RE­LA­TO

Ignacio Dean abor­dó una gran ges­ta: dar la vuel­ta al mun­do ca­mi­nan­do du­ran­te tres años sin más equi­pa­je que una mo­chi­la y una vo­lun­tad fé­rrea. De su pe­re­gri­na­je dan fe las pá­gi­nas del li­bro Li­bre y sal­va­je, aun­que ya se en­cuen­tra pre­pa­ran­do un nue­vo desaf

deViajes - - Sumario -

Ignacio Dean nos cuen­ta, en pri­me­ra per­so­na, una ex­pe­rien­cia tan atrac­ti­va co­mo úni­ca: su vuel­ta al mun­do ca­mi­nan­do.

Abril de 2014. Tras po­co más de un año des­de que co­men­cé mi via­je ca­mi­nan­do al­re­de­dor del mun­do, me aden­tro en las vas­tas y so­li­ta­rias lla­nu­ras aus­tra­lia­nas. Atrás que­dan las bu­lli­cio­sas ca­lles de las ciu­da­des asiá­ti­cas, los tem­plos bu­dis­tas, las jun­glas, los ri­no­ce­ron­tes, las ca­ba­ñas con mos­qui­te­ras, los dio­ses con ca­be­za de mono y ele­fan­te, paí­ses enig­má­ti­cos y cul­tu­ra mi­le­na­rias. Por de­lan­te, tal y co­mo me di­cen na­da más lle­gar a Dar­win, al nor­te del país: “lots of not­hing”.

Siem­pre me han gus­ta­do los de­sier­tos por­que, aún pa­re­cien­do que no hay na­da, en­cuen­tro tan­tas co­sas en ellos… No hay ca­sas ni gen­te, no hay cen­tros co­mer­cia­les, co­ches, ba­res ni rui­do pe­ro –pre­ci­sa­men­te por eso– un día te en­cuen­tras con­ti­go mis­mo ca­mi­nan­do ha­cia el in­fi­ni­to por una ca­rre­te­ra lar­ga has­ta el ho­ri­zon­te. Sen­ta­do en una pie­dra al abri­go de las es­tre­llas y al ca­lor de un buen fue­go des­ve­lan­do los mis­te­rios de la vida. Mi­ran­do las lla­mas bai­lar en la ho­gue­ra.

“- ¿Qué somos? –pre­gun­té a las es­tre­llas–.

- Lo que tú quie­ras –me res­pon­die­ron–.

Y, des­de en­ton­ces, to­do ocu­rre sos­pe­cho­sa­men­te co­mo si ya hu­bie­ra un guión es­cri­to, el uni­ver­so cum­ple con su par­te y yo cum­plo con la mía”.

Ca­da día he de ra­cio­nar el ali­men­to pa­ra po­der so­bre­vi­vir has­ta el si­guien­te pun­to de avi­tua­lla­mien­to, lo que me obli­ga a car­gar mu­cho pe­so de agua y co­mi­da, ade­más del ma­te­rial de su­per­vi­ven­cia. Atra­vie­so tra­mos de más de 400 ki­ló­me­tros en los que hay una so­la ca­sa, sin

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.