VA­LEN­CIA

En cla­ve de sol

deViajes - - Sumario - Por Car­men R. Pi­nos. Fo­tos: Pe­po Paz Saz

Nue­vos ba­rrios, mu­seos de mo­da, te­rra­zas, beach club, te­so­ros gas­tro… la ciu­dad del Tu­ria es­tá que ar­de.

Flo­res, luz, amor… y van­guar­dia. La ca­pi­tal del Tu­ria aña­de otro in­gre­dien­te en su ca­tá­lo­go de no­ve­da­des. Más vi­tal que nun­ca, la ciu­dad se abre a nue­vos ba­rrios, reha­bi­li­ta es­pa­cios en pleno cen­tro his­tó­ri­co y es­tre­na rin­co­nes de lu­jo vol­ca­dos so­bre el Me­di­te­rrá­neo.

El agua im­pri­me ca­rác­ter. Y mu­cho. En Va­len­cia, la fuer­za acuá­ti­ca se tra­du­ce en un lu­mi­no­so mo­tor que ge­ne­ra vi­da. Es la pri­me­ra sen­sa­ción que ten­drás al na­ve­gar por la Al­bu­fe­ra, mien­tras bus­cas fo­tos de gar­zas y de pes­ca­do­res pre­pa­ran­do los apa­re­jos de la tem­po­ra­da.

Aquí co­men­zó el au­tén­ti­co sa­bor va­len­ciano –Blas­co Ibáñez, la an­gui­la… has­ta la pae­lla–, pe­ro es­te in­men­so la­go in­te­rior con ca­si 3.000 ha de agua dul­ce en­tre el Jú­car y el Tu­ria se adap­ta a los tiem­pos; aho­ra, sus tí­pi­cas ba­rra­cas pre­pa­ran show co­okings de pae­llas y los atar­de­ce­res en la Go­la de Pu­jol triun­fan en Ins­ta­gram.

La esen­cia de es­te gran par­que Na­tu­ral es­tá aho­ra en el puer­to de Ca­ta­rro­ja, el lu­gar de mo­da don­de pa­sear por el em­bar­ca­de­ro, acer­car­te al Club de Ve­la La­ti­na y sa­bo­rear un all-i-pe­bre en El Bai­na.

Cam­bia­mos el agua dul­ce por la sa­la­da y subimos ha­cia el nor­te por la lí­nea de cos­ta. Tras los Po­bla­dos Ma­rí­ti­mos, la Ma­ri­na Real y el edi­fi­cio Ve­les e Vents, co­mien­za una su­ce­sión de pla­yas ur­ba­nas con los mis­mos co­lo­res que enamo­ra­ron a So­ro­lla. Haz una pa­ra­da en el Ma­ri­na Beach Club y en­tra de lleno en Las Are­nas. Las an­ti­guas ca­se­tas que al­qui­la­ban ba­ña­do­res a las se­ño­ras de la al­ta bur­gue­sía son aho­ra ga­ri­tos de mo­da que aba­rro­tan el Pa­seo de Nep­tuno: La Pe­pi­ca –el fa­vo­ri­to de He­ming­way–, La Ro­sa, El Ta­lan­quet –re­cién abier­to–, Vi­vir sin dor­mir…

Tras pa­sear por la are­na de la Mal­va­rro­sa, vi­si­tar el Mu­seo Blas­co Ibáñez y pro­bar una pae­lla en Ca­sa Car­me­la he­cha a la an­ti­gua usan­za, con ma­de­ra de na­ran­jo, en­tra­rás en la Pa­ta­co­na. Fron­te­ra con Al­bo­ra­ya, la tie­rra de la hor­cha­ta, es­ta pla­ya es un es­pa­cio vi­tal y de­sen­fa­da­do que inau­gu­ra lo­ca­les ca­si a dia­rio. Te en­can­ta­rán Can Luca, La Gi­ra­fe y, des­de lue­go, La más bo­ni­ta, el lu­gar per­fec­to pa­ra un brunch ca­se­ro y or­gá­ni­co fren­te al Me­di­te­rrá­neo.

UNA FÁ­BRI­CA DE HIE­LO

De vuel­ta al Ca­ban­yal haz una pa­ra­da en otro ga­ri­to de mo­da: la Fá­bri­ca de Hie­lo, un con­te­ne­dor cul­tu­ral don­de el ar­te más gam­be­rro com­par­te es­pa­cio con mú­si­ca, dan­za y tea­tro al­ter­na­ti­vos.

Cuen­ta con res­tau­ran­te, food trucks, li­bre­ría… or­ga­ni­za mer­ca­di­llos y ta­lle­res –apún­ta­te al de go­mi­no­las–, per­mi­te la en­tra­da a pe­rros y, un año des­pués de su aper­tu­ra, se ha con­ver­ti­do en el mo­tor del cam­bio del Ca­ban­yal-Can­ya­me­lar.

El ba­rrio en­te­ro vi­ve un mo­men­to de oro an­te el fu­tu­ro Mu­seo de la Mar, que ocu­pa­rá la Ca­sa del Bous y la Lon­ja de Pes­ca­do­res, en­tre otras se­des, y cu­yas obras em­pe­za­rán en 2018. Mien­tras, la eu­fo­ria se dis­tri­bu­ye en la ca­lle de la Rei­na y ale­da­ños, ca­pi­ta­nea­da por tres clá­si­cos: la Bo­de­ga La Pas­cua­la –su bo­ca­ta de 1/4 k con car­ne de ca­ba­llo es mí­ti­co–, la Gas­tro Tas­ca L'En­tre­pà –pio­ne­ros en sa­la­zo­nes ar­te­sa­nas– y Ca­sa Mon­ta­ña.

Jun­to a ellos, lo­ca­les nue­vos y no­ví­si­mos que lle­nan de co­lor las fa­cha­das de azu­le­jos. Nos han gus­ta­do Los Oli­va­res, la Tas­ka La Rei­na –tie­nen una cer­ve­za ar­te­sa­na ela­bo­ra­da con agua de mar–, no hay na­da me­jor que 27 ami­gos –pro­gra­man jazz–, Ca la mar –con vino de au­tor– y Net i Ca­fé, don­de com­prar un ves­ti­do vin­ta­ge, to­mar un ca­fé y la­var la ro­pa, to­do en uno.

Pa­sa­das las ca­lles de es­te an­ti­guo ba­rrio ma­ri­ne­ro, a un cos­ta­do de la zo­na uni­ver­si­ta­ria, Be­ni­ma­clet es la gran sor­pre­sa de los úl­ti­mos me­ses. Sus ba­ses al­ter­na­ti­vas se ha­cen evi­den­tes al en­trar en la cua­drí­cu­la, con Bar­baMan, una red de bar­be­rías que ha abier­to aquí su­cur­sal, pres­tan­do su in­men­so mu­ral pa­ra sel­fies. A po­cos me­tros en­con­tra­rás graf­fi­tis, tien­das de ta­tua­je, lo­ca­les don­de pi­car al­go –no te pier­das Tul­sa Ca­fé y El Ca­ra­bas­ser– y La Co­man­da (Tel: 960 62 29 70), el pa­raí­so de los ar­tícu­los a gra­nel, don­de com­prar al pe­so des­de spa­guet­ti de mar has­ta gel de ba­ño.

LA FA­CHA­DA DE AL­MO­DÓ­VAR

Pe­ro la fo­to más bus­ca­da del ba­rrio es la de El Col­ma­do (Ca­rrer de la Mur­ta, 10), fa­mo­so des­de que apa­re­ció en La Ma­la Edu­ca­ción, de Al­mo­dó­var. Ade­más, da­te una vuel­ta por la li­bre­ría Es­tu­dio 64 –lu­gar de en­cuen­tro pa­ra ilus­tra­do­res y ar­tis­tas– y vi­si­ta un clá­si­co, Chi­co Os­tra (chi­coos­tra. com), que lle­va ya sie­te años ani­man­do el co­ta­rro a ba­se de de­gus­ta­cio­nes, do­min­gos Star Wars, ce­nas te­má­ti­cas ja­po­ne­sas…

Al otro la­do de los Jar­di­nes del Tu­ria cru­za el En­san­che has­ta al­can­zar Ru­za­fa: el soho va­len­ciano y la tar­je­ta de vi­si­ta más in­ter­na­cio­nal de la ciu­dad. Jun­to a los mu­ros mul­ti­co­lor del Mer­cat de Rus­sa­fa se aglu­ti­nan tien­das y pas­te­le­rías de au­tor, co­mo Crè­me Brû­lée (Li­te­ra­to Azo­rín, 12), don­de Qui­que a In­ma ela­bo­ran tru­fas con hor­cha­ta o agua de Va­len­cia.

Las te­rra­zas se mul­ti­pli­can, las ac­ti­vi­da­des au­men­tan y to­dos quie­ren vi­vir en es­te ba­rrio bohe­mio que ofre­ce ca­si de to­do: ro­pa ame­ri­ca­na al pe­so –en Fla­min­gos Vin­ta­ge Ki­lo– y lám­pa­ras se­ten­te­ras, en Ru­za­fa Vin­ta­ge. Ade­más, los sa­bo­res de la gas­tro­no­mía más crea­ti­va del nue­vo 2 Es­ta­cio­nes (www.2es­ta­cio­nes.com) o del no­ví­si­mo Hi­ka­ri, un au­tén­ti­co tem­plo ja­po abier­to des­de es­ta pri­ma­ve­ra.

EL CEN­TRO SE RE­VI­TA­LI­ZA

Aun­que ya co­noz­cas Va­len­cia, no te re­sis­tas a re­co­rrer el cen­tro. En los ale­da­ños de la Ca­te­dral en­con­tra­rás tam­bién no­ve­da­des co­mo el Mer­ca­do de Ta­pi­ne­ría (www. mer­ca­do­de­ta­pi­ne­ria.com), un es­pa­cio crea­ti­vo 360º con pla­zas y lo­ca­les gas­tro­nó­mi­cos pop up, má­qui­nas de tat­toos y un Sum­mer Mar­ket has­ta el 13 de agos­to.

Cer­ca, la re­cién reha­bi­li­ta­da pa­rro­quia de San Ni­co­lás (san­ni­co­las­va­len­cia.com) es otra vi­si­ta obli­ga­da pa­ra ad­mi­rar los fres­cos, que cu­bren has­ta el úl­ti­mo mi­lí­me­tro de sus bó­ve­das.

Acér­ca­te al ba­rrio del Car­men y da­te una vuel­ta pa­ra ver lo úl­ti­mo del Mer­ca­do Mo­sen So­rell: Vi­nos­trum –ex­per­to en ta­pi­tas frías y ca­viar de eri­zo– y su nue­vo lo­cal, con vino eco­ló­gi­co a gra­nel y cer­ve­za va­len­cia­na. Dis­fru­ta tam­bién lo nue­vo de otras dos ca­te­dra­les del sa­bor de la ciu­dad –el Mer­ca­do de Co­lón y el Cen­tral–, an­tes de vi­si­tar el Mu­seo Ca­sa de la Se­da, otra de las jo­yas pa­tri­mo­nia­les re­cién reha­bi­li­ta­das, don­de apren­de­rás la im­por­tan­cia que tu­vo la se­da en la ciu­dad.

Si quie­res más no­ve­da­des, so­lo tie­nes que se­guir el an­ti­guo cur­so del Tu­ria pa­ra des­cu­brir­las: la ex­po de me­du­sas en L'Ocea­no­grà­fic y Bom­bas Gens, una an­ti­gua fá­bri­ca art dé­co con­ver­ti­da en no­ví­si­mo mul­ti­cen­tro cul­tu­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.