FO­CUS

Des­de otro pun­to de vista

deViajes - - Punto De Partida - Por Sil­via Iz­quier­do

Pa­sea­mos por el mun­do oní­ri­co de Ja­vier Aran­bu­ru y su ha­bi­li­dad pa­ra ex­traer la be­lle­za de lo co­ti­diano en ur­bes co­mo Ma­drid.

Es­tas son al­gu­nas de la mi­cro­his­to­rias que con­vi­ven a dia­rio con los ma­dri­le­ños, aun­que ni ellos mis­mos sean cons­cien­tes. So­lo la sen­si­bi­li­dad que tras­la­da Ja­vier Aran­bu­ru a su ob­je­ti­vo es ca­paz de atra­par­las. Si quie­res des­cu­brir­la en una ex­cel­sa se­lec­ción de sus obras acér­ca­te al Ate­neo ca­pi­ta­lino.

¿Qué es Ma­drid pa­ra ti? Una ciu­dad muy fo­to­gé­ni­ca, la cá­ma­ra la quie­re. Es muy im­por­tan­te el mo­men­to de luz que eli­jo, en con­cre­to po­dría re­su­mir­los en tres. El pri­me­ro, con el sol muy ba­jo del atar­de­cer o el ama­ne­cer, con el que con­si­go cap­tar co­lo­res más vi­bran­tes, luz du­ra y som­bras pro­nun­cia­das con ca­rác­ter. Un se­gun­do ins­tan­te es el oca­so, en­tre el día y la no­che, con una luz má­gi­ca que du­ra unos po­cos mi­nu­tos en los que tie­nes que con­se­guir la ima­gen bus­ca­da.

Y, el úl­ti­mo, se pro­pi­cia du­ran­te los días nu­bla­dos o llu­vio­sos; cuan­do la luz es muy sua­ve, en­vol­ven­te, y prác­ti­ca­men­te des­apa­re­cen las som­bras pa­ra con­se­guir un efec­to más irreal. Tu ex­po­si­ción se ti­tu­la You

lo­ve Ma­drid. ¿Es pu­ro amor?

Es­ta ur­be enamo­ra po­co a po­co, no es un fle­cha­zo co­mo pue­de ocu­rrir con Pa­rís o Nue­va York. No tie­ne mo­nu­men­tos que de­jen sin res­pi­ra­ción, pe­ro sí mez­cla te­ja­dos, rin­co­nes y gen­te que le ha­cen tan es­pe­cial. Tra­ba­jan­do en mo­da, ¿cuál fue tu cap­tu­ra más lo­ca?

La mo­da es un mun­do fas­ci­nan­te, aun­que con sus pe­cu­lia­ri­da­des. He tra­ba­ja­do bas­tan­tes años en él y ten­go mu­chas anéc­do­tas. Re­cuer­do una to­ma que hi­ce en las rui­nas de Éfe­so en Tur­quía. Me en­con­tra­ba to­tal­men­te abs­traí­do de la reali­dad en me­dio del an­fi­tea­tro ro­mano con una mo­de­lo, y mis ayudantes mo­vían las lu­ces. De re­pen­te, mi­ré a las gra­das y es­ta­ban lle­nas de turistas ob­ser­van­do el es­pec­tácu­lo y co­rean­do jun­tos la mis­ma can­ción.

Has tra­ba­ja­do por to­do el mun­do, ¿cuál es la ciu­dad con ma­yor fo­to­ge­nia?

La Ha­ba­na, es un oa­sis en el que to­da­vía per­du­ra la esen­cia del pa­sa­do. Una mez­cla de pre­sen­te de­ca­den­te y años de es­plen­dor don­de los edi­fi­cios ha­blan del de­ve­nir del tiem­po. Sin olvidar a la gen­te, que con­ti­nua­men­te te re­ga­la sus son­ri­sas.

¿Qué des­tino fo­to­gra­fia­rías?

La An­tár­ti­da. Es de los po­cos lu­ga­res que to­da­vía per­ma­ne­ce vír­gen de la mano del hom­bre y del tu­ris­mo ma­si­vo. Aquí aún se pue­de ob­ser­var la na­tu­ra­le­za en es­ta­do pu­ro.

Sa­ber es­pe­rar.

Es una de las cla­ves de un buen fotógrafo, y tam­bién di­ri­gir a los per­so­na­jes con los que va a tra­ba­jar. Ja­vier Aran­bu­ru es un ex­ce­len­te re­tra­tis­ta. Le gus­ta cap­tar la esen­cia hu­ma­na cui­dan­do la luz y lo­gran­do una com­pli­ci­dad con el pro­ta­go­nis­ta que le per­mi­ta olvidar que es­tá sien­do ob­ser­va­do. En es­ta oca­sión, con­ven­ció al mú­si­co Ara Ma­li­kian pa­ra en­ca­ra­mar­se a la azo­tea del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra y to­car su vio­lín mien­tras pa­re­cía que los pe­ga­sos iban a echar a vo­lar. Cuen­ta que, en sus ini­cios, tra­ba­ja­ba con cá­ma­ra analó­gi­ca y no es­ta­ba so­bra­do de di­ne­ro. Co­mo era cons­cien­te de que en las pri­me­ras fotos re­sul­ta­ba com­pli­ca­do con­se­guir una bue­na to­ma siem­pre co­men­za­ba a dis­pa­rar sin pe­lí­cu­la has­ta que el re­tra­ta­do se sin­tie­ra al­go más có­mo­do.

JA­VIER ARAN­BU­RU. ‘You lo­ve ma­drid’. ate­neo de ma­drid has­ta el 3 de di­ciem­bre. https://ja­vie­ra­ran­bu­ru.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.