JA­PÓN

Dis­fru­ta de un via­je en mo­do zen Las pre­fec­tu­ras de Shi­ma­ne y Ya­ma­gu­chi, al oes­te del país, cuen­tan con al­gu­nos de los san­tua­rios más im­por­tan­tes, con las ciu­da­des de los sa­mu­ráis y con una na­tu­ra­le­za di­se­ña­da pa­ra im­pre­sio­nar.

deViajes - - Sumario - Por Kris Ubach

Nos po­ne­mos en mo­do zen y re­co­rre­mos el oes­te ni­pón pa­ra des­cu­brir sus se­cre­tos me­jor guar­da­dos.

So­lo hay que dar­se un pa­seo por la his­tó­ri­ca Mat­sue, la ca­pi­tal de la pre­fec­tu­ra de Shi­ma­ne, pa­ra cons­ta­tar que a es­te rin­cón del ma­pa ja­po­nés lle­gan po­cos tu­ris­tas oc­ci­den­ta­les. Las ciu­da­des del oes­te ni­pón no tie­nen la ri­que­za cul­tu­ral y el es­plen­dor de To­kio o Kio­to, pe­ro cuen­tan con nu­me­ro­sos atrac­ti­vos na­tu­ra­les, his­tó­ri­cos y gas­tro­nó­mi­cos que en­ca­be­zan la lis­ta de ‘musts’ pa­ra los pro­pios ja­po­ne­ses. Es­ta es tie­rra de fe, de mi­to­lo­gía, de tra­di­cio­nes an­ces­tra­les y tam­bién de buen co­mer.

Pue­des em­pe­zar tu ru­ta por la vie­ja ciu­dad feu­dal de Mat­sue vi­si­tan­do el Castillo Ne­gro, uno de los do­ce úni­cos en Ja­pón que con­ser­va in­tac­ta su es­truc­tu­ra ori­gi­nal de ma­de­ra del si­glo XVII. Hu­bo un tiem­po en que to­do el país es­ta­ba sal­pi­ca­do de ellos, pe­ro la des­truc­ción lle­va­da a ca­bo en el pe­río­do Mei­ji, los te­rre­mo­tos, los in­cen­dios y los bom­bar­deos de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial re­du­je­ron el res­to de for­ta­le­zas sa­mu­ráis a cenizas.

En es­te castillo –que es el se­gun­do en ta­ma­ño en to­do Ja­pón– vi­vie­ron los sa­mu­ráis al ser­vi­cio del se­ñor de Mat­sue y hoy sus in­te­rio­res con­ser­van in­tac­tas las ar­ma­du­ras, más­ca­ras y es­pa­das uti­li­za­das por aque­llos gue­rre­ros mí­ti­cos (en­tra­da: 4,50 €. www.vi­sit-mat­sue.com).

En el re­cin­to del castillo, que que­da en­ca­ja­do por unas im­po­nen­tes mu­ra­llas y dos fo­sos, tam­bién se pue­den vi­si­tar tres san­tua­rios sin­toís­tas: el de Mat­sue, el de Go­ko­ku y el de Jo­zan. Es­te úl­ti­mo es­tá con­sa­gra­do a los zo­rros (el sím­bo­lo de las bue­nas co­se­chas y de la pros­pe­ri­dad en los negocios). En el re­cin­to in­tra­mu­ros tam­bién se en­cuen­tra el Pa­la­cio Koun­ka­ku, cons­trui­do se­gún los cá­no­nes es­té­ti­cos oc­ci­den­ta­les de prin­ci­pios del si­glo XX, en cu­yo in­te­rior se ubi­ca una en­can­ta­do­ra ca­sa de té. Pa­ra co­no­cer el re­cin­to pa­la­cie­go des­de otro pun­to de vis­ta, tie­nes la op­ción de su­bir­te a bor­do de los bar­qui­tos que na­ve­gan por los fo­sos in­te­rior y ex­te­rior del castillo (6 €).

AR­TE VE­GE­TAL

Si el le­ga­do de los sa­mu­ráis es un buen re­cla­mo tu­rís­ti­co en el oc­ci­den­te de Ja­pón,

En la ciu­dad feu­dal de Mat­sue. El Pa­la­cio Koun­ka­ku cuen­ta en su in­te­rior con una en­can­ta­do­ra ca­sa de té. Es­ta­tuas de zo­rros en el tem­plo de Jo­zan. Derecha: Vis­ta del Castillo Ne­gro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.