JON PLAZAOLA

Va­ya una son­ri­sa por de­lan­te

deViajes - - Sumario - Por Be­lin­da Guerrero

El pro­ta­go­nis­ta de la se­rie te­le­vi­si­va Allí aba­jo nos des­cu­bre su al­ma de tro­ta­mun­dos y su pa­sión via­je­ra por Viet­nam y Chica­go.

Fue­ra cli­chés. El vas­co apo­ca­do y sim­pa­ti­co­rrón que pro­ta­go­ni­za la exi­to­sa se­rie de te­le­vi­sión Allí aba­jo es un tro­ta­mun­dos na­to. Chica­go, Ná­po­les, Ha­noi, Nue­va York o Ca­pri son los des­ti­nos que el ac­tor ha ele­gi­do re­cien­te­men­te pa­ra re­se­tear­se.

un­que es­tu­vo ma­tri­cu­la­do en A

Be­llas Artes, es­te donostiarra en­con­tró su pa­sión cur­tién­do­se du­ran­te los via­jes que ha­cía pa­ra gra­bar el pro­gra­ma do­cu­men­tal Vas­cos por el mun­do. Su des­par­pa­jo le per­mi­tió ha­cer­se con el pa­pel prin­ci­pal de la exi­to­sa se­rie de te­le­vi­sión Allí aba­jo (Antena 3), que con­ti­nua­ba la es­te­la del guión ma­gis­tral de Ocho ape­lli­dos vas­cos, y le si­gue dan­do mu­chas ale­grías con los mo­nó­lo­gos que re­pre­sen­ta por to­do el país.

Si­gues en los tea­tros con Las no­ches de El club de la co­me­dia. ¿Cuál es la pla­tea con ma­yor sen­ti­do del hu­mor? Afortunadamente, to­das las ciu­da­des a lo lar­go y an­cho de nues­tra geo­gra­fía pue­den pre­su­mir de te­ner un gran sen­ti­do del hu­mor. Con es­te es­pec­tácu­lo he es­ta­do so­bre to­do en Ma­drid y Bar­ce­lo­na, y siem­pre he­mos te­ni­do una gran aco­gi­da. Con la gi­ra de Aú­pa y olé guar­do un muy buen re­cuer­do de una no­che en La co­che­ra ca­ba­ret de Má­la­ga jun­to a mis com­pa­ñe­ros Salva Rei­na, Ma­ri Paz Sa­ya­go y Gor­ka Agui­na­gal­de. Pe­ro sin ol­vi­dar­me de Vitoria-Gas­teiz o Va­lla­do­lid. Te­ne­mos la suer­te de con­tar con un pú­bli­co ge­ne­ro­so que no du­da en re­ga­lar­nos sus me­jo­res car­ca­ja­das.

En pa­ra­le­lo, es­tre­nas la cuar­ta tem­po­ra­da de la se­rie Allí aba­jo. ¿Se­gui­rán sor­pren­dién­do­nos los es­te­reo­ti­pos cul­tu­ra­les de nor­te y sur?

Sí, por su­pues­to, por­que es uno de los pi­la­res en los que se su­je­ta nues­tro pro­yec­to des­de el prin­ci­pio. Se­gu­ro que se­gui­mos des­cu­brien­do a an­da­lu­ces y vas­cos me­dian­te es­tos tó­pi­cos que pa­ra no­so­tros son una he­rra­mien­ta muy va­lio­sa de co­mi­ci­dad. No obs­tan­te, creo que el ca­ris­ma de nues­tros per­so­na­jes y el mo­do en que tra­ta­mos la his­to­ria de Allí Aba­jo ha ido de­jan­do esos cli­chés pau­la­ti­na­men­te en un se­gun­do plano.

Aho­ra que ca­si eres se­vi­llano, ¿cuál es el rin­cón más bo­ni­to en la ca­pi­tal his­pa­len­se?

Te­nien­do en cuen­ta que es­ta­mos ha­blan­do de la ciu­dad con el se­gun­do cas­co his­tó­ri­co más gran­de de Eu­ro­pa, yo di­ría que no hay na­da me­jor que per­der­se, li­te­ral­men­te, en­tre las ca­lle­jue­las y rin­co­nes de la par­te vie­ja. Las pla­ci­tas, las fuen­tes, los re­co­ve­cos, las tas­cas que apa­re­cen de la na­da, co­mo cham­pi­ño­nes. Es una ver­da­de­ra ma­ra­vi­lla.

Eres un apa­sio­na­do de An­da­lu­cía, ¿cuál es tu pla­ya fa­vo­ri­ta en lo que lla­mas Eus­ká­diz?

El Pal­mar, Ca­ños, Bo­lo­nia, Chi­cla­na… La cos­ta ga­di­ta­na me­re­ce ser vi­si­ta­da de ca­bo a ra­bo.

Tu épo­ca de es­tu­dian­te en Bil­bao fue inol­vi­da­ble, ¿en qué ha cam­bia­do es­ta ciu­dad?

Cuan­do llegué, en el año 2000, me dio la sen­sa­ción de que es­ta­ba mu­dan­do de piel, la­ván­do­se la ca­ra, mu­tan­do, cam­bian­do. Creo que, sin per­der ese en­can­to que siem­pre ha ca­rac­te­ri­za­do a Bil­bo, se ha mo­der­ni­za­do, se ha vuel­to más plu­ral y cos­mo­po­li­ta. Ha des­ple­ga­do mu­chas po­si­bi­li­da­des y es­tá más abier­ta que nun­ca. Cuan­do eras jo­ven­ci­to ro­das­te la se­rie do­cu­men­tal Vas­cos por el mun­do, ¿qué te sor­pren­dió en In­dia? Es un lu­gar má­gi­co, mis­te­rio­so, con unos co­lo­res que ja­más ha­bía vis­to an­tes. Des­ta­ca­ría su es­pi­ri­tua­li­dad, fi­lo­so­fía y mo­do de exis­ten­cia. El Tem­plo del Oro, en Am­rit­sar –en la fron­te­ra con Pa­kis­tán–, es es­pec­ta­cu­lar y la vi­da en los pe­que­ños pue­blos re­sul­ta co­mo una reali­dad pa­ra­le­la, com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te a lo que es­ta­mos acos­tum­bra­dos a vi­vir ca­da día. Va­ra­na­si es una au­tén­ti­ca ex­pe­rien­cia, muy in­ten­sa, a ori­llas del Gan­ges. Las is­las An­da­mán y Ni­co­bar, en el sud­es­te, lla­ma­das Is­las Es­me­ral­da, tam­bién ha­cen ho­nor a su nom­bre y son unas au­tén­ti­cas jo­yas. No so­lo por su be­lle­za, sino por las lec­cio­nes que ca­da uno pue­de ob­te­ner de sus gen­tes.

Te gus­ta el buen vino, ¿nos in­di­cas una ru­ta eno­ló­gi­ca? La Rio­ja, Bier­zo, Ri­be­ra del Due­ro, So­mon­tano… y pa­ro, pe­ro se pue­de ha­cer una au­tén­ti­ca Vuel­ta a Es­pa­ña eno­ló­gi­ca al­re­de­dor de la Pe­nín­su­la.

Es­te ve­rano has pa­sa­do tus va­ca­cio­nes en Viet­nam, ¿qué es lo me­jor y me­nos bueno en es­te des­tino? Es un país ama­ble, sor­pren­den­te y to­tal­men­te re­co-

“Si que­réis ir de po­teo y pint­xos por san se­bas­tián os ase­gu­ro que sus ba­rras nun­ca os van a de­frau­dar”

men­da­ble. Si es la pri­me­ra vez que via­jas al su­res­te asiá­ti­co se­ría un buen pri­mer pa­so, por­que la ver­dad es que los viet­na­mi­tas te lo po­nen bas­tan­te fá­cil. Ex­pe­ri­men­tar ese caos or­ga­ni­za­do tí­pi­co de es­tos lu­ga­res, los pai­sa­jes que qui­tan el sen­ti­do, la sen­sa­ción de es­tar en un mer­ca­do cons­tan­te… Eso sí, si tie­nes pen­sa­do des­cu­brir lu­ga­res co­mo Cam­bo­ya o Ma­la­sia –co­mo fue mi ca­so– pri­me­ro re­co­men­da­ría ago­tar el vi­sa­do en Viet­nam, por­que si aban­do­nas su te­rri­to­rio pa­ra vi­si­tar Cam­bo­ya –por ejem­plo– y vuel­ves des­pués es ne­ce­sa­rio re­no­var es­te per­mi­so; y eso cues­ta tiem­po y di­ne­ro. Ade­más, la bu­ro­cra­cia no es el pun­to fuer­te en los paí­ses de es­tas la­ti­tu­des.

En sep­tiem­bre has via­ja­do a Chica­go, ¿qué te ha asom­bra­do en es­ta ur­be?

Me he en­con­tra­do con una ciu­dad 100% es­ta­dou­ni­den­se. To­dos oí­mos ha­blar de Nue­va York y Los Án­ge­les, pe­ro Chica­go –la se­gun­da ur­be más po­bla­da de los Es­ta­dos Uni­dos– es la gran ol­vi­da­da, pe­ro sus ha­bi­tan­tes se en­car­gan de reivin­di­car esa con­di­ción. Es­tán or­gu­llo­sos de ser chica­goans y siem­pre se mues­tran abier­tos a en­se­ñar la me­jor ca­ra de su ciu­dad; y es que tie­ne mu­chos ros­tros con di­fe­ren­tes am­bien­tes, zo­nas ver­des, pla­yas en el la­go, mo­der­ni­dad. En fin, ese mes de va­ca­cio­nes se me hi­zo cor­to.

Te con­fie­sas fut­bo­le­ro, ¿dón­de has vis­to el me­jor par­ti­do de tu ama­da Real So­cie­dad?

Soy de La Real, aun­que es ver­dad que me gus­ta mu­cho el Ba­rça. El me­jor par­ti­do que vi en­tre am­bos equi­pos fue en el an­ti­guo es­ta­dio de Ato­cha, en 1992.

Tam­bién ad­mi­tes ser se­gui­dor de Jue­go de Tro­nos, ¿qué crees que pa­sa­rá en la oc­ta­va y úl­ti­ma tem­po­ra­da de es­ta mí­ti­ca se­rie?

Son muer­tos con­tra vi­vos, no sé yo qué pue­de sa­lir bien de ahí…

Jon Plazaola siem­pre en­cuen­tra un hue­co pa­ra re­co­rrer mun­do. Ha re­vi­sa­do el mar azul tur­que­sa de Ca­pri, pa­sea­do por las rui­nas de Pom­pe­ya, po­sa­do an­te el sky­li­ne de Nue­va York y vi­si­ta­do la ca­pi­tal ita­lia­na de la piz­za: Ná­po­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.