GUA­DA­LA­JA­RA

Per­si­guien­do co­lo­res

deViajes - - Guadalajara - Por Ós­car Che­ca.

Cam­pos pin­ta­dos de mo­ra­do, des­fi­la­de­ros de pie­dra ca­li­za re­ple­tos de ri­jo­sos ver­des, jar­di­nes don­de cre­cen en­re­da­de­ras de flo­res ama­ri­llas, pue­blos de pie­dra ocre y sa­li­nas de aguas ro­sas y blan­cas. De­ci­di­da­men­te, es­te es un re­co­rri­do ba­jo la eti­que­ta # lands­ca­pe­porn.

Es ve­rano, lu­ce el sol y el pai­sa­je que se ex­tien­de an­te nues­tros ojos se ti­ñe en co­lor mo­ra­do. Y no, no es La Pro­ven­za, sino La Al­ca­rria, en la pro­vin­cia de Gua­da­la­ja­ra. La la­van­da ha flo­re­ci­do y, co­mo ocu­rre en ca­sa de nues­tros ve­ci­nos ga­los, es un es­pec­tácu­lo que atrae ca­da año a cien­tos de per­so­nas.

Di­ri­ge tus pa­sos ha­cia Brihue­ga. Du­ran­te es­tos me­ses de es­tío hue­le a la­van­da por el aro­ma que arras­tra el vien­to des­de los cam­pos y por el in­ten­so per­fu­me que se ex­tien­de des­de las plan­tas des­ti­la­do­ras cuan­do co­mien­za la re­co­lec­ción. An­ti­gua­men­te, el 14 de agos­to los ve­ci­nos de la lo­ca­li­dad apro­ve­cha­ban las fies­tas pa­tro­na­les pa­ra al­fom­brar las ca­lles con es­plie­go, que es la va­rie­dad sil­ves­tre.

EN­CUEN­TRO HE­DO­NIS­TA

En los úl­ti­mos años la mú­si­ca se ha li­ga­do ín­ti­ma­men­te a es­ta ex­pe­rien­cia sen­so­rial con el Fes­ti­val de la La­van­da (www.fes­ti­val­de­la­la­van­da.com). El 15 de ju­lio se or­ga­ni­za un con­cier­to al atar­de­cer en­tre los cam­pos de es­plie­go, se- gui­do de una ce­na bu­fé. Es­te año Die­go el Ci­ga­la se­rá el pro­ta­go­nis­ta en el es­ce­na­rio ubi­ca­do en Ma­la­cue­ra, al que ten­drás que acu­dir con tu en­tra­da y ves­ti­do ri­gu­ro­sa­men­te de blan­co.

Co­mo en cual­quier jar­dín, uno sien­te una subida de adre­na­li­na y una sen­sa­ción de fe­li­ci­dad des­bor­dan­te al pa­sear por los cam­pos olo­ro­sos de Brihue­ga. Las hi­le­ras de flo­res mo­ra­das, mal­vas, vio­le­tas, púr­pu­ras o li­las se pier­den en el ho­ri­zon­te en­tre tri­ga­les, al­gún pi­nar y dehe­sas de en­ci­nas.

La la­van­da es un sou­ve­nir que uno se lle­va en la re­ti­na y en la pi­tui­ta­ria. Tam­bién en for­ma de fo­tos, cla­ro. Otra mo­da­li­dad más go­lo­sa es la miel, que se ad­quie­re en Apí­co­la Mo­reno; don­de en­con­tra­rás di­fe­ren­tes sa­bo­res, aun­que el de la­van­da es de co­lor ám­bar muy cla­ro y tie­ne pro­pie­da­des ci­ca­tri­zan­tes. En Aro­mas de La Al­ca­rria (www.aro­mas­de­laal­ca­rria.es) ven­den am­bien­ta­do­res, sa­qui­tos y sa­les aro­ma­ti­za­das o acei­tes esen­cia­les.

En Brihue­ga, co­mien­za la vi­si­ta en la par­te al­ta, don­de se si­túan los jar­di­nes

ro­mán­ti­cos de la an­ti­gua Real Fá­bri­ca de Ta­pi­ces. Es­te edi­fi­cio fue una de las ins­ta­la­cio­nes in­dus­tria­les más pres­ti­gio­sas del país y lle­gó a al­ber­gar 84 te­la­res. Son ad­mi­ra­bles los jar­di­nes de es­ti­lo ver­sa­lles­co, con par­te­rres, ci­pre­ses, ce­na­do­res ador­na­dos con flo­res y un fan­tás­ti­co mi­ra­dor so­bre el va­lle del río Ta­ju­ña. Des­de aquí, se ven las mu­ra­llas y los te­cha­dos de las igle­sias y mo­nas­te­rios de la zo­na ba­ja.

Pa­ra sen­tir el ai­re me­die­val has de ad­mi­rar la igle­sia de San Fe­li­pe, cons­trui­da cuan­do el ro­má­ni­co vi­ra­ba ya ha­cia el gó­ti­co, o en el en­torno del cas­ti­llo de la Pe­ña Ber­me­ja. El an­ti­guo pa­tio de la for­ta­le­za ha­ce las ve­ces de ce­men­te­rio, aun­que el res­to de las mu­ra­llas y las puer­tas de ac­ce­so se man­tie­nen co­mo an­ta­ño.

Lle­ga has­ta el Pra­do de San­ta Ma­ría, don­de se asien­ta el an­ti­guo con­ven­to de San Jo­sé, que al­ber­ga el sin­gu­lar Museo Mun­dial de Mi­nia­tu­ras del Pro­fe­sor Max. No du­des en en­trar pa­ra ver ob­je­tos tan sor­pren­den­tes co­mo la re­pro­duc­ción de La úl­ti­ma ce­na de Leo­nar­do Da Vinc­ci en un grano de arroz; las fi­gu­ras de un to­re­ro y un to­ro so­bre el fós­fo­ro de una ce­ri­lla; el re­tra­to de An­drés Be­llo en la ca­be­za de un al­fi­ler o la li­to­gra­fía más pe­que­ña del mun­do, de cin­co mi­lí­me­tros.

Des­pués, pa­sea tran­qui­la­men­te por las ca­lles de Brihue­ga arru­lla­do por el mur­mu­llo del agua de sus nu­me­ro­sas fuen­tes, que sir­vie­ron co­mo abre­va­de­ros, in­clu­so abas­te­cie­ron a los ba­ños pú­bli­cos du­ran­te el Me­die­vo y la épo­ca mu­sul­ma­na. El sur­ti­dor más co­no­ci­do (y uno de los más an­ti­guos) es el de los Do­ce Ca­ños. Por úl­ti­mo, pá­sa­te por la Ofi­ci­na de Turismo de Brihue­ga pa­ra apun­tar­te a sus ac­ti­vi­da­des: con­cur­sos fo­to­grá­fi­cos, vi­si­tas a los cam­pos de la­van­da, con­fe­ren­cias o pa­seos en glo­bo.

SE­ÑO­RÍO EPIS­CO­PAL

De los pá­ra­mos al­ca­rre­ños pa­sa­mos a la co­mar­ca de la se­rra­nía, don­de man­da el gris de las ro­cas y el ver­de de las plan­ta­cio­nes de ce­real, que tor­nan a ama­ri­llo con la lle­ga­da del ve­rano. Los pue­blos pa­re­cen en­ton­ces mi­me­ti­zar­se con el pai­sa­je, pues

la ma­yo­ría es­tán cons­trui­dos en ca­li­za y are­nis­ca ocre. Es el ca­so de Si­güen­za, que des­de el si­glo XII has­ta el XVIII se con­vir­tió en lu­gar de co­bi­jo de car­de­na­les y obis­pos. El cle­ro ob­tu­vo la li­cen­cia de ex­plo­ta­ción de las sa­li­nas de la lo­ca­li­dad de Imón, que du­ran­te un lar­go pe­rio­do de tiem­po con­si­guie­ron la ma­yor pro­duc­ción de la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca. Las ex­ten­sas ga­nan­cias del sa­lo­bral se fue­ron in­vir­tien­do en la cons­truc­ción de im­por­tan­tes mo­nu­men­tos.

Sin du­da, el más re­le­van­te fue la ca­te­dral de San­ta Ma­ría (www.la­ca­te­dral­de­si­guen­za.com), que al­ber­ga el se­pul­cro del co­men­da­dor Mar­tín Váz­quez de Ar­ce. Se tra­ta de una es­cul­tu­ra úni­ca por ser una de las pri­me­ras fi­gu­ras fu­ne­ra­rias que re­pre­sen­ta al di­fun­to en vi­da, mu­chas ve­ces uti­li­za­da pa­ra ilus­trar las co­plas li­te­ra­rias de Jor­ge Man­ri­que. En el in­te­rior, no te pier­das la Sa­cris­tía de las Ca­be­zas, la bó­ve­da de ca­ñón o la co­lec­ción de ta­pi­ces fla­men­cos y el cua­dro de La En­car­na­ción de El Gre­co ex­hi­bi­dos en el claus­tro. Con­ti­núa ha­cia la Pla­za Ma­yor, que te lle­va­rá ha­cia el cas­ti­llo –re­con­ver­ti­do en Pa­ra­dor– y a la Ca­sa del Don­cel, don­de vi­si­tar dos mu­seos o re­po­ner fuer­zas en el res­tau­ran­te.

LA GRAN DES­CO­NO­CI­DA

To­da­vía que­dan co­lo­res que des­cu­brir en es­ta co­mar­ca. A so­lo seis ki­ló­me­tros de Si­güen­za, se ubi­ca la pin­to­res­ca po­bla­ción de Pe­le­gri­na, con los res­tos del cas­ti­llo que los obis­pos se­gun­ti­nos cons­tru­ye­ron co­mo re­si­den­cia de ve­rano. Los cam­pos de cul­ti­vo anun­cian la en­tra­da al Par­que Na­tu­ral Ba­rran­co del Río Dul­ce, el lu­gar en el que ro­da­ba los re­por­ta­jes Fé­lix Ro­drí­guez de la Fuen­te. Es per­fec­to pa­ra rea­li­zar ru­tas sen­de­ris­tas si­guien­do el cur­so de agua ca­mu­fla­do ba­jo la hi­le­ra ver­de de los ála­mos, sau­ces y fres­nos que cre­cen en las ri­be­ras ser­pen­tean­do en­tre la ro­ca gris del fon­do del ca­ñón. Las co­rrien­tes de ai­re del des­fi­la­de­ro pro­vo­can que los bui­tres de la zo­na pa­sen muy cer­ca.

Y, cla­ro, co­mo nos ha pa­sa­do con el res­to de los rin­co­nes de es­te via­je, no nos can­sa­mos de mi­rar hip­no­ti­za­dos por la be­lle­za bru­tal e ig­no­ta de es­ta pro­vin­cia.

Oda al pla­cer.

El me­jor mo­men­to pa­ra pa­sear en­tre la­van­das es el ama­ne­cer o el atar­de­cer, aun­que con­vie­ne re­cor­dar que son plan­ta­cio­nes pri­va­das y es­tá prohi­bi­do cor­tar los ta­llos. Pa­ra lle­gar has­ta es­te área tie­nes que se­guir la ca­rre­te­ra CM-2005, en di­rec­ción a Ye­la y Villaviciosa de Ta­ju­ña.

Va­lle del río Sa­la­do. Imón fue el mo­tor eco­nó­mi­co de la zo­na gra­cias a sus ri­cas sa­li­nas. La eva­po­ra­ción pro­vo­ca dis­tin­tas y be­llas to­na­li­da­des ro­ji­zas. Carabias (a la de­re­cha) es un pue­ble­ci­to don­de rei­na la quie­tud y so­lo se es­cu­cha el vien­to jun­to a la ma­ra­vi­llo­sa igle­sia ro­má­ni­ca del Sal­va­dor.

Sa­bor me­die­val. Si­güen­za re­zu­ma en­can­to, so­bre to­do al ano­che­cer gra­cias a su cui­da­da ilu­mi­na­ción en­fo­ca­da ha­cia su ma­ra­vi­llo­sa ca­te­dral. En el in­te­rior, ad­mi­ra los ven­ta­na­les oji­va­les del claus­tro gó­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.