RE­LA­TO

deViajes - - Punto De Partida -

Des­cu­bre el pe­ri­plo de Cris­ti­na Mo­ra­tó en Múnich pa­ra em­pa­par­se del es­pí­ri­tu de la pro­ta­go­nis­ta de su li­bro Divina Lo­la.

Cris­ti­na Mo­ra­tó no ne­ce­si­ta pre­sen­ta­ción. Tras una ex­ten­sa ca­rre­ra co­mo pe­rio­dis­ta, los ve­ri­cue­tos li­te­ra­rios le lle­va­ron a es­cri­bir so­bre mu­je­res po­co con­ven­cio­na­les. En es­tas lí­neas na­rra có­mo per­si­guió en Múnich la es­te­la de Lo­la Mon­tes, pro­ta­go­nis­ta de su li­bro Divina Lo­la.

S cé­le­bre eguir el ras­tro de una in­tré­pi­da via­je­ra co­mo Lo­la Mon­tes, que en el si­glo XlX re­co­rrió prác­ti­ca­men­te el mun­do en­te­ro, me ha per­mi­ti­do des­cu­brir la ciu­dad ale­ma­na de Múnich y caer ren­di­da an­te sus múl­ti­ples en­can­tos. Más allá de su Ok­to­ber­fest –fies­ta de la cer­ve­za– la ca­pi­tal de Ba­vie­ra sor­pren­de por sus pa­la­cios ba­rro­cos, sus mu­seos van­guar­dis­tas, sus ele­gan­tes ave­ni­das co­mer­cia­les, ex­ten­sos jar­di­nes y edi­fi­cios his­tó­ri­cos muy bien con­ser­va­dos. Mi­res por don­de mi­res, en el ho­ri­zon­te siem­pre en­con­tra­rás la azu­la­da si­lue­ta de los pi­cos ne­va­dos de los Al­pes co­mo per­pe­tuo te­lón de fon­do. A su im­pre­sio­nan­te pa­tri­mo­nio cul­tu­ral y a los bu­có­li­cos pai­sa­jes na­tu­ra­les de pos­tal que la ro­dean hay que aña­dir el ca­rác­ter abier­to, in­de­pen­dien­te y aco­ge­dor de sus ha­bi­tan­tes.

Lo­la Mon­tes lle­gó a es­ta ciu­dad una ma­ña­na oto­ñal de 1846 y se alo­jó, co­mo era su cos­tum­bre, en el me­jor ho­tel, el Ba­ye­ris­cher Hof. La ar­tis­ta desea­ba ac­tuar en el pres­ti­gio­so tea­tro de la Cor­te con sus bo­le­ros, aun­que su ta­len­to co­mo bai­la­ri­na de­ja­ba mu­cho que desear. Des­de su ha­bi­ta­ción la “be­lla es­pa­ño­la” –en reali­dad era ir­lan­de­sa y se lla­ma­ba Eli­za­beth Gil­bert– po­día con­tem­plar la im­po­nen­te ca­te­dral de la­dri­llo ro­jo con sus dos al­tas to­rres co­ro­na­das por cú­pu­las. Las vis-

tas ape­nas han cam­bia­do, pe­ro en su co­que­ta y som­brea­da pla­za des­ta­ca aho­ra un im­pro­vi­sa­do al­tar que re­cuer­da a uno de los hués­pe­des más fa­mo­sos de es­te ho­tel: Mi­chael Jack­son. Cuan­do el ar­tis­ta ve­nía a ac­tuar a Múnich sus fans se agol­pa­ban en es­ta pla­za pa­ra re­ci­bir­le. Tras su trá­gi­ca muer­te, en 2009, de­ci­die­ron man­te­ner vi­va su me­mo­ria. Nun­ca fal­tan fo­tos, ve­las en­cen­di­das, regalos, re­cor­tes de pren­sa y men­sa­jes de ca­ri­ño que re­cuer­dan al can­tan­te.

Y es que el Ba­ye­ris­cher Hof pue­de pre­su­mir de ser el ho­tel de las estrellas. Aquí se han alo­ja­do ac­to­res, re­yes, po­lí­ti­cos y aris­tó­cra­tas. So­fía Lo­ren, Ro­bert de Ni­ro y Ca­ro­li­na de Mó­na­co se en­cuen­tran en­tre sus in­con­di­cio­na­les. Hoy si­gue sien­do el más em­ble­má­ti­co de Múnich y tam­bién el más an­ti­guo. Su ori­gen se re­mon­ta a 1839, cuan­do el rey Luis l de Ba­vie­ra en­car­gó a su ar­qui­tec­to fa­vo­ri­to, Frie­drich von Gärt­ner, la cons­truc­ción de un ho­tel de pri­me­ra ca­te­go­ría digno pa­ra al­ber­gar a las per­so­na­li­da­des que vi­si­ta­ban la ca­pi­tal de su reino. Una de sus pri­me­ras clien­tas fue la em­pe­ra­triz Isa­bel de Ba­vie­ra, la fa­mo­sa y des­di­cha­da Sis­si. La Ca­sa Im­pe­rial de Vie­na re­ser­va­ba ca­da año dos plan­tas en­te­ras del ho­tel pa­ra la ex­cén­tri­ca da­ma y su nu­me­ro­so sé­qui­to.

El Ba­yes­ris­cher Hof ya ha cum­pli­do 175 años y su his­to­ria va uni­da a la de es­ta ciu­dad, que lo con­si­de­ra to­do un sím­bo­lo. Uno de los es­pa­cios más fre­cuen­ta­dos del ho­tel, y mi preferido, es el im­pre­sio­nan­te Spa Blue dis­tri­bui­do en tres plan­tas y cu­yo di­se­ño ha si­do me­re­ce­dor de im­por­tan­tes pre­mios de ar­qui­tec­tu­ra. Un au­tén­ti­co oa­sis de ver­dor, gra­cias a la pro­li­fe­ra­ción de plan­tas, que ofrece al clien­te 1.300 me­tros cua­dra­dos de­di­ca­dos al re­lax y al bie­nes­tar. He pa­sa­do mu­chas ho­ras en es­ta te­rra­za de la sex­ta plan­ta con­tem­plan­do las me­jo­res vis­tas de la ciu­dad des­de es­ta ata­la­ya pri­vi­le­gia­da. Si el buen tiem­po lo per­mi­te –el sol es un bien es­ca­so en Múnich– pue­des co­mer al­go li­ge­ro en al­bor­noz en al­gu­na de sus me­sas al ai­re li­bre, na­dar en su pis­ci­na cli­ma­ti­za­da, tum­bar­te en sus ha­ma­cas y dis­fru­tar de su zo­na de sau­na. Alo­jar­se en es­te ho­tel le­gen­da­rio es un via­je en el tiem­po a un pa­sa­do es­plen­do­ro­so de bai­les de ga­la, opí­pa­ros ban­que­tes y ele­gan­tes re­cep­cio­nes.

Cuan­do el rey Luis co­no­ció a Lo­la Mon­tes se enamo­ró de ella al ins­tan­te y el Ba­ye­ris­cher Hof se con­vir­tió en su nido de amor. Ca­da ma­ña­na el an­ciano monarca iba an­dan­do des­de su pa­la­cio en la Re­si­denz has­ta el ho­tel. He he­cho es­te mis­mo ca­mino mu­chas ve­ces y no me can­so de ad­mi­rar los es­plén­di­dos edi­fi­cios que ja­lo­nan la gran Max-Jo­seph-Platz, co­mo el tea­tro de la Ópe­ra ins­pi­ra­do en un templo grie­go. EL rey Luis era un enamo­ra­do del mun­do clá­si­co y so­ña­ba con con­ver­tir la ca­pi­tal de su reino en una ur­be per­fec­ta y mo­nu­men­tal ins­pi­ra­da en la Ro­ma y la Gre­cia an­ti­guas. Sin du­da lo con­si­guió. Múnich es­tá sal­pi­ca­da de ar­cos de triun­fo, obe­lis­cos, es­ta­tuas y edi­fi­cios neo­clá­si­cos de­co­ra­dos con fri­sos y co­lum­na­tas.

La Re­si­denz fue el pa­la­cio ofi­cial de los re­yes de Ba­vie­ra du­ran­te cua­tro si­glos. Es un enor­me y la­be­rín­ti­co com­ple­jo de edi­fi­cios y pa­la­cios ro­dea­do de diez gran­des pa­tios abier­tos y jar­di­nes ita­lia­nos de di­se­ño geo­mé­tri­co con her­mo­sas fuen­tes de bron­ce. Cuan­do Lo­la Mon­tes se con­vir­tió en la aman­te del rey Luis ac­ce­día por un pa­sa­di­zo a las de­pen­den­cias pri­va­das del so­be­rano. Pue­do ima­gi­nar su ca­ra de asom­bro al con­tem­plar la opu­len­cia, sun­tuo­si­dad y el

“Cuan­do el rey Luis co­no­ció a Lo­la Mon­tes se enamo­ró”

lu­jo de sus sa­lo­nes ta­pi­za­dos de se­da, sus mag­ní­fi­cas ara­ñas de cris­tal, es­pe­jos do­ra­dos, sue­los de ma­de­ras no­bles, al­fom­bras, fi­nos ta­pi­ces y an­ti­güe­da­des por do­quier. Se ne­ce­si­tan va­rios días pa­ra re­co­rrer es­te enor­me pa­la­cio-mu­seo y es tal la sa­tu­ra­ción que se vi­ve de­bi­do a la be­lle­za y a la abun­dan­cia de sus obras de ar­te que no es ra­ro su­frir el síndrome de Stend­hal. Es el mo­men­to de sa­lir al ex­te­rior y res­pi­rar ai­re pu­ro en el Jar­dín In­glés, don­de Lo­la y el rey pa­sea­ban su amor sin im­por­tar­les las mi­ra­das. Su nom­bre se pres­ta a equí­vo­co por­que, en reali­dad, es el au­tén­ti­co pul­món ver­de de la ciu­dad. Un jar­dín más ex­ten­so in­clu­so que el Cen­tral Park de Nue­va York y que al­ber­ga la­gos, pra­de­ras, un templo grie­go de­di­ca­do al amor y una cer­ve­ce­ría al ai­re li­bre. Pue­des pa­sear, ir en bi­ci­cle­ta, ha­cer píc­nic ba­jo sus fron­do­sos ár­bo­les e in­clu­so ba­ñar­te en la pla­ya nu­dis­ta del río Eis­bach, que atra­vie­sa el par­que. Aquí tam­bién, y aun­que pa­rez­ca in­creí­ble, se prac­ti­ca el surf. En un tra­mo de un ca­nal artificial del cau­da­lo­so río Isar ca­da día jó­ve­nes ves­ti­dos con sus tra­jes de neo­preno ha­cen las de­li­cias del pú­bli­co ca­bal­gan­do con sus ta­blas so­bre las olas. Es la gran atrac­ción del Jar­dín In­glés y un es­pec­tácu­lo insólito que atrae a mi­les de tu­ris­tas.

El ma­jes­tuo­so pa­la­cio de Nymp­hen­burg (cas­ti­llo de las nin­fas) es un lugar es­pe­cial pa­ra mí, por­que aquí se con­ser­va el re­tra­to más fa­mo­so de Lo­la Mon­tes. Se en­cuen­tra a las afue­ras de Múnich y se cons­tru­yó en 1664 co­mo re­si­den­cia de ve­rano de la fa­mi­lia Wit­tels­bach. Al­gu­nos lo lla­man el Ver­sa­lles ale­mán por sus enor­mes di­men­sio­nes, la sun­tuo­si­dad de sus es­tan­cias y cui­da­dos jar­di­nes. Con­ser­va la de­co­ra­ción ori­gi­nal de la épo­ca pe­ro a mí lo que me ma­ra­vi­llan son las pin­tu­ras que de­co­ran los te­chos de sus sa­lo­nes prin­ci­pa­les y que mues­tran es­ce­nas mi­to­ló­gi­cas. Un ala del edificio al­ber­ga la cé­le­bre Ga­le­ría de las Be­lle­zas.

En es­ta sin­gu­lar pinacoteca se pue­den ad­mi­rar más de una trein­te­na de re­tra­tos que el rey Luis l de Ba­vie­ra en­car­gó al pin­tor de la cor­te, Jo­seph Karl Stie­ler. Fue su par­ti­cu­lar ho­me­na­je a la be­lle­za fe­me­ni­na y no po­día fal­tar el re­tra­to de su ama­da Lo­la Mon­tes, que po­só pa­ra el ar­tis­ta co­mo bai­la­ri­na es­pa­ño­la con un ves­ti­do ne­gro de terciopelo y en­ca­je blan­co, y mantilla cu­brien­do su ca­be­llo. Te­nía en­ton­ces 24 años y se en­con­tra­ba en la ple­ni­tud de su be­lle­za. Aun­que a ella nun­ca le agra­dó es­te re­tra­to no hay du­da de que re­fle­ja su fuer­te ca­rác­ter y su exó­ti­ca be­lle­za.

Los jar­di­nes de Nymp­hen­burg, que ro­dean el pa­la­cio, in­vi­tan a pa­sear, a leer en sus ban­cos de pie­dra o a dis­fru­tar de la vi­sión oní­ri­ca de sus la­gos y fuen­tes. En su ori­gen fue­ron de es­ti­lo in­glés pe­ro al ser am­plia­dos se im­pu­so la in­fluen­cia fran­ce­sa. Tie­ne 800.000 me­tros cua­dra­dos y va­le la pe­na per­der­se por sus la­be­rín­ti­cos sen­de­ros y par­te­rres de flo­res pa­ra des­cu­brir sus se­cre­tos me­jor guar­da­dos. Hay tem­ple­tes pa­ra la me­di­ta­ción, rui­nas fal­sas, gru­tas mis­te­rio­sas, ri­cos pa­be­llo­nes de ca­za de es­ti­lo ba­rro­co y otros aún más her­mo­sos que ser­vían pa­ra la re­cep­ción de in­vi­ta­dos.

Es­te lugar era el re­fu­gio fa­vo­ri­to de Lo­la Mon­tes. Aquí ve­nía cuan­do que­ría huir de los pro­ble­mas y las in­tri­gas de la cor­te. Aún hoy es­tos jar­di­nes en­can­ta­dos re­sul­tan un bál­sa­mo pa­ra el es­pí­ri­tu y el atar­de­cer es la me­jor ho­ra pa­ra vi­si­tar­los. La te­nue luz del sol ti­ñe sus fa­cha­das, mo­nu­men­tos y es­cul­tu­ras de un tono ocre que ase­me­ja un de­co­ra­do tea­tral. Otro rin­cón ins­pi­ra­dor pa­ra un es­cri­tor en es­ta ciu­dad so­fis­ti­ca­da, ro­mán­ti­ca, ele­gan­te y mo­nu­men­tal que des­cu­brí gra­cias a una de las mu­je­res más aven­tu­re­ras del si­glo XlX y la pro­ta­go­nis­ta de mi úl­ti­mo li­bro, Divina Lo­la.

“Se ne­ce­si­tan va­rios días pa­ra re­co­rrer la Re­si­denz”

La es­cri­to­ra jun­to a un re­tra­to de Lo­la Mon­tes. Pa­no­rá­mi­ca des­de la te­rra­za del Blue Spa del ho­tel Ba­ye­ris­cher Hof de Múnich.

Cris­ti­na Mo­ra­tó po­san­do en la Ga­le­ría de los An­te­pa­sa­dos de Re­si­denz Mun­chen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.