48 HO­RAS

Des­de Co­lón, su pri­mer tu­ris­ta, mu­cho ha cam­bia­do la cos­ta, la mon­ta­ña y la ciu­dad de es­ta is­la atlán­ti­ca. Así que aga­rren una gua­gua, des­cú­bran­la y ‘pá­sen­lo de flo­res’. Por C. Ro­drí­guez

deViajes - - Punto De Partida -

Nos en­can­ta es­te con­ti­nen­te en mi­nia­tu­ra que con­cen­tra ciu­dad, pla­ya y mon­ta­ña en una so­la is­la: Gran Ca­na­ria.

8:00 To­ma­mos una de las co­ne­xio­nes de Ibe­ria Ex­press (www. ibe­riaex­press.com) en­tre Las Pal­mas y va­rias ciu­da­des es­pa­ño­las –des­de Ma­drid cues­ta unos 83 €/ tra­yec­to– y, en me­nos de 3 ho­ras, nos plan­ta­mos en la ca­pi­tal gran­ca­na­ria.

10:00 Al­qui­lar un co­che pa­ra re­co­rrer la is­la es útil, pe­ro no im­pres­cin­di­ble. El trans­por­te pú­bli­co fun­cio­na y el bus Ae­ro­puer­to LP Ex­pres tar­da unos 30 mi­nu­tos en lle­var­te a la Ca­te­dral, pri­me­ra pa­ra­da de nues­tra ru­ta. Eso sí: ¡no ol­vi­des re­tra­sar el re­loj 1 ho­ra!

10:30 Es­ta­mos en la Ve­gue­ta, el ba­rrio que se ex­tien­de en una hon­do­na­da (pe­que­ña ve­ga) don­de co­men­zó la his­to­ria de la ciu­dad, allá por el si­glo XV. Ade­más de la seo, con pie­dra vol­cá­ni­ca ver­de y ma­rrón, la Pla­za de San­ta Ana es nues­tro pri­mer sel­fie, tan­to con las es­cul­tu­ras de pe­rros –la abun­dan­cia de ca­nes dio nom­bre al ar­chi­pié­la­go– co­mo en los de­co­ra­dos de Rei­nas o Pal­me­ras en la nie­ve, ro­da­das aquí.

11:00 En­tra­mos en el Pa­la­cio Epis­co­pal y en el Pa­tio de los Na­ran­jos de la Ca­te­dral. Se tra­ta de un es­pa­cio ajar­di­na­do y re­la­jan­te, que po­dría ser un pa­tio an­da­luz si no fue­ra por los tí­pi­cos bal­co­nes de ma­de­ra, fa­bri­ca­dos con pino ca­na­rio.

11:30 Los gru­pos de tu­ris­tas te lle­va­rán a la Ca­sa de Co­lón y sus es­plén­di­das en­tra­das, con nu­me­ro­sas ac­ti­vi­da­des en torno a es­te aven­tu­re­ro. Muy cer­ca, en la ca­lle Bal­co­nes –la úni­ca que lle­ga al mar– en­con­tra­rás el Cen­tro Atlán­ti­co de Ar­te Mo­derno CAAM (www.caam. net), de­di­ca­do a las van­guar­dias. 12:00 Tras pa­sear por las di­fe­ren­tes sen­sa­cio­nes que pro­por­cio­na el mer­ca­do de la Ve­gue­ta, nos to­pa­mos de fren­te con el Tea­tro Pé­rez Gal­dós, el es­pa­cio cul­tu­ral de es­té­ti­ca art nou­veau que, jun­to a la Ca­sa Mu­seo (www.ca­sa­mu­seo­pe­rez­gal­dos.com), rin­de ho­me­na­je a es­te no­ve­lis­ta y po­lí­ti­co na­ci­do en la ciu­dad.

13:00 Si bus­cas un po­co de re­lax, es­tás en el si­tio ade­cua­do: la ala­me­da de Co­lón es un re­duc­to de ai­re fres­co que con­cen­tra, al­re­de­dor de sus jar­di­nes, el Ga­bi­ne­te Li­te­ra­rio y la Pa­rro­quia San Fran­cis­co de Asís, una de las fa­vo­ri­tas de los ca­na­rio­nes.

13:30 En­tra­mos de lleno en Tria­na, un ba­rrio con es­pa­cios pea­to­na­les y don­de los co­mer­cios se al­ter­nan con edi­fi­cios mo­der­nis­tas. Es la ho­ra de co­mer y es­tar aquí tie­ne pre­mio: sa­bo­rear unas ri­cas pa­pas arru­gás con ro­pa vie­ja en un clá­si­co de la zo­na, por ejem­plo, el Res­tau­ran­te Bo­de­gón Las La­gu­ne­tas.

15:00 En la so­bre­me­sa bus­ca­mos otro es­ce­na­rio de lu­jo y nos va­mos al Par­que de San Tel­mo pa­ra sa­bo­rear un ca­fé en su kios­co mo­der­nis­ta, to­do un clá­si­co de la ciu­dad.

16:00 Ha­cia el nor­te en­con­tra­mos Ciu­dad Jar­dín, un ba­rrio re­si­den­cial crea­do a prin­ci­pios del pa­sa­do si­glo con unas cuan­tas sor­pre­sas. La pri­me­ra es Atis Tir­ma, a la en­tra­da del Par­que Do­ra­mas: una es­cul­tu­ra de­di­ca­da a Ben­te­juí, un abo­ri­gen que pre­fi­rió des­pe­ñar­se a caer en ma­nos de los con­quis­ta­do­res. Ade­más, el Mu­seo Néstor , de­di­ca­do al pin­tor Néstor Mar­tín Fer­nán­dez de la To­rre, den­tro del Pue­blo Ca­na­rio. 18:30 Si te gus­tan los car­na­va­les nues­tra si­guien­te pa­ra­da te so­na­rá, y con ra­zón, ya que el Par­que San­ta Catalina es uno de los es­ce­na­rios clá­si­cos de es­te even­to. En los úl­ti­mos años, tam­bién se ha con­ver­ti­do en la pri­me­ra pos­tal que ven los cru­ce­ris­tas cuan­do des­em­bar­can en el Puer­to de la Luz. Te en­can­ta­rán sus am­plios es­pa­cios ver­des y sus dos edi­fi­cios: El­der, que al­ber­ga el Mu­seo de la Cien­cia,y Miller, un es­pa­cio mul­ti­fun­cio­nal.

19:00 La si­lue­ta del Cas­ti­llo de la Luz so­bre el Atlán­ti­co te re­cor­da­rá los ata­ques pi­ra­tas que so­por­tó la ciu­dad, al­gu­nos pro­ta­go­ni­za­dos por el mis­mí­si­mo Dra­ke. En la ac­tua­li­dad, es­ta cons­truc­ción es se­de de la Fun­da­ción de Ar­te y Pen­sa­mien­to Mar­tín Chi­rino (www.fun­da­cion­mar­tin­chi­rino.org), don­de pue­des ver la ca­rac­te­rís­ti­ca for­ma de in­ter­pre­tar la es­pi­ral de es­te ar­tis­ta ca­na­rio.

20:00 Cher­ne, vie­ja, cor­vi­na, bo­ci­ne­gro… Si la gas­tro­no­mía ya te ha en­can­ta­do, ele­va­rás los pes­ca­dos gran­ca­na­rios al top ten de tus sa­bo­res. El res­tau­ran­te La Ma­ri­ne­ra, en la pla­ya de Las Can­te­ras, es un buen lu­gar pa­ra pro­bar­los.

21:00 Es­tás en una de las me­jo­res pla­yas ur­ba­nas del mun­do, así que apro­ve­cha pa­ra dis­fru­tar los 3 km de Las Can­te­ras en un mo­men­to del día me­nos ma­si­fi­ca­do, cu­rio­sea en sus ba­res, asó­ma­te al au­di­to­rio Al­fre­do Kraus…

23:00 De­ja­mos la ca­pi­tal ha­cia el su­r­oes­te de la is­la y, en 1 ho­ra, lle­ga­mos al Ra­dis­son Blu Re­sort & Spa Gran Ca­na­ria Mo­gán (www. ra­dis­son­blu.com), un 5* de Mo­gán.

9:00 El ca­rác­ter bal­nea­rio de la zo­na im­preg­na ca­da rin­cón del pa­seo que se­pa­ra el ho­tel del Puer­to de Mo­gán. En ape­nas 10 mi­nu­tos, en­con­tra­rás mul­ti­tud de tien­das tu­rís­ti­cas y al­gu­nas sor­pre­sas in­tere­san­tes, co­mo Los Guay­res, el res­tau­ran­te del ho­tel Cor­dial Mo­gán Pla­ya: co­ci­na tí­pi­ca pe­ro in­no­va­do­ra con pla­tos co­mo que­so ca­na­rio con pes­to o tar­tar de pul­po, agua­ca­te y gam­ba.

10:00 An­tes de que el sol aprie­te le de­di­ca­mos un es­pa­cio a la cul­tu­ra en for­ma­to ar­queo­ló­gi­co y vi­si­ta­mos La Ca­ña­da de los Ga­tos (www.ar­queo­lo­gia­ca­na­ria.com). Es el ya­ci­mien­to más des­ta­ca­do de Lo­mo de Los Ga­tos, un con­jun­to de los an­ti­guos abo­rí­ge­nes que, ade­más de ca­sas de pie­dra, cuen­ta con dos ce­men­te­rios y va­rios de­pó­si­tos fu­ne­ra­rios en cue­vas. Es­tá de­cla­ra­do Bien de In­te­rés Cul­tu­ral.

11:00 Nos me­te­mos de ca­be­za en uno de los ac­ti­vos más po­ten­tes de la zo­na: la pla­ya. Es­ta­mos en la de Ama­do­res, una zo­na re­co­le­ta que for­ma una hoz do­ra­da so­bre el azul Atlán­ti­co. No te con­fun­das con su ta­ma­ño: en sus 800 me­tros cuen­ta con zo­na de du­chas y un es­pa­cio res­trin­gi­do pa­ra fu­ma­do­res. Ade­más, prohí­be los jue­gos de pe­lo­ta y la mú­si­ca ex­ce­si­va­men­te al­ta y es­te año re­va­li­da su Ban­de­ra Azul.

12:00 Aban­do­na­mos el sol pla­ye­ro pa­ra cu­rio­sear en el pe­que­ño nú­cleo ur­bano. El cen­tro del Puer­to de Mo­gán es un en­tra­ma­do de ca­lle­jue­las con ca­si­tas blan­cas y bu­gan­vi­lla ro­ja y púr­pu­ra. Re­ba­ja la ve­lo­ci­dad, sien­te el es­pí­ri­tu slow de es­te en­cla­ve y dis­fru­ta con la igle­sia de San Fer­nan­do, los so­por­ta­les… 13:00 Pa­ra el al­muer­zo po­ne­mos rum­bo al in­te­rior de la is­la en bus­ca de la au­tén­ti­ca gas­tro­no­mía ca­na­ria. No­ta­rás que el pai­sa­je de es­ta zo­na es muy di­fe­ren­te al de la ca­pi­tal, en el nor­te, y que po­co a po­co se va lle­nan­do de ta­bai­bas y cac­tus. La abun­dan­cia de és­tos úl­ti­mos ex­pli­ca un im­por­tan­te da­to eco­nó­mi­co: Ca­na­rias es el prin­ci­pal pro­duc­tor y ex­por­ta­dor de cac­tus del mun­do. Lle­ga­ron de Mé­xi­co, por la co­chi­ni­lla –el tin­te ro­jo na­tu­ral– , y en la ac­tua­li­dad, el uso de hi­gos chum­bos en la in­dus­tria cos­mé­ti­ca y ali­men­ta­ria ha su­pe­ra­do to­das las ex­pec­ta­ti­vas.

14:00 Lle­ga­mos a Fa­ta­ga, un pe­que­ño mu­ni­ci­pio de San Bar­to­lo­mé de Ti­ra­ja­na don­de en­con­tra­mos El Al­ba­ri­co­que (Tel: 928 79 86 56). des­pués de aso­mar­te a la te­rra­za –¡las vis­tas son es­pec­ta­cu­la­res!– de­dí­ca­te a sa­bo­rear pla­tos ca­se­ros lle­nos de tra­di­ción, co­mo car­ne de ca­bra, po­ta­je de be­rros o de ja­ra­ma­gos y ex­qui­si­te­ces de co­se­cha pro­pia, co­mo el pan de ma­ta­lahú­ga, las tor­ti­tas de ca­la­ba­za o el mous­se de go­fio.

16:00 De nue­vo en el au­to­car, te im­pac­ta­rá el gran nú­me­ro de des­fi­la­de­ros y ba­rran­cos que se su­ce­den por la ca­rre­te­ra. El pai­sa­je ex­pli­ca por sí so­lo por qué las cró­ni­cas de la an­ti­güe­dad se re­fe­rían a Gran Ca­na­ria co­mo la is­la de las 1.000 fuen­tes, cuan­do to­do era un ver­gel y el pino ca­na­rio cu­bría ca­si por com­ple­to el te­rri­to­rio.

17:30 De vuel­ta a Mo­gán, de­ci­di­mos apostar por el es­pí­ri­tu más ma­ri­ne­ro y re­gre­sa­mos en bar­co. Pa­sa­mos por la im­pre­sio­nan­te Maspalomas, con su fa­ro y sus fla­man­tes som­bri­llas na­ran­jas so­bre la pla­ya. Des­pués, pla­ya Me­lo­ne­ras, el puer­to de­por­ti­vo Pa­si­to Blan­co y, ya en el tér­mino mu­ni­ci­pal de Mo­gán, Ar­gui­ne­guín y Puer­to Ri­co, con una pla­ya per­fec­ta pa­ra los es­pí­ri­tus más tran­qui­los.

19:30 Uno de los sou­ve­nirs más va­lo­ra­dos en­tre tus ami­gos se­rá cual­quier pro­duc­to re­la­cio­na­do con aloe ve­ra, el li­rio del de­sier­to con pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas y ca­si má­gi­cas, así que apro­ve­cha pa­ra com­prar­lo en cual­quier tien­da de la zo­na, pe­ro te re­co­men­da­mos Aloe Ve­ra Fres­ca, en Ri­ve­ra del Car­men.

20:00 En es­ta mis­ma ca­lle, jun­to al puer­to y su pla­ya de are­na ne­gra, tie­nes un res­tau­ran­te ita­liano –Le Fon­ta­ne– y una bar­ber shop. Aquí mis­mo tam­bién pue­des des­cu­brir por qué a Mo­gán le lla­man la ‘Ve­ne­cia de Ca­na­rias’, cuan­do atra­vie­ses los puen­tes que cru­zan los di­fe­ren­tes ca­na­les, co­que­tos y mi­núscu­los, ador­na­dos to­dos con sus res­pec­ti­vas flo­res.

20:30 La zo­na del puer­to es per­fec­ta pa­ra pi­car al­go, pa­sear sin pri­sas, cu­rio­sear en las tien­das de ar­te­sa­nía y que­dar­te, a pro­pó­si­to, fue­ra de co­ber­tu­ra. Si quie­res dar­te un au­tén­ti­co ho­me­na­je con sa­bor a mar, pi­de me­sa en la Co­fra­día de Pes­ca­do­res (Tel: 928 56 53 21), un res­tau­ran­te a pie de ca­lle don­de sa­bo­rear pescado del día.

21:30 Pa­ra ver to­do con otro pun­to de vis­ta, da­le una vuel­ta de tuer­ca a tu es­ca­pa­da y sube al mi­ra­dor. Tie­nes que sal­var unos cuan­tos es­ca­lo­nes por es­tre­chas ca­lle­jas que ser­pen­tean el an­ti­guo ba­rrio de pes­ca­do­res, pe­ro las vis­tas, con to­do Mo­gán a tus pies, me­re­cen la pe­na. ◆

La re­ser­va de du­nas de Maspalomas es úni­ca en el mun­do: un cam­po pro­te­gi­do con 400 ha de are­na y sol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.