PIS­TAS

Si­tua­da en el es­te nor­te­ame­ri­cano, es­ta es la ciu­dad don­de se tra­zó la his­to­ria del país, un en­cla­ve ac­ce­si­ble y cos­mo­po­li­ta que, en ve­rano, ado­ra la vi­da en la ca­lle.

deViajes - - Punto De Partida -

Sal­ta­mos de la ge­nui­na his­to­ria de Bos­ton a los pai­sa­jes más na­tu­ra­les de Sui­za. Ade­más, Li­ma, Je­rash, La Va­le­ta…

Ala som­bra de la me­ga­tu­rís­ti­ca Nue­va York –a so­lo una ho­ra de avión– Bos­ton se per­fi­la co­mo el nue­vo des­tino del es­te nor­te­ame­ri­cano. Ra­zo­nes no le fal­tan y la cos­tum­bre de ser la pri­me­ra en to­do le vie­ne de años: aquí en­con­tra­rás el me­tro más an­ti­guo del país, la pri­me­ra bi­blio­te­ca y la pri­me­ra uni­ver­si­dad, la pres­ti­gio­sa Har­vard.

En es­ta ciu­dad –ca­pi­tal de Mas­sa­chu­setts y fun­da­da en 1630– se ges­tó la his­to­ria del país y se fra­guó su in­de­pen­den­cia, cuan­do los co­lo­nos ame­ri­ca­nos se amo­ti­na­ron y ti­ra­ron por la bor­da to­do un car­ga­men­to de té en se­ñal de pro­tes­ta con­tra los bri­tá­ni­cos. El epi­so­dio se re­co­ge en el Bos­ton Tea Party Mu­seum y es uno de los pun­tos que vi­si­ta el Free­dom Trail, una ru­ta de unos 4 km que tran­si­ta por los prin­ci­pa­les hi­tos del país. Pue­des re­co­rrer­la por tu cuen­ta –es­tá mar­ca­da en ro­jo, so­bre el sue­lo– y pa­sear en­tre las ca­sas de ar­qui­tec­tu­ra vic­to­ria­na del Dis­tri­to His­tó­ri­co.

En­tre sus 16 pa­ra­das, to­das mar­ca­das con una pla­ca ex­pli­ca­ti­va, no te pier­das el edi­fi­cio del Par­la­men­to –con su cú­pu­la do­ra­da ins­pi­ra­da en el Ca­pi­to­lio de Was­hing­ton– y el Jar­dín Pú­bli­co, un pe­que­ño pul­món ver­de de la ciu­dad que, ade­más, es el más an­ti­guo del país. Aquí pue­des to­mar­te un res­pi­ro mien­tras te ha­ces un sel­fie con la es­cul­tu­ra de una fa­mi­lia de pa­tos –en re­fe­ren­cia al li­bro Ma­ke way for duc­klings– o re­co­rres el la­go en una bar­ca con for­ma de cis­ne; eso sí, siem­pre ba­jo la aten­ta mi­ra­da de la es­ta­tua de Geor­ge Was­hing­ton, pre­si­dien­do el en­torno.

EN UN AU­TO­BÚS ANFIBIO

Pa­ra dis­fru­tar una ru­ta di­fe­ren­te –y muy di­ver­ti­da– tie­nes que su­bir a un Duck Tour, un au­to­bús que re­co­rre tres de los si­tios más vi­si­ta­dos de la ciu­dad –el Mu­seo de Cien­cias, Pru­den­tial Cen­ter y el New En­gland Aqua­rium– pa­ra lue­go zam­bu­llir­se en el río Char­les y na­ve­gar has­ta el ba­rrio de Cam­brid­ge a bor­do de es­te vehícu­lo anfibio de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. To­do con un tono fes­ti­vo y di­dác­ti­co.

Re­ser­va tiem­po pa­ra cu­rio­sear sin pri­sas por el Quincy Mar­ket, un mer­ca­do his­tó­ri­co del si­glo XIX en­cla­va­do en Fa­neuil Hall Mar­ket­pla­ce, don­de pue­des sa­bo­rear co­mi­da de cual­quier pun­to del mun­do. Igual de cos­mo­po­li­ta, nues­tra úl­ti­ma pa­ra­da nos lle­va a la nue­va zo­na de mo­da: el puer­to y el ICA –Ins­ti­tu­to de Ar­te Con­tem­po­rá­neo–, una es­pec­ta­cu­lar cons­truc­ción que apues­ta por la cul­tu­ra y que con­cen­tra gran par­te de la vi­da noc­tur­na de la ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.