SEAT AL­HAM­BRA, UN VIA­JE­RO EN TIE­RRA MAN­CHE­GA

Nú­ria Vi­la­no­va, pre­si­den­ta de ATRE­VIA, su fa­mi­lia y es­te mo­no­vo­lu­men nos pro­po­nen un fin de se­ma­na per­fec­to en Si­güen­za, en­cla­ve pio­ne­ro del tu­ris­mo ru­ral.

deViajes - - Ruta/sigüenza - Por Pe­dro Ma­de­ra

Ve­nir a Si­güen­za es dis­fru­tar. Des­de que subes la cues­ta de To­ri­ja por la A-2 o de­jas atrás el des­vío de Me­di­na­ce­li, to­dos los le­tre­ros mar­can el ca­mino a es­ta po­bla­ción que pre­su­me de ser ca­pi­tal del tu­ris­mo ru­ral. La an­ti­gua Se­gon­tia, lo de­ja cla­ro: es la que do­mi­na el va­lle.

Re­ser­var un buen ho­tel es fun­da­men­tal, y des­per­tar en un es­ce­na­rio por el que pa­só don Qui­jo­te, má­gi­co. Ca­ra­bias, a 10 km de Si­güen­za, es un lu­gar ca­si se­cre­to. Aquí se en­cuen­tra el ho­tel Car­da­mo­mo, un pe­que­ño oa­sis bu­có­li­co muy co­no­ci­do en­tre los afi­cio­na­dos a via­jar con su mas­co­ta. Pa­ra es­to, el SEAT Al­ham­bra es el vehícu­lo per­fec­to. Tan po­li­va­len­te co­mo versátil, su com­po­nen­te fa­mi­liar des­pren­de una ener­gía es­pe­cial, con una ca­pa­ci­dad in­te­rior de 2.430 li­tros y sie­te pla­zas que se pue­den aba­tir en has­ta 32 con­fi­gu­ra­cio­nes di­fe­ren­tes.. Es una ma­ra­vi­lla: des­pués de su­bir sie­te per­so­nas y car­gar el co­rres­pon­dien­te equi­pa­je, ¡aún que­da es­pa­cio!

En Car­da­mo­mo com­pro­ba­mos que la gas­tro­no­mía es­tá a la al­tu­ra: ex­ce­len­tes ver­du­ras y car­nes, vi­nos y acei­tes lo­ca­les.

¡POR FIN ES SÁ­BA­DO!

Ca­mino a Si­güen­za nos de­te­ne­mos en Pa­la­zue­los, una pe­da­nía jun­to a un gran va­lle lleno de arro­yos que da al lu­gar un as­pec­to ex­tre­ma­da­men­te fér­til. Ade­más, te en­can­ta­rá el am­bien­te me­die­val que se res­pi­ra en la zo­na: bas­ta con mi­rar su con­jun­to for­ti­fi­ca­do, el mis­mo que em­pe­zó a cons­truir­se jun­to con el castillo ha­ce seis si­glos por el pri­mer Marqués de San­ti­lla­na, Íñigo Ló­pez de Men­do­za, pa­ra an­ti­ci­par lo que nos es­pe­ra. Si­güen­za nun­ca fa­lla y El Don­cel fun­cio­na co­mo un ex­ce­len­te re­cla­mo pu­bli­ci­ta­rio. Una bue­na op­ción es apar­car jun­to al Pa­la­cio Epis­co­pal, o a la som­bra de los Je­ró­ni­mos. Aun­que si no es­ta­mos dis­pues­tos a su­bir cues­tas, lo me­jor es de­jar nues­tro SEAT Al­ham­bra en el Pa­ra­dor, jun­to al Castillo en la par­te al­ta de Si­güen­za. Ac­cio­na­mos las puer­tas tra­se­ras, co­rre­de­ras, que fa­ci­li­tan al 100% la en­tra­da y sa­li­da del vehícu­lo, y co­men­za­mos el re­co­rri­do. Nú­ria y Pe­dro vi­si­tan una tien­da de artesanía o una fru­te­ría, que guar­dan el sa­bor de los co­mer­cios con emo­cio­nes. Tam­bién hay pa­ra­das obli­ga­das, co­mo la catedral de San­ta Ma­ría.

Su cons­truc­ción co­men­zó en el rei­na­do de Do­ña Urra­ca, hi­ja de Alfonso VI. Aquí es­tá el fa­mo­so se­pul­cro del Don­cel, Mar­tín Váz­quez de Arce, hi­jo del se­cre­ta­rio per­so­nal de la fa­mi­lia de Men­do­za y pa­je del pri­mer Du­que del In­fan­ta­do. Su fi­gu­ra ro­mán­ti­ca, re­cos­ta­do y le­yen­do un li­bro, es un te­so­ro ar­tís­ti­co y sím­bo­lo de la ciu­dad.

Vi­si­ta­mos tam­bién la Ca­sa del Don­cel y otra sor­pre­sa: el al­cá­zar de los obis­pos de Si­güen­za que hoy al­ber­ga el Pa­ra­dor de Tu­ris­mo. Se tra­ta de un castillo del si­glo XII ins­ta­la­do en una al­ca­za­ba ára­be y edi­fi­ca­do so­bre un asen­ta­mien­to ro­mano, en cu­yo in­te­rior dur­mie­ron obis­pos y mo­nar­cas. Cuen­ta con un pa­tio em­pe­dra­do y una ca­pi­lla del si­glo XIII que no tie­nen des­per­di­cio. Nú­ria y Pe­dro apro­ve­chan pa­ra com­pro­bar que to­do es­tá en or­den con el SEAT Al­ham­bra y ha­cen una pa­ra­da en el apar­ca­mien­to. El vehícu­lo es­tá im­pe­ca­ble y des­ta­ca so­bre el res­to por su di­se­ño y su ro­tun­da pre­sen­cia, con unas pro­por­cio­nes an­chas y fir­mes, un ele­gan­te ale­rón del bor­de pos­te­rior del te­cho y un por­tón tra­se­ro de ba­ja al­tu­ra.

Aún nos que­dan co­no­cer las igle­sias de San­tia­go, San Vi­cen­te o San­ta Ma­ría, sa­bo­rear las obras de ar­te re­pos­te­ro que ha­cen las re­li­gio­sas del con­ven­to de las Cla­ri­sas y se­guir la ru­ta de las puer­tas se­gon­ti­nas, las que da­ban en­tra­da a la ciu­dad a tra­vés de sus mu­ra­llas.

Y, tras las ca­mi­na­tas, un buen pi­co­teo. Un ape­ri­ti­vo en el Ala­me­da, unas ta­pas en Sán­chez, o un al­muer­zo en El Don­cel o en Atrio, son un éxi­to se­gu­ro. Pa­ra to­mar una co­pa hay un es­pa­cio per­fec­to en los quios­cos del par­que de la Ala­me­da y sus ár­bo­les cen­te­na­rios.

EN­TRE PI­NA­RES Y SA­LI­NAS

Pe­ro aún no ha aca­ba­do la jor­na­da y nos que­da por co­no­cer un es­pa­cio ver­de ideal pa­ra car­gar los pul­mo­nes. En es­te sen­ti­do, el SEAT Al­ham­bra es tu acom­pa­ñan­te per­fec­to y te per­mi­te pa­rar las ve­ces que quie­ras a dis­fru­tar el pai­sa­je, ya que in­cor­po­ra un sis­te­ma que mi­ni­mi­za las emi­sio­nes de CO2. Re­co­rre­mos el Pi­nar de Si­güen­za, un es­pa­cio re­la­jan­te que per­mi­te huir del ca­lor, a la som­bra de sus fan­tás­ti­cos pi­nos re­si­ne­ros.

Ade­más, apro­ve­cha­mos pa­ra co­no­cer par­te de la ru­ta del Qui­jo­te –sa­le de La Fuen­sa­vi­ñán y si­gue ca­mino a Atienza– y pa­ra dis­fru­tar de la dua­li­dad que ofre­ce el SEAT Al­ham­bra en su ver­sión DSG: pue­des con­du­cir el co­che de for­ma ma­nual, con le­vas co­nec­ta­das al vo­lan­te, o des­can­sar un po­co y pa­sar al mo­do au­to­má­ti­co.

Par­tien­do de La Fuen­sa­vi­ñán lle­ga­mos al Par­que Na­tu­ral Ba­rran­co del Río Dul­ce, con va­rias ru­tas sen­de­ris­tas. Era uno de los rin­co­nes fa­vo­ri­tos de Fé­lix Ro­drí­guez de la Fuen­te y hoy, un pa­raí­so pa­ra el bird­wat­ching. Des­de el mi­ra­dor, que lle­va el nom­bre del na­tu­ra­lis­ta, se ob­ser­va la Hoz de la Pe­le­gri­na y bui­tres leo­na­dos, hal­co­nes pe­re­gri­nos y águi­las reales... En ese pun­to Nú­ria crea esa com­pli­ci­dad que so­lo se de­mues­tra cuan­do se es­tá có­mo­do. Ariad­na pien­sa en su pró­xi­mo ví­deo; Nú­ria hi­ja, en la elec­ción de su pró­xi­mo fes­ti­val o en un via­je con su ami­ga Ma­ría, que tam­bién se ha apun­ta­do a es­te fin de se­ma­na por la Es­pa­ña más ru­ral.

Ir de pue­blo en pue­blo tie­ne ese ai­re de road mo­vie y sen­ti­mos que el SEAT Al­ham­bra es una es­pe­cie de na­ve no­dri­za don­de con­du­cir y dis­fru­tar nos ani­ma a bus­car el si­guien­te castillo, co­mo la for­ta­le­za de Ri­ba de San­tius­te. Aca­ba­mos en Atienza, final de la ru­ta, pe­ro an­tes, atra­ve­sa­mos un pa­ra­je es­pe­cial: las Sa­li­nas de Imón, ac­ti­vas has­ta ha­ce 20 años. Un bro­che di­fe­ren­te pa­ra un fin de se­ma­na re­ple­to de ri­sas y pai­sa­jes. ◆

El aga­rre es ex­cep­cio­nal en el SEAT Al­ham­bra, una apues­ta se­gu­ra pa­ra dis­fru­tar de una aven­tu­ra en fa­mi­lia.

Si­güen­za.

SEAT Al­ham­bra.

Pa­la­zue­los.

Ba­rran­co de Río Dul­ce.

Lla­nu­ra man­che­ga.

Pa­la­zue­los.

Ru­ta Ho­tel Car­da­mo­mo.

Ca­ra­bias. Sa­li­nas de Imón.

Nú­ria y Pe­dro. Re­fle­jo de las Sa­li­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.