DE BO­GO­TÁ AL CIE­LO

Re­co­rre­mos 2.000 ki­ló­me­tros a lo lar­go y an­cho de la va­ria­da geo­gra­fía de Co­lom­bia pa­ra des­cu­brir un país en ple­na efer­ves­cen­cia, que se en­cuen­tra a las puer­tas de una nue­va era.

deViajes - - Colombia - Por Sa­chin Rao. Fo­tos: Pe­ter Daw­son

Bo­go­tá se en­cuen­tra en las nu­bes. Se al­za 2.640 m so­bre el ni­vel del mar y, cuan­do se yer­gue en lo al­to del ce­rro de Mon­se­rra­te, se pier­de en en­sue­ños. La ca­pi­tal de Co­lom­bia dis­fru­ta de un tiem­po de paz y pros­pe­ri­dad, y una de las me­jo­res prue­bas es el au­ge del turismo.

Es­te te­rri­to­rio de des­lum­bran­te di­ver­si­dad, cu­ya su­per­fi­cie du­pli­ca la de Fran­cia, se ex­tien­de des­de el Pa­cí­fi­co has­ta el Ca­ri­be; y des­plie­ga un mosaico mul­ti­co­lor de sel­vas exu­be­ran­tes, ári­dos de­sier­tos y co­lo­sa­les pi­cos an­di­nos. El pue­blo co­lom­biano es otro ejem­plo de di­ver­si­dad. Su fu­sión de las he­ren­cias es­pa­ño­la, afri­ca­na e in­dia se ex­hi­be con or­gu­llo en su ge­né­ti­ca, la co­ci­na y su cul­tu­ra. Ini­cia­mos nues­tro re­co­rri­do a bor­do de nues­tro Maz­da 6 Grand Tou­ring LX con­tem­plan­do una ex­tra­or­di­na­ria vis­ta de Bo­go­tá des­de las al­tu­ras del co­lla­do de Mon­se­rra­te y po­ne­mos rum­bo a la pla­za de Bo­lí­var, don­de se ubi­can el Par­la­men­to y la ca­te­dral.

A ti­ro de pie­dra, el en­tra­ma­do de ca­lles en cues­ta del área de La Can­de­la­ria con­tras­ta con el ver­de de las mon­ta­ñas que abra­zan la ur­be. Lue­go, nos di­ri­gi­mos ha­cia el mo­derno ba­rrio de Usa­quén y vi­si­ta­mos la ca­fe­te­ría Ca­ta­ción Pú­bli­ca, pro­pie­dad de Jai­me Raúl Du­que, que es­tá re­in­tro­du­cien­do a los lo­ca­les en las de­li­cias del ca­fé.

RUM­BO AL NOR­TE

Sa­be­mos que du­ran­te el pe­ri­plo sor­tea­re­mos puer­tos de mon­ta­ña, ca­rre­te­ras de cos­ta y pis­tas en pleno de­sier­to. Pri­me­ro, ini­cia­mos nues­tra an­da­du­ra por los de­par­ta­men­tos de Bo­ya­cá y San­tan­der, bo­quia­bier­tos por la des­lum­bran­te flo­ra con cam­pos de ca­fé, ta­ba­co, ca­ña y fru­ta­les. En Cóm­bi­ta evo­ca­mos la ru­ta que Nai­ro Quin­ta­na, ga­na­dor de la úl­ti­ma Vuel­ta Ci­clis­ta a Es­pa­ña, re­co­rría a dia­rio (32 ki­ló­me­tros pa­ra ir al co­le­gio). Cuan­do nos in­cor­po­ra­mos al as­fal­to de la ca­rre­te­ra 45-A el Maz­da 6 se en­cuen­tra en su sal­sa y, gra­cias al mo­tor Sk­yac­tiv de 185 CV, re­ba­sa­mos a los ca­mio­nes, tra­za­mos cur­vas con la pre­ci­sión de un bis­tu­rí y fre­na­mos sin pri­sas ca­da vez que la fau­na se in­ter­po­ne en nues­tro ca­mino, lo que ocu­rre con fre­cuen­cia. Cer­ca de Oi­ba pa­ra­mos en un res­tau­ran­te mo­des­to a co­mer una pe­pi­to­ria san­tan­de­rea­na, are­pas, yu­ca fri­ta, hue­vo du­ro y agua­ca­te. Con es­ta opí­pa­ra co­man­da nos atre­ve­mos a re­cha­zar las hor­mi­gas cu­lonas fri­tas, el man­jar de la re­gión. Lle­ga­mos has­ta San Gil y no tar­da­mos en com­pren­der por qué es­tá con­si­de­ra­da la ciu­dad más bo­ni­ta de Co­lom­bia. El tiem­po pa­re­ce ha­ber­se de­te­ni­do en las hi­le­ras de ca­sas co­lo­nia­les, con las puer­tas de co­lo­res, y en sus em­pi­na­das ca­lles en­lo­sa­das.

Sin em­bar­go, nues­tro ob­je­to de de­seo aún se en­cuen­tra a un par de ho­ras de dis­tan­cia: el ca­ñón Chi­ca­mo­cha, don­de el río ha es­car­ba­do una grie­ta de 2.000 m has­ta for­mar un par­que que es la me­ca de los de­por­tes de aven­tu­ra. Pa­sa­das las emo­cio­nes, ac­ce­de­mos a la de­pre­sión Mom­po­si­na, una zo­na de ma­ris­mas, hu­me­da­les e is­las que sal­pi­can el cur­so del río Mag­da­le­na en su avan­ce ha­cia el Ca­ri­be. Con el Maz­da 6 cu­bier­to de pol­vo lle­ga­mos has­ta Mom­pós pa­ra em­bar­ca­mos en un ferry que nos lle­va­rá has­ta Ya­ti.

BRO­CHE DE ORO

Tras des­em­bar­car, pa­sa­mos ho­ras de có­mo­da con­duc­ción pa­ra abor­dar Car­ta­ge­na de In­dias. Es sá­ba­do, y la vie­ja ciu­dad bu­lle de ac­ti­vi­dad, pe­ro ne­ce­si­ta­mos una ca­ma mu­lli­da. Por suer­te, tam­bién hay mu­cho am­bien­te los do­min­gos en es­ta vi­lla re­bo­san­te de vi­da y en­can­to. Dan­do sor­bi­tos a un co­co he­la­do, so­mos tes­ti­gos de un fes­tín de ar­qui­tec­tu­ra co­lo­nial, co­lo­res des­lum­bran­tes, fa­ro­las de ace­ro for­ja­do y bal­co­nes de ma­de­ra. Aún nos que­da pa­sar por Ba­rran­qui­lla y San­ta Mar­ta, la pri­me­ra ciu­dad que fun­da­ron los con­quis­ta­do­res en 1525. A me­di­da que avan­za­mos ha­cia el es­te, el pai­sa­je adop­ta una to­na­li­dad más se­ca, prue­ba de que es­ta­mos en La Gua­ji­ra. Se­gui­mos has­ta Uri­bia y, de re­pen­te, nos en­con­tra­mos en pleno de­sier­to. Es­te enor­me pá­ra­mo se pro­lon­ga has­ta el Ca­bo de la Ve­la, don­de los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les to­ca­ron tie­rra en 1499 y, se­gún la le­yen­da, aún ha­bi­tan los an­ces­tros wa­yú. ◆

Nues­tra ele­gan­te ber­li­na ro­ja Maz­da 6 no pa­sa des­aper­ci­bi­da en Co­lom­bia, una tie­rra que ex­hi­be en ca­da pal­mo fe­li­ci­dad a ma­nos lle­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.