CIGALES

deViajes - - Sumario Punto De Partida - Por Jo­sé Ma­ría de Pa­blo

No te pier­das es­ta ru­ta in­dis­pen­sa­ble pa­ra los aman­tes del vino y sa­bo­rea el ma­ri­da­je ideal en­tre gas­tro­no­mía y cal­dos con D.O.

Las ori­llas del río Pi­suer­ga, a muy po­cos ki­ló­me­tros al nor­te de la ca­pi­tal va­lli­so­le­ta­na, son el es­ce­na­rio de la Ru­ta del Vino de Cigales, un plan que in­clu­ye tu­ris­mo eno­ló­gi­co, gas­tro­nó­mi­co y cul­tu­ral.

El ama­ble pai­sa­je de la co­mar­ca de Cigales lle­va pro­du­cien­do vi­nos des­de el si­glo X, aun­que so­lo des­de 1991 sus de­li­ca­dos vi­nos ro­sa­dos son co­mer­cia­li­za­dos ba­jo la eti­que­ta de la D.O. Cigales. Ade­más del sa­ber ha­cer eno­ló­gi­co, los pue­blos de la Ru­ta del Vino Cigales, des­de Fuen­sal­da­ña a Due­ñas, cuen­tan con un pa­tri­mo­nio mo­nu­men­tal y pai­sa­jís­ti­co de gran in­te­rés.

El Cas­ti­llo de Fuen­sal­da­ña es, jun­to al Cas­ti­llo de Tri­gue­ros del Va­lle, uno de los pla­tos fuer­tes de la ru­ta por su ubi­ca­ción –a so­lo 10 km del cen­tro de Va­lla­do­lid–, su ex­ce­len­te es­ta­do de con­ser­va­ción y las di­ver­ti­das vi­si­tas tea­tra­li­za­das que sue­len ha­cer dis­fru­tar a los más pe­que­ños, quie­nes des­cu­bren en diferido los vai­ve­nes his­tó­ri­cos de la vie­ja Castilla me­die­val. El cas­ti­llo fue reha­bi­li­ta­do pa­ra al­ber­gar pri­me­ro un pa­ra­dor y más tar­de las Cor­tes de Castilla y León, fun­ción que desem­pe­ñó du­ran­te 24 años has­ta que se tras­la­da­ron a Va­lla­do­lid en 2007.

EN­TRE CAL­DOS ANDA EL JUE­GO

A la som­bra de su im­po­nen­te To­rre del Ho­me­na­je es­tá El Sa­bor, una tien­da de pro­duc­tos gour­met de Castilla y León, don­de rea­li­za­mos la pri­me­ra ca­ta de un buen Cigales, ro­sa­do o tin­to, ma­ri­da­do con un queso ar­te­sa­nal Mu­zien­tes.

A las afue­ras de Fuen­sal­da­ña, a una le­gua exac­ta de los mu­ni­ci­pios de Cigales y Mu­cien­tes, se en­cuen­tra La Le­gua, una bo­de­ga fa­mi­liar que fun­cio­na de for­ma si­mi­lar a los châ­teaux franceses. Al­re­de­dor de la ca­sa, don­de se cree que hi­cie­ron no­che las tro­pas de Na­po­león y en cu­yo sub­sue­lo se en­cuen­tra la bo­de­ga sub­te­rrá­nea tri­cen­te­na­ria, se ubi­can sus vi­ñe­dos mo­no­cul­ti­vo de las va­rie­da­des tem­pra­ni­llo, gar­na­cha y ca­ber­net sau­vig­non.

Con el ju­go de es­tas tres va­rie­da­des, ex­traí­do por el pro­pio pe­so de la uva, ha­cen un úni­co ro­sa­do, 7L Ro­sa­do de una No­che, color fre­sa-guin­da, lim­pio y bri­llan­te que ma­ri­da muy bien con pes­ca­dos, pe­ro tam­bién con en­sa­la­das y ver­du­ras.

Co­mo nos cuen­tan en otras tan­tas bo­de­gas de Cigales, la vo­ca­ción de es­ta es ela­bo­rar gran­des tin­tos, to­da una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes en una zo­na co­no­ci­da por sus ro­sa­dos. El Ca­pri­cho, un vino 100% tem­pra­ni­llo he­cho con uvas se­lec­cio­na­das una a una por to­dos los miem-

bros de es­ta fa­mi­lia nu­me­ro­sa es el tin­to del que más or­gu­llo­sos es­tán.

EN EL CO­RA­ZÓN DEL VINO

Nos des­pla­za­mos 10 km al nor­te pa­ra lle­gar a Cigales, ca­be­za de la D.O., mu­ni­ci­pio fa­mo­so por su igle­sia pa­rro­quial de San­tia­go, tam­bién co­no­ci­da co­mo la Ca­te­dral del Vino. Es­ta jo­ya del re­na­ci­mien­to es­pa­ñol fir­ma­da por Gil de Hon­ta­ñón so­lo pu­do fi­na­li­zar­se 200 años más tar­de, gra­cias al di­ne­ro do­na­do por el obis­po de Gua­da­la­ja­ra (Mé­xi­co), na­tu­ral de Cigales.

No fue es­te el úni­co per­so­na­je de pe­so en la his­to­ria lo­cal: el Du­que de Ler­ma tu­vo aquí vi­ñe­dos; y la ar­chi­du­que­sa Ana de Aus­tria, cuar­ta es­po­sa de Fe­li­pe II, fue ci­ga­le­ña de na­ci­mien­to.

De to­das las bo­de­gas que hay en el mu­ni­ci­pio de Cigales, vi­si­ta­mos la Bo­de­ga Tra­di­cio­nal del si­glo XVII don­de se ha pro­du­ci­do vino inin­te­rrum­pi­da­men­te has­ta 2006, año en el que sus his­tó­ri­cas ins­ta­la­cio­nes ex­ca­va­das ba­jo tie­rra se con­vir­tie­ron en un es­pa­cio mu­sea­li­za­do. So­lo se pue­de ex­plo­rar re­ser­van­do pla­za en la ofi­ci­na de tu­ris­mo a tra­vés de una vi­si­ta guia­da que in­clu­ye ca­ta de vino.

To­tal­men­te ac­tua­li­za­da es la Bo­de­ga Hi­riart, que tam­bién da­ta del si­glo XVII. Aun­que de sus ga­le­rías sub­te­rrá­neas ha des­apa­re­ci­do la vi­ga ro­ma­na con la que se pren­sa­ban las uvas en el pa­sa­do, sus vi­nos son un ejem­plo de ma­ri­da­je en­tre tra­di­ción e in­no­va­ción, lo que les ha ser­vi­do pa­ra ga­nar con sus ro­sa­dos Éli­te y Lá­gri­ma pre­mios en Is­rael o Bru­se­las, ade­más de ex­ce­len­tes cla­si­fi­ca­cio­nes en el Con­cur­so In­ter­na­cio­nal de Vi­nos Bac­chus y en el cer­ta­men La Na­riz de Oro.

To­dos los pue­blos de la ru­ta cuen­tan con su pro­pio ba­rrio de bo­de­gas: la­be­rin­tos sub­te­rrá­neos cons­trui­dos por la­brie­gos sin más for­ma­ción que la que ofrece el sen­ti­do co­mún. En el de Cu­bi­llas de San­ta Mar­ta, pa­ra­dig­ma de ba­rrio de bo­de­gas, so­lo hay 100, pe­ro en Cigales o en Due­ñas se cuen­tan has­ta 300 di­fe­ren­tes dis­tri­bui­das en cua­tro zo­nas.

Gran par­te de es­tas bo­de­gas han caí­do en desuso y las que no pre­sen­tan es­ta­do de rui­na se usan co­mo lugar de en­cuen­tro y reunión de ami­gos y fa­mi­lias du­ran­te fies­tas y fi­nes de se­ma­na.

Una ex­cep­ción no­ta­ble es la cue­va de la Bo­de­ga Re­mi­gio de Sa­las Ja­lón, en Due-

ñas, úni­co mu­ni­ci­pio de Pa­len­cia que for­ma par­te de la Ru­ta del Vino Cigales. Abier­ta en 1780, es­ta bo­de­ga con­ser­va in­tac­to el me­ca­nis­mo de su vie­ja pren­sa, in­clui­da la vi­ga he­cha con un ol­mo cen­te­na­rio ba­jo el que hay que pa­sar pa­ra ac­ce­der a las ga­le­rías ex­ca­va­das. Aquí si­guen al­ma­ce­nan­do sus ojo de ga­llo, el co­se­che­ro ni tin­to ni blan­co que los vi­ti­cul­to­res de la zo­na pro­du­cían con uvas mul­ti­va­rie­ta­les cul­ti­va­das en una mis­ma par­ce­la. Aún hoy son mu­chos los ve­ci­nos de Due­ñas que se acer­can has­ta es­ta bo­de­ga fa­mi­liar, la úni­ca con D.O. Cigales, pa­ra com­prar ga­rra­fas de cin­co li­tros de es­te hu­mil­de pe­ro ho­nes­to vino cas­te­llano.

DUL­CES TEN­TA­CIO­NES

Unos ki­ló­me­tros al nor­te del cen­tro de Due­ñas, mu­ni­ci­pio de­cla­ra­do Con­jun­to His­tó­ri­co-Ar­tís­ti­co y que os­ten­ta el tí­tu­lo de ciu­dad otor­ga­do por Al­fon­so XIII, se en­cuen­tra el Mo­nas­te­rio tra­pen­se de San Isi­dro, cu­na del fa­mo­so cho­co­la­te Tra­pa, en cu­ya fá­bri­ca, de pro­pie­dad aje­na a los mon­jes, se pue­den ad­qui­rir ta­ble­tas y bom­bo­nes o de­gus­tar in si­tu una ta­za de cho­co­la­te ca­lien­te.

Uno de los tra­mos del Ca­nal de Castilla, una obra de in­ge­nie­ría ci­vil con la que la Es­pa­ña ilus­tra­da tra­tó de trans­por­tar los ce­rea­les des­de la me­se­ta cas­te­lla­na has­ta el puer­to de San­tan­der, atra­vie­sa el co­ra­zón de la D.O. Cigales. Es­te am­bi­cio­so pro­yec­to que­dó pa­ra­li­za­do con la lle­ga­da del fe­rro­ca­rril, y de­jó las par­tes ter­mi­na­das pa­ra el uso y dis­fru­te de nu­me­ro­sos ca­mi­nan­tes y ci­clis­tas.

El tra­mo en­tre la es­clu­sa 40, a la al­tu­ra de la ha­ri­ne­ra de Cu­bi­llas de San­ta Mar­ta y el Mo­nas­te­rio de San­ta Ma­ría de Palazuelos, en las afue­ras de Ca­be­zón de Pi­suer­ga, no to­ma más de 15 mi­nu­tos y es ap­to pa­ra ha­cer­lo en fa­mi­lia a rit­mo pau­sa­do. El pa­seo es más bo­ni­to al atar­de­cer, cuan­do los úl­ti­mos ra­yos de sol pin­tan de ro­jo los Cor­ta­dos de Ca­be­zón, un ca­ñón ta­lla­do por el río Pi­suer­ga, de don­de pro­ce­den las aguas que ali­men­tan el Ca­nal.

To­dos es­tos pai­sa­jes for­ma­dos por ce­rros y pá­ra­mos re­ci­ben el nom­bre de Ce­rra­to, una co­mar­ca na­tu­ral que se ex­tien­de por Pa­len­cia, Va­lla­do­lid y Bur­gos. Ta­pi­za­do de to­mi­llo, sal­via, es­plie­go o ro­me­ro, el Ce­rra­to es el lugar ideal pa­ra ela­bo­rar miel des­de tiem­pos an­ces­tra­les.

Si­guien­do la tra­di­ción, los pro­mo­to­res de miel Mon­tes de Val­ve­ní han cons­trui­do va­rias col­me­nas en los mon­tes de Va­lo­ria la Bue­na don­de han crea­do el en­torno ideal pa­ra que sus en­jam­bres pro­duz­can las me­jo­res mie­les mil­flo­res, la­van­da o bos­que. Mon­tes de Val­ve­ní es­tá for­ma­da por bió­lo­gos aman­tes de la na­tu­ra­le­za que quie­ren di­fun­dir los va­lo­res de la api­cul­tu­ra res­pon­sa­ble, pa­ra lo cual or­ga­ni­zan vi­si­tas guia­das a las col­me­nas, se­gui­das de ca­tas so­bre un ce­rro con vis­tas al aus­te­ro pe­ro hermoso pai­sa­je cas­te­llano.

HIS­TO­RIA Y TRA­DI­CIÓN

Los mon­jes cis­ter­cien­ses del Mo­nas­te­rio de San­ta Ma­ría de Palazuelos (www. mo­nas­te­rio­de­pa­la­zue­los.es), fundado en el si­glo XIII por un hé­roe de la ba­ta­lla de las Na­vas de To­lo­sa, son los res­pon­sa­bles de traer los pri­me­ros in­jer­tos de vid a Cigales. Es­te hermoso templo gó­ti­co ha si­do sal­va­do de la rui­na gra­cias a los ve­ci­nos de Ca­be­zón de Pi­suer­ga, que han lo­gra­do res­ca­tar el edificio del aban­dono en el que se en­con­tra­ba des­de ha­ce 60 años. Su am­plia na­ve cen­tral, es­ce­na­rio de mo­men­tos his­tó­ri­cos, es aho­ra sa­la de even­tos cul­tu­ra­les y ex­po­si­cio­nes en­tre abril y no­viem­bre.

Aca­ba­mos es­te via­je vi­si­tan­do el Par­que Te­má­ti­co de Ca­be­zón de Pi­suer­ga, otro pro­yec­to ve­ci­nal que re­pro­du­ce los mo­dos de vi­da en la co­mar­ca du­ran­te la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX, ade­más de ser es­ce­na­rio de Fies­tas Cas­te­lla­nas en pri­ma­ve­ra y de un Be­lén Vi­vien­te en Na­vi­dad. Des­cu­bre ca­da rin­cón. Par­que Te­má­ti­co de Ca­be­zón de Pi­suer­ga; pla­to del res­tau­ran­te La Da­ma de la Mo­ti­lla; puer­ta y sui­te de la Po­sa­da Real Con­ce­jo Hos­pe­de­ría; vi­ña de Bo­de­gas y Vi­ñe­dos Al­fre­do San­ta­ma­ría; Da­vid Ló­pez, chef del Bo­de­gón El Cier­vo, y es­cu­do no­bi­lia­rio de la Po­sa­da Real Con­ce­jo Hos­pe­de­ría.

Pu­ro sa­bor.

En es­ta pá­gi­na, cue­va ha­bi­li­ta­da co­mo mu­seo en el ba­rrio de bo­de­gas de Due­ñas; ra­ción de to­rrez­nos tier­nos del bar A tu ve­ra, en Cigales; ro­sa­do de la bo­de­ga La Le­gua, en Fuen­sal­da­ña, con vi­ñe­do al fon­do, y Ca­nal de Castilla. A la de­re­cha, el río a su pa­so por Ca­be­zón de Pi­suer­ga.

Con de­no­mi­na­ción de ori­gen. Ba­rri­cas y bo­te­llas de vino (crian­za 100% tem­pra­ni­llo, 7L Ro­sa­do de una No­che y gar­na­cha) de la bo­de­ga La Le­gua, en Fuen­sal­da­ña.

Tra­di­ción cas­te­lla­na. En es­ta pá­gi­na, Bo­de­ga Hi­riart, en Cigales, y co­pas de vino ro­sa­do de la ca­sa. A la de­re­cha, Mo­nas­te­rio tra­pen­se de San Isi­dro y bo­de­ga his­tó­ri­ca Re­mi­gio de Sa­las Ja­lón, en Due­ñas.

Cam­pos de Castilla. Puen­te me­die­val jun­to al río en el mu­ni­ci­pio va­lli­so­le­tano de Ca­be­zón de Pi­suer­ga y ru­ta guia­da en bi­ci por el Ca­nal de Castilla or­ga­ni­za­da por la em­pre­sa Iti­ne­ran­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.