GRAN CA­NA­RIA.

Mí­ma­te. ¡Y que te mi­men!

deViajes - - Punto De Partida - Por Patricia Pe­lli­cer

Des­cu­bri­mos (y dis­fru­ta­mos) la ca­ra más he­do­nis­ta de es­ta is­la atlán­ti­ca, su di­se­ño, pai­sa­je, gas­tro­no­mía…

Vís­te­te con es­ti­lo, sú­be­te a un ve­le­ro, prue­ba lo me­jor de la nue­va co­ci­na ca­na­ria y re­gá­la­te un tra­ta­mien­to con pie­dras vol­cá­ni­cas. Es­ta vez pla­nea una es­ca­pa­da a Gran Ca­na­ria, sim­ple­men­te, pa­ra cui­dar de ti.

En Las Pal­mas, los históricos ba­rrios de Ve­gue­ta y Tria­na lle­van si­glos con­cen­tran­do to­das las mi­ra­das. Su re­cin­to in­tra­mu­ros fue du­ran­te más de cua­tro­cien­tos años el co­ra­zón pal­pi­tan­te de Las Pal­mas de Gran Ca­na­ria y aun hoy es­tos dos dis­tri­tos her­ma­nos no ce­san en su em­pe­ño de lle­var­se to­do el pro­ta­go­nis­mo. En es­ta par­te de la ca­pi­tal los edi­fi­cios históricos y el pa­tri­mo­nio cul­tu­ral con­vi­ven con un buen nú­me­ro de res­tau­ran­tes de au­tor y ta­lle­res de di­se­ña­do­res lo­ca­les que han sa­bi­do re­con­ver­tir las ca­sas se­ño­ria­les en en­can­ta­do­res ne­go­cios.

Em­pie­za por Tria­na to­mán­do­te un ca­fé en el quios­co mo­der­nis­ta del par­que de San Tel­mo. Es­te lu­gar lle­va ca­si un si­glo en­dul­zan­do la vi­da de los pal­men­ses, quie­nes siem­pre en­con­tra­ron a la som­bra de los fi­cus del par­que, el me­jor lu­gar pa­ra las ter­tu­lias ves­per­ti­nas. Tria­na, que pri­me­ro fue ma­ri­ne­ra y des­pués bur­gue­sa vio co­mo sus ca­lles em­pe­za­ron a trans­for­mar­se con la cons­truc­ción de nu­me­ro­sos edi­fi­cios mo­der­nis­tas, tea­tros, ga­bi­ne­tes li­te­ra­rios y ala­me­das que la hi­cie­ron muy desea­ble en­tre los pu­dien­tes de prin­ci­pios del si­glo XX.

En uno de es­tos edi­fi­cios se do­mi­ci­lia el di­se­ña­dor Ar­ca­dio Do­mín­guez, hi­jo de Tria­na y uno de los nom­bres cla­ve en el olim­po de la mo­da ca­na­ria. Ar­ca­dio, que ha lle­va­do sus co­lec­cio­nes des­de el Sa­lón In­ter­na­cio­nal de la Mo­da de Ma­drid has­ta la Pret à Por­ter de Pa­rís, es el ar­tí­fi­ce de la mar­ca Ar­ca­di­nas. ¿Sus pie­zas más desea­das? Los bi­ki­nis y las ca­mi­se­tas de al­go­dón bor­da­das con el em­ble­ma de la mar­ca: las ma­no­le­ti­nas. Pue­des pe­dir ci­ta pa­ra vi­si­tar­le en su ate­lier o com­prar sus úl­ti­mas no­ve­da­des on­li­ne en www.ar­ca­dio­do­min­guez.com.

Otra di­se­ña­do­ra pal­men­se que ha pa­sea­do sus co­lec­cio­nes por las pa­sa­re­las de me­dia Eu­ro­pa es Au­re­lia Gil, quien dos ve­ces al año pre­sen­ta su co­lec­ción en la Fas­hion Week de Pa­rís. Sus crea­cio­nes abar­can des­de el pret à por­ter has­ta los tra­jes de ba­ño y los ves­ti­dos de no­via, que son con­fec­cio­na­dos con te­ji­dos na­tu­ra­les y li­bres de sus­tan­cias no­ci­vas (www.au­re­lia­gil.com).

SUBE A VE­GUE­TA

En­fi­la cues­ta arri­ba al otro la­do del ba­rran­co de Gui­ni­gua­da y adén­tra­te en el nú­cleo fun­da­cio­nal de la ciu­dad de Las Pal­mas de Gran Ca­na­ria. El ba­rrio de Ve­gue­ta cuen­ta con al­gu­nos de los edi­fi­cios más em­ble­má­ti­cos de la is­la, en­tre ellos la Ca­te­dral de San­ta Ana, las Ca­sas Con­sis­to­ria­les, el Pa­la­cio del Obis­po, el Pa­la­cio Re­gen­tal o la pin­to­res­ca Ca­sa de Co­lón, cu­ya fa­cha­da en la be­llí­si­ma pla­za del Pi­lar Nue­vo es to­da una fi­li­gra­na la­bra­da en pie­dra. Si an­tes de se­guir con las com­pras quie­res ali­men­tar tu ba­ga­je cul­tu­ral tie­nes dos vi­si­tas im­pres­cin­di­bles en es­ta par­te de la ciu­dad: la Ca­sa de Co­lón y el Cen­tro Atlán­ti­co de Ar­te Mo­derno (CAAM). La pri­me­ra, que no es una ca­sa sino va­rias uni­das en­tre sí que ocu­pan to­da una man­za­na, es un lu­gar per­fec­to si te apa­sio­nan la car­to­gra­fía an­ti­gua, las ma­que­tas de bar­cos, los ins­tru­men­tos de na­ve­ga­ción y las historias de ma­ri­nos (4 €. www.ca­sa­de­co­lon.com).

Otro im­pres­cin­di­ble, por su ar­qui­tec­tu­ra y por sus co­lec­cio­nes tem­po­ra­les, es el CAAM (www.caam.net), que fue pro­yec­ta­do en 1989 por el ar­qui­tec­to Fran­cis­co Ja­vier Sáenz de Oi­za. Ar­te con­tem­po­rá­neo in­ter­na­cio­nal en for­ma de es­cul­tu­ra, fo­to­gra­fía, pin­tu­ra o ins­ta­la­cio­nes in­ter­ac­ti­vas. En su pe­que­ña bou­ti­que po­drás en­con­trar pie­zas de va­rios ar­tis­tas gran­ca­na­rios, en-

tre ellos de la di­se­ña­do­ra de jo­yas Ele­na de Ha­dos (www.ha­dos.big­car­tel.com). Sus crea­cio­nes he­chas con mi­ne­ral de pi­ri­ta e hi­lo de ti­ta­nio con me­mo­ria es­truc­tu­ral, son ver­da­de­ras es­cul­tu­ras en mi­nia­tu­ra.

Si des­de las his­tó­ri­cas Tria­na-Ve­gue­ta quie­res acer­car­te a la zo­na del puer­to y del par­que de San­ta Ca­ta­li­na pue­des al­qui­lar un seg­way (tours guia­dos des­de 45 €. www.seg­wayl­pa.com) pa­ra des­pla­zar­te en­tre es­tas dos zo­nas de Las Pal­mas se­pa­ra­das por los más de 5 km que tie­ne la Ave­ni­da de Ca­na­rias.

Jun­to al par­que de San­ta Ca­ta­li­na apúntate a una ex­pe­rien­cia gas­tro­nó­mi­ca de al­tu­ra en el Sum­mum del Rei­na Isa­bel. Su co­ci­na no ce­sa de re­ci­bir bue­nas crí­ti­cas. Y tan­to re­vue­lo no es ca­sual: a la ca­be­za de los fo­go­nes es­tá el jo­ven Xa­bier Blan­co, que aca­ba de re­ci­bir el ga­lar­dón Chef Re­ve­la­ción de Ca­na­rias 2017. En sus me­nús de­gus­ta­ción en­con­tra­rás crea­ti­vas pro­pues­tas que com­bi­nan la co­ci­na ca­na­ria con la asiá­ti­ca o la pe­rua­na, co­mo los chips de mo­re­na con sal­sa de agua­chi­le o la cre­ma de eri­zo con gua­ca­mo­le y ai­re de pe­pino. (Me­nú Rei­na: 59 € y me­nú Sum­mum: 78 €. www.bull­ho­tels.com).

CON VES­TI­DO MA­RI­NE­RO

Pa­ra con­ti­nuar con tu par­ti­cu­lar 'sa­voir-vi­vre' ca­na­rio te re­co­men­da­mos que si­túes tu ba­se de ope­ra­cio­nes en una de las zo­nas con más en­can­to de la cos­ta sur: Mo­gán. Es­te mu­ni­ci­pio ma­ri­ne­ro que cuen­ta con más de 16 ki­ló­me­tros de li­to­ral po­see dos de los puer­tos pes­que­ros más im­por­tan­tes de Ca­na­rias, el de Ar­gui­ne­guín y el de pla­ya de Mo­gán.

Si eres un buen gourmet te in­tere­sa­rá sa­ber que en 2017 se ha ce­le­bra­do la pri­me­ra Fe­ria del Atún y que la lo­ca­li­dad es

un buen lu­gar pa­ra pro­bar cap­tu­ras lo­ca­les co­mo sar­gos, mo­re­nas, vie­jas o sal­mo­ne­tes. Pa­ra ello pue­des di­ri­gir­te al pin­to­res­co Puer­to de Mo­gán, que cuen­ta con va­rios res­tau­ran­tes de pes­ca­do fres­co.

Ya que es­tás aquí, acér­ca­te has­ta la ve­ci­na pla­ya de Mo­gán, que dis­po­ne de ban­de­ra azul y de atar­de­ce­res es­pec­ta­cu­la­res. Si te ape­te­ce to­mar el sol sin ta­pu­jos, no muy le­jos es­tán las pla­yas nu­dis­tas de Per­chel y de Ve­ne­gue­ra, a las que se ac­ce­de úni­ca­men­te a pie. Si no te con­ven­cen ni la una ni la otra, el mu­ni­ci­pio de Mo­gán cuen­ta con 17 pla­yas más: las hay de are­na do­ra­da (La­ji­lla, Ama­do­res, Puer­to Ri­co...), de are­na os­cu­ra (Ma­ñue­las, Ar­gui­ne­guín...) y de pie­dras (Los Frai­les...).

En los úl­ti­mos años al­gu­nas com­pa­ñías lo­ca­les han lan­za­do va­rias lí­neas de cosmética na­tu­ral he­cha a ba­se de pro­duc­tos 100% gran­ca­na­rios. Una de las mar­cas más re­co­no­ci­das a ni­vel in­ter­na­cio­nal es Alo­ve­ria, que tra­ba­ja con el aloe ve­ra que se cul­ti­va en la is­la y que ya uti­li­za­ban co­mo re­me­dio los an­ti­guos ca­na­rios prehis­pá­ni­cos. La mis­ma em­pre­sa fa­mi­liar ha pa­ten­ta­do una cre­ma an­ti-edad he­cha a ba­se de la sa­via de otra plan­ta em­ble­má­ti­ca lo­cal: el dra­go ca­na­rio (www.alo­ve­ria.com). Por su par­te, la com­pa­ñía Mus­sa (https://mus­sa­ca­na­ria.com/ex­plo­ra) las sor­pren­den­tes pro­pie­da­des del plá­tano eco­ló­gi­co y aca­ba de lan­zar una lí­nea de ex­fo­lian­tes hechos a ba­se de otro ele­men­to tam­bién muy ca­na­rio: las ce­ni­zas vol­cá­ni­cas

An­tes de que pon­gas rum­bo ha­cia los pai­sa­jes de in­te­rior te re­co­men­da­mos en­ca­re­ci­da­men­te que le sa­ques to­do el par­ti­do po­si­ble al mar apun­tán­do­te a una sa­li­da pri­va­da en bar­co. En el pe­que­ño puer­to de Pa­si­to Blan­co ope­ra Van­dross, un mag­ní­fi­co ve­le­ro de quin­ce me­tros de es­lo­ra

pro­pie­dad de Víc­tor Ma­tos. Pue­des or­ga­ni­zar una sa­li­da con mú­si­ca de jazz, ca­ta de gin-to­nics, ce­na ro­mán­ti­ca, o con ac­ti­vi­da­des acuá­ti­cas… (www.co­ol­play­sail.com).

BA­ÑOS DE BOS­QUE

Pa­ra mu­chos el ver­da­de­ro en­can­to de es­te lu­gar se es­con­de en sus pai­sa­jes de in­te­rior. En tu ca­mino ha­cia el cen­tro de la is­la ve­rás un pai­sa­je do­mi­na­do por cam­pos de aloe ve­ra, to­ma­te­ras… pe­ro so­bre to­do pla­ta­ne­ras. Pe­ro hu­bo un tiem­po en que es­tos va­lles y ba­rran­cos pros­pe­ra­ban gra­cias a la ca­ña de azú­car, uno de los gran­des mo­to­res eco­nó­mi­cos de Gran Ca­na­ria tras la Con­quis­ta en 1483. Tam­bién otros cul­ti­vos exó­ti­cos lle­ga­ron al ar­chi­pié­la­go tras el asen­ta­mien­to de los es­pa­ño­les, en­tre ellos el ca­fé, que em­pe­za­ría a plan­tar­se en el va­lle ti­ner­fe­ño de la Oro­ta­va en 1788 y que aún hoy se si­gue cul­ti­van­do en una úni­ca fin­ca en ba­rran­co de Agae­te: La La­ja. Haz­te con al­gu­nas pro­vi­sio­nes, tam­bién ven­den mer­me­la­das ca­se­ras, vino o mie­les (www. bo­de­ga­los­be­rra­za­les.com) y con­ti­núa por las tí­pi­cas ca­rre­te­ras re­vi­ra­das de in­te­rior.

Al­gu­nos de los pue­blos tie­rra aden­tro (mu­chos in­te­gra­dos en la Re­ser­va de la Bios­fe­ra de la Unes­co) bien me­re­cen un al­to en el ca­mino. Es el ca­so de Te­je­da, fa­mo­sa por sus dul­ces de al­men­dra, o Te­ror, con su ar­qui­tec­tu­ra co­lo­nial y la ba­sí­li­ca de la Vir­gen del Pino. En­tre las be­llas de in­te­rior tam­bién es­tán La Al­dea de San Ni­co­lás, San Bar­to­lo­mé de Ti­ra­ja­na y Ar­te­na­ra.

En es­ta úl­ti­ma po­bla­ción tie­ne su es­tu­dio la coach Jua­na­te Gil, la ma­yor ex­per­ta de la is­la en shin­rin-yo­ku o ba­ños de bos­que. Es­ta te­ra­pia an­ti–es­trés, con­sis­te en aden­trar­se en el bos­que pa­ra co­nec­tar con la na­tu­ra­le­za y con no­so­tros mis­mos. (Des­de 50 € por per­so­na. www.ar­te-gaia.com).

Rin­co­nes con en­can­to. Ca­te­dral en el ba­rrio de Ve­gue­ta, en Las Pal­mas. De­re­cha: Puer­to de­por­ti­vo, Kios­co San Tel­mo y plan­ta de aloe ve­ra.

Pa­seos con cal­ma. Pla­za del Pi­lar Nue­vo, en Ve­gue­ta. De­re­cha: una de las sa­las del CAAM, ex­te­rior de la Ca­sa de Co­lón y Ga­bi­ne­te Li­te­ra­rio en el ba­rrio de Tria­na.

Con vis­tas al Atlán­ti­co. Pla­za de San­ta Ca­ta­li­na, en Las Pal­mas. De­re­cha: puer­to y en­tra­da a una vi­vien­da en Mo­gán, y pa­tio con po­zo en la Ca­sa de Co­lón.

Co­lo­nia­lis­mo y res­tos abo­rí­ge­nes. Pla­ya de Mo­gán. De­re­cha: dos ca­lle­jue­las de Te­ror, mues­tras de pa­sa­do abo­ri­gen de la is­la y gra­nos de ca­fé en La La­ja (Agae­te).

Es­ca­pa­das al in­te­rior. Fa­cha­das de co­lo­res en Te­ror. De­re­cha: pla­to del res­tau­ran­te Sum­mum, pis­ci­na del Pa­ra­dor de Te­je­da, es­cul­tu­ra e ilus­tra­cio­nes en la Ca­sa de Co­lón y Res­tau­ran­te Cue­va de Ta­go­ror en el ba­rran­co de Gua­ya­de­que.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.