LIS­BOA

Sa­bo­res de ul­tra­mar La gas­tro­no­mía lu­sa se re­vo­lu­cio­na. Los nue­vos mer­ca­dos pa­sean con pro­duc­tos clá­si­cos. Sushi ver­sus ba­ca­lao. ¿El re­sul­ta­do? Una ru­ta con man­tel y ‘smartp­ho­ne’ que te in­vi­ta­mos a de­gus­tar.

deViajes - - Sumario - Por C. Ro­drí­guez

¿Hay vida más allá de las sar­di­nas y el ba­ca­lao en la ca­pi­tal lu­sa? Ven y des­cu­bre la nue­va apues­ta gastro que na­ce jun­to al Ta­jo.

No tie­ne mar pe­ro, cuan­do re­pa­sa­mos N men­tal­men­te los gran­des sa­bo­res de Lis­boa –ba­ca­lao, sar­di­nas, café…–, los ojos se nos van a su historia, a su lu­cha por man­te­ner la he­ge­mo­nía ma­rí­ti­ma y el po­der de sus co­lo­nias.

Por eso co­men­za­mos es­ta ru­ta foo­die

por la ca­pi­tal lu­sa en la Pla­za de los Des­cu­bri­mien­tos, jun­to a la To­rre de Be­lém el lu­gar don­de lle­ga­ban los bar­cos que ve­nían de Bra­sil, Mo­zam­bi­que o las is­las For­mo­sa car­ga­dos con las más exó­ti­cas mer­can­cías.

Jun­to al Mo­nas­te­rio de los Je­ró­ni­mos –se cons­tru­yó pa­ra con­me­mo­rar el re­gre­so de la In­dia de otro aven­tu­re­ro, Vas­co de Ga­ma–, en­con­tra­rás uno de los tem­plos del sa­bor lis­boe­ta: Pas­téis de Be­lém (pas­teis­de­be­lem.pt). Aquí, des­de 1837, se ela­bo­ran es­tos dul­ces que co­men­za­ron sien­do con­ven­tua­les y se con­vir­tie­ron en se­ña de iden­ti­dad de la ciu­dad. Su re­ce­ta, que in­clu­ye ca­ne­la, se ela­bo­ra de for­ma artesanal en el Ta­ller del Se­cre­to, re­ser­va­do so­lo a los maes­tros pas­te­le­ros.

Si­guien­do es­ta margen del Ta­jo y, una vez pa­sa­do el Al­cán­ta­ra Café, en la zo­na de Las Do­cas, lle­ga­mos al Mer­ca­do da Ri­bei­ra, jun­to al jar­dín de Dom Luis.

Si ha­ce tiem­po que no vi­si­tas la ciu­dad, te sor­pren­de­rá es­te nue­vo es­pa­cio que re­cu­pe­ra los al­re­de­do­res de Cais do So­dré y los con­vier­te en ten­den­cia gas­tro­nó­mi­ca. El an­ti­guo mer­ca­do ma­yo­ris­ta de la ca­pi­tal, fa­mo­so por sus pues­tos de flo­res, es aho­ra un tem­plo gour­met con me­sas co­rri­das y lo­ca­les de sushi, ju­gos or­gá­ni­cos y ham­bur­gue­sas de au­tor.

Subimos por Ale­crim y, cer­ca de la Pla­za Luís de Ca­mões, en­tra­mos en Ca­sa da In­dia. Es un res­tau­ran­te de ba­rrio, siem­pre aba­rro­ta­do –no se pue­de re­ser­var– cu­ya es­pe­cia­li­dad, el po­llo a la bra­sa, ha sal­ta­do a las guías de via­je de to­do el mun­do.

Es­tás en el Ba­rrio Al­to, el lu­gar don­de sa­bo­rear una Sa­gres o una Su­per Bock, las cer­ve­zas clá­si­cas de la ciu­dad, es un ar­te. Es tam­bién la zo­na bohe­mia, la de la tar­de, con con­cept sto­re co­mo Em­bai­xa­da.

LOS NUE­VOS ES­PA­CIOS GOUR­MET

Pa­ra un am­bien­te de­sen­fa­da­do, con más sa­bor y me­nos tu­ris­tas, nos gus­ta Cam­po de Ou­ri­que, un ba­rrio que se ha he­cho un hue­co en la es­ce­na gastro lis­boe­ta gra­cias a dos bue­nas apues­tas: la Tas­ca da Es­qui­na y el Mer­ca­do de Cam­po de Ou­ri­que.

La pri­me­ra (www.tas­ca­daes­qui­na.com) es un res­tau­ran­te co­man­da­do por tres jó­ve­nes chefs, un es­pa­cio con co­ci­na tí­pi­ca mo­der­ni­za­da don­de ta­pear en­tre ami­gos. Por su par­te, el Mer­ca­do de Ou­ri­que lle­va 5 años ani­man­do el co­ta­rro ‘gastro’ de la zo­na. En­tre su ofer­ta gour­met tie­nes la op­ción de com­prar car­ne o pes­ca­do y pe­dir que te lo co­ci­nen allí mis­mo.

HE­LA­DOS Y SAR­DI­NAS

De vuel­ta a Ale­crim en­con­tra­rás A Ca­rio­ca y A Bra­si­lei­ra, dos im­pres­cin­di­bles del café en una ciu­dad don­de es­ta be­bi­da es to­do un ri­tual. Cer­ca, el Café Lis­boa (www. ca­fe­lis­boa.pt) es un es­pa­cio pa­ra foo­die lo­vers que cuen­ta con José Avi­llez al man­do de los fo­go­nes. El chef, que tra­ba­jó con Fe­rrán Adriá, ofre­ce aquí una car­ta in­no­va­do­ra don­de no fal­ta el pas­tel de car­ne con arroz ver­de de gre­los.

Pa­sa­da la ca­lle Ga­rrett, na­da más lle­gar a Car­mo tie­nes una in­tere­san­te pa­ra­da. La fi­la de gen­te que sa­le a la ca­lle te guia­rá has­ta San­ti­ni, su­cur­sal de la his­tó­ri­ca de Cas­cais, un pa­raí­so de los he­la­dos que igual te sor­pren­de con un li­món & cho­co­la­te que con un sor­be­te de ma­ra­cu­yá.

Más allá del Car­mo, don­de pue­des lle­gar con el ele­va­dor de San­ta Jus­ta, es­tá la Pla­za del Ros­sio, uno de los es­pa­cios don­de la gen­te vie­ne a ver y ser vis­to. En lo que a gas­tro­no­mía se re­fie­re, vi­si­ta dos clá­si­cos es­pe­cial go­lo­sos: la Pas­te­la­ria Suiça y el Café Ge­lo, fun­da­do en 1850. Es­te úl­ti­mo cuen­ta con res­tau­ran­te fren­te a la mis­mí­si­ma es­ta­ción de Ros­sio y una pas­te­le­ría que se mue­ve a rit­mo fre­né­ti­co y don­de pue­des sa­bo­rear unos di­ver­ti­dos pas­sa­rin­hos, pa­ja­ri­tos de me­ren­gue y hue­vo lí­qui­do, es­pe­cia­li­dad de la ca­sa. La historia de su nom­bre sor­pren­de: fue el pri­mer es­ta­ble­ci­mien­to en te­ner hie­lo.

Aquí tam­bién es­tá el Mun­do Fan­tás­ti­co da Sar­din­ha Por­tu­gue­sa, de­co­ra­do con es­pí­ri­tu cir­cen­se y abier­to a fi­na­les de 2016. Co­mo su nom­bre in­di­ca es­tá de­di­ca­do a las con­ser­vas de sar­di­nas y los tu­ris­tas re­bus­can en­tre las pa­re­des las la­tas que lle­van im­pre­so el año de su na­ci­mien­to.

Si es­tá ano­che­cien­do y quie­res dar­te un ca­pri­cho, sube a la azo­tea del ho­tel Al­tis Ave­ni­da y sién­ta­te en su res­tau­ran­te. Es un lu­gar ex­clu­si­vo don­de ce­nar o sim­ple­men­te to­mar una cai­pi­rin­ha an­te la im­po­nen­te es­ta­ción de Ros­sio ilu­mi­na­da.

Ca­mi­na­mos ha­cia el es­te has­ta al­can­zar el Castillo de San Jor­ge. El en­torno tam­bién ha cam­bia­do y, jun­to a las ma­reas de tu­ris­tas, ca­da vez hay más food­truck con mi­les de ofer­tas, des­de vin­ho ver­de u Opor­to has­ta con­ser­vas de pes­ca­do.

Ba­jan­do has­ta Al­fa­ma al­can­za­mos la Catedral, la Sé de Lis­boa, abra­za­da por el ve­ri­cue­to de ca­lles que ca­rac­te­ri­za es­ta zo­na, la más an­ti­gua de la ciu­dad. En una de ellas en­con­tra­rás el Pois Café (www. pois­ca­fe.com) un sa­lón de tu ca­sa de­sen­fa­da­do y lleno de ac­ti­vi­da­des que, a pe­sar de su cor­ta vida es ya un clá­si­co. Dis­fru­ta su ofer­ta de brunch o es­pe­cia­li­da­des aus­tria­cas an­tes de en­ca­mi­nar­te a dos im­pres­cin­di­bles cer­ca del Te­rrei­ro do Paço, o lo que es lo mis­mo: la Pla­za del Co­mer­cio.

Uno es la Con­ser­vei­ra de Lis­boa (www. con­ser­vei­ra­de­lis­boa.pt), una de las más an­ti­guas de la ciu­dad. Los de­pen­dien­tes atien­den las ria­das de tu­ris­tas que fo­to­gra­fían sus la­tas vin­ta­ge mien­tras ex­pli­can los ta­ma­ños de las con­ser­vas de sar­di­nas y la di­fe­ren­cia en­tre ju­rel y ca­ba­lla.

En­tre tan­ta mo­der­ni­dad, otro es­pa­cio que nos enamo­ra es, cu­rio­sa­men­te, el res­tau­ran­te más an­ti­guo de Lis­boa, de 1782. Se lla­ma Mar­tin­ho do Ar­ca­da y era el fa­vo­ri­to de Pes­soa. Aún es­tá la me­sa don­de el es­cri­tor con­ver­sa­ba con las mu­sas a gol­pe de ab­sen­ta. Sién­ta­te en su te­rra­za, sa­bo­rea un ba­ca­lao a bras y dé­ja­te lle­var por la ma­gia de es­ta pla­za, una de las más her­mo­sas del mun­do. La mis­ma que los bar­cos lle­na­ban de jen­gi­bre y ca­ne­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.