MEMP­HIS

deViajes - - Sumario Punto De Partida - Por Kris Ubach y Ro­ber­to Iván Cano

La me­tró­po­li nor­te­ame­ri­ca­na sa­be a El­vis, a atar­de­ce­res en el Mi­si­si­pi y a buen whisky. Im­po­si­ble no desear co­no­cer­lo.

Péi­na­te el tu­pé, sa­ca tus ves­ti­dos 'vin­ta­ge', es­cu­cha los clá­si­cos del soul, blues, country, rock… Apún­ta­te a una bar­ba­coa, con whisky y pues­ta de sol so­bre el Mi­si­si­pi in­clui­dos. Es­to es Ten­nes­see, Nor­tea­mé­ri­ca en es­ta­do pu­ro.

En el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo Memp­his E

sue­na a cam­pos de al­go­dón, a puen­tes so­bre el Mi­si­si­pi y mú­si­ca ne­gra de soul y de blues. Los nor­te­ame­ri­ca­nos tam­bién la ve­ne­ran por su equi­po de la NBA, los Grizz­lies, pe­ro, so­bre to­do, por sus bar­ba­coas, su po­llo fri­to, su whis­key de Ten­nes­see y sus bo­ca­di­llos de man­te­qui­lla de ca­cahue­te. Y, des­de lue­go, por­que Memp­his fue el ho­gar de El­vis Pres­ley.

In­ten­ta­mos romper tó­pi­cos, pe­ro la som­bra del Rey del Rock es tan alar­ga­da que no po­de­mos pa­sar­la por al­to. Y tam­po­co que­rría­mos por­que, seas o no fan de El­vis, su le­ga­do es im­pac­tan­te. Gra­ce­land (www.gra­ce­land.com), su ho­gar du­ran­te 20 años has­ta su fa­lle­ci­mien­to, en 1977, es la se­gun­da vi­vien­da más vi­si­ta­da de Es­ta­dos Uni­dos tras la Ca­sa Blan­ca. Aquí, la Jun­gle Room y la sa­la del bi­llar –don­de se reunía con ami­gos– mues­tran ese gus­to del ar­tis­ta por lo ex­tra­va­gan­te y os­ten­to­so. En el jar­dín po­drás pa­sear por el Me­di­ta­tion Gar­den –con la tum­ba de El­vis jun­to a las de sus pa­dres y su abue­la– y aña­dir al tour una vi­si­ta a sus avio­nes pri­va­dos.

Si con Gra­ce­land no has te­ni­do su­fi­cien­te, te re­co­men­da­mos el re­cién inau­gu­ra­do El­vis Pres­ley’s Memp­his, pro­ba­ble­men­te el ma­yor y más com­ple­to mu­seo del mun­do de­di­ca­do a una so­la per­so­na. Se tra­ta de una ex­po­si­ción de más de 18.000 m2 re­par­ti­da en va­rios han­ga­res que con­tie­nen des­de te­lé­fo­nos, re­tra­tos y ro­pa de­por­ti­va has­ta su co­lec­ción de Ca­di­llacs, sus Dis­cos de Oro y Pla­tino, sus ga­fas y jo­yas o sus tra­jes más ex­tra­va­gan­tes. (Vi­si­ta a Gra­ce­land, avio­nes y El­vis Pres­ley’s Memp­his,: unos 86 €).

DIS­CO­GRÁ­FI­CAS LE­GEN­DA­RIAS

Pe­ro El­vis no siem­pre fue una es­tre­lla, sino un jo­ven na­ci­do en Tu­pe­lo, Mi­si­si­pi, hi­jo de agri­cul­to­res de al­go­dón. En Memp­his hu­bo unos es­tu­dios de gra­ba­ción, los Sun Re­cords, a los que El­vis acu­dió du­ran­te más de un año pa­ra con­ven­cer­los de que él va­lía co­mo ar­tis­ta. La in­sis­ten­cia dio sus fru­tos y, tras gra­bar una so­la ma­que­ta –la can­ción That’s All Right–, y triun­far con ella en la ra­dio, El­vis fir­mó un con­tra­to mi­llo­na­rio con Sun Re­cords.

Lo que vino des­pués –33 pe­lí­cu­las co­mo pro­ta­go­nis­ta y 14 no­mi­na­cio­nes a los Grammy, de las que ga­nó 3– es ya par­te de la his­to­ria de la mú­si­ca. Sun Re­cords ce­rró en 1968, pe­ro pue­des vi­si­tar los es­tu­dios ori­gi­na­les re­con­ver­ti­dos en mu­seo (www.suns­tu­dio.com).

El­vis no fue el úni­co fa­mo­so de es­ta dis­co­grá­fi­ca; aquí tam­bién se abrie­ron ca­mino Jerry Lee Le­wis o Johnny Cash y gra­ba­ron dis­cos Roy Or­bi­son, How­lin’ Wolf o B. B. King. Si eres afi­cio­na­do a los vi­ni­los, en la tien­da de sou­ve­nirs po­drás lle­var­te el sin­gle de épo­ca I Walk The Li­ne, de Johnny Cash, por unos 42 €.

CO­CI­NA SU­RE­ÑA Y WHIS­KEY

Tie­nes otra ci­ta en Stax Re­cords que, jun­to con la Mo­town Re­cords de De­troit, re­pre­sen­tó a los más gran­des del soul de los 60, 70 y 80. El mu­seo Stax (www.stax­mu­seum.com) acu­mu­la nu­me­ro­sos ob­je­tos per­so­na­les –im­pre­sio­nan­te el Ca­di­llac de oro de Isaak Ha­yes– y re­cuer­da los éxi­tos de Otis Red­ding (Stand by Me) o Wil­son Pic­kett (Mus­tang Sally) en­tre otros.

Pe­ro Memp­his es mu­cho más que El­vis. Pa­ra com­pro­bar­lo acér­ca­te al Down­town y em­pie­za tu día lle­nan­do el es­tó­ma­go en The Ar­ca­de Ca­fé (www.ar­ca­de­res­tau­rant.com). El res­tau­ran­te más an­ti­guo de la ciu­dad, fun­da­do en 1919, sir­ve los tí­pi­cos desa­yu­nos de Ten­nes­see a ba­se de pan­ca­kes de bo­nia­to o sand­wi­ches de man­te­qui­lla de ca­cahue­te con plá­tano, un clá­si­co que siem­pre pe­día El­vis quien, por cier­to, era clien­te. Si el in­te­rior te sue­na, es nor­mal: la ca­fe­te­ría ha si­do es­ce­na­rio de pe­lí­cu­las co­mo El Clien­te, con Su­san Sa­ran­don y Tommy Lee Jo­nes; La Ta­pa­de­ra, de Tom Crui­se; y Walk The Li­ne, so­bre la vi­da de Johnny Cash.

Con­ti­núa por Main Street que, en es­ta par­te del ma­pa y jun­to a ca­lles ale­da­ñas, con­for­ma el South Main Arts Dis­trict. Los de Memp­his acu­den a es­ta zo­na por sus res­tau­ran­tes de co­ci­na su­re­ña, en­tre ellos el Gus’s Fried Chic­ken que pre­su­me de ser­vir el me­jor po­llo fri­to de Amé­ri­ca. El lo­cal es modesto pe­ro, a juz­gar por las co­las que se for­man en la puer­ta, qui­zás al­go de ver­dad ha­ya en esa afir­ma­ción.

A South Main Arts Dis­trict se vie­ne tam­bién por su al­ta con­cen­tra­ción cul­tu­ral. En po­cas man­za­nas se ubi­can ga­le­rías de ar­te, ta­lle­res de mú­si­cos y ar­te ur­bano ade­más del his­tó­ri­co Orp­heum Thea­tre y dos mu­seos in­tere­san­tes: el Na­tio­nal Civil Rights Mu­seum (www.ci­vil­rights­mu­seum.org) y el Blues Hall of Fa­me (www.blues. org). El pri­me­ro es­tá ubi­ca­do en el edi­fi­cio del Lo­rrai­ne Mo­tel –don­de fue ase­si­na­do Mar­tin Lut­her King– y las ex­po­si­cio­nes re­fle­xio­nan so­bre la igual­dad, la re­sis­ten­cia o la li­ber­tad. El se­gun­do, ex­plo­ra la his­to­ria mu­si­cal de Memp­his a tra­vés de le­gen­da­rios del blues, co­mo Muddy Wa­ters o John Lee Hoo­ker.

Pa­ra una co­mi­da o ce­na con es­ti­lo, ba­ja Main Street –si­gue el tro­le­bús o el tran­vía– y pi­de me­sa en The Ma­jes­tic Gri­lle (www. ma­jes­tic­gri­lle.com). El edi­fi­cio art dé­co al­ber­gó un cine en los años 40 y man­tie­ne la ar­qui­tec­tu­ra y un es­pí­ri­tu cer­cano al sép­ti­mo ar­te. Hay una gran pan­ta­lla en la que se pro­yec­tan pe­lí­cu­las mu­das y sir­ven me­nús pre-tea­tro (23 €) con tí­pi­ca co­ci­na ca­jún del Mi­si­si­pi y to­ques ita­lia­nos.

No muy le­jos es­tá la Old Do­mi­nick Dis­ti­llery (www.old­do­mi­nick.com), que se fun­dó en 1866 y don­de apren­de­rás to­do so­bre el whis­key de Ten­nes­see (vi­si­ta y ca­ta: 10 €). Si eres afi­cio­na­do a es­te eli­xir de co­lor am­ba­rino y aro­mas tos­ta­dos te gus­ta­rá sa­ber que Memp­his es uno de los vér­ti­ces del Ten­nes­see Whis­key Trail (www.tnw­his­key­trail.com), que re­co­rre to­do el es­ta­do pa­san­do por Knox­vi­lle, Nash­vi­lle o Lynch­burg, ho­gar de la ca­ris­má­ti­ca Jack Da­niels. Des­de la des­ti­le­ría y dan­do un pa­seo te pue­des acer­car al fren­te flu­vial y es­pe­rar a que las úl­ti­mas lu­ces del día ti­ñan de ro­jo el Mi­si­si­pi. Por cier­to: la gran pi­rá­mi­de de cris­tal que ve­rás jun­to al río es un in­men­so com­ple­jo co­mer­cial. Des­de su roof­top acris­ta­la­do tam­bién hay vis­tas de im­pac­to.

LA CU­NA DEL BLUES

Si Main Street es el eje ver­te­bra­dor de la Memp­his diur­na, cuan­do el sol se po­ne el epi­cen­tro del en­tre­te­ni­mien­to es Bea­le Street, una es­pe­cie de Las Vegas del blues, el roc­ka­billy y la mú­si­ca country.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.