TÚ­NEZ

deViajes - - Sumario Punto De Partida - Por Án­gel M. Ber­me­jo

Des­cu­bre una nue­va ca­ra de es­ta exó­ti­ca región que es­con­de his­to­ria, ex­tra­or­di­na­rios oa­sis y mí­ti­cos es­ce­na­rios de ci­ne.

A pe­sar de su ta­ma­ño re­la­ti­va­men­te peque­ño, es­tá re­ple­to de atrac­ti­vos y es di­fí­cil de abar­car en un so­lo via­je. Pro­po­ne­mos una ru­ta que va más allá de la ca­pi­tal y de la is­la de Yer­ba, los dos des­ti­nos más co­no­ci­dos, en bus­ca de al­gu­nas de las mu­chas ca­ras de es­ta tie­rra, pun­to de en­cuen­tro de to­das las civilizaciones del Me­di­te­rrá­neo.

odos los que al­gu­na vez ha­yan sen­ti­do T in­te­rés por el Me­di­te­rrá­neo tie­nen una ci­ta con Car­ta­go. Su nom­bre es uno de los ma­yo­res hi­tos de la An­ti­güe­dad, y aún re­sue­na a tra­vés de los si­glos ese le­ma ro­mano: Cart­ha­go de­len­da est, «Car­ta­go de­be ser des­trui­da». Al via­jar a Tú­nez, to­dos la­men­ta­mos que Ro­ma cum­plie­ra con su ame­na­za. So­bre los res­tos de la gran ca­pi­tal pú­ni­ca se le­van­tó una nue­va ciu­dad que a su vez fue arra­sa­da por los si­guien­tes con­quis­ta­do­res, los ván­da­los. Pe­ro no im­por­ta, en Tú­nez hay que ir al em­pla­za­mien­to de la ciu­dad mí­ti­ca y so­ñar con vie­jas his­to­rias y le­yen­das.

Car­ta­go es aho­ra el ba­rrio más lu­jo­so de la ciu­dad de Tú­nez, y bue­na par­te del re­cin­to ar­queo­ló­gi­co per­ma­ne­ce ba­jo al­gu­nas de las vi­llas más es­plén­di­das de la ac­tua­li­dad. Por eso ex­plo­rar la ciu­dad an­ti­gua es un po­co di­fí­cil y hay que vi­si­tar di­fe­ren­tes re­cin­tos. No hay que per­der­se la co­li­na de Bir­sa y el san­tua­rio de To­fet an­tes de ir en bus­ca de las vi­llas ro­ma­nas y aca­bar el re­co­rri­do en las ter­mas de An­to­nino, las más gran­des del im­pe­rio cons­trui­das fue­ra de Ro­ma. Una co­lum­na de 15 me­tros per­mi­te ima­gi­nar las enor­mes di­men­sio­nes del fri­gi­da­rium. A po­cos me­tros bri­llan las aguas del mar y es una bue­na idea sen­tar­se jun­to a al­guno de los in­men­sos ca­pi­te­les des­per­di­ga­dos aho­ra por el sue­lo y re­cor­dar a la mí­ti­ca rei­na Di­do o a los ague­rri­dos Aní­bal y As­drú­bal mientras se dis­fru­ta de es­tar en uno de los lu­ga­res con más car­ga sim­bó­li­ca del Me­di­te­rrá­neo.

Cuan­do los vi­gi­lan­tes de Car­ta­go avi­san de que van a ce­rrar es el mo­men­to de ir a Si­di Bou Saïd y ca­mi­nar por ca­lle­jue­las em­pe­dra­das, en­tre ca­sas blan­cas con ven­ta­nas azu­les. Pro­ba­ble­men­te sea el en­cla­ve más tu­rís­ti­co, pe­ro una bue­na par­te de

los vi­si­tan­tes son tu­ne­ci­nos. Es una re­pre­sen­ta­ción real de lo que en Tú­nez se con­si­de­ra un rin­cón ro­mán­ti­co, con sus ca­fés que se aso­man al mar en lo al­to de la co­li­na y los mu­ros en­ca­la­dos por los que cuel­gan las bu­gan­vi­llas. La luz que re­fle­jan des­lum­bró a Paul Klee, Mac­ke y Moi­lliet du­ran­te su via­je ini­ciá­ti­co de 1914 que cam­bió pa­ra siem­pre la for­ma de en­ten­der la pin­tu­ra en las van­guar­dias ar­tís­ti­cas eu­ro­peas.

Co­mien­za el via­je ha­cia el sur. En mi­tad de una pla­ni­cie des­ta­ca el in­men­so an­fi­tea­tro de El Jem. En sus tiem­pos de es­plen­dor se lla­ma­ba Thys­drus. Los ca­ci­ques lo­ca­les que­rían ha­cer de su ciu­dad un lugar de es­ca­la de las ca­ra­va­nas que unían la cos­ta con el in­te­rior y pa­ra ello les ofre­cían los me­jo­res es­pec­tácu­los de gla­dia­do­res. Hoy no de­ja de sor­pren­der la co­lo­sal mo­le an­ti­gua (fue el cuar­to an­fi­tea­tro más gran­de de to­do el im­pe­rio) en com­pa­ra­ción con la mo­des­ta po­bla­ción que la ro­dea. Es el me­jor lugar pa­ra sen­tir la pre­sen­cia del im­pe­rio en Áfri­ca. Los ci­né­fi­los sa­brán que se uti­li­zó pa­ra re­crear el Co­li­seo de Ro­ma en la pe­lí­cu­la Gla­dia­tor. Des­pués de ad­mi­rar lo gran­dio­so hay que de­te­ner­se en los de­ta­lles, y pa­ra ello lo me­jor es de­di­car un tiem­po al Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co, pa­ra mu­chos el me­jor de to­do el país. El Mu­seo del Bar­do en la ca­pi­tal es más gran­de y más fa­mo­so, pe­ro la co­lec­ción de mo­sai­cos del de El Jem es más be­lla y es­tá me­jor con­ser­va­da.

El sur pro­fun­do de Tú­nez es el de­sier­to, que pa­ra el vi­si­tan­te an­sio­so de exo­tis­mo se ma­te­ria­li­za en du­nas y pa­seos en dro­me­da­rio. El gran oa­sis de Douz es el lugar don­de ex­pe­ri­men­tar el va­cío del Saha­ra. Es el ma­yor pal­me­ral de Tú­nez, con más de me­dio mi­llón de pal­me­ras. Aquí se aprende que las pal­me­ras sir­ven so­bre to­do pa­ra crear pe­que­ños huer­tos a los que pro­te­gen del

vien­to y dan som­bra, y don­de se pro­du­cen to­do ti­po de fru­tas y ver­du­ras. A me­dio­día la po­bla­ción dor­mi­ta ba­jo el sol in­cle­men­te pe­ro al caer la tar­de to­do re­vi­ve, el zo­co re­to­ma su ac­ti­vi­dad y las te­rra­zas de los ca­fe­ti­nes se lle­nan. A las afue­ras se or­ga­ni­zan los pa­seos en dro­me­da­rio. Mu­chos se con­for­man con un pa­seo de un par de ho­ras y ver la pues­ta de sol, aun­que Douz es un buen si­tio pa­ra ini­ciar una ex­cur­sión de una o dos no­ches y dis­fru­tar de la ex­pe­rien­cia de las no­ches del de­sier­to y del in­men­so es­pec­tácu­lo del cie­lo es­tre­lla­do. Una de las po­si­bi­li­da­des más cu­rio­sas es ir has­ta Ksar Ghi­la­ne, don­de es­tán los res­tos de una ciu­da­de­la ro­ma­na que ha­ce dos mi­le­nios fue un pues­to de vi­gi­lan­cia en la fron­te­ra me­ri­dio­nal del im­pe­rio.

Co­mien­za el len­to ca­mino de vuel­ta ha­cia el nor­te. Pa­ra ello, yen­do a To­zeur, hay que atra­ve­sar Chott el Je­rid, el ma­yor la­go sa­la­do del Saha­ra. Nor­mal­men­te es una in­men­sa lla­nu­ra sa­li­na, de un blan­co des­lum­bran­te, pe­ro cuan­do llue­ve un po­co el agua di­suel­ve las sa­les y for­ma la­gu­nas de color ver­de o ro­jo. Hay va­rios mi­ra­do­res des­de los que se tie­ne una bue­na vis­ta de es­ta in­só­li­ta pla­ni­cie.

To­zeur es la ca­pi­tal de es­ta co­mar­ca y es fa­mo­sa por su gran pal­me­ral. El ba­rrio an­ti­guo es muy sin­gu­lar. Las ca­sas, de ado­be, mues­tran unas fa­cha­das con cu­rio­sos di­se­ños geo­mé­tri­cos for­ma­dos por la pro­pia dis­tri­bu­ción de los la­dri­llos. Es el pun­to fi­nal de las lí­neas fé­rreas tu­ne­ci­nas y Fran­co Bat­tia­to uti­li­zó es­ta ima­gen de le­ja­nía en su can­ción I tre­ni di To­zeur.

To­zeur es el pun­to de par­ti­da pa­ra co­no­cer los oa­sis de mon­ta­ña. Che­bi­ka es­tá col­ga­do de la ro­ca y pa­ra lle­gar la ca­rre­te­ra atra­vie­sa un pal­me­ral. Hay una gar­gan­ta pe­dre­go­sa por don­de co­rre un arro­yo.

Che­bi­ka es un buen lugar pa­ra com­prar rosas del de­sier­to y geo­das. A po­cos ki­ló­me­tros es­tá Ta­mer­za, uno de los em­pla­za­mien­tos más es­pec­ta­cu­la­res de to­do Tú­nez. El pue­blo an­ti­guo es­ta­ba amu­ra­lla­do, al la­do de un ua­di, un cau­ce es­ta­cio­nal, ro­dea­do de pal­me­ras y al pie de unas co­li­nas es­car­pa­das. Muy cer­ca el cau­ce se en­ca­jo­na y el arro­yo crea va­rias cas­ca­das. Tras las inun­da­cio­nes de 1969, Ta­mer­za y Che­bi­ka fue­ron aban­do­na­dos y sus ha­bi­tan­tes crea­ron nue­vas al­deas en lu­ga­res cer­ca­nos.

Las excursiones a los oa­sis sue­len terminar con un des­vío a Ong Je­mal. Pri­me­ro se atra­vie­sa una pla­ni­cie y lue­go se lle­ga a una zo­na de cu­rio­sas for­ma­cio­nes ro­co­sas y gran­des du­nas. Un lugar ex­cep­cio­nal pa­ra ver la pues­ta de sol en el de­sier­to.

De re­gre­so ha­cia el nor­te hay una eta­pa fun­da­men­tal en Kai­ruán, la cuar­ta ciu­dad san­ta del is­lam. Aquí se ro­da­ron al­gu­nas es­ce­nas de En bus­ca del ar­ca per­di­da. Es­tá re­ple­ta de lu­ga­res de in­te­rés, aun­que to­dos em­pa­li­de­cen an­te la gran mez­qui­ta, uno de los mo­nu­men­tos más des­ta­ca­dos del mun­do mu­sul­mán, re­cons­trui­da en di­fe­ren­tes cir­cuns­tan­cias a lo lar­go del tiem­po. Mu­chos de sus ele­men­tos es­tán ins­pi­ra­dos en mo­nu­men­tos preis­lá­mi­cos: el al­mi­nar imi­ta el fa­ro de Ale­jan­dría, el muro ex­te­rior se ins­pi­ra en las for­ta­le­zas bi­zan­ti­nas y la gran sa­la de ora­ción co­pia de al­gu­na ma­ne­ra las ba­sí­li­cas cris­tia­nas. Bue­na par­te de sus co­lum­nas pro­vie­nen de rui­nas de an­ti­guas ciu­da­des ro­ma­nas. So­lo pue­den en­trar en la sa­la de ora­ción los cre­yen­tes, pe­ro las puer­tas de ac­ce­so al gran pa­tio per­ma­ne­cen abier­tas pa­ra que to­dos po­da­mos ad­mi­rar la gran­dio­si­dad de la que es­tá con­si­de­ra­da la mez­qui­ta más an­ti­gua de Áfri­ca.

La mez­qui­ta ocu­pa el ex­tre­mo sep­ten­trio­nal de la me­di­na, por la que se pa­sea en

bus­ca de es­ce­nas tran­qui­las de la vi­da lo­cal. Mu­chas de es­tas ca­lle­jue­las en­ca­la­das, con sus puer­tas re­pu­ja­das, for­man par­te de un Tú­nez ajeno al mun­do ex­te­rior, don­de no hay tien­das pa­ra tu­ris­tas. Más allá de la me­di­na hay que co­no­cer la zaouia (un con­jun­to de edi­fi­cios que ro­dea la tum­ba de un san­to) de Si­di Sah­bi. Tam­bién hay que acer­car­se a co­no­cer las cis­ter­nas agla­bíes, una de las ins­ta­la­cio­nes hi­dráu­li­cas más im­por­tan­tes del nor­te de Áfri­ca, que per­mi­tie­ron crear una ciu­dad en una es­te­pa ári­da en la que es­ca­sea­ba el agua po­ta­ble.

Pa­ra aca­bar el via­je lo me­jor es ir a la cos­ta. Su­sa es la tercera ciu­dad más po­bla­da de Tú­nez y uno de sus prin­ci­pa­les cen­tros tu­rís­ti­cos. Más allá de las pla­yas, su me­di­na es in­tere­san­te por­que per­mi­te co­no­cer la vi­da que bu­lle en sus ca­lle­jue­las, lle­nas de co­mer­cios y ca­fe­ti­nes. Cer­ca de la en­tra­da que se abre en la pla­za Far­hat Ha­ched es­tá el ri­bat, una es­pe­cie de for­ta­le­za y cu­ya to­rre sir­ve de al­mi­nar a la mez­qui­ta que es­tá al la­do. Des­de lo al­to hay una bue­na pa­no­rá­mi­ca de to­da la me­di­na. La en­tra­da del ri­bat es­tá flan­quea­da por dos co­lum­nas que pro­vie­nen del ya­ci­mien­to ro­mano de Ha­dru­me­tum, so­bre el que sur­gió Su­sa.

Pa­ra de­di­car unos días a la pla­ya se pue­de ir a Ham­ma­met, el ma­yor com­ple­jo tu­rís­ti­co de Tú­nez. La me­di­na amu­ra­lla­da, jus­to al bor­de del mar, es uno de esos ejem­plos que hay al­re­de­dor del Me­di­te­rrá­neo de ar­qui­tec­tu­ra tra­di­cio­nal de la zo­na, sin ar­qui­tec­tos, crea­da de ma­ne­ra or­gá­ni­ca por sus pro­pios ha­bi­tan­tes y en don­de los vo­lú­me­nes jue­gan con las lu­ces y las som­bras pa­ra crear unas for­mas po­de­ro­sas, lle­nas de fuer­za. Ham­ma­met fue otra de las es­ca­las del via­je de Paul Klee en 1914, y aquí creó al­gu­nas de las acua­re­las más ex­tra­or­di­na­rias pin­ta­das en to­do el si­glo XX.

Te­rra­zas so­bre el mar en Si­di Bou Saïd.

Ca­rác­ter me­di­te­rrá­neo. So­bre es­tas lí­neas, rui­nas de Car­ta­go. A la de­re­cha, Si­di Bou Saïd: tí­pi­ca cons­truc­ción de fa­cha­da blan­ca y puer­tas y ven­ta­nas azu­les; azo­tea de una ca­sa tra­di­cio­nal ára­be, y te­rra­za con vis­tas al mar.

Exó­ti­co pai­sa­je. So­bre es­tas lí­neas, el co­lo­sal an­fi­tea­tro de El Jem. A la de­re­cha, imá­ge­nes del oa­sis de Douz, re­ple­to de pal­me­ras da­ti­le­ras.

Ex­plo­ra ca­da rin­cón.

So­bre es­tas lí­neas, Chott el Je­rid. Es­ta pla­ni­cie fue el de­co­ra­do de al­gu­nas es­ce­nas de La gue­rra de las ga­la­xias. A la de­re­cha, el oa­sis de Che­bi­ka; mi­na­re­te de la Gran Mez­qui­ta de To­zeur, y de­sier­to cer­ca de To­zeur.

Ciu­da­des san­tas y sa­bor cos­te­ro. So­bre es­tas lí­neas, ca­sas en Ham­ma­met. A la de­re­cha, ce­rá­mi­ca be­re­ber en el mer­ca­do de la me­di­na de Kai­ruán; pa­tio prin­ci­pal del Mau­so­leo de Si­di Abid El Gha­ria­ni, en Kai­ruán, y barcos atra­ca­dos en el puer­to de Su­sa.

Tú­nez de ci­ne y vi­da lo­cal.

So­bre es­tas lí­neas, set de ro­da­je de Mos Es­pa pa­ra

La gue­rra de las ga­la­xias, cer­ca de To­zeur. La me­jor ma­ne­ra de lle­gar a él es con una ex­cur­sión or­ga­ni­za­da. A la de­re­cha, ar­te­sano en Kai­ruán; pis­ci­na del Ho­tel Ras El Ain, en To­zeur; geo­das en Che­bi­ka; pues­to de especias en Su­sa, y ven­ta de pan en las ca­lles de To­zeur.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.