UN PA­SEO POR LA HIS­TO­RIA DE LU­ZÓN

La is­la más im­por­tan­te de Fi­li­pi­nas es un mu­seo et­no­grá­fi­co vi­vo don­de el pa­sa­do se fun­de con sus pai­sa­jes.

deViajes - - Arrivals/escapadas -

Unos 400 km al nor­te de Ma­ni­la, la ca­pi­tal del país, las cos­tum­bres más an­ces­tra­les sa­len a la luz y se fu­sio­nan con el pai­sa­je. És­ta es la sen­sa­ción que ten­drás al lle­gar a las cue­vas de Sa­ga­da, una re­gión mon­ta­ño­sa y mís­ti­ca si­tua­da a unos 1.500 m de al­tu­ra en la que aún pue­de ver­se una de sus tra­di­cio­nes más in­quie­tan­tes. Se tra­ta de un ri­tual de en­tie­rros abo­rí­ge­nes por el que los ataú­des se col­ga­ban en lo al­to de acan­ti­la­dos pa­ra, se­gún la tra­di­ción, es­tar lo más cer­ca po­si­ble del cie­lo. Ya no se prac­ti­ca es­te ri­to pe­ro, si vi­si­tas las cue­vas de Lu­miang, en la en­tra­da ve­rás có­mo se acu­mu­lan unos 100 ataú­des de cin­co si­glos de an­ti­güe­dad. Otro pun­to fuer­te del nor­te es Vi­gan, una ciu­dad Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad que con­ser­va, en mu­chos de sus edi­fi­cios –no te pier­das un pa­seo por la ca­lle de Cri­so­lo­go–, un mar­ca­do sa­bor mes­ti­zo con es­té­ti­ca chi­na y es­pa­ño­la.

Pe­ro la fo­to más bus­ca­da es sin du­da la de las te­rra­zas de arroz, una su­ce­sión de in­men­sos es­ca­lo­nes ver­des con­si­de­ra­dos la oc­ta­va ma­ra­vi­lla del mun­do. Con Ca­tai (www.ca­tai.es) pue­des re­co­rrer és­tos y otros ex­tra­or­di­na­rios en­cla­ves del país, des­de 1.765 €.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.