FE­RROL.

Historia de una ría

deViajes - - Sumario - Por Car­men R. Pi­nos

La lo­ca­li­dad co­ru­ñe­sa ofre­ce una irre­sis­ti­ble ofer­ta que sal­ta del Mo­der­nis­mo al tu­ris­mo na­val, con pa­ra­da en el street art.

Des­de aque­llas ca­sas ilus­tra­das –las pri­me­ras acris­ta­la­das de Ga­li­cia– y su li­de­raz­go na­val es­te en­cla­ve co­ru­ñés ha da­do un vuel­co. Aho­ra, su vida se es­cri­be en cla­ve de surf, ru­tas in­dus­tria­les y una in­no­va­ción que con­ta­gia el ar­te y la gas­tro­no­mía.

De­li­ca­do y mo­nu­men­tal, es­te es un des­tino so­bre to­do sor­pren­den­te. Y con­tro­ver­ti­do. Es Fe­rrol, a se­cas, –sin ape­lli­do, por favor, nos re­cuer­dan– el en­cla­ve en el que na­cie­ron per­so­na­jes tan dis­pa­res co­mo Franco y Pa­blo Igle­sias, el fun­da­dor del PSOE.

Fe­li­pe II con­vir­tió es­ta ría en ba­se de la Ar­ma­da Real –su for­ma, con 2 km de an­cho que se es­tre­cha has­ta ape­nas 200 m en su desem­bo­ca­du­ra, lo con­vier­ten en un puer­to se­gu­ro–, pe­ro fue Fe­li­pe VI quién es­ta­ble­ció su ex­tra­or­di­na­rio desarrollo na­val, cuan­do, tras la di­vi­sión de la pe­nín­su­la en tres zo­nas mi­li­ta­res rea­li­za­da por Fe­li­pe V, nom­bró a Fe­rrol Ca­pi­tal del Nor­te.

Des­pués lle­ga­ron los as­ti­lle­ros, la mano de obra, el co­mer­cio y la bur­gue­sía vino en tro­pel, im­pul­san­do un desarrollo eco­nó­mi­co y cul­tu­ral sin pre­ce­den­tes y con­vir­tien­do a Fe­rrol en ca­pi­tal de la Ilus­tra­ción. En la Pla­za de Es­pa­ña ve­rás al­gu­na mues­tra de la ar­qui­tec­tu­ra ra­cio­na­lis­ta de la épo­ca, un an­ti­ci­po del ex­ten­so ca­tá­lo­go del ba­rrio de La Mag­da­le­na. Es la ta­ble­ta de cho­co­la­te, una cua­drí­cu­la de ca­lles que se cie­rra con otra pla­za –la de Am­boa­ge– y cu­ya ar­mo­nía e im­por­tan­cia his­tó­ri­ca –aquí na­cie­ron las ca­sas acris­ta­la­das ga­lle­gas– le va­lie­ron el tí­tu­lo de con­jun­to his­tó­ri­co ar­tís­ti­co. Apar­te del Ayun­ta­mien­to, la ma­yo­ría de los edi­fi­cios es­tán fir­ma­dos por Ro­dol­fo Ucha Pi­ñei­ro –el ar­qui­tec­to es­tre­lla de la épo­ca–, des­de Ca­sa Pe­rei­ra has­ta la Fon­da Sui­za o Ca­sa An­tón.

Haz un al­to jun­to a es­ta úl­ti­ma pa­ra vi­si­tar Aqua­cien­cia, un es­pa­cio di­dác­ti­co en torno al uso y apro­ve­cha­mien­to del agua. Si­tua­do den­tro del par­que Rei­na So­fía, es­te pul­món ver­de y eco te per­mi­te com­pro­bar có­mo fun­cio­na una no­ria o una bom­ba de ja­rro mien­tras ca­mi­nas ro­dea­do de pa­vos reales y ga­vio­tas.

Es­ta­mos ya en Fe­rrol Ve­llo, la par­te más an­ti­gua de la ciu­dad, don­de se im­po­ne un sel­fie jun­to al ini­cio del Ca­mino In­glés, uno de los tra­mos pe­re­gri­nos a San­tia­go. Vi­si­ta la igle­sia de San Fran­cis­co, jun­to al Pa­ra­dor. Aquí, en los Jar­di­nes de Herrera, jun­to a una pe­cu­liar es­ta­tua del Marqués de la En­se­na­da, tie­nes unas vis­tas pri­vi­le­gia­das de to­da la zo­na por­tua­ria.

Se­gui­mos por la ca­lle de la Igle­sia, pa­ra­le­los al mar y, des­pués de la Con­ca­te­dral de San Ju­lián –neo­clá­si­ca y ro­bus­ta–, nos to­pa­mos con otras dos jo­yas fir­ma­das por Ucha: la an­ti­gua Pes­ca­de­ría y la pla­za de Ga­li­cia, con el Tea­tro Jofre, un em­ble­ma mo­der­nis­ta del si­glo XIX.

LAS MENINAS VIA­JAN EN BAR­CO

Tras la re­con­ver­sión in­dus­trial, Fe­rrol per­dió el es­plen­dor na­val de épo­cas pa­sa­das, pe­ro se adap­ta a los tiem­pos. La cons­truc­ción y ex­por­ta­ción de fra­ga­tas con­ti­núa mien­tras el puer­to re­ci­be los pri­me­ros cru­ce­ros tu­rís­ti­cos. Pa­ra­le­la­men­te, la ofer­ta in­dus­trial vi­ve días de eu­fo­ria con la pues­ta a pun­to de una Ru­ta de la Cons­truc­ción Na­val, que em­pie­za en el Ar­se­nal.

En­tra­mos en el si­glo XVIII, fran­quean­do la puer­ta que, años más tar­de, en 1858, cru­za­ría la mis­mí­si­ma Isa­bel II. El edi­fi­cio –Bien de In­te­rés Cul­tu­ral– se cons­tru­yó pa­ra im­pre­sio­nar a los vi­si­tan­tes y se usó pa­ra al­ma­ce­nar ca­ño­nes y las per­te­nen­cias de los bar­cos du­ran­te su atra­que. Aquí re­si­den los prác­ti­cos –guían a los bu­ques pa­ra que en­tren en puer­to– pe­ro, so­bre to­do, es el lu­gar que al­ber­ga La Cam­pa­na, un des­co­mu­nal di­que se­co –fue el ma­yor de Es­pa­ña– pa­ra cons­truir bar­cos en gra­da, rea­li­za­do co­mo una cú­pu­la al re­vés, ya que no ha­bía ce­men­to.

En las an­ti­guas he­rre­rías no te pierdas Ex­po­nav, el úni­co mu­seo de la cons­truc­ción na­val de to­da Eu­ro­pa. Aquí ve­rás la di­fe­ren­cia en­tre bu­ques in­gle­ses, fran­ce­ses y es­pa­ño­les –al ser más gran­de la bo­de­ga de és­tos úl­ti­mos, era la fa­vo­ri­ta de los pi­ra­tas–, el pa­so de los re­ma­ches a la sol­da­du­ra –más li­ge­ra– y un mon­tón de da­tos pa­ra en­ten­der el mun­do na­val en Fe­rrol.

De­ja­mos la zo­na por­tua­ria y sal­ta­mos a Ca­ni­do, un ba­rrio en pe­li­gro de ex­tin­ción que, des­de 2008, apa­re­ce en la wish­list fe­rro­la­na gra­cias a la pa­sión de Eduar­do Hermida y sus meninas. El pin­tor, enamo­ra­do de es­te cua­dro de Ve­láz­quez, lle­nó de ver­sio­nes las fa­cha­das y me­dia­ne­ras del ba­rrio. La co­sa pros­pe­ró y se re­pi­te ca­da año con ar­tis­tas in­vi­ta­dos pe­ro, a dia­rio, en­con­tra­rás un es­pa­cio re­vi­ta­li­za­do y al­ter­na­ti­vo, con una apues­ta lú­di­co cul­tu­ral.

Mien­tras bus­cas meninas en los si­tios más in­sos­pe­cha­dos –18 es­tán en reali­dad au­men­ta­da–, acér­ca­te a otro sor­pren­den­te es­pa­cio del ba­rrio. Es el Mu­seo da So­cie­da­de Ga­le­ga de Historia Na­tu­ral (www.sghn. org), un lu­gar don­de des­cu­brir el en­torno. En­tre es­que­le­tos de ba­lle­na y ca­la­ma­res gi­gan­tes, te ex­pli­ca­rán que la piel de ma­rra­jo se usa­ba co­mo li­ja y, el es­per­ma de ca­cha­lo­te, pa­ra cre­mas cos­mé­ti­cas.

LA VIDA EN TORNO AL MAR

Vol­ve­mos a la ría, en­tra­da na­tu­ral de la ciu­dad y lu­gar don­de los re­gen­tes con­cen­tra­ron no so­lo la os­ten­ta­ción, sino la de­fen­sa. Se cons­tru­ye­ron tres cas­ti­llos –San Mar­tín, La Pal­ma y San Fe­li­pe, de los que so­lo que­dan los dos úl­ti­mos– y se ins­ta­la­ron grue­sas ca­de­nas de la­do a la­do de la ría que ha­cían su en­tra­da in­fran­quea­ble. Era el si­glo XVI y la lu­cha con­tra Fran­cia e In­gla­te­rra por la he­ge­mo­nía ma­rí­ti­ma hi­zo que Fe­li­pe II die­ra prio­ri­dad a es­te pun­to con una for­ta­le­za que, reha­bi­li­ta­da pos­te­rior­men­te, re­pri­mía in­clu­so ata­ques por tie­rra, co­mo el de la Ba­ta­lla de Brio­nes.

La vi­si­ta al castillo de San Fe­li­pe es bá­si­ca no so­lo pa­ra en­ten­der la im­por­tan­cia militar de la zo­na sino pa­ra dis­fru­tar los pai­sa­jes, que al­ter­nan acan­ti­la­dos atlán­ti­cos con las aguas tran­qui­las de la ría y la ma­sa fo­res­tal de las Fra­gas do Eu­me, fren­te a Fe­rrol. Es­ta­mos en ple­na Cos­ta Ár­ta­bra, un es­pa­cio pro­te­gi­do co­mo Lu­gar de Im­por­tan­cia Co­mu­ni­ta­ria lleno de mi­ra­do­res, la­gu­nas y pla­yas de ma­gia ver­ti­gi­no­sa.

Tras la de San Fe­li­pe, pe­ga­da al Castillo, lle­ga­rás a la ba­te­ría de Ca­ri­ño, con su mi­ra­dor y una ca­la de agua es­me­ral­da jun­to al puer­to nue­vo. Pa­sa­do el Ca­bo Prio­ri­ño, ha­cia el nor­te, tie­nes un es­ce­na­rio de cuen­to: la la­gu­na de Do­ni­ños y la pla­ya del mis­mo nom­bre. A es­te are­nal, ban­de­ra azul y fre­cuen­ta­do por sur­fis­tas, se le co­no­ce co­mo la pla­ya del sol, ya que aquí pue­des ver el oca­so to­dos los días del año. Las pla­yas de San Xurxo, Es­me­lle y A Fra­ga­ta tam­bién son úni­cas pa­ra de­por­tes acuá­ti­cos, una ofer­ta pa­ra­le­la a la de las ru­tas or­ni­to­ló­gi­cas. Pa­sa­do el Ca­bo Prior, la pla­ya de San­ta Com­ba y su er­mi­ta po­nen el pun­to final a nues­tra vi­si­ta.

La ele­gan­cia ra­cio­na­lis­ta.

El ba­rrio de La Mag­da­le­na es un ca­tá­lo­go de edi­fi­cios mo­der­nis­tas, la ma­yo­ría con­cen­tra­dos en las ca­lles Do­lo­res y Real. A la derecha, igle­sia de San Fran­cis­co, a es­pal­das del Pa­ra­dor y jun­to a los Jar­di­nes de Herrera. Ade­más, en­tra­da al es­pa­cio Aqua­cien­cia, con uno de sus pa­vos reales, y detalle de la Ca­sa An­tón.

In­dus­tria na­val. Mu­seo de la Cons­truc­ción Na­val, con una mues­tra de fa­ros. A la derecha, ca­lle del ba­rrio de Ca­ni­do con va­rias ver­sio­nes de meninas, una ima­gen que pue­des en­con­trar en pa­pe­le­ras, te­ja­dos, bal­co­nes… Ade­más, La Cam­pa­na, el co­lo­sal di­que se­co del Ar­se­nal, y una man­dí­bu­la de ca­cha­lo­te en el Mu­seo da So­cie­da­de Ga­le­ga de Historia Na­tu­ral.

La Cos­ta Ár­ta­bra. La pla­ya de San Xurxo es per­fec­ta pa­ra los aman­tes del surf y la be­lle­za en ge­ne­ral. Aquí pue­des sa­bo­rear unas al­me­jas a la ma­ri­ne­ra en Ca­sa Clau­di­na (Tel: 981 36 58 82). A la derecha, la la­gu­na de Do­ni­ños, con 11 m de pro­fun­di­dad y un ma­ris­ca­dor. Al ser una ba­ja­da de tie­rra en la que en­tra el mar, la ría va­ría con las ma­reas y per­mi­te re­co­ger ber­be­re­chos, al­me­jas y viei­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.