MA­DEI­RA

deViajes - - Sumario Punto De Partida - Por Lu­cas Va­lle­ci­llos

Abrup­ta y exu­be­ran­te, la is­la tie­ne mu­cho que ofre­cer: pai­sa­jes es­pec­ta­cu­la­res, pe­cu­lia­res me­dios de trans­por­te…

Por su ca­rác­ter pe­cu­liar brin­da un con­jun­to de ex­pe­rien­cias úni­cas, co­mo dis­fru­tar de hip­nó­ti­cos mi­ra­do­res, ca­mi­nar por bos­ques mi­le­na­rios, pa­ti­nar por ca­lles an­gos­tas den­tro de una ces­ta de mim­bre o na­dar en pis­ci­nas na­tu­ra­les de agua sa­la­da en cual­quier mo­men­to del año.

adei­ra aflo­ra en me­dio del océano M

Atlán­ti­co for­man­do par­te de un ar­chi­pié­la­go que lle­va su mis­mo nom­bre, a unos 900 km de Lis­boa. Cuen­tan que fue en­con­tra­da de casualidad en 1418 por un na­vío in­mer­so en una gran tor­men­ta. La avis­tó el na­ve­gan­te por­tu­gués João Go­nçal­ves Zar­co, que se di­ri­gía ha­cia Áfri­ca. A su re­gre­so in­for­mó del des­cu­bri­mien­to de una is­la que no es­ta­ba car­to­gra­fia­da. Y en 1420 en­ca­be­zó una ex­pe­di­ción de ex­plo­ra­do­res, que fue­ron los pri­me­ros que la pi­sa­ron.

El pri­mer asen­ta­mien­to hu­mano fue Fun­chal. El nom­bre de la is­la se de­be a la fron­do­si­dad de los bos­ques que la ta­pi­za­ban, aun­que his­tó­ri­ca­men­te ha si­do co­no­ci­da co­mo la is­la de la ca­ña de azú­car, por su an­ces­tral re­la­ción con la pro­duc­ción de la mis­ma. Ac­tual­men­te ha pa­sa­do a ser mun­dial­men­te co­no­ci­da co­mo la is­la de CR7. Aun­que los ro­mán­ti­cos, pre­fe­ri­mos lla­mar­la la per­la del Atlán­ti­co.

Hoy es fá­cil mo­ver­se por una mo­der­na red de ca­rre­te­ras que per­fo­ran la is­la, ha­cien­do que los des­pla­za­mien­tos sean rá­pi­dos y có­mo­dos. Por lo que la ca­pi­tal se con­vier­te en el me­jor lugar pa­ra alo­jar­se, y des­de ahí abor­dar los di­fe­ren­tes atrac­ti­vos de la is­la. Y al mis­mo tiem­po, po­der go­zar de no­che de la va­rie­dad de res­tau­ran­tes y de su ani­ma­da vi­da so­cial.

SE HA­CE CA­MINO AL AN­DAR

Ma­dei­ra tie­ne una oro­gra­fía vol­cá­ni­ca que configura pai­sa­jes ex­cep­cio­na­les, sur­ca­dos por sen­de­ros que di­bu­jan un sin­fín de ru­tas pa­ra co­no­cer has­ta su úl­ti­mo rin­cón a pie. La Ve­re­da do Areei­ro es una de las más in­tere­san­tes. Tran­si­ta por las cum­bres de la is­la so­bre ma­res de nu­bes en­ca­jo­na­dos por quebradas im­po­si­bles; va del

mi­ra­dor del Pi­co do Areei­ro al Pi­co Rui­vo y es de di­fi­cul­tad in­ter­me­dia. Los ca­mi­nos más pe­cu­lia­res son tra­za­dos por las le­va­das, sis­te­ma de irri­ga­ción for­ma­do por una red de ace­quias que cir­cu­lan por el an­gos­to mo­de­la­do de la is­la lle­van­do el agua des­de los ma­nan­tia­les has­ta los pue­blos y zo­nas agrí­co­las. Jun­to a ellas tran­si­tan pa­ra­le­las unas sen­das que con­du­cen al ca­mi­nan­te por pai­sa­jes mag­ní­fi­cos. La pre­fe­ri­da de un ser­vi­dor es la Le­va­da do Rei, que em­pie­za en Aguas Quebradas y ter­mi­na en el ma­nan­tial de São Jorge. A la mi­tad del re­co­rri­do la le­va­da dis­cu­rre por ple­na Lau­ri­sil­va, el bos­que pri­mi­ti­vo que cu­bría to­da Eu­ro­pa du­ran­te el ter­cia­rio. Si no es­tás en for­ma, pe­ro no quie­res re­nun­ciar a un pa­seo por la na­tu­ra­le­za, es muy re­co­men­da­ble la Ve­re­da dos Bal­cões. El sen­de­ro co­mien­za en Ri­bei­ro Frio y tran­si­ta por la Le­va­da da Se­rra do Faial pa­ra terminar en el mi­ra­dor de Bal­cões, con una pa­no­rá­mi­ca bru­tal so­bre la Lau­ri­sil­va.

Te da­rás cuen­ta de que es­ta es una is­la muy ver­de, don­de las flo­res y las fru­tas co­bran su me­re­ci­do pro­ta­go­nis­mo; al­ber­ga nu­me­ro­sas es­pe­cies en­dé­mi­cas y es fá­cil ver or­quí­deas o bu­gan­vi­llas.

UN PA­RA­JE ES­PEC­TA­CU­LAR Cu­rio­sa­men­te, aun sien­do una is­la, vi­ven más de la tie­rra que del mar. Te pue­des en­con­trar con cul­ti­vos de man­gos, chi­ri­mo­yas, agua­ca­tes, y por des­con­ta­do de ca­ña de azú­car, que en­tre otros pro­duc­tos ge­ne­ra un ex­ce­len­te aguar­dien­te con el que se ela­bo­ra la be­bi­da más cé­le­bre de la is­la, la pon­cha.

De­jan­do atrás la ca­pi­tal Fun­chal en di­rec­ción oes­te se lle­ga a Cá­ma­ra de Lo­bos, un pue­blo pes­que­ro cu­ya pla­ya sue­le es­tar lle­na de bar­cas va­ra­das. Aquí pue­des vi­si-

tar la pre­cio­sa ca­pi­lla de Nues­tra Se­ño­ra de la Con­cep­ción. Muy cer­ca se ha­ya el Ca­bo Gi­rão, con el acan­ti­la­do más al­to de Eu­ro­pa (580 m) y el se­gun­do del mun­do, que se pue­de dis­fru­tar des­de un mi­ra­dor de sue­lo trans­pa­ren­te, que sue­le qui­tar el hi­po na­da más pi­sar­lo.

A po­cos ki­ló­me­tros tam­bién se ha­ya Cu­rral das Frei­ras. Es­tá ubi­ca­do en un va­lle ma­jes­tuo­so que brin­da un pai­sa­je es­pec­ta­cu­lar, que es re­co­men­da­ble ob­ser­var des­de el mi­ra­dor de Ei­ra do Se­rra­do. Si­guien­do ha­cia el oes­te se lle­ga al en­tra­ña­ble pue­blo de Ri­bei­ra Bra­va, que al­ber­ga una bo­ni­ta igle­sia pa­rro­quial.

La po­si­ción geo­grá­fi­ca de la is­la y su oro­gra­fía la do­tan de un cli­ma sua­ve, con tem­pe­ra­tu­ras me­dias en­tre los 25 ºC en ve­rano y los 17 ºC en in­vierno. Pa­ra dar­se un cha­pu­zón re­sul­tan idea­les las pla­yas so­la­rie­gas de Pon­ta do Sol y de la Cal­he­ta. Y si lo tu­yo es el surf, di­cen que los pue­blos de Jar­dim do Mar y de Paul do Mar ofre­cen las me­jo­res olas de Eu­ro­pa.

De­ci­do con­ti­nuar el ca­mino por pai­sa­jes mo­nu­men­ta­les que me re­cuer­dan a Ma­chu Pic­chu, en Pe­rú. Voy en di­rec­ción a Paul da Se­rra, la ma­yor me­se­ta de Ma­dei­ra, que con­du­ce has­ta Por­to Mo­niz, don­de hay unas pis­ci­nas na­tu­ra­les de agua sa­la­da. Es­tán con­fi­gu­ra­das por co­la­das de la­va que so­li­di­fi­ca­ron al con­tac­tar con el mar. Sin lugar a du­das, el ba­ño más in­creí­ble que te pue­das dar.

En los al­re­de­do­res se ha­yan las Gru­tas de São Vi­cen­te, unas cue­vas de ori­gen vol­cá­ni­co, don­de los aman­tes de la geo­mor­fo­lo­gía se de­lei­ta­rán ob­ser­van­do tu­bos vol­cá­ni­cos y for­ma­cio­nes in­ve­ro­sí­mi­les de la­va.

Sin una pa­ra­da en San­ta­na no es­tá com­ple­ta la ru­ta. El pue­blo al­ber­ga va­rias ca­sas tí­pi­cas que son to­do un em­ble­ma y tes­ti-

mo­nio de lo que un día fue la ar­qui­tec­tu­ra tra­di­cio­nal de la is­la. En sus in­me­dia­cio­nes, des­de la zo­na de Quei­ma­das o el res­tau­ran­te de Quin­ta do Fu­rão, hay unas so­bre­co­ge­do­ras vis­tas so­bre la cos­ta nor­te que no de­be­rías per­der­te.

UN PA­SEO POR LA UR­BE

Es in­tere­san­te re­ser­var un día en­te­ro pa­ra vi­si­tar Fun­chal, aun­que lo ideal se­rían po­der dis­po­ner de dos. Aun sien­do una ciu­dad an­gos­ta, es ma­ne­ja­ble y ca­si to­do se pue­de ver ca­mi­nan­do. Qui­zá la me­jor ma­ne­ra de ini­ciar la vi­si­ta es acer­cán­do­se al co­ra­zón de la ca­pi­tal. En el Mer­ca­do dos La­vra­do­res la vi­da la­te con fuer­za. Sus pues­tos de fru­tas y ver­du­ras son muy atrac­ti­vos. Abun­dan el sa­ble, el atún y las la­pas, pro­duc­tos es­tre­lla, que jun­to al ba­ca­lao con­fi­gu­ran ca­si to­dos los pla­tos de pes­ca­do que brin­dan los res­tau­ran­tes.

En torno al mer­ca­do se en­cuen­tra el cen­tro his­tó­ri­co, pa­vi­men­ta­do con los be­llos mo­sai­cos que ca­rac­te­ri­zan a las ciu­da­des por­tu­gue­sas. Des­ta­ca la rua de San­ta Ma­ria, una es­tre­cha ca­lle ates­ta­da de bue­nos res­tau­ran­tes que la inun­dan con sus te­rra­zas. Tam­bién te lla­ma­rán la aten­ción las obras de ar­te que hay en las puer­tas de es­ta ca­lle; fue un pro­yec­to ar­tís­ti­co na­ci­do pa­ra re­no­var un en­torno de­pri­mi­do. Muy cer­ca es­tá la Praça do Mu­ni­cí­pio, or­na­men­ta­da con un es­pec­ta­cu­lar mo­sai­co, que al­ber­ga la Igle­sia de San Juan Evan­ge­lis­ta y el ayun­ta­mien­to, con un pa­tio in­te­rior y una fuen­te.

Pa­ra co­no­cer el oro lí­qui­do de Ma­dei­ra, fru­to de las pe­cu­lia­ri­da­des cli­ma­to­ló­gi­cas y edá­fi­cas de la is­la, hay que vi­si­tar las bo­de­gas Blandy’s Wi­ne Lod­ge, pa­ra de­gus­tar un vino que ha tras­pa­sa­do fron­te­ras y que se ela­bo­ra aquí des­de ha­ce más de cin­co si­glos. Jun­to a las bo­de­gas tie­nes la Sé

(ca­te­dral con­clui­da en 1514), el edificio re­li­gio­so más im­po­nen­te de la is­la, y que so­bre­vi­ve de los tiem­pos de la co­lo­ni­za­ción por­tu­gue­sa. Es de lí­neas aus­te­ras tan­to en su in­te­rior co­mo ex­te­rior, y des­ta­ca la es­pi­ri­tua­li­dad que se res­pi­ra den­tro de ella. La igle­sia po­see una ex­cep­cio­nal cruz pro­ce­sio­nal, ofre­ci­da por el rey Ma­nuel I.

Pa­ra vi­si­tar la zo­na al­ta de la ciu­dad re­sul­ta in­tere­san­te su­bir en fu­ni­cu­lar, que ofrece un pa­seo aé­reo de vis­tas ma­ra­vi­llo­sas so­bre Fun­chal, con el océano al fon­do. Des­pués de 9 mi­nu­tos se lle­ga a Mon­te, em­pla­za­do en una de las la­de­ras de la ciu­dad. Jun­to a la sa­li­da del fu­ni­cu­lar se ha­ya el Jar­dín Tro­pi­cal, que ofrece más de 2.000 plan­tas exó­ti­cas que ocu­pan una ex­ten­sión de 35.000 me­tros cua­dra­dos en la Quin­ta Mon­te Pa­la­ce. Lla­ma po­de­ro­sa­men­te la aten­ción lo lo­gra­do que es­tá el jar­dín orien­tal. Ade­más al­ber­ga un mu­seo, don­de se ex­po­ne una in­tere­san­te co­lec­ción de mi­ne­ra­les y ge­mas, y la co­lec­ción eu­ro­pea más com­ple­ta de escultura con­tem­po­rá­nea de Zim­ba­bue.

Pa­ra vol­ver al cen­tro de la ca­pi­tal Fun­chal la ma­ne­ra más rá­pi­da y sin­gu­lar es des­cen­der en los tí­pi­cos ca­rros de ces­to. Es­te trans­por­te son unos gran­des ca­nas­tos de mim­bre que a modo de tri­neo se des­li­zan so­bre el as­fal­to. Trans­por­tan en­tre dos y tres per­so­nas, y des­cien­den con­du­ci­dos por dos hom­bres o ca­rrei­ros, so­bre cues­tas ver­ti­gi­no­sas du­ran­te más de 2 km. Es­te trans­por­te na­ció por ne­ce­si­dad a me­dia­dos del si­glo XIX, y se ha con­ver­ti­do en una atrac­ción tu­rís­ti­ca que tie­ne mu­cho éxi­to en­tre los fo­rá­neos. Es­ta di­ver­ti­da ex­pe­rien­cia su­po­ne uno de los mo­men­tos más ex­ci­tan­tes del via­je, con una im­por­tan­te des­car­ga de adre­na­li­na. Un per­fec­to bro­che fi­nal pa­ra una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble.

Lí­nea de cos­ta en San­ta­na

Mu­cho por ex­plo­rar.

A la iz­quier­da, Jar­dín Tro­pi­cal en la Quin­ta Mon­te Pa­la­ce; CR7 Mu­seum, en Fun­chal, y fu­ni­cu­lar pa­ra su­bir a Mon­te. So­bre es­tas lí­neas, ca­rrei­ros de Mon­te con los tí­pi­cos ca­rros de ces­to pa­ra tras­la­dar­se al cen­tro de Fun­chal.

Rin­co­nes que vi­si­tar.

A la iz­quier­da, te­rra­za en la rua de San­ta Ma­ría, jun­to a una pin­tu­ra so­bre una puer­ta, que for­ma par­te del pro­yec­to que se reali­zó con la in­ten­ción de re­vi­ta­li­zar el cas­co vie­jo; bo­de­gas Blandy’s Wi­ne Lod­ge, y Praça do Mu­ni­cí­pio. So­bre es­tas lí­neas, fa­cha­da del Ritz Ca­fé, ador­na­da con el tí­pi­co azu­le­jo por­tu­gués.

Lu­ga­res con en­can­to.

A la iz­quier­da, Mer­ca­do dos La­vra­do­res, zo­na de fru­tas y ver­du­ras; de­ta­lle de una pin­tu­ra so­bre una puer­ta en la rua de San­ta Ma­ria, y Lar­go do Cha­fa­riz, cen­tro his­tó­ri­co. So­bre es­tas lí­neas, la rua de San­ta Ma­ria.

Pai­sa­jes pin­to­res­cos.

A la iz­quier­da, be­bi­das tra­di­cio­na­les, pon­cha y aguar­dien­te de ca­ña, en una tien­da en Cá­ma­ra de Lo­bos; mi­ra­dor en Pi­co do Areei­ro, y pai­sa­je des­de la ca­rre­te­ra ER 110. So­bre es­tas lí­neas, cons­truc­cio­nes tra­di­cio­na­les en San­ta­na.

Má­xi­mo dis­fru­te. So­bre es­tas lí­neas, vis­ta ge­ne­ral de Fun­chal. A la de­re­cha, bor­da­do tra­di­cio­nal so­bre man­te­les y ser­vi­lle­tas; ca­ma­re­ro sir­vien­do pon­cha; pla­to de pez es­pa­da con arroz; sa­la del ho­tel Quin­ta da Ca­sa Bran­ca, y ta­xi en la ave­ni­da Arria­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.