48 HO­RAS

La ca­pi­tal del País Vas­co fran­cés y la del gla­mour del Atlán­ti­co ga­lo. El cho­co­la­te y el surf. Sal­ta­mos al país ve­cino pa­ra con­tar­te lo me­jor de es­tas dos jo­yas.

deViajes - - Punto De Partida - Por Car­men R. Pi­nos

Dos días dan pa­ra mu­cho cuan­do se tra­ta de dis­fru­tar dos au­tén­ti­cas jo­yas fran­ce­sas: Ba­yo­na y Bia­rritz, en los Pi­ri­neos Atlán­ti­cos.

8:00 Des­de Ma­drid, co­ge­mos un vue­lo a San Se­bas­tián –con Ibe­ria (www.ibe­ria.com) tie­nes va­rias co­ne­xio­nes dia­rias, des­de 78 €/ tra­yec­to– y se­gui­mos en co­che has­ta Ba­yo­na. Te­ne­mos an­te no­so­tros unos 40 km por la A-63 lle­nos de pai­sa­jes pin­to­res­cos y 100% ver­des: los que co­rres­pon­den a los Pi­ri­neos Atlán­ti­cos, en la región de Aqui­ta­nia.

10:00 Lle­ga­mos al río Adur y, en su con­fluen­cia con otro cau­dal más peque­ño, el Ni­ve, nos en­con­tra­mos una ciu­dad di­vi­di­da en tres par­tes: Gran Ba­yo­na, Pe­que­ña Ba­yo­na y Saint-Es­prit. Es­ta úl­ti­ma, al otro la­do del Adur, fue el ba­rrio don­de se es­ta­ble­cie­ron los ju­díos ex­pul­sa­dos de Es­pa­ña.

11:00 Co­men­za­mos en Gran Ba­yo­na, el ba­rrio mul­ti­co­lor que con­cen­tra las gran­des jo­yas. En el vér­ti­ce don­de con­flu­yen los dos ríos en­con­tra­mos el Ayun­ta­mien­to, un mag­ní­fi­co edificio neo­clá­si­co co­ro­na­do por va­rias es­ta­tuas que re­pre­sen­tan las di­fe­ren­tes dis­ci­pli­nas ar­tís­ti­cas y que ha­ce las ve­ces de Tea­tro Mu­ni­ci­pal.

12:00 Cru­za­mos la Pla­za de la Li­ber­tad y en­tra­mos de lleno en Quai Ami­ral Du­bour­dieu, la gran ave­ni­da que dis­cu­rre jun­to al cau­ce del río Ni­ve. Aquí sen­ti­rás esa hip­nó­ti­ca mez­cla de bu­lli­cio y re­lax que de­fi­ne es­ta ciu­dad, con gru­pos de jó­ve­nes apu­ran­do pla­tos de co­mi­da rá­pi­da jun­to a tu­ris­tas ha­cién­do­se sel­fies.

12:30 Unos me­tros más ade­lan­te –aho­ra la ave­ni­da pa­sa a lla­mar­se Quai du Com­man­dant Ro­que­bert–, Les Ha­lles se pre­sen­ta co­mo el gran mer­ca­do de la ciu­dad. Nue­vo, pe­ro muy bien pro­vis­to, es el lugar idó­neo pa­ra com­pa­rar pre­cios si quie­res lle­var­te que­sos o foie y co­no­cer in si­tu la gas­tro­no­mía lo­cal. Abre a dia­rio y un sá­ba­do al mes cuen­ta con un co­ro de vo­lun­ta­rios –Baio­nan Kan­tuz– que ani­ma el co­ta­rro.

13:00 Pa­ra el al­muer­zo ele­gi­mos un res­tau­ran­te del mer­ca­do don­de sa­bo­rear el gran or­gu­llo de la ciu­dad: el ja­món de Ba­yo­na. Es­ta­mos en Chez Pant­xo (Tel: +33 559 46 12 12) y, al igual que en otros lo­ca­les de la ciu­dad, te sor­pren­de­rá su ofer­ta de pla­tos de la gas­tro­no­mía vas­ca, don­de no sue­len fal­tar la bran­da­da de ba­ca­lao o el mar­mi­ta­ko de atún.

14:30 Pen­sa­mos en un re­la­jan­te pa­seo de so­bre­me­sa y ele­gi­mos uno con el car­né 100% eco: el Jar­dín Bo­tá­ni­co, reabier­to es­te mis­mo año. Pe­ro an­tes, si aún no lo has he­cho, se im­po­ne una vi­si­ta a la Ofi­ci­na de Tu­ris­mo (www.ba­yon­ne-tou­ris­me. com), en la Pla­ce des Bas­ques.

15:30 De vuel­ta al Jar­dín, cru­za­mos la Puer­ta de Es­pa­ña y ac­ce­de­mos al Cas­ti­llo Vie­jo, del si­glo XII, la cons­truc­ción mi­li­tar más an­ti­gua de Fran­cia. No se pue­de vi­si­tar, pe­ro su esen­cia es es­pe­cial: es­tás en una mu­ra­lla tri­ple –so­bre la ro­ma­na se cons­tru­yó otra re­na­cen­tis­ta y, so­bre es­ta, una tercera en el si­glo XVII–, en un es­pa­cio his­tó­ri­co que, des­de el cie­lo, tie­ne for­ma de es­tre­lla.

16:00 La im­po­nen­te Ca­te­dral de San­ta Ma­ría, con sus dos fle­chas, es nues­tra si­guien­te pa­ra­da. Es­te edificio, que co­men­zó ro­má­ni­co y ter­mi­nó gó­ti­co –lo que ex­pli­ca que ten­ga dos co­lo­res–, es una de las pa­ra­das del Ca­mino de San­tia­go fran­cés. Fí­ja­te en sus vi­drie­ras –una de ellas re­crea el exor­cis­mo a una ni­ña, una his­to­ria po­co fre­cuen­te– y, so­bre to­do, en el claus­tro, de es­ti­lo gó­ti­co fla­mí­ge­ro.

17:00 Si te gus­ta ca­lle­jear, es­tás en un en­cla­ve eco, con la al­men­dra cen­tral pea­to­na­li­za­da y au­to­bu­ses eléc­tri­cos gra­tui­tos. Se agra­de­ce en una ciu­dad cu­yas mu­ra­llas le han obli­ga­do a eli­mi­nar me­dia­ne­ras o pro­fun­di­zar sus ca­sas pa­ra po­der cre­cer. Los so­por­ta­les son otra ca­rac­te­rís­ti­ca y los ve­rás por to­do el cen­tro, en es­pe­cial en la ca­lle Port Neuf.

18:00 En es­ta mis­ma rúa en­con­tra­mos L’Ate­lier du Cho­co­lat (www. ate­lier­du­cho­co­lat.fr), un pa­raí­so de los go­lo­sos que tra­ba­ja es­te dul­ce con los más in­só­li­tos in­gre­dien­tes, co­mo jen­gi­bre o ca­ne­la. Nues­tro fa­vo­ri­to es el clá­si­co lo­cal: ne­gro y pi­can­te, con pi­mien­to de Es­pe­let­te.

19:00 Cru­za­mos el Ni­ve por el Pont Ma­ren­go pa­ra ac­ce­der a una de los jo­yas de la Pe­que­ña Ba­yo­na: el Mu­seo Vas­co (www. mu­see-bas­que.com), un es­pa­cio cui­da­dí­si­mo ubi­ca­do en un an­ti­guo edificio por­tua­rio. Su ex­ten­so fon­do et­no­grá­fi­co y su pa­sión por el ar­te te en­gan­cha­rán por com­ple­to.

21:00 Se­gui­mos en es­ta zo­na del río y apro­ve­cha­mos pa­ra ce­nar en La Gran­ge (Tel: +33 559 46 17 84). El edificio, con la ar­qui­tec­tu­ra clá­si­ca vas­ca –ale­gres fa­cha­das con en­tra­ma­dos de ma­de­ra ro­ja o ver­de y ma­llor­qui­nas de co­lo­res–, al­ber­ga en su in­te­rior un es­pa­cio gour­met de al­ta co­ci­na con pro­pues­tas muy in­tere­san­tes. Te re­co­men­da­mos las viei­ras con pue­rros o los es­pá­rra­gos blan­cos re­lle­nos de can­gre­jo.

8:00 Des­de Ba­yo­na, to­ma­mos la BAB –la ca­rre­te­ra que co­nec­ta Ba­yo­na, An­glet y Bia­rritz, de ahí su nom­bre– y, en po­co más de 20 mi­nu­tos nos plan­ta­mos en Bia­rritz, la lo­ca­li­dad que la em­pe­ra­triz Eu­ge­nia con­vir­tió en tren­ding to­pic en el si­glo XIX, des­pués de pa­sar aquí unas va­ca­cio­nes.

8:30 Co­mo no po­día ser me­nos, em­pe­za­mos el re­co­rri­do en la cos­ta –una de las más eli­tis­tas del li­to­ral ga­lo– y lle­ga­mos has­ta el fa­ro de la Point Saint Martin, una ele­gan­te cons­truc­ción que se­pa­ra geo­grá­fi­ca­men­te Bia­rritz de An­glet. Su­bir los 248 es­ca­lo­nes tie­ne pre­mio: unas vis­tas es­pec­ta­cu­la­res de la cos­ta y los Pi­ri­neos.

9:00 Aquí co­mien­za la Gran­de Pla­ge, uno de los are­na­les más con­cu­rri­dos de la lo­ca­li­dad. Es un lugar for­mi­da­ble pa­ra pa­sear y, si te ani­mas, ca­bal­gar las olas a gol­pe de surf o prac­ti­car cual­quier otro de­por­te acuá­ti­co.

9:30 El Ho­tel Pa­lais (www.ho­tel-du-pa­lais.com), un es­pec­ta­cu­lar 5* si­tua­do al bor­de del mar, es otro de los pun­tos más fo­to­gra­fia­dos de la pla­ya. El edificio ocu­pa el es­pa­cio de la his­tó­ri­ca Vi­lla Eu­ge­nia, el pa­la­cio que Na­po­león III le re­ga­ló a su es­po­sa, Eu­ge­nia de Mon­ti­jo, en 1855.

10:00 La in­fluen­cia de la em­pe­ra­triz en la ciu­dad fue tal que in­clu­so le dio su nom­bre a un templo: la Igle­sia San­ta Eu­ge­nia, una pre­cio­sa cons­truc­ción neo­gó­ti­ca de fi­na­les del si­glo XIX. Te lla­ma­rá la aten­ción su in­te­rior, con unos in­tere­san­tes vi­tra­les y una crip­ta que se usa pa­ra ex­po­si­cio­nes tem­po­ra­les. 11:00 De­ja­mos atrás la cos­ta y en­tra­mos en el nú­cleo ur­bano. Uno de sus pun­tos más vi­bran­tes es el Mer­ca­do Les Ha­lles, en la Pla­ce So­bra­diel, un es­pa­cio de­li­cio­so ro­dea­do de ba­res y te­rra­ci­tas y con un mer­ca­di­llo en una de sus en­tra­das.

13:00 En uno de los la­te­ra­les tie­nes un clá­si­co lis­to pa­ra ale­grar­te la ho­ra del al­muer­zo. Es Le Ca­fé du Com­mer­ce (Tel: +33 559 41

87 24), una lugar es­pa­cio­so y muy agra­da­ble, con una te­rra­za des­de la que sa­bo­rear las de­li­cias de la zo­na. Te gus­ta­rán los ri­llet­tes –una ela­bo­ra­ción en la que el pro­duc­to se des­mi­ga– de do­ra­da o de ca­nard.

15:00 En la mis­ma ca­lle, Rue Gam­bet­ta, tie­nes una de las tien­das más in­tere­san­tes de la ciu­dad, que aú­na tra­di­ción con la crea­ti­vi­dad más in­no­va­do­ra: Art of Sou­le (www.ar­tof­sou­le.com). Fi­cha el look vas­co-fran­cés y llé­va­te unas al­par­ga­tas con las clá­si­cas ra­yas o unas es­pa­dri­lles ne­gras con una bri­llan­te ca­la­ve­ra.

16:30 Si ya su­fres la fie­bre de las com­pras, pá­sa­te por la Mai­son Aros­té­guy (www.aros­te­guy.com), otro clá­si­co, pe­ro en es­ta oca­sión de­di­ca­do a los pro­duc­tos ul­tra­ma­ri­nos. Vi­nos, mer­me­la­das, le­gum­bres, tés y to­do ti­po de con­ser­vas se ali­nean en es­te es­pa­cio con ca­si 150 años de his­to­ria a sus es­pal­das –se inau­gu­ró en 1875– y en el que des­ta­ca el pi­mien­to de Es­pe­lett, el oro ro­jo de la zo­na, con el que se ela­bo­ra has­ta cer­ve­za.

17:30 Pa­ra los más go­lo­sos, otra pa­ra­da im­pres­cin­di­ble: Mai­son Adam (www.mai­so­na­dam.fr). El obra­dor de es­ta co­que­ta pas­te­le­ría lle­va ven­dien­do ma­ca­rons des­de 1660. ¡Ojo! No son los de co­lo­res, sino la re­ce­ta au­tén­ti­ca, a ba­se de al­men­dra, azú­car, cla­ra de hue­vo y al­gún que otro se­cre­to. Ade­más, gâ­teau bas­que y las más in­só­li­tas com­bi­na­cio­nes con pi­mien­to de Es­pe­let­te.

18:30 Sube la Ave­ni­da Eduar­do VII has­ta desem­bo­car en la Pla­ce Geor­ges Cle­men­ceau, un ele­gan­te es­pa­cio con un pe­so pe­sa­do de las com­pras ga­las: Ga­le­ries La­fa­yet­te. Los úl­ti­mos jer­seys de cash­me­re, som­bre­ros y al­ta bi­su­te­ría des­fi­lan por los es­ca­pa­ra­tes de es­te cen­tro co­mer­cial.

20:00 El am­bien­te se con­cen­tra en los ale­da­ños de Les Ha­lles. En­tre Gam­bet­ta, Vic­tor Hu­go y Champ La­com­be en­con­tra­rás lo­ca­les que mez­clan el ta­lan­te ga­lo y el es­pí­ri­tu la­tino y don­de el must es sen­tar­te en una te­rra­za, char­lar, ver y de­jar­te ver. Aquí pue­des sa­bo­rear al­guno de los tragos de mo­da: vino ro­sa­do con hie­lo y eau ment, es de­cir, agua con gas y si­ro­pe de men­ta, aun­que tam­bién lo pue­des pe­dir de fre­sa, plá­tano…

21:00 Ba­ja­mos a la cos­ta pa­ra ver la idí­li­ca fo­to del atar­de­cer so­bre el Puer­to Vie­jo. Aun­que cues­te ima­gi­nar­lo, Bia­rritz fue uno de los más im­por­tan­tes puer­tos ba­lle­ne­ros de Eu­ro­pa y es­te es­pa­cio, que aho­ra es un fon­do de sel­fie pa­ra pa­re­jas, es­ta­ba muy con­cu­rri­do.

22:00 An­tes de terminar la jor­na­da se im­po­ne una vi­si­ta al Ca­sino. El edificio, ca­ta­lo­ga­do co­mo mo­nu­men­to his­tó­ri­co, se inau­gu­ró en 1901 y es una mues­tra per­fec­ta del es­ti­lo art dé­co que im­pe­ra en la lo­ca­li­dad. Ade­más, sus vis­tas de la Gran­de Pla­ge son úni­cas. ◆

La Ro­ca de la Vir­gen, al fi­nal de la cos­ta, es­tá uni­da a tie­rra por una pa­sa­re­la de hie­rro di­se­ña­da por Gus­ta­ve Eif­fel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.