JO­SÉ LA­TO­VA.

deViajes - - Focus -

museo ar­queo­ló­gi­co na­cio­nal. ma­drid has­ta el 27 de agos­to ¿Qué sig­ni­fi­ca es­ta mues­tra re­tros­pec­ti­va en el MAN?

Un ho­nor, por­que su­po­ne un re­co­no­ci­mien­to al tra­ba­jo. So­bre to­do ha si­do una oca­sión pa­ra re­fle­xio­nar so­bre el pa­so del tiem­po y re­cor­dar a per­so­nas con las que he tra­ba­ja­do, me han ayu­da­do y, en mu­chos ca­sos, con las que he cons­trui­do una amis­tad. Tam­bién su­po­ne un re­cuer­do pa­ra los que no es­tán, es­pe­cial­men­te a mi maes­tro y com­pa­ñe­ro de fa­ti­gas Mi­guel Án­gel Ote­ro, que me en­se­ñó a car­gar una Has­sel­blad. ¿Qué sen­tis­te cuan­do en­tras­te en Al­ta­mi­ra?

La pri­me­ra vez fue en el año 1977 pa­ra to­mar las fo­to­gra­fías que se usa­ron en la ex­po­si­ción con­me­mo­ra­ti­va del cen­te­na­rio de su des­cu­bri­mien­to. Te­nía un sen­ti­mien­to de res­pon­sa­bi­li­dad. Era jo­ven y sin de­ma­sia­da ex­pe­rien­cia, pe­ro me cre­cí an­te la opor­tu­ni­dad y co­men­zó mi in­te­rés por el ar­te ru­pes­tre. ¿Nos des­ve­las un te­so­ro ar­queo­ló­gi­co pa­trio?

No es se­cre­to, aun­que sí po­co co­no­ci­do. La cue­va de la Gar­ma, en Cantabria, aun­que no es vi­si­ta­ble por su de­li­ca­do es­ta­do. Con­ser­va pin­tu­ras au­ri­ña­cien­ses, con fi­gu­ras de ani­ma­les, gra­ba­dos, sig­nos y ma­nos en ne­ga­ti­vo de co­lor ro­jo. El sue­lo es el mis­mo que el que ha­bía en el Pa­leo­lí­ti­co su­pe­rior; con res­tos de ca­ba­ñas, hue­sos pro­ce­den­tes de la ali­men­ta­ción y di­ver­so ma­te­rial lí­ti­co y ta­lla­do, e in­clu­so de­co­ra­do. El lu­gar es Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad.

¿Y un des­tino in­ter­na­cio­nal que te gus­ta­ría re­tra­tar? Los ya­ci­mien­tos de la An­tár­ti­da. Sus pri­me­ros asen­ta­mien­tos, las fac­to­rías de pes­ca de ba­lle­nas o las pri­me­ras ba­ses de los ex­plo­ra­do­res. Me en­can­ta­ría ha­cer un tra­ba­jo de in­ven­ta­rio fo­to­grá­fi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.