DES­TI­NOS UR­BA­NOS.

‘Wal­king in the city’

deViajes - - Sumario Punto De Partida - Por Con­sue­lo A. Ruiz

Las ciu­da­des si­guen apa­sio­nan­do a los via­je­ros de to­da con­di­ción. Te ofre­ce­mos al­gu­nas pos­ta­les sor­pren­den­tes.

Con si­glos de his­to­ria o re­cién apa­re­ci­das en el ma­pa; su­per­tec­no­ló­gi­cas, eco­ló­gi­cas o cul­tu­ra­les... Las ciu­da­des, más gran­des o más pe­que­ñas, no so­lo son el lu­gar don­de vi­vi­mos la ma­yor par­te de los se­res hu­ma­nos, sino que tam­bién se han con­ver­ti­do en lu­ga­res que nos fas­ci­nan y que desea­mos co­no­cer y vi­si­tar.

BUSAN. La cos­ta de es­ta ciu­dad de Co­rea del Sur es­tá re­ple­ta de enor­mes rascacielos que con­tras­tan con los ba­rrios de ca­sas ba­jas que se ex­tien­den por las la­de­ras de las mon­ta­ñas. Uno de los más co­no­ci­dos es Gam­cheon Cul­tu­re Vi­lla­ge, con sus ca­sas pin­ta­das de co­lo­res pas­tel y sus la­be­rin­tos de ca­lle­jas y escaleras. Jó­ve­nes ar­tis­tas, crea­do­res y es­tu­dian­tes lo han ele­gi­do pa­ra ins­ta­lar­se, por lo que se ha con­ver­ti­do en un lu­gar tre­men­da­men­te di­ná­mi­co. www.bto.or.kr

DU­BÁI. De pe­que­ña al­dea be­dui­na a ul­tra­mo­der­na ciu­dad y cen­tro del co­mer­cio y el tu­ris­mo mun­dial en po­co más de vein­te años. Bien­ve­ni­dos a Du­bái, la ca­pi­tal del emi­ra­to del mis­mo nom­bre, que for­ma par­te de los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos. Aquí to­do es su­per­la­ti­vo: to­do es ‘lo más gran­de’, ‘lo más al­to’, ‘lo más mo­derno’... Re­ple­ta de ex­cen­tri­ci­da­des y de tec­no­lo­gía, es­ta ur­be sur­gi­da prác­ti­ca­men­te de la na­da en la cos­ta del de­sier­to de Ara­bia atrae por su ex­tra­ño ai­re de fu­tu­ris­mo y cons­tan­te osa­día. www.vi­vist­du­bai.com

AM­BE­RES. Abier­ta, cos­mo­po­li­ta y cons­trui­da a una es­ca­la más hu­ma­na que las pre­ce­den­tes, de es­ta ciu­dad bel­ga di­cen que es ‘atí­pi­ca’, en­tre otras ra­zo­nes por la com­bi­na­ción que ha­ce de ele­men­tos mo­der­nos e his­tó­ri­cos de ma­ne­ra ele­gan­te y acer­ta­da. An­ti­guos ba­rrios in­dus­tria­les han cam­bia­do de as­pec­to en los úl­ti­mos años y se han con­ver­ti­do en zo­nas van­guar­dis­tas pen­sa­das al de­ta­lle pa­ra el dis­fru­te de quie­nes la ha­bi­tan. Sin du­da, una de las ur­bes en la que a mu­chos les gus­ta­ría vi­vir. www.vi­si­tant­wer­pen.be

YO­KOHA­MA. El gran desa­rro­llo de su puer­to (inau­gu­ra­do a me­dia­dos del si­glo XIX) la ha con­ver­ti­do en la se­gun­da ciu­dad más gran­de de Ja­pón. Ese puer­to, que le lle­vó a ser uno de los pri­me­ros en­cla­ves de co­mer­cio du­ran­te la aper­tu­ra del país al ex­te­rior, tam­bién ha he­cho de ella un lu­gar cos­mo­po­li­ta, con un más que atrac­ti­vo pai­sa­je ur­bano. Y, tal vez, la me­jor ma­ne­ra de ad­mi­rar­lo sea des­de lo al­to de la Lan­da­mark Tower, uno de los ma­yo­res rascacielos de los cons­trui­dos en la bahía. www.yo­ko­ja­ma­ja­pan.com

MAR­SE­LLA. Otra ciu­dad que fue po­de­ro­sa a lo lar­go de la his­to­ria gra­cias a su co­mer­cio ma­rí­timo. La ri­que­za que esa ac­ti­vi­dad le pro­por­cio­nó fue decisiva pa­ra su con­ti­nua trans­for­ma­ción. Gran par­te de su fi­so­no­mía ac­tual la ad­qui­rió en el si­glo XIX, con las gran­des obras de ur­ba­nis­mo que se lle­va­ron a ca­bo en­ton­ces. Pe­ro ese mo­vi­mien­to y adap­ta­ción a los tiem­pos no ha pa­ra­do y hoy es­tá en mar­cha aquí el ma­yor pro­yec­to de or­de­na­ción ur­ba­na de Fran­cia des­de que se cons­tru­ye­ra el ba­rrio de la Dé­fen­se de Pa­rís. Con nues­tra vi­si­ta po­de­mos ser tes­ti­gos de esa me­ta­mor­fo­sis. www.mar­sei­lle-tou­ris­me.com

OS­LO. El desa­rro­llo ur­ba­nís­ti­co no tie­ne por qué es­tar re­ñi­do con el bie­nes­tar, y Os­lo es uno de los ejem­plos que lo de­mues­tran. La trans­for­ma­ción que se es­tá pro­du­cien­do en ba­rrios co­mo Bjor­vi­ka y Vul­kan se guía por un prin­ci­pio cla­ve: la sos­te­ni­bi­li­dad. El pro­gra­ma Fu­tu­reBuilt ri­ge la cons­truc­ción de los nue­vos edi­fi­cios, adap­ta­dos a una ar­qui­tec­tu­ra eco­ló­gi­ca y en­fo­ca­da a la hue­lla de car­bono ce­ro. El pro­yec­to tam­bién con­tem­pla que el cen­tro de la ciu­dad se con­vier­ta en una zo­na li­bre de co­ches. www.vi­si­tos­lo.com

BA­SI­LEA. Una ciu­dad que ha he­cho del ar­te su mo­do de vi­da es, a la fuer­za, in­tere­san­te. Ba­sel ex­ha­la crea­ti­vi­dad por to­dos los po­ros, y la mo­der­ni­dad de la que ha­ce ga­la no le im­pi­de enor­gu­lle­cer­se igual­men­te de su le­ga­do his­tó­ri­co. A sus ha­bi­tan­tes les en­can­ta ha­cer vi­da en la ca­lle y eso es al­go que lo­gran con­ta­giar a quie­nes vi­si­tan la que es­tá con­si­de­ra­da co­mo la se­gun­da área ur­ba­na más gran­de de Sui­za. www.ba­sel.com ZA­DAR. La an­ti­gua Za­ra croa­ta es Me­di­te­rrá­neo en es­ta­do pu­ro. A pe­sar de las ve­ces que ha si­do de­vas­ta­da man­tie­ne un es­pí­ri­tu aco­ge­dor y de su­pe­ra­ción. Tal vez por eso aquí se res­pi­ra una sen­sa­ción de di­cha y tran­qui­li­dad que se acre­cien­ta de ma­ne­ra de­ci­di­da cuan­do vi­si­ta­mos lu­ga­res ul­tra­mo­der­nos que, cu­rio­sa­men­te, es­tán ubi­ca­dos en el cas­co an­ti­guo, co­mo el Ór­gano de Mar o la ins­ta­la­ción del ‘Sa­lu­do al Sol’. www.za­dar.tra­vel

SAMARCANDA. La se­gun­da ciu­dad más im­por­tan­te de Uz­be­kis­tán es una de las más an­ti­guas del mun­do ha­bi­ta­das aún en la ac­tua­li­dad. Guar­da par­te del es­plen­dor de tiem­pos pa­sa­dos, cuan­do pros­pe­ró al en­con­trar­se en el co­ra­zón de la Ru­ta de la Se­da, aun­que la vie­ja ciu­dad ca­ra­va­ne­ra se trans­for­mó en una ur­be moderna, sin el en­can­to que mu­chos es­pe­ran de un lu­gar con nom­bre tan evo­ca­dor. www.uz­be­kis­tan.tra­vel

SAN­TIA­GO DE CHI­LE. La ca­pi­tal chi­le­na tam­bién es una ciu­dad de ré­cords: la ter­ce­ra de Su­da­mé­ri­ca con ma­yor ca­li­dad de vi­da, la se­gun­da me­jor pa­ra ha­cer ne­go­cios en La­ti­noa­mé­ri­ca y una de las prin­ci­pa­les a la van­guar­dia tec­no­ló­gi­ca, se­gún los úl­ti­mos in­for­mes de Tech Ci­ties. Di­ná­mi­ca y cos­mo­po­li­ta, pron­to cam­bia su es­pí­ri­tu ur­ba­ni­ta por el más cer­cano a la na­tu­ra­le­za, al es­tar si­tua­da a los pies de los Andes y muy cer­ca de la cos­ta. www.san­tia­go­ca­pi­tal.cl

SÍD­NEY. Enor­mes rascacielos, puen­tes y otras cons­truc­cio­nes, co­mo el co­no­ci­do edi­fi­cio de la Ópe­ra, a so­lo unos mi­nu­tos de las más idí­li­cas pla­yas o a dos ho­ras en tren de las Blue Moun­tains, un con­jun­to mon­ta­ño­so que alberga una de las más an­ti­guas sel­vas llu­vio­sas del pla­ne­ta. Es­ta ciu­dad aus­tra­lia­na (que no es la ca­pi­tal del país, acuér­da­te, aun­que sí la más gran­de y la más an­ti­gua) es un au­tén­ti­co lu­gar de con­tras­tes en el que la tec­no­lo­gía y la mo­der­ni­dad sir­ven ver­da­de­ra­men­te pa­ra ha­cer me­jor el día a día de sus ha­bi­tan­tes. Por al­go es­tá con­si­de­ra­da co­mo una de las ur­bes con me­jor ca­li­dad de vi­da de to­do el mun­do. www.sydney.com

SAN DIE­GO. Aque­lla letra de Ma­don­na que de­cía “Every­body co­mes to Holly­wood...” de­be­rá ser cantada muy pron­to sus­ti­tu­yen­do el nom­bre de es­te dis­tri­to de Los Ángeles por el de San Die­go. Has­ta aho­ra, és­ta ha es­ta­do a la som­bra de aque­lla, pe­ro pa­re­ce que la co­sa es­tá cam­bian­do y ca­da vez se de­ja sen­tir más la pu­jan­za de la po­li­fa­cé­ti­ca San Die­go, la ciu­dad más al sur de Ca­li­for­nia. www.san­die­go­vi­sit.org

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.