48 HO­RAS

Pre­pa­ra tu ‘smartp­ho­ne’ pa­ra cap­tar lo me­jor de la is­la ca­na­ria: pai­sa­jes de vi­ñe­dos, vi­llas co­lo­nia­les, sen­de­ros úni­cos y, por en­ci­ma de to­do, el om­ni­pre­sen­te Tei­de. Por Mar­ti­na Sandoval

deViajes - - Sumario -

Re­co­rre­mos los es­ce­na­rios ocul­tos de Te­ne­ri­fe, des­de Vi­la­flor has­ta Ga­ra­chi­co, con epi­cen­tro en el gran Tei­de.

8:00 Sa­li­mos a pri­me­ra ho­ra con des­tino al ae­ro­puer­to Rei­na So­fía, aun­que to­dos lo co­no­cen co­mo Te­ne­ri­fe Sur, ya que es­tá en la fran­ja me­ri­dio­nal de la is­la. Com­pa­ñías co­mo Ibe­ria Ex­press (www.ibe­riaex­press.com) o Air Eu­ro­pa (www.ai­reu­ro­pa.com) tie­nen va­rias co­ne­xio­nes dia­rias con di­fe­ren­tes ciu­da­des es­pa­ño­las. Des­de Ma­drid, el tra­yec­to du­ra 2,30 h y cues­ta unos 50 €.

9:00 Lo pri­me­ro, la pla­ya. Es­tás en una de las zo­nas cos­te­ras por ex­ce­len­cia y, si si­gues ha­cia el oes­te, te en­con­tra­rás con al­gu­nos de los must pla­ye­ros ti­ner­fe­ños: Los Cris­tia­nos, Las Amé­ri­cas, Cos­ta Ade­je… De aquí sa­len los fe­rries pa­ra La Pal­ma y el Hie­rro y, en días cla­ros, ve­rás an­te ti la si­lue­ta de La Go­me­ra. Lo se­gun­do: no ol­vi­des re­tra­sar el re­loj 1 ho­ra.

10:00 Nos pro­po­ne­mos co­no­cer lo más au­tén­ti­co de la is­la y co­men­za­mos en Vi­la­flor, un en­cla­ve si­tua­do en las in­me­dia­cio­nes del Par­que Na­cio­nal del Tei­de acos­tum­bra­do a ba­tir ré­cords. Pa­ra em­pe­zar es la lo­ca­li­dad más al­ta de Es­pa­ña y, sus vi­ñas, las que cre­cen a ma­yor al­tu­ra de to­da Eu­ro­pa, a 1.700 me­tros. En es­te sue­lo vol­cá­ni­co y de tem­pe­ra­tu­ras ex­tre­mas –ca­pa­ces de di­sua­dir a cual­quier pla­ga– se pro­du­ce un vino or­gá­ni­co y eco­ló­gi­co. Y ex­qui­si­to.

11:30 Una de las bo­de­gas con más so­le­ra de la zo­na es Al­tos de Tre­ve­jos. La fa­mi­lia Alfonso mi­ma ca­da una de las 24 ha que com­po­nen es­tos vi­ñe­dos de va­rie­da­des au­tóc­to­nas pre­fi­lo­xé­ri­cas. Te sor­pren­de­rá la ca­so­na de la fin­ca, en San Mi­guel de Abo­na, cons­trui­da en 1800 con ar­qui­tec­tu­ra tra­di­cio­nal ca­na­ria y ca­ta­lo­ga­da co­mo Bien de In­te­rés Cul­tu­ral. 13:00 Y te en­can­ta­rán sus vi­nos, cu­yas eti­que­tas rin­den un pe­que­ño ho­me­na­je a Bam­bú, el pe­rro que cui­da la fin­ca y que apa­re­ce po­san­do con es­mo­quin blan­co en los vi­nos blan­cos y con es­mo­quin ne­gro en los tin­tos (www.al­tos­de­tre­ve­jos.com). Cual­quie­ra de los dos es per­fec­to pa­ra acom­pa­ñar el es­cal­dón, el pla­to tí­pi­co de la zo­na: una con­tun­den­te ba­se ela­bo­ra­da con go­fio y hue­vo ba­ti­do a la que se in­cor­po­ra ver­du­ras y car­ne o pes­ca­do.

15:00 Tras el al­muer­zo, en­tra­mos en el cen­tro de la is­la pa­ra re­co­rrer la jo­ya de la co­ro­na ti­ner­fe­ña: el Par­que Na­cio­nal del Tei­de (www. ma­pa­ma.gob.es), el más vi­si­ta­do de to­da Eu­ro­pa. Pa­ra ha­cer­nos una idea de sus di­men­sio­nes y su in­cal­cu­la­ble va­lor his­tó­ri­co y pai­sa­jís­ti­co, co­men­za­mos la vi­si­ta en las Na­ri­ces del Tei­de, un mi­ra­dor al que tam­bién se co­no­ce co­mo vol­cán de Chaho­rra y des­de don­de se ve el Pi­co Vie­jo. Aquí se pro­du­jo la úl­ti­ma erup­ción vol­cá­ni­ca de la is­la, en 1798, y la de ma­yor du­ra­ción, ya que el vol­cán es­tu­vo más de tres me­ses lan­zan­do la­va y ga­ses. La vis­ta de la la­de­ra con los res­tos ro­ji­zos –de hie­rro– y ne­gruz­cos –de mag­ne­sio– es im­pac­tan­te.

16:00 Pa­ra ver­lo to­do a vis­ta de pá­ja­ro y te­ner li­te­ral­men­te las nu­bes a tus pies, se im­po­ne una subida al te­le­fé­ri­co. Si­gue los con­se­jos de los tou­ro­pe­ra­do­res res­pec­to al frío y pro­té­ge­te: en la ci­ma, la tem­pe­ra­tu­ra pue­de ba­jar has­ta 30º C res­pec­to al ni­vel del mar. Ade­más, ten­drás que ar­mar­te de pa­cien­cia pa­ra ac­ce­der a la ca­bi­na. Lo me­jor es com­prar las en­tra­das con an­te­la­ción (www.vol­ca­no­tei­de. com, des­de 13,15 €); así, evi­ta­rás lar­gas ho­ras de es­pe­ra o in­clu­so que, aún te­nien­do la en­tra­da, no pue­das ac­ce­der en el mo­men­to, ya que el te­le­fé­ri­co so­lo fun­cio­na de 9 a 17 h.

17:30 Una vez arri­ba, los 3.555 m de al­tu­ra te re­con­ci­lia­rán con el uni­ver­so. No co­ro­na­rás la ci­ma del Tei­de –es­tá a 3.718 m y su as­cen­so re­quie­re un per­mi­so es­pe­cial–, pe­ro las op­cio­nes pa­ra dis­fru­tar del pai­sa­je son nu­me­ro­sas. Nos gus­ta la que te lle­va al Pi­co Vie­jo: di­vi­sar las is­las ve­ci­nas con un crá­ter de 800 me­tros de diá­me­tro a tus pies es un mo­men­to úni­co. Ade­más, pue­des com­bi­nar la subida con ob­ser­va­ción de es­tre­llas, pues­ta de sol…

19:00 Unas de las for­ma­cio­nes ro­co­sas más in­só­li­tas del par­que son los Ro­ques de Gar­cía, res­tos de la an­ti­gua cum­bre que co­ro­na­ba al vol­cán. Des­ta­can La Catedral y La Cas­ca­da, aun­que el más fo­to­gra­fia­do es el Roque Cin­cha­do, el mis­mo que apa­re­ció du­ran­te años en los bi­lle­tes de 1.000 pe­se­tas. La ima­gen de es­ta es­cul­tu­ra vol­cá­ni­ca an­te la im­po­nen­te si­lue­ta del Tei­de es uno de los fon­dos de sel­fie más co­di­cia­dos por los via­je­ros.

20:30 De nue­vo aba­jo, aún te que­dan mu­chas ex­pe­rien­cias úni­cas pa­ra ex­plo­rar es­te Par­que. Por ejem­plo, ¿qué te pa­re­ce dor­mir al ra­so? En Pi­co Vie­jo no es­tá per­mi­ti­da la acam­pa­da, pe­ro sí el vi­vac, con sa­co. Es una mag­ní­fi­ca op­ción pa­ra dis­fru­tar a so­las del pai­sa­je, des­cu­brir la flo­ra vol­cá­ni­ca de la zo­na –im­pac­tan­te el ta­ji­nas­te ro­jo del Tei­de– o el pai­sa­je lu­nar de las Mi­nas de San José: el mis­mo que sir­vió de de­co­ra­do pa­ra la úl­ti­ma entrega de Fast & Fu­rious.

9:00 Cam­bia­mos de re­gis­tro y co­men­za­mos la jor­na­da en El Sau­zal, una fran­ja de tie­rra lle­na de mon­ta­ñas y ba­rran­cos pe­ga­da a la cos­ta nor­te de la is­la. Ade­más de su cas­co ur­bano, la zo­na es­tá ja­lo­na­da de ru­tas BBT y sen­de­ris­tas –to­das de­bi­da­men­te se­ña­li­za­das y al­gu­nas, de ba­ja in­ten­si­dad– que re­co­rren el li­to­ral.

10:00 En­tre es­tos pai­sa­jes te lla­ma­rá la aten­ción có­mo, jun­to al Atlán­ti­co, los ar­bus­tos de­jan pa­so a una gran ex­ten­sión de vi­ñe­dos. Es­ta­mos en las Bo­de­gas Mon­je (http:// bo­de­gas­mon­je.com), un es­pa­cio his­tó­ri­co –pro­du­cen vino des­de el si­glo XVIII– y pro­fun­da­men­te re­no­va­do que com­bi­na la cul­tu­ra vi­ní­co­la con tea­tro, ca­rre­ras noc­tur­nas, pin­tu­ra y has­ta se­xo. Has­ta las 12 h sir­ven un brunch en­tre vi­ñe­dos don­de sa­bo­rear le­che con go­fio, man­te­qui­lla de be­rros y, por su­pues­to, vino. Des­de 16 €, con vi­si­ta a la bo­de­ga.

11:00 La tra­di­ción vi­ní­co­la de la zo­na es tal que le ha da­do ape­lli­do a una de las lo­ca­li­da­des más tu­rís­ti­cas del nor­te ti­ner­fe­ño. Es­ta­mos en Icod de los Vi­nos, re­co­rrien­do un cas­co his­tó­ri­co de es­té­ti­ca co­lo­nial don­de des­ta­can el Ayun­ta­mien­to y la Igle­sia de San Agus­tín y, más ade­lan­te, la Ca­sa de los Cá­ce­res y el con­ven­to del Es­pí­ri­tu San­to, en la Pla­za de la Pi­la.

12:00 Pe­ro si hay al­go mun­dial­men­te fa­mo­so en es­ta lo­ca­li­dad es su drago mi­le­na­rio, una re­li­quia bo­tá­ni­ca de­cla­ra­da Mo­nu­men­to Na­cio­nal des­de 1917. No se sa­be su edad exac­ta, pe­ro sí que es­te in­men­so ár­bol –pe­sa más de 140 to­ne­la­das– con­vi­vió con los guan­ches, pri­me­ros ha­bi­tan­tes de la is­la. 13:00 Se­gui­mos la ca­rre­te­ra que bor­dea la cos­ta has­ta Ga­ra­chi­co, a unos 8 km. Pa­ra abrir bo­ca, da­te una vuel­ta por La Quin­ta Ro­ja (www.quin­ta­ro­ja.com), un pre­cio­so ho­tel ru­ral ubi­ca­do en la que fue­ra re­si­den­cia de los mar­que­ses de la Quin­ta Ro­ja. En es­te pa­la­ce­te ba­rro­co ca­na­rio de 20 ha­bi­ta­cio­nes el res­tau­ran­te fun­cio­na so­lo pa­ra alo­ja­dos, pe­ro pa­sear por su pa­tio in­te­rior y com­prar al­gún pro­duc­to tí­pi­co en su tien­da gour­met –no te pierdas la mer­me­la­da de hi­go chum­bo– es un lu­jo que te de­bes con­ce­der.

16:00 De so­bre­me­sa, des­cu­bre el pa­tri­mo­nio de la lo­ca­li­dad. La zo­na más vi­bran­te es la Pla­za de la Li­ber­tad, un es­pa­cio que reúne el Ayun­ta­mien­to, el an­ti­guo Con­ven­to de San Fran­cis­co, la Ca­sa de los Con­des de la Go­me­ra y la igle­sia de San­ta Ana, con su ca­rac­te­rís­ti­ca to­rre blan­ca.

16:30 En la mis­ma línea de cos­ta, dos fotos pa­ra su­bir a tus re­des: el Castillo de San Mi­guel y las pis­ci­nas na­tu­ra­les de El Ca­le­tón, for­ma­das cuan­do la erup­ción vol­cá­ni­ca de 1706 se­pul­tó el puer­to.

17:00 Sa­lien­do de la lo­ca­li­dad, en­con­tra­rás una es­cul­tu­ra que te lla­ma­rá la aten­ción. Es el mo­nu­men­to al Emi­gran­te Ca­na­rio, una obra de Fernando Gar­cía Ra­mos que rin­de ho­me­na­je a la emi­gra­ción. La obra, de dos me­tros de al­tu­ra, se en­cuen­tra en la ca­rre­te­ra que lle­va a Bue­na­vis­ta y es un mag­ní­fi­co mi­ra­dor des­de el que ob­ser­var el li­to­ral.

18:00 Si echas de me­nos prac­ti­car al­go de de­por­te y quie­res com­bi­nar­lo con na­tu­ra­le­za, el golf es una de las op­cio­nes más com­ple­tas y és­ta, una de las me­jo­res zo­nas de la is­la pa­ra prac­ti­car­lo. Es­ta­mos en el Bue­na­vis­ta Golf (www.bue­na­vis­ta­golf.es), un icó­ni­co es­pa­cio si­tua­do en un en­torno na­tu­ral pro­te­gi­do. Su re­co­rri­do, di­se­ña­do por Se­ve­riano Ba­lles­te­ros, com­bi­na ho­yos cer­ca­nos a la cos­ta con otros en la­gos, uni­dos por cas­ca­das.

19:00 En el ex­tre­mo más oc­ci­den­tal del nor­te ti­ner­fe­ño te es­pe­ra otro pai­sa­je de foto. Es el fa­ro de Pun­ta de Teno, uno de los 7 con que cuen­ta la is­la. Las tí­pi­cas fran­jas ro­jas y blan­cas de la to­rre so­bre los ver­ti­gi­no­sos acan­ti­la­dos son se­ña de iden­ti­dad del Par­que Ru­ral de Teno, uno de los pa­ra­jes más des­co­no­ci­dos y ais­la­dos de Te­ne­ri­fe.

20:00 Da­te un ba­ño de se­re­ni­dad y apro­ve­cha que es­tás en una de las zo­nas ti­ner­fe­ñas me­nos tu­rís­ti­cas pa­ra dis­fru­tar unos días slow. Los Si­los es la tran­qui­li­dad he­cha vi­lla, un es­pa­cio pe­que­ño en­cla­va­do en­tre la mon­ta­ña de Are­gu­me y el mar, don­de pue­des afron­tar ru­tas sen­de­ris­tas o ha­cer­te un sel­fie con el es­que­le­to de una ba­lle­na. En el nú­cleo ur­bano, la Pla­za de la Luz aco­ge va­rios pun­tos de in­te­rés, co­mo la Ca­so­na de los Tru­ji­llos o la Igle­sia de Nues­tra Se­ño­ra de la Luz.

21:00 Las ca­si­tas de co­lo­res de Los Si­los se re­pro­du­cen en el Ho­tel Luz del Mar (www.luz­del­mar.de/es), un 4* in­te­gra­do per­fec­ta­men­te en el pai­sa­je. Cuen­ta con pis­ci­na, spa y gim­na­sio y nu­me­ro­sas ac­ti­vi­da­des. Ade­más, el res­tau­ran­te re­pa­sa (y ac­tua­li­za) la gas­tro­no­mía ca­na­ria, con pro­pues­tas tan crea­ti­vas co­mo mous­se de go­fio con cru­jien­te de mi­llo y sal­sa de cho­co­la­te. ◆

Una erup­ción vol­cá­ni­ca des­tro­zó el an­ti­guo puer­to de Ga­ra­chi­co y creó las pis­ci­nas na­tu­ra­les de El Ca­le­tón.

Bo­de­gas Mon­je. Es­cal­dón. Castillo Ga­ra­chi­co. Drago mi­le­na­rio. Igle­sia de San Fran­cis­co. Icod de los Vi­nos. San­ta Ana.

Ga­ra­chi­co.

Mi­nas de San José. Bue­na­vis­ta Golf. Pun­ta de Teno.

Bo­de­gas Mon­je.

La Quin­ta Ro­ja.

Luz del Mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.