CHE­QUIA

El jar­dín se­cre­to de la Re­pú­bli­ca Che­ca

deViajes - - Sumario -

Exu­be­ran­te, y ba­rro­co. Así es Moravia, el in­men­so (y des­co­no­ci­do) jar­dín si­tua­do al es­te de la Re­pú­bli­ca Che­ca.

Pla­ga­da de cas­ti­llos ba­rro­cos, exu­be­ran­tes jar­di­nes y las es­bel­tas igle­sias gó­ti­cas, Moravia, en el ex­tre­mo orien­tal de la Re­pú­bli­ca Che­ca, es lo más pa­re­ci­do al país so­ña­do de los cuen­tos de prin­ce­sas. Por José Ma­ría de Pa­blo

Aun­que la ver­da­de­ra ca­pi­tal de la an­ti­gua Moravia es Brno, em­pe­za­mos es­te via­je por Olo­mouc, una pe­que­ña ciu­dad or­gu­llo­sa de te­ner su prin­ci­pal mo­nu­men­to, la co­lum­na de la Pes­te o de la San­tí­si­ma Tri­ni­dad, in­clui­do en la lis­ta de lu­ga­res Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad.

Es­ta co­lum­na pre­si­de la lla­ma­da Pla­za Al­ta y su­pera los 35 me­tros de al­tu­ra. Se cons­tru­yó pa­ra agra­de­cer el fin de una epi­de­mia y fue inau­gu­ra­da en 1754 por la mis­mí­si­ma em­pe­ra­triz Ma­ría Te­re­sa, ya que Aus­tria con­tro­ló du­ran­te si­glos la ac­tual Re­pú­bli­ca Che­ca.

De­ba­jo de es­ta jo­ya del ba­rro­co re­li­gio­so se es­con­de una ca­pi­lla y una red de tú­ne­les que, se su­po­ne, co­mu­ni­can con al­gu­nas de las igle­sias pró­xi­mas. La pla­za, tal vez una de las más be­llas de Eu­ro­pa Cen­tral, fue el cen­tro político y cul­tu­ral de la co­mar­ca, ade­más del lu­gar don­de se eje­cu­ta­ban las sentencias pú­bli­ca­men­te. De to­dos sus mo­nu­men­tos, el más bus­ca­do tras la co­lum­na es el Re­loj As­tro­nó­mi­co del Ayun­ta­mien­to. El ori­gi­nal, del si­glo XV, su­frió da­ños irre­pa­ra­bles du­ran­te la II Gue­rra Mun­dial, así que fue re­cons­trui­do si­guien­do el es­ti­lo del rea­lis­mo so­cia­lis­ta, sus­ti­tu­yen­do las fi­gu­ras de san­tos por re­pre­sen­ta­cio­nes de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras. El ca­rri­llón se po­ne en mar­cha ca­da me­dio­día, ofre­cien­do un es­pec­tácu­lo gra­tui­to si­mi­lar al de la fa­mo­sa to­rre del re­loj del Ayun­ta­mien­to de Pra­ga.

Otra pe­cu­lia­ri­dad de Olo­mouc son sus fuen­tes mo­nu­men­ta­les. La más nue­va es­tá en la mis­ma Pla­za Al­ta, que re­pre­sen­ta des­de 2002 la le­yen­da del poe­ta grie­go Arion, pe­ro las ver­da­de­ra­men­te in­tere­san­tes son las seis fuen­tes ba­rro­cas igual­men­te de­di­ca­das a la mi­to­lo­gía clá­si­ca y dis­tri­bui­das por to­do el cas­co his­tó­ri­co.

El 30% de los 100.000 ha­bi­tan­tes de Olo­mouc son es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad Pa­lacky, don­de se vie­ne im­par­tien­do fi­lo­so­fía, medicina, cien­cias na­tu­ra­les, de­re­cho y teo­lo­gía des­de el si­glo XVI. Su se­de cen­tral es­tá fren­te al Pa­la­cio Ar­zo­bis­pal, una jo­ya del pri­mer ba­rro­co mo­ra­vo en cu­yo in­te­rior, don­de se cus­to­dia una bi­blio­te­ca de va­lor in­cal­cu­la­ble, fue co­ro­na­do em­pe­ra­dor Fran­cis­co José.

Mu­cho me­nos pom­pa pe­ro no me­nos in­te­rés tie­nen las cue­vas de Ja­vo­ric­ko, a unos 40 km de Olo­mouc. Es­ta tie­ne tres ni­ve­les, pe­ro so­lo es­tá adaptada pa­ra las vi­si­tas la ga­le­ría más su­per­fi­cial, ya de por sí es­pec­ta­cu­lar. Nun­ca se han en­con­tra­do res­tos de vida hu­ma­na, pe­ro sí de­ce­nas de mi­les de mur­cié­la­gos ena­nos que lle­van in­ver­nan­do en es­te tran­qui­lo y fres­co lu­gar des­de cien­tos de ge­ne­ra­cio­nes.

Re­fu­gio de sec­tas y de fu­gi­ti­vos du­ran­te si­glos, las cue­vas no fue­ron ex­plo­ra­das has­ta 1938 cuan­do Vi­lem Svec, guar­da­bos­ques y par­ti­sano, en­con­tró una en­tra­da mien­tras prac­ti­ca­ba la gue­rra.

UNA RU­TA DE CAS­TI­LLOS

Con­du­cien­do unos 20 mi­nu­tos por ca­rre­te­ras ru­ra­les se lle­ga a otro mis­te­rio­so y lu­gar, el Castillo de Bou­zov. Aun­que tie­ne mu­chos años de historia a sus es­pal­das, su im­pre­sio­nan­te as­pec­to ac­tual se de­be al Ar­chi­du­que Eugenio de Aus­tria, Gran Maes­tre de la Or­den de los Ca­ba­lle­ros Teu­to­nes, or­den de ca­rác­ter militar creada du­ran­te las Cru­za­das.

El ar­chi­du­que in­vir­tió en su res­tau­ra­ción pa­ra po­der uti­li­zar­lo co­mo re­si­den­cia de ve­rano, re­cu­pe­ran­do be­llos de­ta­lles cons­trui­dos por sus an­te­ce­so­res a la ca­be­za de la or­den, co­mo las ner­va­du­ras de la sa­la gó­ti­ca que re­pre­sen­tan a sa­rra­ce­nos, po­la­cos y bál­ti­cos, los tres gran­des enemi­gos de la Or­den.

En el dor­mi­to­rio del ar­chi­du­que des­can­san, a mo­do de sen­das al­fom­bras, los res­tos de An­drés y Mi­guel, los dos osos que vi­vie­ron en los fo­sos del castillo has­ta los años 60 del si­glo pa­sa­do.

Con mu­cho más es­pa­cio y me­jor suer­te vi­vían los ar­zo­bis­pos mo­ra­vos del si­glo XVII, un he­cho que que­da pa­ten­te du­ran­te la vi­si­ta al Pa­la­cio ar­zo­bis­pal en Kro­me­riz, ciu­dad mo­nu­men­tal y lu­gar de ve­ra­neo de los obis­pos de Olo­mouc.

Ade­más de su pa­la­cio, don­de aún hoy se rue­dan in­fi­ni­dad de pe­lí­cu­las de épo­ca, el obis­po dis­fru­ta­ba del Lust­gar­ten o Jar­dín de las Flo­res. En él, ade­más, ha­bía un huer­to y una ‘oran­ge­rie’ –en esa épo­ca y lu­gar, to­da una ex­cen­tri­ci­dad– e ins­ta­la­cio­nes pa­ra criar pá­ja­ros, co­ne­jos o tru­chas.

El jar­dín de es­ti­lo ita­liano a me­dio ca­mino en­tre el re­na­ci­mien­to y el ba­rro­co tie­ne por epi­cen­tro la Rotonda, un edi­fi­cio de cu­ya cú­pu­la cuel­ga un pén­du­lo de Fou­cault ro­dea­do de gru­tas de­co­ra­das con fau­nos que da­ban am­bien­te a los in­ge­nio­sos jue­gos de agua que el pro­pie­ta­rio ac­cio­na­ba con el pie pa­ra sor­pren­der a sus vi­si­tas.

BE­LLE­ZA SU­RE­ÑA

Brno, ca­pi­tal de Moravia del Sur y se­gun­da ciu­dad más po­bla­da del país, tie­ne dos es­truc­tu­ras que des­ta­can so­bre el res­to. Se tra­ta de la Catedral de San Pe­dro y San Pa­blo y el Castillo de Spil­berk. Mien­tras que la pri­me­ra ha man­te­ni­do su fun­ción co­mo cen­tro re­li­gio­so, el se­gun­do ha de­ja­do de ser la inex­pug­na­ble for­ta­le­za don­de en­ce­rrar a los enemi­gos del Im­pe­rio Aus­tria­co pa­ra con­ver­tir­se en un bo­ni­to par­que don­de pas­tan ca­ba­lli­tos.

En los ca­fés de Brno se per­ci­be la in­fluen­cia de la aris­to­crá­ti­ca Vie­na, si­tua­da a tan so­lo 120 km. En mu­chos de ellos si­guen con­fian­do la co­mo­di­dad de sus clien­tes a las clá­si­cas si­llas Tho­net, fa­bri­ca­das en Moravia con ma­de­ra cur­va­da de ha­ya des­de ha­ce 150 años.

Gran par­te del éxi­to de esos es­ta­ble­ci­mien­tos la tie­nen los 80.000 uni­ver­si­ta­rios que Brno aco­ge ca­da cur­so, a los que tam­bién se les sue­le ver por las ani­ma­das ta­ber­nas de la pla­za de San­tia­go (Ja­kups­ké Na­mes­ti) o en los al­re­de­do­res del Tea­tro Mahen, que fue el pri­me­ro de Eu­ro­pa en sus­ti­tuir el gas por bom­bi­llas eléc­tri­cas.

Pa­ra es­cu­char las 12 cam­pa­na­das del me­dio­día en Brno no apun­tes el oí­do ha­cia la Catedral, ya que des­de 1645 las to­can a las 11 h, una ho­ra an­tes, pa­ra con­me­mo­rar el fin del ase­dio del ejér­ci­to sue­co du­ran­te la Gue­rra de los 30 Años.

En Na­mes­ti Svo­body, la pla­za trian­gu­lar don­de es­tán los edi­fi­cios más em­ble­má­ti­cos, hay un enig­má­ti­co re­loj con for­ma de ba­la que no mar­ca las ho­ras co­mo ca­be es­pe­rar, así que ten­drás que es­for­zar­te y leer las ins­truc­cio­nes que hay es­cri­tas en un car­tel pró­xi­mo. Igual de “re­tor­ci­do” fue el ar­qui­tec­to que cons­tru­yó el por­tal gó­ti­co del Vie­jo Ayun­ta­mien­to, re­ma­ta­do por al­tí­si­mos pi­nácu­los.

La más fa­mo­sa de las vic­to­rias na­po­leó­ni­cas tu­vo lu­gar a muy po­cos ki­ló­me­tros de Brno, en un cam­po de ba­ta­lla im­pro­vi­sa­do cer­ca de las lo­ca­li­da­des Slav­kov u Br­na, es­te úl­ti­mo, más co­no­ci­do por su vie­jo nom­bre ale­mán, Aus­ter­litz.

PA­SEOS CON CAL­MA

Con­ti­nua­mos ru­ta ha­cia la fron­te­ra aus­tria­ca, don­de se en­cuen­tra la prin­ci­pal zo­na vi­ní­co­la del país. Aun­que las va­rie­da­des cul­ti­va­das su­pe­ran las 50, aquí pre­do­mi­nan los blan­cos ela­bo­ra­dos con uva Mü­ller-Thur­gau, Grü­ner Veltli­ner y Ries­ling, tam­bién es po­si­ble en­con­trar bue­nos tin­tos ela­bo­ra­dos con uva Saint Lau­rent.

En es­ta zo­na se en­cuen­tra el mo­nu­men­to más vi­si­ta­do de Mo­la re­gión mo­ra­va, el pa­la­cio neo­gó­ti­co y los ro­mán­ti­cos jar­di­nes de Led­ni­ce, cons­trui­dos por la po­de­ro­sa fa­mi­lia Liech­tens­tein. Su enor­me ex­ten­sión da pa­ra pa­sar ahí to­do el día. No te pierdas el in­ver­na­de­ro de plan­tas tro­pi­ca­les y el pa­seo en bar­co has­ta el mi­na­re­te, un mi­ra­dor de 60 me­tros de al­tu­ra.

Pa­ra ter­mi­nar es­te via­je a lo gran­de, nos tras­la­da­mos a Mi­ku­lov, una pe­que­ña pe­ro mo­nu­men­tal po­bla­ción con una lar­ga lis­ta de pun­tos de in­te­rés. Nor­mal­men­te se em­pie­za por su enor­me castillo an­tes de de­jar­se per­der por la ju­de­ría y en­trar en la si­na­go­ga, don­de, tras una com­ple­ta res­tau­ra­ción, se ce­le­bran con­cier­tos de mú­si­ca clá­si­ca e in­clu­so se abre al cul­to pa­ra vi­si­tan­tes que vie­nen a hon­rar a sus an­te­pa­sa­dos, de los que 4.000 per­ma­ne­cen en­te­rra­dos en el ce­men­te­rio ju­dío. Me­nos mis­te­rio y más pom­pa se pue­de en­con­trar en el Mau­so­leo de la fa­mi­lia Die­trichs­tein, se­ño­res del castillo, don­de se cus­to­dia una ima­gen de una Vir­gen ne­gra a la que se atri­bu­yen mi­la­gros. ◆

Pa­seo con cal­ma por Olo­muc. Una ma­ni­fes­ta­ción de ar­te ca­lle­je­ro, sa­la del res­tau­ran­te En­trée y fuen­te ba­rro­ca en la Pla­za Ba­ja. Derecha: Fi­gu­ras del Re­loj as­tro­nó­mi­co y fuen­te del poe­ta Arion en la Pla­za Al­ta.

De cas­ti­llos, jar­di­nes y cue­vas. Es­ca­le­ra de ca­ra­col y ac­ce­so al Castillo de Bou­zov, y Pén­du­lo Fou­cault en el Jar­dín de las Flo­res del Pa­la­cio de Kro­me­riz. Derecha: Jar­dín de las Flo­res de Kro­me­riz y cue­vas de Ja­vo­ric­ko.

Rin­co­nes y ciu­da­des que son un gran des­cu­bri­mien­to. Ex­te­rior del Castillo de Spil­berk, detalle en la ven­ta­na de un tea­tro y vis­ta de la catedral de San Pe­dro des­de el Castillo, en Brno. Derecha: fa­cha­da del Pa­la­cio de Led­ni­ce y pa­seo en bar­co por sus jar­di­nes.

Sién­te­te co­mo un rey. Vis­tas del pa­la­cio de Led­ni­ce des­de el mi­na­re­te. Derecha: de­ta­lles de pla­tos de gas­tro­no­mía che­ca y del Sa­lón del Vino Che­co de Val­ti­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.