LA PRO­VEN­ZA

Un ve­rano con ar­te

deViajes - - Sumario - Por Ós­car Che­ca

El ar­te de pin­to­res co­mo Pi­cas­so y Cé­zan­ne nos guía en es­ta má­gi­ca ru­ta por los pai­sa­jes del su­r­es­te fran­cés.

Des­de la cos­ta, en Mar­se­lla, pon­te en mar­cha re­co­rrien­do al­gu­nas de las ciu­da­des y pue­blos más her­mo­sos de La Pro­ven­za fran­ce­sa, te­nien­do co­mo hi­lo con­duc­tor prin­ci­pal los mu­seos y las obras de ar­tis­tas co­mo Pi­cas­so o Cé­zan­ne.

En el ima­gi­na­rio de la tra­di­ción via­je­ra, La Pro­ven­za es­tá aso­cia­da al buen vi­vir, a una re­fi­na­da rus­ti­ci­dad, a los co­lo­res y a los ar­tis­tas. Y bas­ta con dar­nos una vuel­ta por es­ta re­gión fran­ce­sa si­tua­da en el ex­tre­mo su­r­es­te del país, mi­ran­do al Me­di­te­rrá­neo, pa­ra com­pro­bar que to­do eso no es un mi­to y que se co­rres­pon­de bas­tan­te bien con la reali­dad. Ese cos­mos se com­ple­men­ta con un ri­co pa­tri­mo­nio cul­tu­ral, re­pre­sen­ta­do so­bre to­do por las vi­ven­cias, anéc­do­tas y obras de ar­te de per­so­na­jes co­mo Pi­cas­so, Cé­zan­ne o Van Gogh, en­tre otros mu­chos. Es­te re­co­rri­do te pro­po­ne se­guir su pis­ta a tra­vés de las prin­ci­pa­les ciu­da­des pro­ven­za­les.

La pri­me­ra de ellas pue­de ser Mar­se­lla. Co­mien­za a pa­sear por la zo­na pea­to­nal del Vie­jo Puer­to, el lu­gar que des­de siem­pre sir­vió de lí­mi­te en­tre la zo­na sur (de más lu­jo) y la nor­te (más po­pu­lar). Hoy eso ha cam­bia­do. Un nue­vo puer­to se cons­tru­yó a unos ki­ló­me­tros de aquí y es­te an­ti­guo fon­dea­de­ro sir­ve aho­ra más de lu­gar de reunión. Ve­rás que Mar­se­lla es­tá em­bar­ca­da en un pro­yec­to de re­cu­pe­ra­ción ur­ba­na que es­tá cam­bian­do la faz de es­ta ciu­dad, fun­da­da por los grie­gos en el 600 a.C y con­si­de­ra­da la más an­ti­gua de Fran­cia. Si quie­res co­no­cer­la más a fon­do pue­des dar­te una vuel­ta por el Mu­seo de His­to­ria, que es­tá jun­to al puer­to.

Des­pués re­co­rre el ba­rrio de Le Pa­nier, pe­ro tó­ma­te­lo con cal­ma por­que en­con­tra­rás bas­tan­tes cues­tas, ca­lles es­tre­chas, otras con es­ca­le­ras… Es uno de los más bohe­mios y sin­gu­la­res, lleno de ga­le­rías de ar­te y ta­lle­res de ar­te­sa­nos. No tar­da­rás mu­cho en di­vi­sar es­ca­pa­ra­tes y tien­das don­de ven­den el ja­bón de Mar­se­lla, que se si­gue ha­cien­do igual des­de el si­glo XVII. Si quie­res que real­men­te sea de aquí, de Mar-

se­lla, pre­gun­ta por la mar­ca, por­que ja­bo­nes de Mar­se­lla hay mu­chos, ya que es­ta de­no­mi­na­ción no de­pen­de del lu­gar don­de se ela­bo­ra sino de la téc­ni­ca de pro­duc­ción. Se fa­bri­ca con acei­te ve­ge­tal (un 72% de oli­va y el res­to de otros co­mo de co­co o palma pa­ra que ha­ga más es­pu­ma), so­sa y agua. No lle­va co­lo­ran­tes ni per­fu­mes ni otros pro­duc­tos quí­mi­cos.

En la pla­za de Len­che, con sus lla­ma­ti­vas ca­sas de co­lo­res, pue­des ha­cer un des­can­so y to­mar­te un ca­fé en al­gu­na de sus nu­me­ro­sas te­rra­zas. Es­te era el lu­gar don­de es­ta­ba el an­ti­guo fo­ro ro­mano y el ágo­ra. Des­de aquí lle­ga­rás al Fuer­te San Juan, des­de don­de se tie­nen unas vis­tas pre­cio­sas de la zo­na del puer­to. Du­ran­te el si­glo XVIII sir­vió, en­tre otras co­sas, co­mo edi­fi­cio don­de los bar­cos que lle­ga­ban a la ciu­dad pa­sa­ban la cua­ren­te­na pa­ra evi­tar pro­pa­gar en­fer­me­da­des.

Es­te edi­fi­cio es­tá uni­do por una mo­der­na pa­sa­re­la al MuCEM, el nue­vo Mu­seo de las Ci­vi­li­za­cio­nes de Europa y del Me­di­te­rrá­neo (www.mucem.org), abier­to ha­ce ape­nas un año. La cons­truc­ción es un enor­me cu­bo re­cu­bier­to de una es­pe­cie de ‘te­la de gan­chi­llo’… pe­ro de hor­mi­gón. Aquí se ha traí­do la co­lec­ción del Mu­seo de Ar­tes Po­pu­la­res de Pa­rís, pe­ro ade­más el MuCEM or­ga­ni­za dos gran­des ex­po­si­cio­nes anua­les. La lla­ma­da “Aven­tu­re­ros ma­ri­nos” pue­des verla has­ta el 9 de oc­tu­bre. La cons­truc­ción de es­te mu­seo y la re­no­va­ción de es­ta par­te de la ciu­dad, que es don­de es­tá la ca­te­dral de San­ta Ma­ría la Ma­yor, ha con­ver­ti­do a es­te ba­rrio en uno de los más ani­ma­dos.

CON MU­CHO AM­BIEN­TE

Pon rum­bo nor­te ha­cia Aix-en-Pron­ven­ce, que es­tá a unos 33 km. La an­ti­gua ca­pi­tal

de la re­gión his­tó­ri­ca de La Pro­ven­za te sor­pren­de­rá con su am­bien­te jo­ven y uni­ver­si­ta­rio; su pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co y ar­qui­tec­tó­ni­co, con de­ce­nas de pa­la­ce­tes pri­va­dos de épo­ca ba­rro­ca o con su luz es­pe­cial, una luz que apre­cia­ron ya pin­to­res co­mo Cé­zan­ne o Pi­cas­so.

Pue­des co­men­zar emu­lan­do a es­tos gran­des ar­tis­tas en la fa­ce­ta más pro­sai­ca, to­mán­do­te un ca­fé o un re­fres­co en la bras­se­rie Les Deux Gar­cons, que ellos fre­cuen­ta­ban. Des­pués, vi­si­ta el Mu­seo Gra­net (www.mu­see­gra­net-ai­xen­pro­ven­ce.fr), don­de en­con­tra­rás al­gu­nas de sus obras jun­to a las de otros gran­des pin­to­res del si­glo XX, co­mo Mon­drian, Klee, Bra­que o Gia­co­met­ti.

No te pier­das el es­pa­cio de la an­ti­gua ca­pi­lla de los Pe­ni­ten­tes blan­cos, que for­ma par­te del mu­seo, y don­de se ex­po­ne la co­lec­ción de Su­za­ne y Jean Plan­que.

Y des­pués, so­bre to­do, re­co­rre las ca­lle­jue­las de es­ta ciu­dad que son tam­bién obras de ar­te, co­mo el Pas­sa­ge Agard. Aquí, en­tra en la Fro­ma­ge­rie du pas­sa­ge (www. la­fro­ma­ge­rie­du­pas­sa­ge.com), una tien­da de que­sos y vinos de la re­gión de Pro­ven­za, de la que no po­drás sa­lir sin lle­var­te al­gu­nas de sus ex­qui­si­te­ces, co­mo el ba­non, un que­so de ca­bra en­vuel­to en ho­jas de cas­ta­ño (5,90 €), o los vinos de Co­teaux d’Aix.

En la ca­lle Gas­ton de Sa­por­ta vi­si­ta la tien­da Ca­lis­sons du Roy Re­né (www.ca­lis­son.com) pa­ra pro­bar otra de las es­pe­cia­li­da­des gas­tro­nó­mi­cas de la ciu­dad: los ca­lis­sons (ca­ri­ñi­tos) d’Aix. Son unos mi­ni­pas­te­les ela­bo­ra­dos se­gún una an­ti­gua re­ce­ta del si­glo XV de ma­sa de al­men­dras, me­lón y cor­te­za de na­ran­ja con­fi­ta­da, re­cu­bier­to de una ca­pa de azú­car. Tam­bién pue­des vi­si­tar el mu­seo que tie­nen, muy cer­ca de la ciu­dad.

Y, por úl­ti­mo, tam­po­co pue­des ir­te sin com­prar al­go de la­van­da o de ja­bón de Mar­se­lla en La Mai­son du Sa­von de Mar­sei­lle (www.mai­son-du-sa­von.com).

DE PIE­DRA

Si­gue el re­co­rri­do aho­ra vi­si­tan­do la ciu­dad de Ar­lés, al oes­te de Aix, jun­to al Par­que Na­tu­ral de la Ca­mar­gue. La lla­man “la pe­que­ña Ro­ma” y pron­to des­cu­bri­rás la ra­zón, cuan­do co­mien­ces a an­dar por sus ca­lles, pues to­da­vía que­dan mu­chí­si­mos res­tos ro­ma­nos. No es ra­ro, pues la ciu­dad que Julio Cé­sar cons­tru­yó aquí, Are­la­te, don­de ya ha­bía una fun­da­ción grie­ga, fue en otros tiem­pos la más im­por­tan­te tras la pro­pia ca­pi­tal del im­pe­rio. El an­ti­guo tea­tro con­ti­núa hoy aco­gien­do es­pec­tácu­los de to­do ti­po y lo mis­mo ocu­rre con el an­fi­tea­tro, el edi­fi­cio más im­po­nen­te de es­te pa­sa­do clá­si­co, en el que se si­guen ce­le­bran­do las co­rri­das ca­mar­gue­sas. El te­ma tau­rino nos vuel­ve a po­ner so­bre la pis­ta de Pi­cas­so, y es­te nos lle­va a des­cu­brir a otros gran­des pin­to­res que tam­bién es­tu­vie­ron por aquí. El más des­ta­ca­do tal vez sea Van Gogh. Pue­des se­guir sus pa­sos en la Fun­da­ción Vin­cent Van Gogh (www.fon­da­tion-vin­cent­van­gogh-ar­les.org) y en la pro­pia ciu­dad, don­de des­cu­bri­rás al­gu­nos de los rin­co­nes de sus cua­dros más famosos, si­guien­do un iti­ne­ra­rio a pie. És­te te lle­va­rá a lu­ga­res co­mo el Puen­te Lan­glo­is; el Ca­fé la Nuit, en la pla­za del Fo­rum, o el Vie­jo Mo­lino, en el ba­rrio de Mou­ley­rès. Cer­ca de es­te úl­ti­mo pue­des apro­ve­char tam­bién pa­ra dar­te una vuel­ta por uno de los mer­ca­di­llos de Ar­lés.

Des­de aquí hay una ex­cur­sión que no pue­des per­der­te. Se tra­ta del pue­blo de Les Baux de Pro­ven­ce, en di­rec­ción a Avi­ñón. Es­tá ubi­ca­do en un pro­mon­to­rio ro­co­so a

245 me­tros de al­ti­tud, y sus ca­lles con­du­cen has­ta el cas­ti­llo, en to­do lo al­to. En las afue­ras del pue­blo vi­si­ta las Ca­rriè­res de Lu­miè­res, unas an­ti­guas can­te­ras de pie­dra ca­li­za blan­ca, aho­ra aban­do­na­das, pe­ro con­ver­ti­das en un cen­tro don­de se rea­li­zan ex­po­si­cio­nes mul­ti­me­dia re­la­cio­na­das con los gran­des pin­to­res de la his­to­ria del ar­te (www.ca­rrie­res-lu­mie­res.com).

LA CIU­DAD DE LOS PA­PAS

La úl­ti­ma eta­pa del re­co­rri­do es Avi­ñón, uno de los ma­yo­res con­jun­tos de ar­te gó­ti­co de to­da Europa. Pue­des co­men­zar por el Pa­la­cio de los Pa­pas (www.pa­lais-des-pa­pes.com), cla­ro, pa­ra co­no­cer la par­te más glo­rio­sa del pa­sa­do de la ciu­dad. Si te gus­ta la ar­qui­tec­tu­ra dis­fru­ta­rás con es­ta vi­si­ta, des­de lue­go. En ve­rano, el pa­tio de ho­nor del pa­la­cio se trans­for­ma con una pro­gra­ma­ción cul­tu­ral en­tre la que des­ta­ca el es­pec­tácu­lo de luz y so­ni­do “Las Lu­mi­nis­cen­cias de Avi­ñón”.

Re­co­rre tam­bién las ori­llas del Ró­dano, co­mo en Ar­lés, pa­ra ad­mi­rar el fa­mo­so puen­te de Avi­ñón, o puen­te de San Bé­né­zet, al que una fuer­te cre­ci­da del río de­jó co­mo lo ve­mos hoy, a me­dio ca­mino en­tre una ori­lla y otra. Si­guien­do el te­ma de los pin­to­res y el ar­te, vi­si­ta el Mu­seo An­gla­don (www.an­gla­don.com), don­de en­con­tra­rás obras de Mo­di­glia­ni, Pi­cas­so, Sis­ley, De­gas, Van Gogh, Cé­zan­ne…y, has­ta fi­na­les de agos­to, una re­tros­pec­ti­va so­bre Raoul Dufy.

Avi­ñón es el lu­gar más cer­cano a los cam­pos de la­van­da de la Pro­ven­za. Si tie­nes tiem­po pue­des com­ple­tar el via­je ha­cien­do una ru­tas te­má­ti­ca. La más pró­xi­ma te con­du­ci­rá a pue­blos co­mo Rou­si­llon o Gor­des. La luz y los co­lo­res de es­tos pue­blos te ayu­da­rán a en­ten­der a los pin­to­res que he­mos en­con­tra­do en es­te via­je.

Con vis­tas al mar. Gra­fit­ti en el ba­rrio de Le Pa­nier. Pa­sa­re­la de ac­ce­so al MuCEM. De­re­cha: vis­ta del MuCEM y Fuer­te de San Juan.

Aro­mas e im­pre­sio­nes.

El ja­bón y la la­van­da, dos cons­tan­tes en la ciu­dad de Mar­se­lla. De­re­cha: bar del ho­tel Ju­les Ce­sar, en Ar­les. Ca­pi­lla de los pe­ni­ten­tes blan­cos, en el mu­seo Gra­net.

Pa­sea con cal­ma. Mu­seo Reat­tu de Ar­lés y al­gu­nos ali­men­tos que en­con­tra­rás en su mer­ca­do. De­re­cha: vis­ta ex­te­rior de su an­fi­te­tro y ca­lle de Ar­lés, con sus ven­ta­nas de co­lor azul plo­mo.

Ar­te y be­lle­za. En es­ta pá­gi­na: dos vis­tas des­de dis­tin­tos án­gu­los de y des­de Les Baux de Pro­ven­ce. De­re­cha: In­ta­la­ción de Ca­rrié­res de Lu­mie­re y el cé­le­bre puen­te de Avig­non.

Un es­pec­tácu­lo cons­tan­te.

En es­ta pá­gi­na: Pa­la­cio de los Pa­pas de Avi­ñón. No te pier­das sus ‘Lu­mi­nis­cen­cias’ en el Pa­tio in­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.