RE­LA­TO

deViajes - - Punto De Partida -

El di­plo­má­ti­co Luis Mel­gar nos cuen­ta en pri­me­ra per­so­na las im­pre­sio­nes de su nue­vo des­tino, Ve­ne­zue­la, y su si­tua­ción ac­tual.

Cuen­ta la le­yen­da que, an­ti­gua­men­te, en la zo­na que hoy ocu­pa la ca­pi­tal de Ve­ne­zue­la no ha­bía mon­ta­ñas. Era un pa­ra­je llano y fér­til ha­bi­ta­do por el pue­blo va­lien­te y or­gu­llo­so de los ca­ra­cas. Un buen día, los dio­ses se en­fa­da­ron por la arro­gan­cia de es­tos po­bla­do­res y de­ci­die­ron cas­ti­gar­los con un te­rri­ble di­lu­vio. Llo­vió du­ran­te días, se­ma­nas y me­ses has­ta que, de pron­to, los sa­bios di­vi­sa­ron una gi­gan­tes­ca ola que ve­nía de las pro­fun­di­da­des del océano y se cer­nía so­bre el va­lle. To­dos los miem­bros de la tri­bu, sin ex­cep­ción, se hin­ca­ron de ro­di­llas y pi­die­ron cle­men­cia a las dei­da­des, que en un ac­to de mi­se­ri­cor­dia trans­for­ma­ron la mons­truo­sa ma­sa de agua en una im­po­nen­te mon­ta­ña. Los na­ti­vos la lla­ma­ron Gua­rai­ra Re­pano, la ola que vie­ne de le­jos. Los es­pa­ño­les la bau­ti­za­ron co­mo Ce­rro El Ávi­la, y hoy en día, su ma­jes­tuo­sa ci­ma si­gue do­mi­nan­do la ciu­dad de Ca­ra­cas.

Mi ma­ri­do Pa­blo y yo via­ja­mos acom­pa­ña­dos, co­mo siem­pre, por nues­tro pe­rro Chur­chill. Lle­ga­mos a Ve­ne­zue­la en julio de 2016 di­rec­tos des­de nues­tro an­te­rior des­tino en Guinea Ecua­to­rial. Co­mo es ló­gi­co, las no­ti­cias de la de­li­ca­da si­tua­ción po­lí­ti­ca y so­cial que vi­ve el país nos lle­va­ba a asu­mir el nue­vo re­to con una cier­ta pru­den­cia que nun­ca lle­gó a em­pa­ñar la tre­men­da ilu­sión de tras­la­dar­nos a vi­vir a tie­rras ibe­roa­me­ri­ca­nas por pri­me­ra vez. Nues­tra fa­mi­lia tie­ne víncu­los an­ti­guos con Ve­ne­zue­la. Mi bi­sa­bue­la vi­vió aquí en los años 50, en tiem­pos de Mar­cos Pé­rez Ji­mé­nez, un ge­ne­ral au­to­ri­ta­rio e im­pul­sor de la re­vo­lu­ción de sus in­fra­es­truc­tu­ras. Mi tío Al­ber­to apren­dió aquí a ser pu­bli­cis­ta y se ca­só con una ve­ne­zo­la­na. Mi ma­dre, cuan­do tra­ba­ja­ba en Te­le­vi­sión Es­pa­ño­la, via­jó a es­te país lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra con­tar­me que era el lu­gar más her­mo­so de la Tie­rra.

Co­mo ha­ce­mos siem­pre que ate­rri­za­mos en un nue­vo des­tino, Pa­blo y yo de­ci­di­mos co­no­cer la ca­pi­tal. Los pro­ble­mas de in­se­gu­ri­dad su­po­nen un re­to cons­tan­te pe­ro, a pe­sar de ello, he­mos ex­plo­ra­do po­co a po­co es­ta gran ur­be que se ex­pan­de por el va­lle de El Ávi­la co­mo una go­ta de mer­cu­rio. Co­men­za­mos por la zo­na don­de vi­vi­mos, el mu­ni­ci­pio de Cha­cao, con sus mil res­tau­ran­tes don­de pro­bar pla­tos de cual­quier pun­to del

pla­ne­ta, sin ol­vi­dar el Mer­ca­do Mu­ni­ci­pal –per­fec­to pa­ra com­prar flo­res de to­das las va­rie­da­des– o la em­ble­má­ti­ca Pla­za de Al­ta­mi­ra, con un obe­lis­co que re­cuer­da a la ex­pla­na­da de la Con­cor­de, en Pa­rís. Aquí los pai­sa­nos desafían a los ma­lan­dros (cri­mi­na­les) ha­cien­do yo­ga al ai­re li­bre to­dos los do­min­gos por la ma­ña­na.

La ar­qui­tec­tu­ra de Ca­ra­cas se re­mon­ta a la épo­ca co­lo­nial y re­co­rre to­das las eta­pas has­ta que pa­re­ce de­te­ner­se en torno a los años 70. En el cen­tro his­tó­ri­co re­co­mien­do em­pe­zar por uno de los edi­fi­cios más an­ti­guos que se con­ser­van: la Ca­te­dral Me­tro­po­li­ta­na de San­ta Ana, que da­ta de 1665 y po­see unas mag­ní­fi­cas ca­ta­cum­bas no ap­tas pa­ra claus­tro­fó­bi­cos. Se pue­de con­ti­nuar –ca­si en sen­ti­do cro­no­ló­gi­co– por la lla­ma­da Ca­sa Mendoza, que se cons­tru­yó en 1761 co­mo un co­le­gio de la Com­pa­ñía de Je­sús y hoy al­ber­ga la Ca­sa de Es­tu­dio de la His­to­ria de Ve­ne­zue­la. Y, des­de aquí, có­mo no acer­car­se has­ta la ac­tual se­de del Mi­nis­te­rio del Po­der Po­pu­lar pa­ra las Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res –la his­tó­ri­ca Ca­sa Ama­ri­lla– que, a fi­na­les del si­glo XVIII, sir­vió de cár­cel has­ta que se con­vir­tió en Pa­la­cio de Go­bierno (1874). No obs­tan­te, los ve­ne­zo­la­nos no per­do­na­rán ja­más al vi­si­tan­te que aban­do­ne el país sin ha­ber co­no­ci­do el hogar don­de na­ció el li­ber­ta­dor y prin­ci­pal hé­roe na­cio­nal: Si­món Bo­lí­var.

Más allá de la al­men­dra cen­tral, Ca­ra­cas es­tá do­mi­na­da por edi­fi­cios mo­der­nos, mu­chos de ellos ins­pi­ra­dos en la co­rrien­te Bauhaus; co­mo la Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria, de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co ha­ce 17 años. Las lla­ma­das To­rres del Si­len­cio, eri­gi­das en tiem­pos de Pé­rez Ji­mé­nez, con­for­man el sky­li­ne mo­derno de la ciu­dad jun­to a las To­rres Ge­me- las de Par­que Cen­tral, que se inau­gu­ra­ron en 1979 y fue­ron du­ran­te dé­ca­das los edi­fi­cios más al­tos de Amé­ri­ca La­ti­na. Es­ta zo­na con­tras­ta vi­va­men­te con los ba­rrios o ran­chi­tos, con­jun­tos de cha­bo­las que se ex­tien­den por las co­li­nas de la ciu­dad y en los que vi­ven cien­tos de mi­les de per­so­nas.

Lo más sor­pren­den­te de la ca­pi­tal de Ve­ne­zue­la qui­zá es la vi­da en sus ca­lles, pla­zas, co­mer­cios y par­ques. Las li­bre­rías y cen­tros cul­tu­ra­les no de­jan de pro­gra­mar ac­ti­vi­da­des pa­ra man­te­ner vi­va la lla­ma de la eru­di­ción y los res­tau­ran­tes si­guen ofre­cien­do nue­vas apues­tas gas­tro­nó­mi­cas. Tam­bién es po­si­ble apren­der yo­ga, dan­za, te­nis o ar­tes mar­cia­les. Mien­tras, en los clubs y dis­co­te­cas se si­guen bai­lan­do to­dos los rit­mos la­ti­nos has­ta al­tas ho­ras de la ma­dru­ga­da.

Sin ne­ce­si­dad de to­mar el avión hay bas­tan­tes lu­ga­res dig­nos de una vi­si­ta tu­rís­ti­ca. Es mí­ti­ca la subida al pi­co El Ávi­la a pie o en te­le­fé­ri­co, que lle­va has­ta el aban­do­na­do ho­tel Hum­boldt, una ata­la­ya de 70 me­tros cons­trui­da so­bre la ci­ma. Otra op­ción más re­la­ja­da es con­tra­tar uno de los to­do­te­rre­nos que suben al pue­ble­ci­to de Ga­li­pán, don­de es po­si­ble te­ner ver­da­de­ras ex­pe­rien­cias gour­met con vis­tas inigua­la­bles de Ca­ra­cas, a un la­do, y del mar Ca­ri­be, al otro. Un po­co más le­jos, aun­que no mu­cho, es po­si­ble acer­car­se has­ta Co­lo­nia Tovar, un pe­da­ci­to ro­ba­do a la Sel­va Ne­gra ale­ma­na, pe­ro en pleno co­ra­zón del es­ta­do Ara­gua. Fue fun­da­da en 1843 por un gru­po de emi­gran­tes que pro­ve­nían del Gran Du­ca­do de Ba­den y su ar­qui­tec­tu­ra re­crea a la per­fec­ción una vi­lla bá­va­ra. La po­bla­ción tie­ne una im­por­tan­tí­si­ma pro­duc­ción de sal­chi­chas y en sus res­tau­ran­tes es im­pres­cin­di­ble co­mer un buen co­di­llo con chu­crut.

“Co­lo­nia Tovar es un pe­da­ci­to de la Sel­va Ne­gra”

Luis Mel­gar jun­to al mu­ro del Cas­ti­llo de San Car­los de Bo­rromeo, en Is­la Mar­ga­ri­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.