IS­LAN­DIA

Te­rri­to­rio de hie­lo y fue­go

deViajes - - Islandia - Por Ja­vier Ca­rrión

Es uno de los úl­ti­mos pa­raí­sos na­tu­ra­les de Eu­ro­pa. Aní­ma­te a re­co­rrer­lo pau­sa­da­men­te pa­ra des­cu­brir su má­gi­ca be­lle­za, re­ple­ta de gla­cia­res, la­gos he­la­dos, cas­ca­das, vol­ca­nes y cam­pos de la­va.

Erik el Ro­jo tu­vo bue­na vis­ta. El vi­kin­go más fa­mo­so de la his­to­ria si­guió su afán ex­pan­sio­nis­ta co­lo­ni­zan­do Is­lan­dia ¡en el año 980! El ex­plo­ra­dor nór­di­co pu­so las ba­ses pa­ra que su hi­jo, Leif Erik­son, ini­cia­ra des­de es­ta is­la pró­xi­ma a Groen­lan­dia la aven­tu­ra ame­ri­ca­na de unos gue­rre­ros nó­ma­das, bue­nos co­mer­cian­tes y ávi­dos por bus­car nue­vas ru­tas en el vas­to mun­do.

Is­lan­dia era has­ta en­ton­ces uno de los úl­ti­mos gran­des te­rri­to­rios des­ha­bi­ta­dos del pla­ne­ta. El más ex­ten­so de Eu­ro­pa –tras Gran Bre­ta­ña–, a pe­sar de en­con­trar­se geo­grá­fi­ca­men­te más pró­xi­mo a Amé­ri­ca. Aun­que sus di­men­sio­nes son si­mi­la­res a las de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, aún hoy re­sul­ta una su­per­fi­cie pla­ga­da de con­tras­tes: con más de 200 vol­ca­nes, de­ce­nas de cas­ca­das y cin­co gla­cia­res en­ca­be­za­dos por el im­pre­sio- nan­te Vat­na­jö­kull. Por eso, cuan­do uno se acer­ca has­ta es­ta tie­rra na­ci­da en­tre fue­go y hie­lo se sien­te de al­gu­na ma­ne­ra un aven­tu­re­ro del si­glo XXI que an­sía des­de el pri­mer mo­men­to en­con­trar­se con una na­tu­ra­le­za es­pec­ta­cu­lar pa­ra ma­ra­vi­llar­se en to­das sus la­ti­tu­des.

Sor­pren­de la ac­ti­vi­dad vol­cá­ni­ca de la is­la al si­tuar­se so­bre la dor­sal me­soatlán­ti­ca, una fa­lla de 40.000 ki­ló­me­tros en el le­cho oceá­ni­co, que fue pro­vo­ca­da por la se­pa­ra­ción de las pla­cas tec­tó­ni­cas nor­te­ame­ri­ca­na y eu­ro­asiá­ti­ca. Es­ta pe­cu­lia­ri­dad re­sul­ta un mi­la­gro que enamo­ra a los geó­lo­gos y em­bau­ca a cual­quier via­je­ro por su in­cues­tio­na­ble be­lle­za na­tu­ral.

PA­RAÍ­SO CIEN­TÍ­FI­CO

Re­sul­ta cu­rio­so com­pro­bar co­mo es­ta ma­sa con­ti­nen­tal cre­ce una me­dia de 2,5 cen­tí­me­tros por año, se­gún se frag­men­ta.

En reali­dad, es­te es uno más de los mu­chos fe­nó­me­nos que han con­fi­gu­ra­do es­te país exó­ti­co, re­ple­to de pai­sa­jes mon­ta­ño­sos, géi­se­res, cam­pos de la­va y pis­ci­nas geo­tér­mi­cas, co­mo la fa­mo­sa La­gu­na Azul (40 €). El res­to de sus atrac­ti­vos son gra­tui­tos y pro­cu­ran mi­les de vi­si­tan­tes que go­zan de la au­sen­cia de co­las en es­te uni­ver­so cro­má­ti­co de pai­sa­jes.

TÚ PO­NES LAS RE­GLAS

Siem­pre hay un plan pa­ra ca­da ti­po de via­je­ro. Tie­nes la opor­tu­ni­dad de sa­bo­rear una so­ber­bia ham­bur­gue­sa de car­ne de va­cuno con que­so moz­za­re­lla (23 €) en la gran­ja Vo­gaf­jós, mien­tras dis­fru­tas del len­to de­ve­nir por los pas­tos de las va­cas de la se­ño­ra Olof Hall­grims­det­tir.

Los es­pí­ri­tus más ac­ti­vos so­lo han de apun­tar­se a una ex­cur­sión en mo­to de nie­ve por el gla­ciar Myr­dals­jö­kull (210 €) pa­ra alu­ci­nar con unas vis­tas que cor­tan la res­pi­ra­ción. Sin em­bar­go, los via­je­ros que bus­quen quie­tud lo tie­nen muy fá­cil, sim­ple­men­te pue­den sen­tar­se an­te una cas­ca­da pa­ra ad­mi­rar la caí­da del agua y un bri­llan­te ar­co iris sin sa­car ni una so­la co­ro­na is­lan­de­sa del bol­si­llo.

Y, si te de­ci­des a via­jar en la rec­ta fi­nal del año se­rá muy fá­cil des­lum­brar­te con las au­ro­ras bo­rea­les más in­creí­bles del he­mis­fe­rio nor­te que ha­yas vis­to. Es un buen lu­gar el hot tub (ba­ñe­ra ex­te­rior) del Ho­tel Ran­ga –en He­lla–, mien­tras dis­fru­tas de un ba­ño con wi­fi.

En el sur se lo­ca­li­za su ca­pi­tal: Rei­kia­vik, don­de vi­ven la ma­yor par­te de los 300.000 ha­bi­tan­tes de la is­la. No du­des en su­mer­gir­te en la no­che con más mar­cha de la lla­ma­da Ibi­za del nor­te, don­de los pre­cios ron­dan los 7 € por cer­ve­za o los 15 € si deseas un gin to­nic.

En cuan­to aban­do­nas la ca­pi­tal se pro­du­ce una su­ce­sión de pe­que­ños pue­blos y gran­jas que se dis­per­san por lla­nu­ras cos­te­ras y es­tri­ba­cio­nes mon­ta­ño­sas. El prin­ci­pal ob­je­ti­vo de las ha­cien­das es criar ove­jas, ca­ba­llos y cor­de­ros, aun­que en los úl­ti­mos tiem­pos se han trans­for­ma­do tam­bién en pun­tos de hos­pe­da­je pa­ra los tu­ris­tas, que pa­gan en­tre 100 y 160 € por no­che.

CAL­ZA­DA CIR­CU­LAR

Es muy fa­mo­so el ani­llo is­lan­dés, una ca­rre­te­ra que per­mi­te dar la vuel­ta en co­che por to­da la is­la. En el re­co­rri­do más me­ri­dio­nal des­cu­bri­rás un pa­ra­je fas­ci­nan­te co­no­ci­do co­mo el Círcu­lo Do­ra­do. Vi­si­ta el Gran Gey­sir (Strok­kur), que dio nom­bre al res­to de géi­se­res del mun­do, con su im­pre­sio­nan­te co­lum­na de agua en ebu­lli­ción ca­da cin­co mi­nu­tos. Tam­bién go­za­rás sa­can­do fo­tos en Gull­foss, el Igua­zu is­lan­dés, que mues­tra un do­ble sal­to de agua de 32 me­tros ca­yen­do so­bre una es­tre­cha que­bra­da del río Hvi­tá. Men­ción apar­te me­re­ce el Par­que Na­cio­nal Ping­ve­llir, don­de se si­túa la gran fi­su­ra tec­tó­ni­ca del pla­ne­ta.

Si de­ci­des en­ca­mi­nar­te ha­cia el nor­te te en­fren­ta­rás a un te­rri­to­rio sal­va­je y mul­ti­co­lor don­de pro­li­fe­ran las cas­ca­das con ma­yor po­ten­cia de Eu­ro­pa. Es im­po­si­ble per­der­se las de De­ti­foss y Go­da­foss.

Te vas a en­con­trar fren­te a uno de los ma­res más bra­vos del pla­ne­ta, así que con­vie­ne apro­ve­char pa­ra avis­tar ba­lle­nas. Di­rí­ge­te ha­cia el puer­to de Hu­sa­vik, don­de North Sai­ling ofre­ce tra­ve­sías de 4 ho­ras (110 €). Pa­ra lle­gar has­ta es­ta la­ti­tud no que­da más re­me­dio que via­jar ha­cia la ca­pi­tal del nor­te: Aku­rey­ri, a 45 mi­nu­tos en avión des­de Reik­ja­vik, que al lle­gar la Na­vi­dad per­mi­te vi­si­tar la ca­si­ta de Pa­pa Noel.

A to­do co­lor. Hu­sa­vik (so­bre es­tas lí­neas) ha si­do tra­di­cio­nal­men­te una vi­lla ba­lle­ne­ra, aun­que el prin­ci­pal puer­to del nor­te de la is­la es Aku­rey­ri (a la de­re­cha). Ten­drás que des­pla­zar­te has­ta el sur pa­ra alo­jar­te en las ha­bi­ta­cio­nes de ma­de­ra del ho­tel Ran­ga.

Má­xi­ma fo­to­ge­nia.

El crá­ter la­cus­tre de Ke­rio brin­da fa­bu­lo­sas fo­tos (so­bre es­tas lí­neas), aun­que en Reik­ja­vik te aguar­dan sor­pre­sas co­mo el per­fil de la igle­sia de Hall­grí­mur. Las ru­tas ecues­tres son una fa­bu­lo­sa op­ción pa­ra des­cu­brir la is­la en ve­rano.

Pa­raí­so geo­ló­gi­co. La cal­de­ra del vol­cán Kra­fla im­pre­sio­na, más aún cu­bier­ta de nie­ve. Oro­grá­fi­ca­men­te es una ma­ra­vi­lla, so­bre to­do el área de Ná­maf­jall, aun­que te avan­za­mos que el he­dor sul­fu­ro­so a ve­ces re­sul­ta in­so­por­ta­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.