AL­BI Y GAI­LLAC

Tie­rra de vi­ñe­dos mi­le­na­rios, de aba­días y ciu­da­des for­ti­fi­ca­das. Es el Tarn, en la re­gión fran­ce­sa de Mi­di-Py­ré­nees. Una ru­ta por dos de su prin­ci­pa­les ciu­da­des nos des­cu­bre una gas­tro­no­mía li­ga­da al te­rru­ño.

deViajes - - Gourmet/francia - Por Gem­ma Car­do­na

Es­te es uno de esos des­ti­nos a los que, al po­co de lle­gar, te pre­gun­tas por qué no ha­bías ido an­tes. Tie­ne una na­tu­ra­le­za lle­na de con­tras­tes que en los vi­ñe­dos de Gai­llac re­cuer­da la Tos­ca­na, y un le­ga­do his­tó­ri­co me­die­val muy in­tere­san­te. Aquí, la tran­qui­li­dad es nor­ma de la ca­sa. La re­gión ha apos­ta­do por un tu­ris­mo sos­te­ni­ble en el que no to­do va­le. La gen­te del Tarn ama su tie­rra y se ha com­pro­me­ti­do pa­ra cui­dar­la.

Den­tro de es­ta fi­lo­so­fía, la gas­tro­no­mía me­re­ce aten­ción es­pe­cial. La ma­te­ria pri­ma de la zo­na es de ca­li­dad, tra­ba­ja­da a menudo por pe­que­ños pro­duc­to­res que mi­man el gé­ne­ro. Si te in­tere­sa apren­der de ellos, con­sul­ta www.bien­ve­nue-a-la­fer­me-tarn.com, ofre­ce un lis­ta­do de más de 60 agri­cul­to­res que abren las puer­tas de sus gran­jas pa­ra vi­si­tas, ac­ti­vi­da­des o in­clu­so alo­ja­mien­to.

Del Tarn son muy apre­cia­dos los vi­nos de Gai­llac, que­sos, el aza­frán, o los em­bu­ti­dos y cu­ra­dos de La­cau­ne. En es­pe­cial, un ti­po de al­bón­di­gas lla­ma­das boug­net­te o la mel­sat (mor­ci­lla). Otra de­li­ca­te­sen es el ajo ro­sa de Lau­trec (a unos 35 ki­ló­me­tros de Al­bi). Los fran­ce­ses di­cen que son de los me­jo­res del mun­do, así que no es­ta­rá de más pro­bar­los. Su sa­bor es sua­ve, más dul­ce que el que te­ne­mos en Es­pa­ña. AL­BI, LA CIU­DAD RO­JA La ru­ta nos lle­va­rá a dos de las prin­ci­pa­les ciu­da­des del nor­te; Al­bi y Gai­llac, uni­das por el río Tarn. Em­pe­za­mos en Al­bi. Con­si­de­ra­da Pa­tri­mo­nio Mun­dial de la Hu­ma­ni­dad, es, sin du­da, una de las ciu­da­des más bo­ni­tas del sur de Fran­cia. Tran­qui­la, ele­gan­te... Tie­ne es­to y mu­cho más. En es­pe­cial, cul­tu­ra. Su cas­co an­ti­guo com­pren­de un le­ga­do me­die­val muy ri­co. En su cen­tro neu­rál­gi­co, y a po­cos mi­nu­tos de dis­tan­cia, ve­rás, por un la­do, la catedral de Sain­te-Cé­ci­le y por otro, el pa­la­cio epis­co­pal. La catedral, de los si­glos XIII y XVI, se cons­tru­yó pa­ra sim­bo­li­zar el po­der de la igle­sia fren­te a la he­re­jía cá­ta­ra. En con­se­cuen­cia, no le fal­ta es­plen­dor. Es­tá con­si­de­ra­da la ma­yor catedral de la­dri­llo del mun­do y den­tro de sus pa­re­des, te ma­ra­vi­lla­rá su ri­ca de­co­ra­ción.

El otro gran mo­nu­men­to es el pa­la­cio epis­co­pal de la Ber­bie, del si­glo XIII. Ori­gi­na­ria­men­te era una for­ta­le­za, más tar­de pa­só a con­ver­tir­se en re­si­den­cia de obis-

pos y hoy en día al­ber­ga el ma­yor mu­seo del mun­do de­di­ca­do a Tou­lou­se-Lau­trec: tie­ne más de 1.000 obras del ar­tis­ta.

Des­pués, piér­de­te por las ca­lle­jue­las del cen­tro y pa­sa por la co­le­gia­ta ro­má­ni­ca de Saint Sal­vi, un oa­sis de tran­qui­li­dad. Du­ran­te la ca­mi­na­ta, ob­ser­va­rás que mu­chos de los edi­fi­cios es­tán cons­trui­dos en la­dri­llo ro­ji­zo. Es el lla­ma­do bri­que fo­rai­ne, muy tí­pi­co de la re­gión y que le dio a Al­bi el so­bre­nom­bre de “la ciu­dad ro­ja”. Otra cu­rio­si­dad es la can­ti­dad de man­sio­nes con to­rres que hay en el cas­co an­ti­guo. En el si­glo XV, Al­bi vi­vió una edad de oro gra­cias al co­mer­cio del tin­te azul pro­ve­nien­te de una plan­ta tí­pi­ca de la zo­na. Los co­mer­cian­tes com­pe­tían en ri­que­za y una de las ma­ne­ras de mos­trar­lo era cons­truir to­rres; cuan­to más al­tas, más ri­co su pro­pie­ta­rio.

Hoy en día se co­mer­cia­li­zan mu­chos pro­duc­tos con el fa­mo­so tin­te. Qui­zás una de las tien­das con más sur­ti­do es Tarn Emo­tions (pla­za Sain­te Cé­ci­le, 15), de­lan­te mis­mo de la Catedral. En­con­tra­rás to­do ti­po de pro­duc­tos re­gio­na­les de artesanía. Cer­ca de Tarn Emo­tions, en De­li­ces La­mar­que (www.de­li­ces­la­mar­que.com) tam­bién ha­lla­rás pro­duc­tos de la re­gión, es­ta vez to­dos dul­ces. Su es­pe­cia­li­dad es el pas­tel de Al­bi, he­cho con cho­co­la­te.

Pa­ra fi­na­li­zar, el pa­seo de­be­ría lle­var­te has­ta el Puen­te Vie­jo, del si­glo XI: es una de las postales más tí­pi­cas de Al­bi. Des­de aquí ten­drás unas vis­tas pre­cio­sas del río Tarn con la ciu­dad de fon­do. UNOS VI­ÑE­DOS DEL SI­GLO I

La ru­ta si­gue aho­ra en Gai­llac, a 26 ki­ló­me­tros de Al­bi. A es­ta zo­na se la co­no­ce co­mo el vi­ñe­do más an­ti­guo de Fran­cia. No so­lo por­que efec­ti­va­men­te, su tra­di­ción vi­ní­co­la se re­mon­ta al si­glo I, cuan­do los ro­ma­nos ex­ten­die­ron la vid des­de Pro­ven­za a Aqui­ta­nia, sino por­que és­ta se ha man­te­ni­do con de­di­ca­ción.

Ac­tual­men­te, la D.O com­pren­de 2.500 hec­tá­reas, más de un cen­te­nar de bo­de­gas par­ti­cu­la­res y tres coope­ra­ti­vas. Se tra­ba­jan una am­plia ga­ma de vi­nos que se re­su­men en sie­te; tin­to, blan­co, dul­ce, de per­las, ro­sa­do, es­pu­mo­so y el Gai­llac Pri­meur. Mu­chas bo­de­gas abren sus puer­tas al vi­si­tan­te, con ofer­tas de ta­lle­res, ca­tas, etc.

si­tua­da en la mag­ní­fi­ca aba­día de Saint-Mi­chel. Tie­ne uno de los ma­yo­res apa­ra­do­res de cal­dos de la re­gión, con cons­tan­tes pro­pues­tas nue­vas. Ade­más, la aba­día al­ber­ga un mu­seo con in­for­ma­ción so­bre la zo­na.

A las afue­ras de Gai­llac, hay dos bo­de­gas muy in­tere­san­tes. Una es Le do­mai­ne Pla­geo­les (www.vins-pla­geo­les.com), don­de han he­cho una gran la­bor de re­cu­pe­ra­ción de an­ti­guas ce­pas. La otra es La­bas­ti­de de Lé­vis (La Bart­he, www.ca­ve-la­bas­ti­de. com), a me­dio ca­mino ha­cia Al­bi. Es una bo­de­ga his­tó­ri­ca: la más an­ti­gua y se­gu­ra­men­te la ma­yor del Tarn.

Y, por su­pues­to, otra for­ma de co­no­cer es­ta cul­tu­ra es me­dian­te los fes­ti­va­les vi­ní­co­las. Ca­da año, du­ran­te la ter­ce­ra se­ma­na de no­viem­bre se ce­le­bra la lle­ga­da del pri­mer vino de la tem­po­ra­da, lla­ma­do Gai­llac Pri­meur con va­rias fies­tas y en dis­tin­tos pue­blos.

LA PLÁ­CI­DA GAI­LLAC

Gai­llac es una ciu­dad muy agra­da­ble y tran­qui­la, lo ve­rás fá­cil­men­te pa­sean­do por su cas­co an­ti­guo. To­do es­tá a ti­ro de pie­dra; la igle­sia de Saint Pie­rre, la bo­ni­ta pla­za de Grif­foul y, a ori­llas del Tarn, el par­que-castillo de Fou­caud (si­glo XVII), Mo­nu­men­to His­tó­ri­co de Fran­cia.

Aquí pue­des apro­ve­char pa­ra ha­cer com­pras gas­tro­nó­mi­cas más allá del vino. En el cen­tro, no te pierdas la que­se­ría Saint-Pie­rre (ca­lle Por­tal, 20). Su ofer­ta de que­sos es am­plí­si­ma, no po­drás sa­lir de ella sin lle­var­te una pie­za. ◆

Ar­te y gas­tro­no­mía. Un tán­dem in­fa­li­ble que en­con­tra­rás en Al­bi. Arri­ba, dis­fru­ta de la de­li­cio­sa pas­te­le­ría de Mi­chel Be­lin (www.mi­chel-be­lin. com) y la co­ci­na y coc­te­le­ría del ho­tel Al­chimy (www. al­chim­yal­bi.fr). En la otra pá­gi­na, una de las ca­sas más bo­ni­tas del el cas­co his­tó­ri­co, con la es­truc­tu­ra ca­rac­te­rís­ti­ca de las edi­fi­ca­cio­nes me­die­va­les, y la catedral de Sain­teCé­ci­le.

Una ciu­dad lle­na de en­can­to.

En­tre las com­pras gas­tro­nó­mi­cas, no de­be­ría fal­tar el que­so y la Fre­net­te, un li­cor tí­pi­co de la zo­na ela­bo­ra­do a par­tir de la fer­men­ta­ción de ho­jas de fresno.

A la derecha, la co­le­gia­ta de Saint Sal­vi, y el res­tau­ran­te Le Lau­trec, en Al­bi.

To­do so­bre el vino. En la aba­día de Saint-Mi­chel des­cu­bri­rás to­do lo que hay que sa­ber so­bre los cal­dos del Tarn. Ade­más, la aba­día al­ber­ga un mu­seo don­de apren­de­rás la historia de la re­gión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.