.