JOR­DA­NIA, LA OC­TA­VA MA­RA­VI­LLA

Historia, ar­queo­lo­gía, cul­tu­ra, re­li­gión, aven­tu­ra, artesanía… Hay mu­chos mo­ti­vos pa­ra vi­si­tar es­ta per­la de Orien­te Pró­xi­mo. Sea cual sea el tu­yo, te de­ja­rá sin pa­la­bras. Por Inés Mo­ta.

deViajes - - Arrivals/escapadas -

Mu­chas son las jo­yas que re­lu­cen en Jor­da­nia, de las cua­les cin­co en­gro­san la lis­ta de Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad de la Unes­co: el Pa­la­cio de Qu­sayr Am­ra, de prin­ci­pios del si­glo VIII, que fue for­ta­le­za y re­si­den­cia de los califas ome­yas; Umm Ar-Ra­sas, si­tio ar­queo­ló­gi­co que al­ber­ga ves­ti­gios de fi­na­les del si­glo III al IX, de las épo­cas ro­ma­na, bi­zan­ti­na y pri­me­ros tiem­pos del is­lam; el si­tio bau­tis­mal de Be­ta­nia, don­de se cree que Juan Bau­tis­ta bau­ti­zó a Je­sús de Na­za­ret; el área pro­te­gi­da de Wa­di Rum, y Pe­tra.

Tam­bién co­no­ci­do co­mo ‘El va­lle de la luna’, el de­sier­to de Wa­di Rum po­see un va­rio­pin­to pai­sa­je con acan­ti­la­dos, es­tre­chas gar­gan­tas, arcos na­tu­ra­les y cue­vas. Men­ción apar­te me­re­ce Pe­tra, la ni­ña bo­ni­ta jor­da­na y una de las sie­te maravillas del mun­do mo­derno. De es­ta ciu­dad na­ba­tea que es­tu­vo ha­bi­ta­da des­de la prehis­to­ria sor­pren­de, sin du­da, el he­cho de es­tar es­cul­pi­da en las ro­cas.

Sus mon­ta­ñas y des­fi­la­de­ros com­po­nen un es­ce­na­rio es­pec­ta­cu­lar. Su ma­yor te­so­ro es Al-Khaz­neh, que da­ta del si­glo I. Pa­ra una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble, vi­si­ta la ciu­dad de no­che, alum­bra­da por 1.800 ve­las, y dé­ja­te lle­var por la mú­si­ca de los be­dui­nos en Al-Khaz­neh.

UN AU­TÉN­TI­CO VIA­JE EN EL TIEM­PO

Amán se asien­ta so­bre una se­rie de co­li­nas. La Ciu­da­de­la es un buen pun­to de par­ti­da pa­ra co­no­cer los si­tios ar­queo­ló­gi­cos de la ca­pi­tal. Pro­si­gue ha­cia Má­da­ba, co­no­ci­da co­mo ‘la ciu­dad de los mo­sai­cos’, y ad­mi­ra el ma­pa de mo­sai­co de la igle­sia or­to­do­xa grie­ga de San Jor­ge. In­elu­di­ble acu­dir al mon­te Ne­bo pa­ra con­tem­plar, co­mo Moisés, la Tie­rra Pro­me­ti­da; una es­pec­ta­cu­lar vis­ta del mar Muer­to, el va­lle del río Jor­dán, Je­ri­có y las co­li­nas de Je­ru­sa­lén en la le­ja­nía. Tam­po­co pue­de fal­tar Je­rash, una de las diez gran­des ciu­da­des ro­ma­nas y una de las me­jor con­ser­va­das del mun­do. Po­drás ma­ra­vi­llar­te con el Ar­co de Adriano, la pla­za oval, el hi­pó­dro­mo, la ca­lle de las co­lum­nas, la catedral, los tea­tros… Y co­mo co­lo­fón a un via­je per­fec­to, ex­pe­ri­men­ta la in­creí­ble sen­sa­ción de flo­tar en el mar Muer­to.

Ex­plo­ra y co­lec­cio­na.

Llé­va­te al­gún re­cuer­do ma­te­rial de tu via­je: jo­yas de pla­ta, ar­tícu­los de cris­tal, ta­pi­ces, bor­da­dos, ce­rá­mi­ca… Son cé­le­bres los fras­cos de are­na con di­bu­jos ela­bo­ra­dos a mano de pai­sa­jes, ca­me­llos y has­ta pa­la­bras, así co­mo los mo­sai­cos con­fec­cio­na­dos con te­se­las de co­lo­res. No pierdas la oca­sión de acu­dir un vier­nes al zo­co Souk Ja­ra, en Amán, a com­prar artesanía o ac­ce­so­rios he­chos a mano, o a pro­bar la co­mi­da lo­cal y dis­fru­tar de la mú­si­ca. Jor­da­nia es tam­bién un des­tino ideal pa­ra los es­pí­ri­tus aven­tu­re­ros. En Wa­di Rum pue­des ha­cer sen­de­ris­mo, es­ca­la­da (al­gu­nas cum­bres al­can­zan los 1.700 m), atra­ve­sar las du­nas en un 4x4, su­mar­te a una ca­ra­va­na de ca­me­llos y ca­ba­llos, otear el pai­sa­je des­de un glo­bo… Si te van los de­por­tes acuá­ti­cos tu des­tino es Aqa­ba. Prac­ti­ca sub­ma­ri­nis­mo, bu­ceo (in­clu­so de no­che), es­quí acuá­ti­co, wind­surf o na­ve­ga­ción en el mar Ro­jo. Las op­cio­nes son infinitas. www.vi­sit­jor­dan.com.

Al-Khaz­neh, en Pe­tra.

Artesanía jor­da­na. Cañón de en­tra­da a Pe­tra.

Ar­tis­ta ela­bo­ran­do di­bu­jos con are­na en bo­te­llas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.