“Zu­ma­ya con­ser­va fó­si­les con mi­llo­nes de años”

deViajes - - En Primera Persona -

Tam­po­co de­béis per­de­ros las tien­das gour­met de Gorrotxategi o Ecei­za –don­de ad­qui­rir los me­jo­res dul­ces– y Lur­lan –con una gran se­lec­ción de agri­cul­tu­ra or­gá­ni­ca.

El Fron­tón es el tem­plo del pa­la­dar por ex­ce­len­cia en To­lo­sa. Ubi­ca­do en un edi­fi­cio art de­có de 1930, Ro­ber­to Ruiz li­de­ra los fo­go­nes pa­ra deleitar al via­je­ro con una co­ci­na tra­di­cio­nal, con­tun­den­te, en la que el pro­duc­to de la tie­rra es el pro­ta­go­nis­ta. Un de­ta­lle: su nom­bre anun­cia que, ade­más de un buen co­me­dor, aco­ge dos es­cue­las de pe­lo­ta a mano y ces­ta­pun­ta. Aquí des­cu­brí que, tan so­lo en los pre­pa­ra­ti­vos, los pe­lo­ta­ris in­vier­ten una ho­ra en fo­rrar­se las ma­nos. ¡To­do un ar­te!

Ha­blan­do de ar­te, en To­lo­sa des­ta­ca TO­PIC (Cen­tro In­ter­na­cio­nal del Tí­te­re), cu­ya di­rec­to­ra, Idoia Ote­gui, ha he­cho his­to­ria por ser la pri­me­ra mu­jer se­cre­ta­ria ge­ne­ral de UNIMA (Unión In­ter­na­cio­nal de la Ma­rio­ne­ta). Es to­do un pa­raí­so de es­ta dis­ci­pli­na al re­unir crea­ción, pro­duc­ción, ar­chi­vo y ex­hi­bi­ción de cui­da­das mues­tras tem­po­ra­les, co­mo la que tu­ve oca­sión de ver con obras de Joan Bai­xa, que tra­ba­jó con Mi­ró y Tà­pies.

Al prin­ci­pio, os ha­bla­ba de na­tu­ra­le­za y no me re­fe­ría so­lo a sus pai­sa­jes, im­pre­sio­nan­tes y siem­pre ver­des. En Zu­ma­ya, en­con­tra­réis un fe­nó­meno tan cu­rio­so co­mo úni­co: los flysch del Geo­par­kea de la Cos­ta Vas­ca. Son for­ma­cio­nes ro­co­sas que con­ser­van fó­si­les prehis­tó­ri­cos y don­de se apre­cian to­das las sec­cio­nes del Pa­leo­ceno, ha­ce 60 mi­llo­nes de años. De es­pe­cial be­lle­za son tam­bién la ca­la Al­go­rri y la playa It­zu­run, que fue ele­gi­da pa­ra gra­bar Jue­go de Tro­nos. Si sois aman­tes del ci­ne es­pa­ñol no de­jéis de ha­ce­ros una fo­to en la igle­sia pa­ra emu­lar a Cla­ra La­go en 8 ape­lli­dos vas­cos.

De­jo pa­ra el fi­nal una de las lo­ca­li­da­des con más en­can­to: Gue­ta­ria. Ha­bi­ta­da por so­lo 2.800 al­mas, 400 de ellas es­pe­cia­li­za­das en la pes­ca de la an­choa y del bo­ni­to a ca­ña. Y, jun­to a la mar, la vi­ña es su otro gran pun­tal. Gue­ta­ria y su txa­ko­li cuen­tan con su pro­pia De­no­mi­na­ción de Ori­gen des­de 1989: Ge­ta­ria­ko Txa­ko­li­na. Des­cu­brí la pe­cu­lia­ri­dad de es­te vino blan­co y áci­do en las Bo­de­gas Txo­min Et­xa­niz, cu­yos an­te­pa­sa­dos tie­nen do­cu­men­ta­da re­la­ción con el cul­ti­vo de la vid des­de 1649. Aquí se ela­bo­ran fun­da­men­tal­men­te tres vi­nos: el txa­ko­li Txo­min Et­xa­niz, el es­pu­mo­so Eu­ge­nia y el de ven­di­mia tar­día Uy­di. Pa­ra ma­ri­dar­los, na­da me­jor que el ma­ra­vi­llo­so me­nú que pre­pa­ra­ron Iña­ki Txue­ka, uno de los due­ños, y su mu­jer, Go­ret­ti. Si no te­néis la suer­te de dis­fru­tar de tan mag­ní­fi­cos anfitriones po­déis apos­tar por el res­tau­ran­te El­kano.

Co­mo de­cía, la vi­lla ma­ri­ne­ra tie­ne es­pe­cial ma­gia pa­ra mí por al­ber­gar el Museo Ba­len­cia­ga, un ho­me­na­je a quien, sin du­da, es el gran re­fe­ren­te de la mo­da es­pa­ño­la. Co­mo di­jo Cha­nel es “el ar­qui­tec­to de la al­ta cos­tu­ra” o “el maes­tro de to­dos no­so­tros”, se­gún sen­ten­ció Dior. El cen­tro al­ber­ga una co­lec­ción con más de 1.200 pren­das em­ble­má­ti­cas. Es di­fí­cil ele­gir una so­la crea­ción, pe­ro yo me que­da­ría –por su di­se­ño y pa­tro­na­je– con un ves­ti­do rea­li­za­do en una so­la pie­za que es el má­xi­mo ex­po­nen­te de la per­so­na­li­dad del ar­tis­ta y, de al­gún mo­do, sim­bo­li­za es­te via­je a la per­fec­ción: esen­cia, raí­ces y mu­cha cla­se. @ma­ria­leonsty­le

La in­fluen­cer dis­fru­tan­do del mar en Zu­ma­ya. A la de­re­cha, ar­te en la Ga­le­ría Ve­tu­sart.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.