ARA­GÓN

Es tiem­po de enotu­ris­mo

deViajes - - Sumario Punto De Partida - Por Ós­car Che­ca Al­ga­rra

Te in­vi­ta­mos a ca­tar los vi­nos de las co­mar­cas ara­go­ne­sas. Una ru­ta he­do­nis­ta con paisajes sin­gu­la­res y tra­gos inol­vi­da­bles.

Bo­de­gas y vi­ñe­dos, por su­pues­to, pe­ro tam­bién mu­seos, res­tau­ran­tes, mo­nas­te­rios, for­ta­le­zas, ca­tas, ac­ti­vi­da­des en la na­tu­ra­le­za... El tu­ris­mo del vino con­ti­núa en au­ge y es­ta re­gión cuen­ta con un buen pu­ña­do de ru­tas don­de prac­ti­car­lo.

Es­te es un re­co­rri­do pa­ra he­do­nis­tas. Si cual­quier ru­ta del vino ya in­te­gra to­dos los ele­men­tos que ha­cen que un via­je enotu­rís­ti­co sea pla­cen­te­ro co­mo po­cos, ima­gí­na­te si jun­ta­mos cua­tro de esas ru­tas. Pues es lo que nos dis­po­ne­mos a ha­cer, si­guien­do, ade­más, el hi­lo ar­gu­men­tal del te­rri­to­rio y la tra­di­ción cul­tu­ral com­par­ti­da. Es­ta­mos en Ara­gón y, va­lién­do­nos del en­can­to de las ca­rre­te­ras se­cun­da­rias, va­mos a via­jar por las co­mar­cas de Ca­la­ta­yud, Ca­ri­ñe­na, Cam­po de Borja y So­mon­tano, las más so­bre­sa­lien­tes de es­ta Co­mu­ni­dad en cuan­to a vino se re­fie­re.

SI VAS A CA­LA­TA­YUD...

El pun­to de par­ti­da es el Mo­nas­te­rio de Pie­dra. El nom­bre se lo da un río, afluen­te del Ja­lón, que trans­for­ma en un au­tén­ti­co ver­gel el pai­sa­je de las es­te­pas de ye­sos ca­rac­te­rís­ti­co de es­tos la­res. En el par­que que ro­dea a es­te ce­no­bio cis­ter­cien­se del si­glo XIII se su­ce­den cas­ca­das, gru­tas, ar­bo­le­das y has­ta es­tan­ques que en otros tiem­pos for­ma­ron par­te del pri­mer cen­tro de pis­ci­cul­tu­ra de nues­tro país. Es­ta fan­ta­sía ro­mán­ti­ca fue obra de Juan Fe­de­ri­co Mun­ta­das, que ad­qui­rió el mo­nas­te­rio tras el pro­ce­so de des­amor­ti­za­ción de Men­di­zá­bal y con­vir­tió las huer­tas en un jar­dín con un sendero cir­cu­lar de cin­co ki­ló­me­tros que se pue­de re­co­rrer en unas dos ho­ras. Al­gu­nas de las an­ti­guas de­pen­den­cias con­ven­tua­les tam­bién se pue­den vi­si­tar, co­mo el claus­tro y la ci­lla, don­de es­tá ins­ta­la­do el Mu­seo del Vino de la D.O. Ca­la­ta­yud.

Los mon­jes pro­mo­vie­ron la plan­ta­ción de vid en es­ta zo­na, aun­que el vino for­ma par­te de la his­to­ria de la co­mar­ca ya des­de el si­glo II a.C. El chocolate tam­bién, aun­que des­de una épo­ca más re­cien­te, cla­ro. Al pa­re­cer, es­te fue el pri­mer lu­gar del Vie­jo Mun­do adon­de lle­gó la be­bi­da de los dio­ses az­te­cas des­de la otra par­te del Atlán­ti­co. La his­to­ria se pue­de se­guir en una ex­po­si­ción per­ma­nen­te jun­to al claus­tro. Pe­ro vol­va­mos de mo­men­to al mun­do de Ba­co pa­ra vi­si­tar la pri­me­ra bo­de­ga del via­je,

Bo­de­gas San Ale­jan­dro, en Mie­des. Sus vi­nos son to­da una re­fe­ren­cia, pe­ro tam­bién sus ac­ti­vi­da­des de enotu­ris­mo, co­mo su Tea­tro de la Na­tu­ra­le­za y los Sen­ti­dos o el 'Enó­lo­go por un día', en la que pue­des ela­bo­rar tu pro­pio vino.

Pa­ra ter­mi­nar el re­co­rri­do por la Ru­ta del Vino de Ca­la­ta­yud da­te una vuel­ta por la lo­ca­li­dad que le da nom­bre pa­ra co­no­cer, so­bre to­do, el pa­tri­mo­nio re­la­cio­na­do con el ar­te mu­dé­jar y al­gún rin­cón tan cu­rio­so co­mo el Me­són de la Do­lo­res, un an­ti­guo pa­la­ce­te con­ver­ti­do en me­són y hoy en ho­tel, don­de pa­re­ce ser que sir­vió la fa­mo­sa mo­za in­mor­ta­li­za­da en co­plas, zar­zue­las, ópe­ras y pe­lí­cu­las.

MU­DÉ­JAR Y STREET ART

So­lo con des­pla­zar­nos unas de­ce­nas de ki­ló­me­tros ha­cia el es­te es­ta­re­mos ya en la co­mar­ca de Ca­ri­ñe­na. Aquí, el des­pe­gue de la in­dus­tria del vino se pro­du­jo a fi­na­les del si­glo XIX, con la lle­ga­da del fe­rro­ca­rril. La lí­nea se cons­tru­yó pa­ra unir la co­mar­ca con Za­ra­go­za, des­de don­de sal­drían li­tros y li­tros de vino rum­bo a una Fran­cia arra­sa­da por la filoxera. Los edi­fi­cos de aque­lla pri­me­ra es­ta­ción de tren son hoy una bo­de­ga, la de Ig­na­cio Ma­rín, don­de se ha ins­ta­la­do ade­más un pe­que­ño mu­seo et­no­grá­fi­co de­di­ca­do a las má­qui­nas e ins­tru­men­tos re­la­cio­na­dos con las an­ti­guas ca­vas.

Co­mo en Ca­la­ta­yud, los pue­blos que for­man par­te de la Ru­ta del Vino Cam­po de Ca­ri­ñe­na tienen bue­nos ejem­plos de ar­te mu­dé­jar. In­clu­so hay al­gu­na bo­de­ga que ha uti­li­za­do es­te es­ti­lo ar­qui­tec­tó­ni­co en su cons­truc­ción, co­mo Ha­cien­da Mo­lle­da, aun­que lo más es­pec­ta­cu­lar de es­te lu­gar es su te­rra­za con vis­tas a la sie­rra de Al­gai­rén y a los vi­ñe­dos que se ex­tien­den has­ta don­de lle­ga la vis­ta.

Muy cer­ca de aquí es­tá Fuen­de­to­dos. Per­te­ne­ce a otra co­mar­ca pe­ro tam­bién for­ma par­te de la ru­ta del vino. Co­mo sa­bes, es el lu­gar don­de na­ció Fran­cis­co de Go­ya. Su ca­sa na­tal, hoy mu­sea­li­za­da, es­tá abier­ta al pú­bli­co y, ade­más, el pue­blo alberga el Mu­seo del Gra­ba­do, don­de se ex­po­nen va­rias se­ries ori­gi­na­les de los gra­ba­dos del pintor: Los

ca­pri­chos, Los desas­tres de la gue­rra, La tau­ro­ma­quia y Los dis­pa­ra­tes. El ar­te es­tá pre­sen­te en cual­quier rin­cón de la lo­ca­li­dad co­mo com­pro­ba­rás al pa­sear por sus ca­lles, que es­con­den es­tu­pen­das obras de street art, rea­li­za­das por los ar­tis­tas par­ti­ci­pan­tes en el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ar­te Ur­bano 'Asal­to'.

TE­RRI­TO­RIO GAR­NA­CHA

Los pin­ce­les y la pin­tu­ra tam­bién pu­sie­ron en el ma­pa ha­ce unos años la lo­ca­li­dad de Borja... aun­que nues­tro re­co­rri­do por es­ta co­mar­ca nos lle­va por otros de­rro­te­ros. Li­te­ra­rios, con­cre­ta­men­te, ya que en el Mo­nas­te­rio de Ve­rue­la, la pri­me­ra fun­da­ción de la Or­den Cis­ter­cien­se en el Reino de Ara­gón, se pue­den se­guir las vi­ci­si­tu­des de los her­ma­nos Béc­quer, uni­dos a la his­to­ria moderna del ce­no­bio. Aquí es­tu­vie­ron alo­ja­dos du­ran­te unos cuan­tos me­ses, apro­ve­chan­do los ai­res del Mon­ca­yo, be­ne­fi­cio­sos pa­ra su sa­lud. Fue una fe­cun­da es­tan­cia que, en el ca­so de Gus­ta­vo Adol­fo, de­jó pa­ra la pos­te­ri­dad sus 'Car­tas des­de mi cel­da'. Esa cel­da era una de las que for­ma­ban par­te de la hos­pe­de­ría que se creó tras la des­amor­ti­za­ción y que, aho­ra, re­no­va­da, abri­rá muy pron­to co­mo Pa­ra­dor. Los di­bu­jos y los tex­tos de Va­le­riano y Gus­ta­vo Adol­fo, así co­mo el re­la­to de la his­to­ria de su pa­so por el mo­nas­te­rio, se pue­den ver en el Es­pa­cio Béc­quer, ubi­ca­do en el lu­gar que ocu­pa­ba la ci­lla. En ella se guar­da­ban los ví­ve­res, en­tre los que el vino pro­ce­den­te de las pro­pie­da­des vi­ní­co­las de los mon­jes era uno de los prin­ci­pa­les.

Fue­ra del mo­nas­te­rio, el vino se al­ma­ce­na­ba en cue­vas ex­ca­va­das en las la­de­ras de los mon­tes cer­ca­nos a los pue­blos. Mu­chas de es­tas 'bo­de­gas en ce­rro' aún se man­tie­nen y, con sus chi­me­neas sa­lien­do de la tie­rra y su as­pec­to de ca­sas hob­bits, for­man una lla­ma­ti­va es­tam­pa en el pai­sa­je de es­ta ru­ta del vino. Pue­des vi­si­tar al­gu­na, co­mo la del res­tau­ran­te Ro­di, pa­ra co­no­cer có­mo se ela­bo­ra­ba el vino has­ta ha­ce tan so­lo unas décadas. La gar­na­cha, la va­rie­dad pro­ta­go­nis­ta en es­ta co­mar­ca,

da nom­bre a la ru­ta y a otros pro­duc­tos co­mo los gar­na­chi­cos de Fuen­de­ja­lón (ma­za­pa­nes con vino de gar­na­cha cen­te­na­ria) o la sal de vino, que en­con­tra­rás en la tien­da gour­met de Ro­di. Des­pués, acér­ca­te has­ta Bu­re­ta pa­ra co­no­cer otra de las cu­rio­si­da­des de es­ta co­mar­ca: el Pa­la­cio de los Con­des de Bu­re­ta, la an­ti­gua ca­sa se­ño­rial de una de las he­roí­nas del si­tio de Za­ra­go­za, Ma­ría Con­so­la­ción Do­mi­ti­la Az­lor y Villavicencio.

A LOS PIES DE LOS PI­RI­NEOS

Des­de aquí po­ne­mos rum­bo al nor­te, ha­cia So­mon­tano, en la pro­vin­cia de Huesca, un te­rri­to­rio que se ha rein­ven­ta­do por com­ple­to en cuan­to a la cul­tu­ra vi­ti­vi­ní­co­la se re­fie­re y cu­ya ru­ta del vino es una de las más ac­ti­vas del país.

Em­pie­za vi­si­tan­do al­gu­na bo­de­ga de di­se­ño, co­mo la es­pec­ta­cu­lar Som­mos, don­de la ar­qui­tec­tu­ra van­guar­dis­ta se con­vier­te en un re­cla­mo más. El ar­te, que ha es­ta­do pre­sen­te a lo lar­go de to­do es­te re­co­rri­do, tie­ne en So­mon­tano una re­le­van­cia es­pe­cial, co­mo com­pro­ba­rás cuan­do vi­si­tes Bo­de­gas Ena­te y su co­lec­ción de ar­te con­tem­po­rá­neo, que guar­da obras de ar­tis­tas co­mo Tà­pies, Chi­lli­da, Ca­no­gar, Sau­ra, Beu­las o Tor­ner, en­tre otros mu­chos. En ca­da uno de sus vi­nos en­con­tra­rás, ade­más, una eti­que­ta aso­cia­da a un ar­tis­ta y a una obra de su au­to­ría rea­li­za­da ex pro­fe­so pa­ra la bo­de­ga.

El re­fi­na­mien­to má­xi­mo lo tie­nes en Ble­cua, una bo­de­ga crea­da al es­ti­lo 'cha­teaux' fran­cés, en un edi­fi­cio que da­ta de fi­na­les del si­glo XI, uti­li­za­do co­mo lu­gar de re­ti­ro por mon­jes be­ne­dic­ti­nos de Con­ques. So­lo ela­bo­ra un vino y so­la­men­te cuan­do la aña­da es ex­ce­len­te. Per­te­ne­ce a Vi­ñas del Ve­ro, una bo­de­ga en la que tam­bién en­con­tra­rás pro­duc­tos sin­gu­la­res, co­mo un per­fu­me que re­pro­du­ce los aro­mas del vino ela­bo­ra­do con la va­rie­dad ge­würz­tra­mi­ner.

En­tre to­dos los pue­blos de la zo­na hay uno que no de­bes per­der­te: Alquézar. Es de ori­gen me­die­val y es­tá den­tro del Par­que Cul­tu­ral del Río Ve­ro, por don­de pue­des aden­trar­te y des­cu­brir sus sin­gu­la­res va­lo­res na­tu­ra­les y cul­tu­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.