48 HO­RAS EN EL SUR DE IBI­ZA

Re­co­rre­mos la cos­ta me­ri­dio­nal de la ma­yor de las Pi­tiu­sas con un cla­ro ob­je­ti­vo: en­con­trar la ver­da­de­ra esen­cia de la “Is­la Blan­ca” y des­cu­brir có­mo vi­ve de día y de no­che. Por Car­men R. Pi­nos

deViajes - - Ibiza -

8:00 Ma­dru­ga­mos pa­ra ver la is­la re­cién le­van­ta­da y ele­gi­mos Vue­ling (www.vue­ling.com), con co­ne­xio­nes dia­rias, des­de 30 € i/v. Hay otras com­pa­ñías con es­ta ru­ta, co­mo Rya­nair (www.rya­nair.com) o Ibe­ria Ex­press (www.ibe­riaex­press.com).

9:15 Abre bien los ojos, por­que el via­je co­mien­za en el avión, cuan­do el pa­si­llo de em­bar­que se aba­rro­ta de es­tram­bó­ti­cas ga­fas de sol, in­só­li­tos cor­tes de bar­ba y cha­que­tas de cue­ro y glit­ter. Una fau­na va­rio­pin­ta que se di­lu­ye en la po­bla­ción lo­cal na­da más lle­gar a Ibi­za.

11:00 A unos 12 km, Ta­la­man­ca es nues­tro pri­mer des­tino, una playa de aguas tur­que­sa y pra­de­ras de po­si­do­nia. Y una zo­na tran­qui­la y re­si­den­cial que, en los úl­ti­mos años, ha mul­ti­pli­ca­do sus pre­cios –Zi­ne­di­ne Zi­da­ne es uno de los VIP que tie­nen o han te­ni­do apar­ta­men­to por aquí–.

11:30 Si ba­jas por el Ca­rrer des Ve­dra, en pri­me­ra lí­nea de playa te en­con­tra­rás con Zai­bi­za. Se tra­ta de un es­pa­cio lu­mi­no­so y fes­ti­vo, con una mar­ca­da es­té­ti­ca hippy. Su es­pe­cia­li­dad es la co­ci­na ita­lia­na, pe­ro en es­te ca­fé res­tau­ran­te tam­bién pue­des sa­bo­rear me­nús ve­ge­ta­ria­nos y ve­ga­nos.

12:00 No se sa­be a cien­cia cier­ta dón­de na­cie­ron, pe­ro en Ibi­za los beach club al­can­zan ca­te­go­ría de tem­plo. La pro­pues­ta triun­fa y ga­na adep­tos, en es­pe­cial du­ran­te las ho­ras de playa. En el es­pa­cio que ocu­pa­ba el mí­ti­co Har­bour en­con­tra­mos Rehab (www.rehab-ibi­za. com) y su fór­mu­la de co­pas y pla­tos ja­po, don­de no fal­tan las tum­bo­nas y unas vis­tas es­pec­ta­cu­la­res. 13:00 Es­tás en la playa, y no en una cual­quie­ra –Ta­la­man­ca es una de las po­cas de la is­la que cuen­ta con du­chas y con­sig­nas–, así que da­te un buen cha­pu­zón, pa­séa­la so­bre la pa­sa­re­la de ma­de­ra y re­ca­la en el Flo­tan­te, to­da una ins­ti­tu­ción de la zo­na y a buen pre­cio. Te en­can­ta­rá es­te tí­pi­co chi­rin­gui­to de playa, don­de sa­bo­rear ta­pas de to­da la vi­da flo­tan­do so­bre el mar.

13:30 De­ja la playa, cru­za la len­gua de tie­rra que ter­mi­na en Pun­ta Gros­sa y lle­ga­rás a la Ma­ri­na Bo­ta­foch, uno de los puer­tos de­por­ti­vos de la ciu­dad, lleno de ya­tes de lu­jo y ofer­tas cu­li­na­rias de to­do ti­po, co­mo los sa­bo­res ita­lia­nos de Trat­to­ria del Mar o el sus­hi-bra­si­le­ro de Te­ma­kin­ho.

14:00 Al la­do, en el puer­to Ma­ri­na Ibi­za, tie­nes otro buen ca­tá­lo­go gas­tro­nó­mi­co. Nos gus­ta Cal­ma (Tel. 971 59 59 95), un bis­tró que se ha pues­to de mo­da por su co­ci­na me­di­te­rrá­nea y sus vis­tas so­bre la tí­pi­ca ciu­da­de­la de Dalt Vi­la.

16:00 Nos di­cen que lo que ha­ce un ibi­cen­co es “ba­ño en Can Bos­sa, mer­ca­do en Las Da­lias y bo­ca­ta en San­ta Ger­tru­dis”, y ha­ce­mos un pa­rén­te­sis en el pa­seo ibi­cen­co pa­ra lle­gar a es­ta úl­ti­ma lo­ca­li­dad, en el co­ra­zón de la is­la. Aquí des­cu­bri­mos Los Pa­tios (https://los­pa­tio­si­bi­za. com), un de­li­cio­so mul­ti­es­pa­cio pues­to en mar­cha por Da­vid Lep­pan, un fi­lán­tro­po su­ra­fri­cano enamo­ra­do de Ibi­za. Ba­jo el con­cep­to de club so­cial in­glés, Lep­pan ha crea­do un en­tra­ma­do lleno de crea­ti­vi­dad que cuen­ta con 3 res­tau­ran­tes –con mo­bi­lia­rio de Gan­día Blas­co–, ex­po­si­cio­nes, ta­lle­res de co­ci­na, gim­na­sio… 18:30 De vuel­ta a la ca­pi­tal, to­ma ai­re en el Pa­seo Juan Car­los I, una am­plia ave­ni­da que dis­cu­rre pa­ra­le­la a los puer­tos y que cuen­ta con cir­cui­to fit­ness. Ade­más, pre­pa­ra cá­ma­ra por­que aquí tie­nes un sel­fie obli­ga­to­rio an­te Boas, uno de los dos edi­fi­cios de vi­vien­das di­se­ña­dos por Jean Nou­vel. Las lí­neas si­nuo­sas se com­ple­tan con el di­se­ño mul­ti­co­lor del bo­tá­ni­co fran­cés Pa­trick Blank, que aco­pló la di­fe­ren­te to­na­li­dad de las flo­res a ca­da uno de los co­lo­res de los sie­te pi­sos.

20:00 Más ade­lan­te, en la mis­ma ace­ra, prue­ba suer­te en el Ca­sino de Ibi­za (www.ca­si­noi­bi­za.com), in­te­gra­do en el Ibi­za Gran Ho­tel Grand Lu­xe (5*). To­do es­tá cui­da­do al de­ta­lle: el in­terio­ris­mo corre a car­go de Pa­tri­cia Ur­quio­la y has­ta los cóc­te­les se sir­ven con cu­bi­tos de hie­lo ta­lla­dos con for­ma de nai­pes.

21:00 Pue­des ce­nar aquí mis­mo, en Heart, un es­pa­cio que com­bi­na la alian­za crea­ti­va de los her­ma­nos Adriá y Cir­co del Sol en un con­cep­to gas­tro­nó­mi­co y mul­ti­sen­so­ral.

21:00 Si pre­fie­res al­go más in­for­mal, el ho­tel OD Ocean Dri­ve (www. od-ho­tels.com), es el af­ter­work per­fec­to pa­ra to­mar una co­pa con mú­si­ca en su Sky Bar o pi­car al­go en el res­tau­ran­te. Las fór­mu­las son va­ria­das, pe­ro la es­tre­lla es Bur­ger & Gin: cro­que­tas, mi­ni­ham­bur­gue­sas, pa­ta­tas y gin to­nic, por 22 €.

23:00 La no­che co­mien­za en Kee­per, uno de los clá­si­cos, que es­te año ce­le­bra su 30 aniver­sa­rio. Eli­ge una de sus 4 ba­rras al ai­re li­bre y dis­fru­ta del am­bien­te house con vis­tas a Dalt Vi­la.

8:00 Co­men­za­mos la jor­na­da en el puer­to de Ibi­za, en­tre el ir y ve­nir de los fe­rries que van a la ve­ci­na For­men­te­ra y la om­ni­pre­sen­te ciu­dad vie­ja con sus ca­si­tas blan­cas. Distinguida con el se­llo Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad, Dalt Vi­la es, jun­to a la de La Va­let­ta, en Mal­ta, la úni­ca for­ta­le­za de es­te ti­po que se con­ser­va ín­te­gra en el Me­di­te­rrá­neo.

9:00 Bor­dea­mos el puer­to has­ta al­can­zar el co­do que for­ma el ba­rrio de La Ma­ri­na, de pes­ca­do­res, y

Sa Pen­ya. Es el lu­gar idó­neo pa­ra desa­yu­nar una tí­pi­ca en­sai­ma­da –igual de sa­bro­sa que la ma­llor­qui­na aun­que me­nos fa­mo­sa– y or­ga­ni­zar la vi­si­ta a Dalt Vi­la.

9:30 An­tes, no ol­vi­des una fo­to con la es­ta­tua de Sandy y Rha­da, do­na­da por Ri­car­do Ur­gell, fun­da­dor de Pa­chá, pa­ra ho­me­na­jear al mo­vi­mien­to hippy. Un año des­pués de su ins­ta­la­ción en el Ca­rrer Lluís Tur i Pa­lau, es­ta obra, que re­pro­du­ce una fo­to de To­ni Rie­ra en Áms­ter­dam, es ya un im­pres­cin­di­ble en tu cua­derno de via­je.

10:00 El pa­seo con­ti­núa has­ta la Plaça de Sa Ri­ba y su to­rre de vi­gi­lan­cia, uno de los rin­co­nes más fo­to­gé­ni­cos de la ciu­dad.

10:30 Bor­dea el Ca­rrer de Jau­me I pa­ra ac­ce­der al Por­tal de Ses Tau­les, la en­tra­da prin­ci­pal a Dalt Vi­la, cu­yo nom­bre ha­ce re­fe­ren­cia a las ma­de­ras (tau­les) que ser­vían de puen­te le­va­di­zo. Una vez atra­ve­sa­do el Pa­tio de Ar­mas, en­tra­rás de lleno en es­te má­gi­co re­cin­to. Sus di­men­sio­nes son lo su­fi­cien­te­men­te gran­des co­mo pa­ra que los gru­pos de tu­ris­tas no re­sul­ten ago­bian­tes, así que co­ge ai­re y sien­te el pa­sa­do de es­ta cons­truc­ción, or­de­na­da rea­li­zar por Fe­li­pe II en el si­glo XVI pa­ra fre­nar los pe­li­gros de la alian­za en­tre tur­cos y fran­ce­ses.

11:00 Ve­rás la his­to­ria a ca­da pa­so –es im­pac­tan­te el mo­nu­men­to a Gui­llem de Mont­grí, el ar­zo­bis­po que es­tu­vo al man­do de la ofen­si­va ca­ta­la­na en la is­la– pe­ro si pre­fie­res que te la cuen­ten, tie­nes tres mu­seos muy in­tere­san­tes: el Ba­luar­te de Sant Pe­re, el Ba­luar­te de Sant Jau­me y Ma­di­na Ya­bi­sa, que uti­li­zan tec­no­lo­gías in­ter­ac­ti­vas pa­ra ex­pli­car, res­pec­ti­va­men­te, el ar­ma­men­to, la cons­truc­ción de las mu­ra­llas y la his­to­ria de la ciu­dad du­ran­te la do­mi­na­ción mu­sul­ma­na.

11:00 Re­ser­va tiem­po pa­ra vi­si­tar, den­tro del re­cin­to, el Museo de Ar­te Con­tem­po­rá­neo de Ibi­za, la Ca­te­dral de la Vir­gen de las Nie­ves, del si­glo XIII, y el Ayun­ta­mien­to, ubi­ca­do en un an­ti­guo con­ven­to do­mi­ni­co. Pe­ro so­bre to­do dis­fru­ta de un buen ca­lle­jeo sin pri­sas, de com­prar unas es­par­de­ñas o una pren­da de la in­ma­cu­la­da mo­da ad­lib y de pa­sear por el pe­rí­me­tro de las mu­ra­llas que mar­can los ba­luar­tes: ade­más de los an­te­rio­res, Sant Joan, Sant Jor­di, Sant Ber­nat y San­ta Llú­cia, es­pec­ta­cu­lar.

14:00 Si sa­les de Dalt Vi­la por el mis­mo si­tio por el que en­tras­te, el Por­tal de Ses Tau­les, te to­pa­rás con el Mer­ca­do Vie­jo, a la iz­quier­da y Crois­sant Show, a la de­re­cha, una ins­ti­tu­ción en la ciu­dad. Apro­ve­cha pa­ra sa­bo­rear al­gu­na de­li­cia de la is­la, co­mo la tí­pi­ca grei­xo­ne­ra o el flaó, aun­que aquí man­dan los crois­sant que pre­pa­ra An­dré, el due­ño. 15:00 En­tra­mos en el Ei­xam­ple, la zo­na más nue­va y me­nos tu­rís­ti­ca pa­ra re­la­jar­nos en el Parc de la Pau, el pe­que­ño pul­món ver­de ibi­cen­co. A su la­do, el Mer­cat Nou es per­fec­to pa­ra com­prar bu­ti­fa­rra o que­so de San­ta Ger­tru­dis, pe­ro si pre­fie­res sa­bo­res gour­met te re­co­men­da­mos El Pa­la­dar (www. el­pa­la­dar.es), un es­pa­cio con de­li­cias au­tóc­to­nas, co­mo li­cor de to­mi­llo o mo­li­ni­llos de sal con al­gas.

16:00 Cru­za la Ave­ni­da de Es­pa­ña en di­rec­ción su­r­es­te has­ta al­can­zar Puig des Mo­lins, la gran ne­cró­po­lis que co­men­zó sien­do fe­ni­cia pa­ra pa­sar a al­ber­gar res­tos pú­ni­cos y ro­ma­nos. El ex­ce­len­te ni­vel de con­ser­va­ción de es­te museo, jun­to a sus más de 3.000 tum­bas, lo ha con­ver­ti­do en Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad. Ade­más, un do­min­go al mes ofre­ce vi­si­tas tea­tra­li­za­das.

20:00 Si­gue la Vía Ro­ma­na has­ta al­can­zar la Pla­za Rei­na So­fía y, más ade­lan­te, Va­ra de Rey, un ani­ma­do pa­seo pea­to­nal con zo­na co­mer­cial y de ocio, lleno de te­rra­zas.

22:00 An­tes de lan­zar­te a la no­che ibi­cen­ca, haz una pau­sa en el Tea­tro Pe­rei­ra (www.tea­tro­pe­rey­ra.com). El es­pa­cio, que se inau­gu­ró en 1899 im­pul­sa­do por los ilus­tra­dos de la is­la, hoy es un clá­si­co del jazz por don­de han pa­sa­do des­de Te­te Mon­to­liú has­ta De­bo­rah Car­ter.

23:30 Si quie­res bai­lar dan­ce, elec­tró­ni­ca o club­bing has­ta el ama­ne­cer, la ofer­ta de dis­co­te­cas es va­ria­da:

Pri­vi­le­ge –la ma­yor del mun­do–,

Spa­ce, Us­huaia, Am­ne­sia, Pa­chá… Los pre­cios os­ci­lan en­tre 30 y 90 € y no de­jan en­trar con pa­lo sel­fie. ◆

Ta­la­man­ca es una playa sa­lu­da­ble: cuen­ta con zo­na li­bre de hu­mos y or­ga­ni­za cur­sos de padd­le surf, ka­yak, wind­surf…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.