CA­RI­BE

Ul­tra­mar, ín­di­go, tur­que­sa, co­bal­to, ma­rino, cian... Exis­te un lu­gar don­de el mar re­co­ge to­dos los to­nos del azul, las pla­yas son in­ter­mi­na­bles, has­ta don­de la mi­ra­da al­can­za, y la are­na tan blan­ca que des­lum­bra. Si es­to no es el pa­raí­so, se pa­re­ce tan­to.

deViajes - - Sumario - Por Nu­ria Mu­ñoz.

Nos em­bar­ca­mos en una tra­ve­sía por 7 is­las ca­ri­be­ñas con un úni­co (y pla­cen­te­ro) ob­je­ti­vo: de­mos­trar que el pa­raí­so exis­te.

En es­te lu­gar del Tró­pi­co los tó­pi­cos se cum­plen y el pa­ra­dig­ma del des­tino ideal de­ja de ser aque­llo con lo que siem­pre has so­ña­do pa­ra re­afir­mar que tu is­la ima­gi­na­da tie­ne for­ma y lu­gar, y que pro­ba­ble­men­te es­tá aquí, en el Ca­ri­be.

En es­te mar, ubi­ca­do al su­r­es­te del Gol­fo de Mé­xi­co y al oes­te del Océano Atlán­ti­co, hay na­da me­nos que 7.000 is­las, is­lo­tes y arre­ci­fes, mu­chos de los cua­les es­tán ha­bi­ta­dos. Cu­ba es la is­la más gran­de de to­das, mien­tras que An­gui­lla es la más pe­que­ña.

No­so­tros nos dis­po­ne­mos a em­bar­car en un cru­ce­ro de 8 días que ha­ce es­ca­la en 7 de es­tas is­las. Es­tas han si­do ele­gi­das a con­cien­cia por te­ner al­go di­fe­ren­te que ofre­cer al via­je­ro: to­das ellas con­ser­van su iden­ti­dad y par­ti­cu­la­ri­da­des, aun­que com­par­ten su al­ma ca­ri­be­ña.

Nues­tra sin­gla­du­ra a bor­do del bar­co Ze­nith, con ca­pa­ci­dad pa­ra 1.877 pa­sa­je­ros, co­mien­za en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Y no se pue­de po­ner el lis­tón más al­to: la pri­me­ra ex­cur­sión en La Ro­ma­na, al su­r­oes­te del país, nos lle­va a co­no­cer los Al­tos de Cha­vón, una ré­pli­ca de un pue­blo me­di­te­rrá­neo del si­glo XVI. A po­cos ki­ló­me­tros, Ba­yahí­be es, ade­más de una de las pla­yas pre­fe­ri­das por los lo­ca­les, el pun­to de sa­li­da de las lan­chas que lle­van a is­la Sao­na, uno de los ‘high­lights’ de es­te cru­ce­ro. En el via­je has­ta allí, bien po­drás apre­ciar las dis­tin­tas to­na­li­da­des del mar.

En is­la Sao­na, pre­pa­ra to­da tu co­lec­ción de ‘hash­tags’, por­que es po­si­ble que co­lap­ses tu ins­ta­gram: el lu­gar de la fo­to tí­pi­ca de la pla­ya pa­ra­di­sia­ca, con el tron­co tum­ba­do y la pal­me­ra, es real, y es un lu­gar tan agra­da­ble y po­co ma­si­fi­ca­do, tan re­la­jan­te... co­mo pu­dis­te ima­gi­nar.

To­da es­ta zo­na, don­de se en­cuen­tran tam­bién pla­ya de Pal­mi­lla e Is­la Catalina,

per­te­ne­ce al Par­que Na­cio­nal del Es­te, un re­ga­lo de la na­tu­ra­le­za con aguas trans­pa­ren­tes pla­ga­das de es­tre­llas de mar. De he­cho, ha si­do es­ce­na­rio de al­gu­nas es­ce­nas de ‘Pi­ra­tas del Ca­ri­be’, ‘El la­go azul’... La ver­dad es que sen­ti­mos ga­nas de que­dar­nos aquí, pe­ro el cru­ce­ro aca­ba de em­pe­zar y aún que­da Ca­ri­be por pi­sar.

El si­guien­te puer­to que to­ca­mos es Phi­lips­burg, la ca­pi­tal de la is­la de San Mar­tin, tam­bién lla­ma­da Sint Maar­ten o Saint Mar­tin, ya que es mi­tad ho­lan­de­sa, mi­tad fran­ce­sa. La ima­gen más po­pu­lar de la is­la es la de Maho Beach, co­no­ci­da co­mo la pla­ya del ae­ro­puer­to. Don­de te pa­re­ce­rá que pue­des to­car con la mano los avio­nes que des­pe­gan y ate­rri­zan en el ae­ro­puer­to Prin­cess Ju­lia­na. En la pizarra del chi­rin­gui­to, te mos­tra­rán los ho­ra­rios.

Otra de las op­cio­nes de ex­cur­sión te lle­van a dar una vuel­ta por las ca­lle­jue­las de Ma­ri­got, su ca­pi­tal, pa­ra en­trar en al­gún ca­fé o tien­de­ci­ta, muy mo­nos y con to­que fran­cés. Pla­ya Orien­te (con una par­te tex­til y otra nu­dis­ta) es otro ‘hit’ si eres aman­te de los are­na­les blan­cos con aguas trans­pa­ren­tes y chi­rin­gui­tos don­de re­la­jar­te mien­tras es­cu­chas reg­gae.

BUCEANDO EN­TRE MANTARRAYAS

En la ter­ce­ra jor­na­da de cru­ce­ro ama­ne­ce­mos en An­ti­gua. Saint John y sus ale­gres ca­si­tas de co­lo­res nos dan la bien­ve­ni­da a una is­la que nos ha en­can­ta­do. Te re­co­men­da­mos ir al fuer­te de Shir­ley Heights, en lo al­to de un ce­rro, y dis­fru­tar de las es­pec­ta­cu­la­res vis­tas.

Y en es­ta is­la es don­de pue­des ex­pe­rie­men­tar una de las ac­ti­vi­da­des es­tre­lla de es­te via­je: na­dar con ra­yas. Pa­ra ello va­mos a Stin­gray City, des­de don­de sa­len los ca­ta­ma­ra­nes que te lle­van mar aden­tro.

Allí te da­rán unas in­truc­cio­nes bá­si­cas. La más im­por­tan­te es an­dar a ras del sue­lo, ya que las mantarrayas tie­nen una es­pe­cie de agui­jón en la par­te su­pe­rior. Por lo de­más, las pue­des aca­ri­ciar, co­ger (con ayu­da), dar­les de co­mer... La ex­pe­rien­cia es, sin du­da, sen­sa­cio­nal e inol­vi­da­ble.

Tras cua­tro días de sin­gla­du­ra, San­ta Lu­cía, con su be­lla es­tam­pa de los cé­le­bres mon­ta­ñas ‘pi­tons’, nos aco­ge. Lo pri­me­ro es ver la bahía de Cas­tries des­de el mi­ra­dor de Mor­ne. Atrva­san­do plan­ta­cio­nes de pla­ta­ne­ros, lle­ga­mos al pin­to­res­co pue­ble­ci­to de An­se la Ray, don­de lo más se­gu­ro es que te que­des sin me­mo­ria de tan­to fo­to­gra­fiar. En la plan­ta­ción Mor­ne Cou­ba­ril Sta­te, del si­glo XVIII, po­drás co­no­cer el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción de ca­cao.

Nues­tra si­guien­te pa­ra­da es Bar­ba­dos, pa­ra­dig­ma del Ca­ri­be y el lu­jo de ha­bla in­gle­sa, con sus in­cré­bles pla­yas, co­mo Car­li­se Bay, el lu­gar per­fec­to pa­ra sim­ple­men­te de­jar el tiem­po pa­sar. Des­pués vi­si­ta­mos otra plan­ta­ción, Sun­bury Hou­se. Su cu­rio­sa co­lec­ción de an­ti­gue­da­des (mo­bi­lia­rio, ca­rrua­jes, ape­ros...) te tras­la­da­rá de gol­pe a otra épo­ca.

Es­te úl­ti­mo día de na­ve­ga­ción el Ze­nith po­ne rum­bo de nue­vo a Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Apro­ve­cha­mos pa­ra dis­fru­tar de to­do lo que nos ofre­ce el bar­co, yo­ga en el gim­na­sio, cla­se de zum­ba en la pis­ci­na, tra­ta­mien­to en el spa, un ja­cuz­zi, show en el tea­tro... Nos va a cos­tar mu­cho de­jar nues­tro hogar flo­tan­te de es­ta úl­ti­ma se­ma­na.

San­to Do­min­go es el úl­ti­mo puer­to que to­ca­mos y te­ne­mos la op­ción de ha­cer un re­co­rri­do por lo más so­bre­sa­lien­te de es­ta ciu­dad co­lo­nial an­tes de co­ger el vue­lo de vuel­ta. El cru­ce­ro ‘Is­las del Ca­ri­be’ to­ca a su fin y nos lle­va­mos un re­cuer­do que se­gu­ra­men­te nos acom­pa­ñe lar­go tiem­po.

Al rit­mo de la bri­sa ma­ri­na. Pal­me­ral en Pla­ya Pal­mi­lla, pla­ya de Is­la Sao­na y Río Cha­vón son al­gu­nos de los atrac­ti­vos que co­no­ce­rás des­de La Ro­ma­na.

Ba­rrios con en­can­to, aguas cris­ta­li­nas y ca­cao.

He­ri­ta­ge Quay, en St John. De­re­cha: bar­cos na­ve­gan­do por la cos­ta de An­ti­gua. Al­re­de­do­res de la plan­ta­ción de ca­cao Mor­ne Cou­ba­ril Es­ta­te, en San­ta Lu­cía.

Re­lax y di­ver­sión. Es­to es lo que en­con­tra­rás a bor­do de un cru­ce­ro. Tan­to si eres de los que no pa­ran en va­ca­cio­nes co­mo si tu me­ta es des­can­sar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.