MA­RI­NA SA­LAS

Bus­can­do nue­vos lan­ces se en­con­tró con Ché­jov La ca­ma­leó­ni­ca ac­triz ca­ta­la­na se con­fie­sa una tra­ba­ja­do­ra na­ta. Su es­pí­ri­tu in­quie­to le ha lle­va­do a vi­vir por tem­po­ra­das en París y Lon­dres con el ob­je­ti­vo de apren­der idio­mas. Pa­ra huir de la ru­ti­na no du­da

deViajes - - Sumario - Por Be­lin­da Gue­rre­ro

Des­de los clá­si­cos de tea­tro has­ta el ci­ne per­so­na­lis­ta: la jo­ven ac­triz ca­ta­la­na en­tien­de su tra­ba­jo co­mo un re­to a dis­fru­tar.

Su son­ri­sa es tan au­tén­ti­ca co­mo sus si­len­cios ci­ne­ma­to­grá­fi­cos. Ma­ri­na Sa­las ini­ció, ca­si sin que­rer, su via­je pro­fe­sio­nal mien­tras pro­ta­go­ni­za­ba las fun­cio­nes tea­tra­les del co­le­gio. Lue­go, que­dó atra­pa­da por el gla­mour del ci­ne y de­ci­dió co­men­zar su ca­rre­ra en la te­le­vi­sión a los 17 años con la lon­ge­va se­rie ca­ta­la­na El cor de la ciu­tat (TV3). Más tar­de, dio el sal­to a la gran pan­ta­lla y con­fir­mó su va­lía so­bre las ta­blas. La ac­triz afir­ma que es muy per­fec­cio­nis­ta en su tra­ba­jo, aun­que con­si­de­ra que de­be­ría ser me­nos au­to­crí­ti­ca. Pe­se a su ju­ven­tud, es una mu­jer sen­sa­ta y su ver­sa­ti­li­dad no en­tien­de de lí­mi­tes cuan­do se tra­ta de emo­cio­nar al pú­bli­co. Es lo que ha con­se­gui­do con el cor­to­me­tra­je Vida en Mar­te, de José Manuel Ca­rras­co, que si­gue co­se­chan­do éxi­tos. El úl­ti­mo, el pre­mio co­mo me­jor ac­triz ob­te­ni­do en el fes­ti­val In­ven­ta un Film de la lo­ca­li­dad ita­lia­na de Le­no­la.

¿Es­tre­nar­se en el tea­tro con Lu­ces de Bohe­mia y jun­to a Lluís Ho­mar fue una ca­brio­la de la for­tu­na? Pa­ra mí fue un re­to, pa­ra el des­tino no lo sé.

En la pe­lí­cu­la La mano in­vi­si­ble, de Da­vid Ma­cián, se ha­bla­ba de la alie­na­ción pro­fe­sio­nal y al es­pec­ta­dor se le obli­ga­ba a rea­li­zar au­to­crí­ti­ca, ¿cuál es tu con­clu­sión exis­ten­cial? No la ten­go. Creo que no la hay o que ca­da uno de­be­ría te­ner la su­ya. En reali­dad, se tra­ta de re­fle­xio­nar so­bre el ser hu­mano, nues­tro com­por­ta­mien­to y nues­tra re­la­ción con el tra­ba­jo, con la dig­ni­dad y con los lí­mi­tes que po­ne­mos. Tam­bién se con­si­de­ra la for­ma en que nos tra­ta­mos los unos a los otros y, en el fon­do, a no­so­tros mis­mos.

¿Si­gues te­nien­do que­ren­cia ha­cia los re­tos pro­fe­sio­na­les que, en prin­ci­pio, te­mes?

Sí, cla­ro, pe­ro tam­bién ma­yor res­pe­to, por­que ate­so­ro más con­cien­cia.

So­bre las ta­blas has in­ter­pre­ta­do Faus­to y, a fi­na­les de año, te atre­ve­rás con Tío Va­nia de An­tón Ché­jov. ¿Qué es­pe­ras de es­te per­so­na­je?

El pa­pel de So­nia en Tío Va­nia es un tex­to so­ña­do por cual­quier ac­triz de tea­tro. Y, en ma­nos de

Da­niel Ve­ro­ne­se, con los com­pa­ñe­ros ac­to­res que nos reuni­mos, creo que pue­de ser una ex­pe­rien­cia muy im­por­tan­te pa­ra mi desarrollo ar­tís­ti­co.

Aca­bas de gra­bar la se­rie La Zo­na, ¿có­mo ha si­do? In­ten­so, por­que la se­rie rea­li­za­da pa­ra Mo­vis­tar+ es exi­gen­te y el equi­po tam­bién. Pe­ro, a la vez, hay un gran res­pe­to y muy buen am­bien­te. Es­toy ro­dea­da de un equi­po ma­ra­vi­llo­so, ex­ce­len­te. Ade­más, ten­go la sen­sa­ción de que la gen­te es­tá sa­tis­fe­cha y fe­liz con es­tar en es­te pro­yec­to; y eso se res­pi­ra en el ro­da­je.

¿Qué rin­cón te ha fas­ci­na­do mien­tras fil­ma­bas las se­cuen­cias en As­tu­rias?

Es un des­tino que enamo­ra a ca­da pa­so que das. Por las ma­ña­nas iba a ha­cer ejer­ci­cio por los al­re­de­do­res de Can­dás. Siem­pre hay lu­ga­res que pro­vo­can que me de­ten­ga pa­ra ob­ser­var. Ha­cer es­to es pre­cio­so, una sen­sa­ción enor­me en la que la na­tu­ra­le­za te abra­za y abru­ma. Y ¡có­mo se co­me aquí!

En una oca­sión, te to­pas­te de bru­ces con­tra una fa­ro­la y, en otra, du­ran­te un ro­da­je tu­vis­te una frac­tu­ra en el pie por el pi­so­tón de una va­ca. ¿Con­si­de­ras im­por­tan­te sa­ber reír­se de sí mis­ma?

El en­cuen­tro con la fa­ro­la fue cuan­do era ado­les­cen­te y el su­ce­so de la va­ca se pro­du­jo mien­tras es­ta­ba tra­ba­jan­do en la se­rie El Bar­co. Sí, de­fi­ni­ti­va­men­te, sa­ber reír­se de una mis­ma es vi­tal, re­sul­ta un gran alia­do. El sen­ti­do del hu­mor es se­duc­ción y crea­ti­vi­dad.

Ha­ce un tiem­po co­men­tas­te que te gus­ta­ría tras­la­dar­te a Nue­va York, ¿qué tie­ne es­ta me­tró­po­li? Me atrae, por­que es un oa­sis lleno de vida.

Mi ma­yor fuen­te de ins­pi­ra­ción son la mú­si­ca y el ci­ne, pe­ro soy muy ecléc­ti­ca

el ac­tor de tea­tro es mu­cho más due­ño de su tra­ba­jo que el de ci­ne o te­le­vi­sión

Tu­vis­te la opor­tu­ni­dad de vi­vir du­ran­te al­gu­nos me­ses en Lon­dres y tam­bién en París, ¿qué es lo me­jor y lo peor de am­bas ur­bes?

Es­tán lle­nas de cul­tu­ra, de di­ver­si­dad… Eso es lo que más me gus­ta, por­que la plu­ra­li­dad nos ha­ce ri­cos. Lo peor pa­ra mí son las dis­tan­cias.

Eres muy ac­ti­va en Ins­ta­gram, ¿qué ti­po de fo­to­gra­fía te gus­ta ha­cer du­ran­te tus via­jes?

Cap­tar co­sas que en el día a día no po­de­mos ver.

Te has re­tra­ta­do en El Re­ti­ro de Ma­drid y lo con­si­de­ras uno de tus lu­ga­res fa­vo­ri­tos en la ca­pi­tal, ¿qué tie­ne es­te par­que que no ten­gan otros?

Lo cier­to es que voy mu­cho a El Re­ti­ro, me en­can­ta. Vi­vo jus­to al la­do y me gus­ta sa­lir por aquí to­das las ma­ña­nas a co­rrer. Una de tus afi­cio­nes ha si­do el sub­ma­ri­nis­mo, ¿qué te apor­ta es­te de­por­te acuá­ti­co?

Ob­tu­ve el tí­tu­lo pa­ra des­cen­der has­ta 12 me­tros, pe­ro la ver­dad es que no lo prac­ti­co des­de ha­ce tiem­po. Es un lás­ti­ma, pe­ro no he te­ni­do mu­chas opor­tu­ni­da­des.

En una oca­sión afir­mas­te que via­jar “es un de­re­cho, in­clu­so un de­ber”. ¿Qué es lo que más te apa­sio­na de des­cu­brir mun­do?

¡To­do! Des­de que em­pie­zo a pen­sar en el via­je: la aven­tu­ra, las per­so­nas tan di­fe­ren­tes, los lu­ga­res... Ade­más, me gus­ta la sen­sa­ción al re­gre­sar, sen­tir có­mo me ha cam­bia­do esa ex­pe­rien­cia.

Si aho­ra mis­mo pu­die­ras su­bir a un avión pon­drías rum­bo ha­cia...

Bue­nos Ai­res o Ca­na­dá. ◆

Ma­ri­na Sa­las ve en el mun­do un lu­gar lleno de opor­tu­ni­da­des. Re­par­te su en­can­ta­do­ra son­ri­sa en lu­ga­res co­mo El Re­ti­ro (Ma­drid) o las pla­yas de As­tu­rias y se de­ja cau­ti­var por las aguas tur­que­sas del Ca­ri­be o mon­tan­do a ca­ba­llo en Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.