CAR­DIFF

Re­vo­lu­ción ga­le­sa

deViajes - - Cardiff - Por Ós­car Che­ca

Es­ta ciu­dad fa­mo­sa en Es­pa­ña por ser el es­ce­na­rio don­de el Real Ma­drid se al­zó con la 12ª Co­pa de Eu­ro­pa, es ade­más au­tén­ti­ca, ama­ble y di­ver­ti­da.

El en­torno de la Bahía de Car­diff se ve nue­vo, y da la im­pre­sión de que siem­pre ha es­ta­do así. Cues­ta ima­gi­nar­lo co­mo un lu­gar que es­tu­vo en­ne­gre­ci­do por el pol­vo del car­bón que lle­ga­ba has­ta aquí des­de las mi­nas pa­ra sa­lir a bor­do de enor­mes bar­cos a su­mi­nis­trar ener­gía a ca­si to­das las par­tes del mun­do.

Hoy to­do aquel es­ce­na­rio es­tá irre­co­no­ci­ble: don­de ha­bía un di­que de re­pa­ra­ción hay una pis­ta de ska­te que se con­vier­te en playa du­ran­te el ve­rano; el lu­gar que ocu­pa­ban las na­ves in­dus­tria­les lo ha­cen aho­ra ho­te­les y res­tau­ran­tes; un an­ti­guo ca­nal es hoy un pa­seo ar­bo­la­do con vi­vien­das a uno de sus la­dos; y en vez de to­rres y grúas, lo que re­sal­ta en to­do es­te es­pa­cio son edi­fi­cios co­mo el Pier­head (an­ti­guas ofi­ci­nas ad­mi­nis­tra­ti­vas del puer­to, trans­for­ma­das hoy en un museo), la Asam­blea Na­cio­nal de Gales y el Wa­les Mi­llen­nium Cen­tre (www.wmc.org.uk). Es­te úl­ti­mo, con su re­cu­bri­mien­to de ace­ro tra­ta­do con óxi­do de co­bre pa­ra dar­le un co­lor de bron­ce, es el nue­vo icono. Y no so­lo des­de el pun­to de vis­ta ar­qui­tec­tó­ni­co, sino cul­tu­ral. Es un buen lu­gar pa­ra co­men­zar a des­cu­brir la ciu­dad, des­de lue­go. El ac­ce­so es gra­tui­to y pue­des apun­tar­te a al­guno de los tours guia­dos que ofre­cen. Ve­rás que es la se­de de sie­te de las prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les de Gales, en­tre ellas la Ópe­ra Na­cio­nal, así que siem­pre en­con­tra­rás al­go que va­ya con­ti­go: una obra de tea­tro, un mu­si­cal, un es­pec­tácu­lo de dan­za, un con­cier­to… Por cier­to, en los res­tau­ran­tes y ba­res a los que pue­des ac­ce­der de ma­ne­ra li­bre, sue­le ha­ber ac­tua­cio­nes gra­tui­tas a dia­rio.

Una vez vi­si­ta­do el Wa­les Mi­llen­nium Cen­tre, lo su­yo es dar­se una vuel­ta tran­qui­la­men­te por to­da la bahía. Pue­des ver (tam­bién de for­ma gra­tui­ta) el edi­fi­cio de la Asam­blea Na­cio­nal de Gales e in­clu­so to­mar­te un ca­fé o un re­fres­co en su ca­fe­te­ría de pa­re­des de cris­tal. Si eres fan de la se­rie ‘Doc­tor Who’ no ha­brás tar­da­do en iden­ti­fi­car al­gu­nos de los lu­ga­res cla­ves de la mis­ma. Aquí, en la bahía, tam­bién es­tá el Doc­tor Who Ex­pe­rien­ce (www.doc­torw­ho.tv), una atrac­ción de­di­ca­da a es­ta se­rie te­le­vi­si­va don­de po­drás des­cu­brir de-

ta­lles, tru­cos de la gra­ba­ción, de­co­ra­dos y ob­je­tos ca­rac­te­rís­ti­cos de los per­so­na­jes.

Y una vez re­co­rri­da la bahía, es ho­ra de ir al cen­tro de la ciu­dad. Pue­des ha­cer­lo a pie (te lle­va­rá me­dia ho­ra), en tren o en el Aqua­bus, un pe­que­ño bar­co tu­rís­ti­co que sir­ve tam­bién de ta­xi (4 li­bras) y que, a tra­vés del río Taff, une la bahía con el Bu­te Park, jun­to al Cas­ti­llo de Car­diff.

TÉ Y AR­TE

Lle­ga­dos en­ton­ces al Bu­te Park de­di­ca un buen ra­to a ex­plo­rar es­te enor­me par­que de 59 hec­tá­reas, mez­cla de ar­bo­re­tum, jar­dín de flo­res y huer­tos. Pue­des ir ca­mi­nan­do o en bi­ci al­qui­la­da.

A los car­di­fia­nos les en­can­ta ve­nir aquí a co­rrer, sen­tar­se en el cés­ped a de­jar pa­sar el tiem­po o a ha­cer pic­nics, pe­ro tam­bién pue­des op­tar por al­go de­ci­di­da­men­te ‘bri­tish’ y pa­sar­te por el Pet­ti­grew Tea Rooms (www.pet­ti­grew-tea­rooms.com), jus­to a la en­tra­da del par­que.

Es­te pe­que­ño sa­lón de té que lle­va el nom­bre del jar­di­ne­ro de uno de los mar­que­ses de Bu­te (y que fue el que di­se­ñó el par­que) es un buen lu­gar pa­ra ha­cer un des­can­so. Jun­to al té, to­ma una de las ex­qui­si­tas tar­tas ca­se­ras que ofre­cen, o me­jor aún, prue­ba los de­li­cio­sos welsh ca­kes, los pas­te­li­tos tra­di­cio­na­les de Gales.

Si­gue el Ani­mal Wall, el Mu­ro de los Ani­ma­les, pa­ra lle­gar a la en­tra­da del Cas­ti­llo de Car­diff (www.car­diff­castle.com) Es­ta cu­rio­sa pa­red se le­van­tó a fi­na­les del si­glo XIX y en ella ve­rás es­cul­tu­ras de di­fe­ren­tes ani­ma­les (pe­lí­cano, oso hormiguero, bui­tre, leo­par­do, cas­tor, fo­ca, lin­ce…).

Una vez en el Cas­ti­llo pue­des re­co­rrer­lo a tu rit­mo uti­li­zan­do una au­dio­guía (gra­tui­ta con la en­tra­da) o apun­tar­te a una vi­si­ta guia­da con la que ten­drás ac­ce­so a al­gu­nas de las es­tan­cias más es­pec­ta­cu­la­res, co­mo la To­rre del Re­loj. Du­ran­te to­do el año se ce­le­bran, ade­más, di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des en los jar­di­nes.

Des­de el Cas­ti­llo pue­des co­ger la Kings­way que te lle­va­rá en po­cos mi­nu­tos has­ta el Na­tio­nal Mu­seum de Car­diff (www.mu­seum.wa­les). En reali­dad son va­rios mu­seos (gra­tui­tos, co­mo to­dos los mu­seos de Gales) que al­ber­gan es­tu­pen­das

co­lec­cio­nes de ar­te, arqueología, geo­lo­gía e his­to­ria na­tu­ral. Si quie­res ver uno de los me­jo­res re­per­to­rios de obras im­pre­sio­nis­tas y post im­pre­sio­nis­tas de Eu­ro­pa no du­des en de­jar­te caer por aquí.

Si lo que te ape­te­ce más aho­ra es pa­sear por el cen­tro de la ciu­dad, to­ma en­ton­ces High Street, jus­to en­fren­te del Cas­ti­llo. Es la ca­lle prin­ci­pal del cen­tro, que des­pués cam­bia de nom­bre y se con­vier­te en St. Mary Street. To­da ella es pea­to­nal, por lo que pue­des de­di­car­te a ob­ser­var tran­qui­la­men­te la ar­qui­tec­tu­ra de los edi­fi­cios que la flan­quean y el am­bien­te que, ca­si a cual­quier ho­ra, en­con­tra­rás en las te­rra­zas de los pubs, co­mo The Cot­ta­ge, uno de los más co­no­ci­dos. Ese am­bien­te es es­pe­cial­men­te ani­ma­do los días de par­ti­do (de fút­bol pe­ro so­bre to­do de rugby).

El Mi­llen­nium Sta­dium (www.prin­ci­pa­litys­ta­dium.wa­les), el es­ta­dio na­cio­nal, se­de tan­to de la se­lec­ción de rubgy co­mo de la de fút­bol, es otro de los nue­vos ico­nos ar­qui­tec­tó­ni­cos de la ciu­dad y es­tá un par de ca­lles más allá, en di­rec­ción al río. En reali­dad es un es­pa­cio multiusos don- de tam­bién se ce­le­bran con­cier­tos y otros even­tos. Pue­des ha­cer vi­si­ta tu­rís­ti­ca en la que te mos­tra­rán có­mo se cons­tru­yó, los ves­tua­rios, la sa­la de pren­sa, las gra­das.

Pe­ro si­guien­do por el cen­tro, es ho­ra de co­no­cer las ga­le­rías vic­to­ria­nas. Man­tie­nen el es­pí­ri­tu y el ata­vío de sus ini­cios y ca­da una de ellas es­tá de­di­ca­da a un ti­po de pro­duc­to. Por ejem­plo, si bus­cas ro­pa vin­ta­ge pue­des pa­sar­te por High Street Ar­ca­de; en Castle Ar­ca­de, con su lla­ma­ti­va pa­sa­re­la en ro­jo y blan­co, en­con­tra­rás fan­tás­ti­cos ca­fés co­mo el Cof­fee Bar­ker o tien­das de mú­si­ca y de re­pa­ra­ción de ins­tru­men­tos mu­si­ca­les; en Mor­gan Ar­ca­de, la tien­da de dis­cos más an­ti­gua del mun­do, Spi­llers Re­cords, bou­ti­ques de ro­pa co­mo Mor­gan o Di­ba, con ori­gi­na­les pro­pues­tas de mo­da, y otras de ac­ce­so­rios co­mo Illus­tra­te Est MMXV; y en Wynd­ham Ar­ca­de o Du­ke Street Ar­ca­de, pubs y res­tau­ran­tes.

Pa­ra aca­bar de co­no­cer de ver­dad la vi­da de Car­diff de­bes de­jar­te caer por al­guno de sus pubs, cla­ro es­tá. Tie­nes dón­de ele­gir, eso sí, pe­ro al­gu­nos de los más ani­ma­dos son el Tiny Re­bel o el City Arms,

muy cer­ca del Mi­lle­nium Sta­dium. Es­ta es una de las zo­nas de ocio noc­turno y mú­si­ca en di­rec­to más repu­tada, por lo que tam­bién en­con­tra­rás por aquí dis­co­te­cas y sa­las co­mo Clwb Ifor Bach o The Full Moon, am­bas en Wo­mamby Street.

EL EN­CAN­TO DE LA CAM­PI­ÑA

Los al­re­de­do­res de Car­diff se­du­cen al pri­mer gol­pe de vis­ta. A so­lo unos ki­ló­me­tros de la ciu­dad, el pai­sa­je cam­bia y pue­des es­tar pa­sean­do por la cam­pi­ña, en­tre bos­ques, ríos y pue­blos de ca­sas blan­cas y co­lo­ri­das puer­tas y ven­ta­nas; su­bien­do co­li­nas re­ple­tas de bre­zos por las que pas­tas ca­ba­llos sal­va­jes, que per­te­ne­cen al en­torno del idí­li­co Bre­con Bea­cons Na­tio­nal Park (www.bre­con­bea­cons.org); o ca­mi­nan­do en­tre las rui­nas de an­ti­guos cas­ti­llos, aba­días y mo­nas­te­rios.

El Cas­ti­llo de Caerp­hilly es uno de ellos y tie­ne el record de ser el más gran­de de to­do Gales. El la­go que lo ro­dea lo ha­ce to­da­vía más idí­li­co, y las ex­pla­na­das de cés­ped jun­to al agua se con­vier­ten en el lu­gar per­fec­to pa­ra ha­cer un pic­nic des­pués de la vi­si­ta. Pe­ro tal vez la Aba­día de Tin­tern con­si­ga mu­cho me­jor ha­cer­te via­jar atrás en el tiem­po, has­ta la épo­ca me­die­val. De­ja pa­sar el tiem­po pa­sean­do en­tre las an­ti­guas na­ves de es­ta enor­me igle­sia y tam­bién por sus al­re­de­do­res, don­de en­con­tra­rás un río, puen­tes de pie­dra y sen­de­ros que se aden­tran por los bos­ques.

Si de­ci­des con­ti­nuar el via­je por la cam­pi­ña del sur de Gales y con­ver­tir tu ex­cur­sión en una pe­que­ña es­ca­pa­da, pue­des aden­trar­te por el va­lle del Wye. Aquí es­tá una de las más ele­gan­tes y ma­ra­vi­llo­sas re­si­den­cias de cam­po de to­do el país, con­ver­ti­da hoy en un ho­tel: Llan­goed Hall. Es­te lu­gar es­tá re­ple­to de his­to­ria y una de sus cu­rio­si­da­des es que per­te­ne­ció al ma­ri­do de Lau­ra Ashley, la di­se­ña­do­ra de mo­da, co­no­ci­da tam­bién por sus di­se­ños de pa­pel pin­ta­do pa­ra la de­co­ra­ción de in­te­rio­res. Las ha­bi­ta­cio­nes del ho­tel re­pro­du­cen al­gu­nos de aque­llos es­tam­pa­dos e, in­clu­so una de ellas con­ser­va el ori­gi­nal de la épo­ca. Va­mos, pa­ra aca­bar de enamo­rar­se de Gales, en ca­so de que no lo ha­yas he­cho ya con el res­to de vi­si­tas. ◆

Iz­quier­da: Mi­lle­nium Sta­dium y cas­ti­llo de Caerp­hilly. En es­ta pá­gi­na: Llan­goed Hall Ho­tel y sa­lón de The Pot­ted Pig.

Es­ce­na­rio de ci­ne. En la bahía de Car­diff dis­cu­rre la se­rie ‘Doc­tor Who’. En es­ta pá­gi­na: plan­tas de Bu­te Park y edi­fi­cio Pier­head, en la bahía. De­re­cha: Black Moun­tains, en Bre­con Bea­cons Park, y de­ta­lles de fa­cha­das en el cen­tro.

Clá­si­cos ga­le­ses. Cer­ve­za Brains y pla­to del BAR44. A la de­re­cha: fa­cha­da del Cas­ti­llo y sa­la del Castle Ar­ca­de.

Rugby y cer­ve­za le­van­tan pa­sio­nes. Ba­lo­nes de rugby en el Mi­lle­nium Sta­dium y pla­to del BAR44. De­re­cha: Ba­rra del BAR44, con­si­de­ra­do el me­jor res­tau­ran­te de Car­diff en 2016, y Wa­les Mi­lle­nium Cen­tre.

Pubs y tien­das. Mo­da en Mor­gan en Mor­gan Ar­ca­de y cer­ve­zas en el Tiny Re­bel Pub. De­re­cha: The Cot­ta­ge, un pub muy po­pu­lar, y sa­la del Par­la­men­to de Gales.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.