MOS­CÚ

La ca­pi­tal ru­sa ofre­ce un fas­ci­nan­te cóc­tel de opu­len­cia ca­pi­ta­lis­ta sa­zo­na­do con los mis­te­rios de las ca­te­dra­les me­die­va­les, la ele­gan­cia de los palacios za­ris­tas y el prag­ma­tis­mo mo­nu­men­tal que que­dó de la era so­vié­ti­ca.

deViajes - - Sumario - Por Jo­sé Ma­ría de Pa­blo

Opu­len­ta y des­me­di­da, la ca­pi­tal ru­sa con­vi­ve en­tre su ele­gan­te pa­sa­do za­ris­ta y los ves­ti­gios de la era so­vié­ti­ca.

Ve­nir a Mos­cú, la ca­pi­tal del país más V gran­de del pla­ne­ta, con 12 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes y una ex­ten­sión su­pe­rior a la de Viz­ca­ya, si­gue sien­do una aven­tu­ra has­ta pa­ra los via­je­ros más ave­za­dos. Pe­ro ni el al­fa­be­to ci­rí­li­co, las gi­gan­tes ave­ni­das –al­gu­nas de 14 ca­rri­les–, las es­tric­tas me­di­das de se­gu­ri­dad o los re­qui­si­tos pa­ra en­trar en el país neu­tra­li­zan los in­ne­ga­bles atrac­ti­vos que en­cie­rra es­ta me­tró­po­li cu­yo ori­gen es­tá en el Krem­lin y la Pla­za Ro­ja, in­clui­dos en la lis­ta de lu­ga­res Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad.

El Krem­lin, con cua­tro ca­te­dra­les y otros tan­tos palacios, fue en su ori­gen to­da la ciu­dad de Mos­cú, en­ca­ra­ma­da a una ro­ca so­bre el río y aco­ra­za­da con­tra los sa­queos de los tár­ta­ros. El as­pec­to ac­tual da­ta del si­glo XVI, cuan­do el zar lla­mó a los ar­qui­tec­tos de los Sfor­za de Mi­lán pa­ra que di­se­ña­ran una mu­ra­lla inex­pug­na­ble con 20 to­rres. Ade­más de los mo­nu­men­tos, den­tro se en­cuen­tran la re­si­den­cia del pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Ru­sa, el Se­na­do y otras ins­ti­tu­cio­nes mi­li­ta­res, lo que jus­ti­fi­ca el ope­ra­ti­vo de se­gu­ri­dad.

Lo más vi­si­ta­do del Krem­lin son las ca­te­dra­les, agru­pa­das en una mis­ma pla­za. La más elo­gia­da es la de la Dor­mi­ción, un tem­plo de pie­dra blan­ca di­se­ña­do por Aris­tó­te­les Fio­ra­van­ti, un ar­qui­tec­to que su­po au­nar el es­ti­lo del re­na­ci­mien­to ita­liano con el tra­di­cio­nal ru­so. Las gran­des ce­re­mo­nias de co­ro­na­ción de los za­res te­nían lu­gar aquí, mien­tras que la del Ar­cán­gel Mi­guel era re­ser­va­da pa­ra funerales.

De­trás de la pla­za de las ca­te­dra­les se ex­hi­ben dos co­lo­sos de hie­rro, or­gu­llo del vie­jo im­pe­rio ru­so: el ca­ñón de los za­res y la cam­pa­na, una pie­za par­ti­da en dos que es la más gran­de del mun­do, ya que mi­de 6 me­tros y pe­sa 211 to­ne­la­das.

PON­TE VER­DE

Tan­to den­tro del Krem­lin co­mo al otro la­do de la mu­ra­lla hay pre­cio­sos jar­di­nes en los que dis­fru­tar de unas bue­nas vis­tas del com­ple­jo. El Jar­dín de Ale­jan­dro re­co­rre la par­te oc­ci­den­tal del lien­zo si­guien­do el cur­so de un ria­chue­lo que se trans­for­mó du­ran­te el si­glo XIX en un es­tan­que con fuen­tes mo­nu­men­ta­les.

Es­ta exu­be­ran­cia con­tras­ta con la aus­te­ri­dad del mo­nu­men­to al Sol­da­do Des­co­no­ci­do de la eta­pa so­vié­ti­ca, cu­ya lla­ma eter­na cus­to­dia siem­pre otro jo­ven sol­da­do.

La ca­ra más fa­mo­sa del Krem­lin es la Pla­za Ro­ja, una ex­pla­na­da en la que se han ce­le­bra­do des­fi­les y, úl­ti­ma­men­te, la No­che­vie­ja o la Fies­ta Na­cio­nal, cuan­do se usa la Ca­te­dral de San Ba­si­lio co­mo fon­do de es­pec­tácu­los mu­si­ca­les y pi­ro­téc­ni­cos. Te gus­ta­rán sus nue­ve cú­pu­las mul­ti­co­lo­res con for­ma de bul­bo de las ca­pi­llas que Iván el Te­rri­ble or­de­nó cons­truir pa­ra con­me­mo­rar las vic­to­rias so­bre los tár­ta­ros.

Al otro ex­tre­mo, el im­po­nen­te Mu­seo His­tó­ri­co Es­ta­tal, fun­da­do por los za­res pa­ra con­tar su his­to­ria, sue­le tam­bién es­tar en el pun­to de mi­ra de los fo­tó­gra­fos. Los enor­mes al­ma­ce­nes GUM cie­rran la pla­za y nos dan la bien­ve­ni­da a la Ciu­dad Chi­na, de ar­qui­tec­tu­ra za­ris­ta.

Es­tas ca­lles son idó­neas pa­ra pa­sear en­tre ca­sas se­ño­ria­les y ol­vi­dar el Mos­cú de la era so­vié­ti­ca. Si mi­ras el plano ve­rás un tra­za­do for­ma­do por ave­ni­das en círcu­los con­cén­tri­cos al­re­de­dor del Krem­lin. En la pri­me­ra tie­nes ejem­plos de ele­gan­te ar­qui­tec­tu­ra neo­clá­si­ca ru­sa, se­des de pres­ti­gio­sas ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les del país, co­mo la Bi­blio­te­ca Es­ta­tal –con 23 sa­las de lec­tu­ra y más de 43 mi­llo­nes de vo­lú­me­nes, re­vis­tas y ma­nus­cri­tos–, la Uni­ver­si­dad de Mos­cú y el Tea­tro Bols­hoi, es­ce­na­rio de la me­jor com­pa­ñía de ba­llet del mun­do.

La ca­lle ter­mi­na en la pla­za Lu­bian­ka, don­de se en­cuen­tra Cen­tral Chil­dren’s Sto­re, un al­ma­cén de ar­qui­tec­tu­ra so­vié­ti­ca de­di­ca­do a los ni­ños, con la es­truc­tu­ra de pie­zas de Le­go más al­ta del mun­do.

MA­NE­RAS DE MO­VER­SE

Pa­ra des­cu­brir el Mos­cú fue­ra de ru­ta hay que lan­zar­se al sub­sue­lo, per­fo­ra­do des­de 1935 pa­ra crear uno de los ser­vi­cios de me­tro me­jo­res del mun­do. Do­ce lí­neas, 346 km y 206 es­ta­cio­nes per­mi­ten lle­gar a ca­si cual­quier pun­to del área me­tro­po­li­ta­na y des­cu­brir el uni­ver­so crea­do por los in­ge­nie­ros y ar­tis­tas de la épo­ca so­vié­ti­ca.

Co­no­ci­do co­mo el Pa­la­cio sub­te­rrá­neo, cuen­ta con pa­re­des de már­mol, lám­pa­ras de ara­ña, ba­jo­rre­lie­ves, es­cul­tu­ras…

Es di­fí­cil dar con al­gu­na es­ta­ción que ca­rez­ca de al­go que fo­to­gra­fiar o ex­pe­ri­men­tar, co­mo las lí­neas cons­trui­das du­ran­te la Gue­rra Fría, que se pro­yec­ta­ron a 85 me­tros de pro­fun­di­dad pa­ra que pu­die­ran ser­vir de re­fu­gio en ca­so de ata­que nu­clear.

Otra for­ma más he­do­nis­ta de des­cu­brir la ciu­dad es na­ve­gar por el Mos­co­va. Una de las com­pa­ñías con es­te ser­vi­cio es la Flo­ti­lla Ra­dis­son Ro­yal Mos­cow, des­de el em­bar­ca­de­ro del his­tó­ri­co Ho­tel Ukrai­na, en una de las Se­ven Sis­ters, los sie­te ras­ca­cie­los que Sta­lin or­de­nó cons­truir pa­ra de­mos­trar al mun­do que el co­mu­nis­mo tam­bién te­nía gla­mour. Los ya­tes sa­len a dia­rio jun­to a la es­ta­ción de tren Kievsky. El via­je du­ra unas 3 ho­ras e in­clu­ye ex­pli­ca­cio­nes de to­do lo que que­da al al­can­ce de la vis­ta, em­pe­zan­do por el Mos­cow In­ter­na­tio­nal Bu­si­ness Cen­ter.

Co­no­ci­do co­mo Mos­cow City, en es­te área de ne­go­cios los ar­qui­tec­tos han da­do al sky­li­ne mos­co­vi­ta un look más acor­de con el di­ne­ro de las mul­ti­na­cio­na­les ru­sas. Aquí es­tá el edi­fi­cio más al­to de Europa, la Fe­de­ra­tion To­wer, con 450 me­tros.

Más ade­lan­te el bar­co se cru­za con la Ca­sa del Go­bierno de la Fe­de­ra­ción Ru­sa, la Ca­sa Blan­ca, inau­gu­ra­da en 1981 co­mo Pa­la­cio de los So­viets, que si­gue sien­do uno de los lu­ga­res más vi­gi­la­dos.

Tras la Ciu­dad Olím­pi­ca, se­de de los Jue­gos de 1980, y la to­rre de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal Lo­mo­no­sov, ve­rás la Ca­te­dral de Cris­to el Salvador. Sta­lin de­mo­lió la ori­gi­nal –cons­trui­da pa­ra dar las gra­cias por sal­var a Ru­sia de la in­va­sión na­po­leó­ni­ca– y pro­yec­tó un Pa­la­cio de los So­viets, pe­ro la in­va­sión ale­ma­na de la URSS dio al tras­te con sus pla­nes y el so­lar aca­bó sien­do una pis­ci­na.

LA CIU­DAD IN­NO­VA­DO­RA

Un puen­te pea­to­nal une la ca­te­dral con la otra ori­lla del Mos­co­va y atra­vie­sa la is­la del Krem­lin, don­de se ubi­ca la fá­bri­ca de cho­co­la­te Krasny Okt­yabr (Oc­tu­bre Ro­jo) que, ya ce­rra­da, se ha con­ver­ti­do en un cen­tro de ocio de la ju­ven­tud más al­ter­na­ti­va. Las na­ves son aho­ra ga­le­rías de ar­te, em­pre­sas crea­ti­vas, me­dios de co­mu­ni­ca­ción, clu­bes, cer­ve­ce­rías y res­tau­ran­tes.

La at­mós­fe­ra un­der­ground aún se pue­de res­pi­rar en los ca­lle­jo­nes del vie­jo com­ple­jo in­dus­trial en cu­yos mu­ros in­ter­vie­nen mu­ra­lis­tas y ar­tis­tas ca­lle­je­ros.

El dis­tri­to en la otra ori­lla del río es un ba­rrio tran­qui­lo y dis­tin­gui­do don­de se en­cuen­tra la Ga­le­ría Tre­tia­kov, con la me­jor co­lec­ción de ar­te ru­so de to­dos los tiem­pos. Es­ta ins­ti­tu­ción tie­ne otra se­de en la Ca­sa Cen­tral de los Ar­tis­tas, al ini­cio del Par­que Gor­ki, con obras del rea­lis­mo so­cia­lis­ta, el es­ti­lo de la era so­vié­ti­ca. Sus ex­po­si­cio­nes se com­ple­men­tan con las de Ga­ra­ge, el mu­seo de ar­te con­tem­po­rá­neo más in­no­va­dor, tam­bién en el Par­que Gor­ki, pro­pie­dad del mul­ti­mi­llo­na­rio Ro­man Abra­mo­vich y su es­po­sa. Los fes­ti­vos su hall es un her­vi­de­ro de per­so­nas que acu­den tam­bién a dis­fru­tar del brunch oa com­prar li­bros y ob­je­tos de di­se­ño.

ZO­NAS DE VAN­GUAR­DIA

La com­bi­na­ción de par­ques y mu­seos es muy ha­bi­tual en Mos­cú. Otro jar­dín de­li­cio­so es el de la Ca­sa Mu­seo de León Tols­tói, re­si­den­cia del au­tor du­ran­te 20 años en com­pa­ñía de su fa­mi­lia. La ca­sa de ma­de­ra se con­ser­va co­mo es­ta­ba cuan­do Tols­tói re­si­día en ella, in­clui­dos re­cuer­dos per­so­na­les, es­cri­tos, fo­to­gra­fías y el mo­bi­lia­rio del des­pa­cho en el que tra­ba­ja­ba.

Com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te es la ex­pe­rien­cia que se vi­ve en el re­cién rei­nau­gu­ra­do VDNH, si­glas de Ex­po­si­ción de los Lo­gros de la Eco­no­mía Na­cio­nal. Aun­que no lo pa­rez­ca, se tra­ta de un par­que his­tó­ri­co de más de 500 hec­tá­reas, uno de los más po­pu­la­res de la ciu­dad. En su re­cin­to con­tie­ne zo­nas de jue­gos, fuen­tes mo­nu­men­ta­les, un jar­dín bo­tá­ni­co, sa­las de ex­po­si­cio­nes y un re­gis­tro ci­vil por si al­gún enamo­ra­do de­ci­de ca­sar­se tras echar una par­ti­da de ping pong…

Si es­to no es su­fi­cien­te pa­ra acer­car­se has­ta es­te su­bur­bio del nor­te de Mos­cú, tal vez lo sea el Mu­seo de los Cos­mo­nau­tas, to­do un ho­me­na­je a esos hom­bres que, al mar­gen del uso po­lí­ti­co que se hi­zo de la ca­rre­ra es­pa­cial, hi­cie­ron so­ñar a to­da la hu­ma­ni­dad con un mun­do me­jor ba­sa­do en con­quis­tas co­mo la de ex­plo­rar y co­no­cer nues­tro cos­mos.

Un de­rro­che de lu­jo so­vié­ti­co.

El am­bien­te so­fis­ti­ca­do y lleno de gla­mour es vi­si­ble en mu­chas ca­lles del cen­tro de Mos­cú, tan­to de día co­mo de no­che.

To­da la opu­len­cia del es­te.

La gran cam­pa­na y los Jar­di­nes de Ale­jan­dro, en el Krem­lin.

A la de­re­cha, otros dos edi­fi­cios den­tro de es­ta gran es­truc­tu­ra: la Ca­sa del Go­bierno de la Fe­de­ra­ción Ru­sa y la Ca­te­dral de San Ba­si­lio, con sus nue­ve cú­pu­las.

Ar­te has­ta en el sub­sue­lo. Ex­te­rior del Mu­seo de los Cos­mo­nau­tas y un mu­ral de­co­ra­ti­vo en pleno me­tro de Mos­cú.

A la de­re­cha, el Mu­seo His­tó­ri­co, en la Pla­za Ro­ja, y una de las es­ta­cio­nes del me­tro.

Una fu­sión de épo­cas y es­pa­cios. Uno de los ras­ca­cie­los Se­ven Sis­ters des­de la azo­tea del Ho­tel Ukrai­na y la Ca­te­dral Cris­to el Salvador.

A la de­re­cha, uno de los edi­fi­cios de la Mos­cow City, la zo­na de ne­go­cios, y la es­plén­di­da fa­cha­da del Tea­tro Bols­hoi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.