LI­MA, TRA­DI­CIO­NAL Y MO­DER­NA

Em­pá­pa­te de sus cos­tum­bres, des­cu­bre su cul­tu­ra, dis­fru­ta su fol­clo­re, co­no­ce la historia de sus pla­zas y edi­fi­cios más em­ble­má­ti­cos, y sa­bo­rea ca­da pla­to de su va­ria­da gas­tro­no­mía.

deViajes - - Arrivals/escapadas -

El país an­dino es­con­de ver­da­de­ras jo­yas, de esas que es imperativo vi­si­tar al me­nos una vez. Pe­ro hay vida más allá de Ma­chu Pic­chu y prue­ba de ello es su ca­pi­tal. Li­ma com­bi­na co­mo nin­gu­na ar­qui­tec­tu­ra tra­di­cio­nal y con­tem­po­rá­nea. Des­de las co­lo­ri­das ca­sas de su dis­tri­to del Rí­mac en el cen­tro his­tó­ri­co –de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de la Hu­ma­ni­dad en 1991– has­ta los mo­der­nos ras­ca­cie­los del dis­tri­to de San Isi­dro: área tu­rís­ti­ca y de negocios.

Pa­sear por su Pla­za de Ar­mas (tam­bién lla­ma­da Pla­za Ma­yor) es ca­mi­nar por si­glos de historia. Fue tes­ti­go de la fun­da­ción de la ciu­dad por Fran­cis­co Pi­za­rro el 18 de enero de 1535. En ella se en­cuen­tran la Catedral, el Pa­la­cio Ar­zo­bis­pal, la Ca­sa del Oi­dor, la Mu­ni­ci­pa­li­dad Me­tro­po­li­ta­na de Li­ma y el Pa­la­cio de Go­bierno. Es­te úl­ti­mo fue la re­si­den­cia del con­quis­ta­dor es­pa­ñol has­ta su muer­te. Su Pa­tio de Honor al­ber­ga el cam­bio de guar­dia, to­dos los días a las 11,30 h, y su es­tan­cia más des­ta­ca­da es el Sa­lón Do­ra­do, ins­pi­ra­do en el Pa­la­cio de Ver­sa­lles.

Li­ma es cre­yen­te y de­vo­ta, co­mo se apre­cia en las in­nu­me­ra­bles igle­sias que sal­pi­can sus ca­lles. La Igle­sia y el Con­ven­to de San Fran­cis­co da­tan de la se­gun­da mi­tad del si­glo XVI. No pierdas la oca­sión de vi­si­tar las ca­ta­cum­bas. La Igle­sia La Recoleta (1606) des­ta­ca por su fa­cha­da de co­lor azul co­ro­na­da por un ro­se­tón blan­co. Otro atrac­ti­vo son los si­tios ar­queo­ló­gi­cos: Mateo Sa­la­do –en el va­lle del Rí­mac–, Hua­ca Huan­ti­lle o el san­tua­rio ar­queo­ló­gi­co de Pa­cha­cá­mac, un con­jun­to de pi­rá­mi­des de ba­rro en el que se apre­cian tem­plos, pa­la­cios, ca­lles y pla­zas.

BO­CA­DO A BO­CA­DO

La gas­tro­no­mía li­me­ña es otro re­cla­mo a te­ner en cuen­ta: des­de el po­pu­lar ce­bi­che, has­ta el cau-cau, la cau­sa, los an­ti­cu­chos de co­ra­zón de buey, los cho­ros a la cha­la­ca, la ca­ra­pul­cra, el ta­cu-ta­cu… y su mí­ti­co pis­co sour, la be­bi­da por ex­ce­len­cia. Por al­go ha si­do nom­bra­da Ca­pi­tal Gas­tro­nó­mi­ca de La­ti­noa­mé­ri­ca. Aquí es­tán tres de los 50 me­jo­res res­tau­ran­tes del mun­do. Ade­más, la dé­ci­ma edi­ción de Mis­tu­ra Food Fes­ti­val ten­drá lu­gar del 26 de oc­tu­bre al 5 de no­viem­bre. Pá­sa­te por su pa­be­llón del vino, que­sos, ja­mo­nes y pa­nes, o por el de ca­cao, cho­co­la­te y café (mis­tu­ra.pe).

EN TECNICOLOR

Da­te un pa­seo por su his­tó­ri­ca Pla­za de Ar­mas pa­ra con­tem­plar la Catedral de Li­ma, prue­ba su de­li­cio­sa gas­tro­no­mía y dis­fru­ta de sus dan­zas y su ri­co fol­clo­re.

NO TE PIERDAS...

El va­rio­pin­to pai­sa­je de Li­ma abar­ca ca­sas tra­di­cio­na­les de co­lo­res, mo­der­nos ras­ca­cie­los, si­tios ar­queo­ló­gi­cos, mon­ta­ñas ári­das, zo­nas ver­des, acan­ti­la­dos ba­ña­dos por el Pa­cí­fi­co… que con­vier­ten la ca­pi­tal pe­rua­na en un des­tino que me­re­ce la pe­na vi­si­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.