La he­ren­cia del maes­tro de la al­ta cos­tu­ra

deViajes - - Diseño/yves Saint Laurent -

Mu­cho te­ne­mos que agra­de­cer­le al mo­dis­to. Allá por 1966 qui­so acer­car la mo­da a otros es­tra­tos so­cia­les. Inau­gu­ró en París, en el nú­me­ro 21 de la rue de Tour­non, su bou­ti­que Saint Lau­rent Ri­ve Gau­che, con­vir­tién­do­se así en el pri­mer di­se­ña­dor que abría una tien­da de prêt-à-por­ter, hi­to que mar­ca un cam­bio en la con­cep­ción de la mo­da. Re­vo­lu­cio­na­rio, bri­llan­te y au­daz, fue un pio­ne­ro a la ho­ra de li­be­rar y em­po­de­rar el ar­ma­rio femenino. Ima­gi­nó y vis­tió –co­mo na­die– a una mu­jer mo­der­na, se­gu­ra de sí mis­ma. En 1962, adap­tó pren­das mi­li­ta­res co­mo el cha­que­tón y el trench-coat. En 1967, nos re­ga­ló el pri­mer tra­je de cha­que­ta y la saha­ria­na. En 1968, le to­ca­ba el turno al mono y las trans­pa­ren­cias (de­ma­sia­do osa­das pa­ra la épo­ca). Enamo­ra­do co­mo es­ta­ba de Ma­rra­kech, in­clu­yó la tú­ni­ca en sus co­lec­cio­nes. Pe­ro por en­ci­ma de to­do, Yves Saint Lau­rent se­rá re­cor­da­do por crear el pri­mer es­mo­quin femenino en el año 1966. En pa­la­bras del ge­nial coutu­rier, «Pa­ra una mu­jer, el es­mo­quin es una pren­da in­dis­pen­sa­ble […] por­que tie­ne que ver con el es­ti­lo, no con la mo­da. La mo­da vie­ne y va, pe­ro el es­ti­lo es pa­ra siem­pre».

Yves Saint Lau­rent, Dar el Hanch.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.