“Is­la Mar­ga­ri­ta fue lla­ma­da la Per­la del Ca­ri­be”

deViajes - - En Primera Persona/luis Melgar -

Pa­ra los que vi­vi­mos en Ca­ra­cas, la op­ción pre­fe­ri­da pa­ra una es­ca­pa­da de fin de se­ma­na es la pla­ya. No en vano las aguas del Ca­ri­be es­tán so­lo a me­dia ho­ra de la ciu­dad. La Guai­ra es el puer­to más im­por­tan­te del país y en las cer­ca­nías hay va­rios clu­bes náu­ti­cos don­de es po­si­ble dis­fru­tar de unas mi­ni­va­ca­cio­nes. Si con­ti­nua­mos a lo lar­go de la cos­ta, ha­cia el Es­te, nos en­con­tra­mos un lu­gar idí­li­co: la Po­sa­da Sie­te Ma­res, en el es­ta­do Var­gas, que re­ci­be su nom­bre por el nú­me­ro de mi­nús­cu­las ca­las pri­va­das del ho­tel. Es el lu­gar per­fec­to pa­ra dis­fru­tar du­ran­te un par de días de buen cli­ma, mar, lec­tu­ra y, por qué no, al­gún ma­sa­je. Tam­bién des­de La Guai­ra, pe­ro ha­cia el oes­te, en­con­tra­mos la pa­rro­quia de Cho­ro­ní, con otra po­sa­da mí­ti­ca lla­ma­da Ca­cao­ní, cu­yo gran atrac­ti­vo es la ex­ce­len­te co­mi­da y su mag­ní­fi­co are­nal.

No os per­dáis el Par­que Na­tu­ral de Mo­rro­coy. Ele­gi­mos es­te lu­gar pa­ra pa­sar la úl­ti­ma No­che­bue­na, jun­to con to­da nues­tra fa­mi­lia, en la pe­que­ña hos­pe­de­ría La Ar­di­le­ña. Es­te pa­ra­je se for­ja con cien­tos de pe­que­ños ca­yos que apa­re­cen y des­apa­re­cen en­tre las aguas azu­lí­si­mas del Ca­ri­be. Al­qui­la una em­bar­ca­ción pri­va­da pa­ra re­co­rrer­los y pa­sa­rás por pis­ci­nas na­tu­ra­les, don­de es po­si­ble dis­fru­tar de lan­gos­tas a la pa­rri­lla y unas de­li­cio­sas be­bi­das lla­ma­das co­ca­das, que los ven­de­do­res acer­can en pe­que­ñas bar­ca­zas has­ta don­de se en­cuen­tran los tu­ris­tas.

Ve­ne­zue­la es un país enor­me. Si uno se de­ci­de a uti­li­zar el trans­por­te aé­reo hay aún más lu­ga­res mag­ní­fi­cos pa­ra ex­plo­rar. Is­la Mar­ga­ri­ta fue lla­ma­da, con ra­zón, la Per­la del Ca­ri­be. Ya la vi­si­tó Co­lón en su ter­cer via­je a Amé­ri­ca, fue uno de los puer­tos que eli­gie­ron los es­pa­ño­les pa­ra cons­truir fuer­tes y de­fen­der­se de los pi­ra­tas y has­ta ha­ce po­co tiem­po ha si­do lu­gar de pa­so obli­ga­do pa­ra los cru­ce­ros que re­co­rrían la zo­na. Aun­que hay abun­dan­tes re­sorts en ple­na pla­ya, Pa­blo y yo siem­pre nos que­da­mos en el pe­que­ño ho­tel bou­ti­que Isa­bel La Ca­tó­li­ca, en la ciu­dad de Pam­pa­tar, don­de se ha­lla el me­jor res­tau­ran­te de la is­la: Jua­na La Lo­ca.

Aún que­dan por des­cu­brir los dos atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos ve­ne­zo­la­nos más im­por­tan­tes: Los Ro­ques y Ca­nai­ma. Los pri­me­ros con­for­man un pe­que­ño ar­chi­pié­la­go con fa­ma in­ter­na­cio­nal por lo ex­clu­si­vo de sus are­na­les, que siem­pre es­tán aco­ta­das por ya­tes per­te­ne­cien­tes a la al­ta so­cie­dad in­ter­na­cio­nal. El via­je­ro que no dis­pon­ga de em­bar­ca­ción pue­de alo­jar­se en las es­tan­cias del Ca­ra­col o La Ci­ga­la, que dis­po­nen de ser­vi­cio de trans­por­te a los ca­yos y ofre­cen una fa­bu­lo­sa gas­tro­no­mía. En el Par­que Na­cio­nal Ca­nai­ma se en­cuen­tra la hoz del Ori­no­co, con sus aguas ro­ji­zas, así co­mo la ca­ta­ra­ta más al­ta del mun­do: Sal­to Án­gel. Cuan­do mi ma­dre es­tu­vo ro­dan­do aquí, a fi­na­les de los años 70, gritó “¡Vi­va Dios!” al con­tem­plar es­te pai­sa­je por pri­me­ra vez, y ase­gu­ra que nun­ca ha si­do ca­paz de ol­vi­dar­lo.

¡Hay tan­to por des­cu­brir en Ve­ne­zue­la! Fal­ta­ría ha­blar de las eter­nas pra­de­ras de la re­gión de Los Lla­nos, de la cor­di­lle­ra de Mérida –en la zo­na de los An­des–, de la ciu­dad de Puer­to Aya­cu­cho –en el es­ta­do Ama­zo­nas– y tan­tas co­sas más... Vi­vi­re­mos aquí du­ran­te tres años, sin du­da no se­rá su­fi­cien­te tiem­po pa­ra co­no­cer­lo to­do; pe­ro sí pa­ra apren­der. A pe­sar de las cir­cuns­tan­cias, de la in­se­gu­ri­dad, la cri­sis po­lí­ti­ca y de los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, la vi­da si­gue y los ve­ne­zo­la­nos apues­tan por dis­fru­tar ca­da se­gun­do si­guien­do los rit­mos ca­ri­be­ños del me­ren­gue, la sal­sa y la ba­cha­ta. @lmel­gar­va­le­ro

El au­tor del re­la­to nos re­co­mien­da la ki­lo­mé­tri­ca Pla­ya Par­gui­to, en Is­la Mar­ga­ri­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.