‘OTO­ÑO LOVER’.

Pa­ra gus­tos, los co­lo­res

deViajes - - Sumario - Por Sa­ra Gon­zá­lez

Afi­na tu ins­tin­to y sí­gue­nos en es­ta ru­ta que sal­ta de los to­nos ocre de Cen­tral Park a los atar­de­ce­res ro­ji­zos del Sáha­ra ma­rro­quí.

Ocre, ver­de, tur­que­sa, ro­ji­za… El cam­bio de es­ta­ción pue­de te­ner mu­chas to­na­li­da­des e in­fi­ni­dad de op­cio­nes. Des­ti­nos gour­met don­de sa­bo­rear vi­nos, se­tas o tru­fas; exo­tis­mo ani­mal o de­sér­ti­co pa­ra los es­pí­ri­tus más aven­tu­re­ros; tours que atrae­rán a los ‘se­riea­dic­tos’; fes­ti­va­les de jazz; pa­seos en glo­bo; el en­can­to de na­ve­gar por el río, o sim­ple­men­te un agra­da­ble pa­seo por el par­que. ¿Te apun­tas?

1

INS­TIN­TO ANI­MAL. Si sue­ñas con ver leo­nes, ele­fan­tes, ce­bras… en su há­bi­tat na­tu­ral, ano­ta Su­dá­fri­ca en tu cua­derno de via­je. A unas 4 ho­ras en co­che de Johan­nes­bur­go, en la fron­te­ra con Mo­zam­bi­que, se en­cuen­tra el Par­que Na­cio­nal Kru­ger, y a me­dia ho­ra de Puer­to Eli­za­beth, al sur del país, el Par­que Na­cio­nal de los Ele­fan­tes de Ad­do (www. san­parks.org). El pri­me­ro ofre­ce dis­tin­tos ti­pos de sa­fa­ris: el clá­si­co, pa­ra fa­mi­lias, de lu­jo… in­clu­so pue­des ce­le­brar tu bo­da o luna de miel en tan exó­ti­co en­torno. www.kru­ger­park.co.za.

2

RÍO ABA­JO. Son mu­chas las em­pre­sas que or­ga­ni­zan cru­ce­ros flu­via­les por el Due­ro y los hay de di­ver­sos ti­pos. Co­no­ce los seis puen­tes de Opor­to mien­tras si­gues la ru­ta de los bar­cos ra­be­los que trans­por­ta­ban el vino des­de el Al­to Due­ro has­ta Vi­la No­va de Gaia (des­de 15 €. www.get­your­gui­de.es). Tam­bién pue­des pa­sar va­rios días a bor­do y re­co­rrer Pe­so da Ré­gua, Pin­hão, Bar­ca d’Al­va, Sen­ho­ra da Ri­bei­ra… Una bue­na oca­sión pa­ra ha­cer una ru­ta por los vi­ñe­dos y de­gus­tar los vi­nos de Opor­to. www.cru­ce­ros­po­rel­due­ro.com.

3

A TO­DO RIT­MO. Que la ca­pi­tal ne­pa­lí es una tie­rra es­pi­ri­tual es al­go in­dis­cu­ti­ble. Se­ría un de­li­to no vi­si­tar la es­tu­pa bu­dis­ta de Boud­ha­nath, una de las más gran­des del mun­do, o el tem­plo Swa­yamb­hu­nath, tam­bién co­no­ci­do co­mo Tem­plo de los Mo­nos, en­tre otras tan­tas maravillas que al­ber­ga el país. No en vano, el va­lle de Kat­man­dú es Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad des­de 1979. Pe­ro te pro­po­ne­mos ade­más al­go di­fe­ren­te: el fes­ti­val de mú­si­ca Jazz­man­du, que ce­le­bra­rá su de­ci­mo­quin­ta edi­ción del 12 al 18 de oc­tu­bre. jazz­man­du.org.

4

A VIS­TA DE PÁ­JA­RO. No hay me­jor ma­ne­ra de co­no­cer Mel­bour­ne que al­zan­do el vue­lo en un glo­bo ae­ros­tá­ti­co al ama­ne­cer, cuan­do la ciu­dad co­mien­za a des­per­tar. Du­ran­te una ho­ra so­bre­vo­la­rás sus par­ques y jar­di­nes, el río Ya­rra, Mel­bour­ne Park, el cir­cui­to de Al­bert Park, el dis­tri­to fi­nan­cie­ro y sus im­po­nen­tes edi­fi­cios, la pe­ri­fe­ria… La ru­ta sue­le de­pen­der del vien­to. Pue­des re­ser­var la op­ción con desa­yuno, que se to­ma al fi­na­li­zar el via­je e in­clu­ye una co­pa de cham­pán (des­de 327 €). es.via­tor.com y www.glo­bal­ba­lloo­ning.com.au.

5

CON­QUIS­TA LOS SIE­TE REINOS. Du­brov­nik tie­ne mu­cho por des­cu­brir. Des­de las me­jo­res pla­yas del Adriá­ti­co, que ba­ña sus cos­tas de un in­ten­so tur­que­sa, has­ta sus icó­ni­cas mu­ra­llas, la Catedral de la Asun­ción, mo­nas­te­rios, el cas­co an­ti­guo… Y aho­ra se ha con­ver­ti­do en to­do un re­cla­mo tu­rís­ti­co pa­ra los acé­rri­mos se­gui­do­res de Jue­go de Tro­nos, has­ta el pun­to de or­ga­ni­zar tours (a pie o en co­che). Vi­si­ta­rás lu­ga­res co­mo la for­ta­le­za Lo­vri­je­nac (Red Keep), don­de se ro­dó el bo­fe­tón de Ty­rion a Jof­frey, en­tre otras es­ce­nas. Te re­ci­bi­rán en el pun­to de en­cuen­tro con una ban­de­ra de la Ca­sa Tar­gar­yen. www.du­brov­nik­tours.tours.

6 PIC­TÓ­RI­CO PAI­SA­JE.

A tan so­lo una ho­ra y me­dia de París se ubi­ca es­te bu­có­li­co ver­gel, fuen­te de ins­pi­ra­ción de Clau­de Mo­net. Gi­verny al­ber­ga la ca­sa del pin­tor fran­cés y dos jar­di­nes: Clos Nor­mand, re­ple­to de flo­res, y el acuá­ti­co de es­ti­lo ja­po­nés, don­de emer­gen los ne­nú­fa­res a los pies del fa­mo­so puen­te. Pue­des dar­te un pa­seo por es­ta jo­ya nor­man­da y re­co­rrer la ca­sa, in­clui­do el ta­ller, la es­tan­cia es­tre­lla. Abre to­dos los días des­de el 24 de mar­zo has­ta el 1 de no­viem­bre y exis­te la po­si­bi­li­dad de ha­cer una vi­si­ta guia­da (gi­verny.org). Apro­ve­cha pa­ra co­no­cer tam­bién el Mu­sée des Im­pres­sion­nis­mes Gi­verny. www.mdig.fr.

7 SU PE­SO EN ORO.

La re­gión ita­lia­na del Pia­mon­te no tie­ne na­da que en­vi­diar a la afa­ma­da Tos­ca­na. Nos re­ga­la pai­sa­jes mon­ta­ño­sos, ver­des co­li­nas, idí­li­cos la­gos, vi­ñe­dos, cas­ti­llos me­die­va­les… Y la gas­tro­no­mía es, sin du­da, otro pun­to fuer­te. To­do gour­met que se pre­cie de­be­ría asis­tir a la 87.ª Fe­ria In­ter­na­cio­nal de la Tru­fa Blan­ca de Al­ba, que ten­drá lu­gar del 7 de oc­tu­bre al 26 de no­viem­bre, pa­ra hon­rar co­mo se me­re­ce es­te pre­cia­do man­jar. www.fie­ra­del­tar­tu­fo.org.

8 AL­MA BEREBER.

Oc­tu­bre es un mes per­fec­to pa­ra cum­plir por fin el sue­ño de ex­plo­rar el de­sier­to. Pue­des co­men­zar tu aven­tu­ra en Ma­rra­kech y des­cu­brir las puer­tas del Sáha­ra ma­rro­quí en Ouar­za­za­te. Lle­ga has­ta Mer­zou­ga. Es­te pe­que­ño pue­blo pró­xi­mo a Ar­ge­lia te brin­da la opor­tu­ni­dad de aden­trar­te en las du­nas de Erg Cheb­bi, don­de po­drás pa­sear en ca­me­llo al al­ba o al atar­de­cer y pa­sar la no­che en un au­tén­ti­co cam­pa­men­to be­duino. www.get­your­gui­de.es.

9 CA­NA­DÁ MI­CO­LÓ­GI­CO.

Ka­mou­ras­ka es un mu­ni­ci­pio que es­tá ubi­ca­do en Bas-Saint-Lau­rent (Que­bec). Pue­des re­co­rrer­lo en bi­ci o a pie por sus sen­de­ros y es una zo­na muy fre­cuen­ta­da por los afi­cio­na­dos a la es­ca­la­da. Pe­ro lo que ape­te­ce pa­ra inau­gu­rar es­ta­ción es dis­fru­tar de las se­tas sil­ves­tres que bro­tan en es­ta tie­rra y que pue­des pro­bar en los res­tau­ran­tes de la zo­na o in­clu­so com­prar. www.tou­ris­me­ka­mou­ras­ka.com.

10 CON VIS­TAS A LOS AN­DES.

Si crees en el dios Ba­co es ho­ra de dar el sal­to a Ar­gen­ti­na. Hay 8 pro­vin­cias y 16 ca­mi­nos del vino que pro­me­ten una ex­pe­rien­cia eno­ló­gi­ca de lo más sa­tis­fac­to­ria. Men­do­za es la prin­ci­pal pro­vin­cia vi­ti­vi­ní­co­la del país. Cons­ta de cua­tro re­gio­nes, en­tre ellas el Va­lle de Uco don­de se ori­gi­na el fa­mo­so Mal­bec. Las bo­de­gas ofre­cen pro­pues­tas enotu­rís­ti­cas pa­ra acer­car los cal­dos de la re­gión a los vi­si­tan­tes. www.ca­mi­nos­del­vino.org.ar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.