FILIPINAS

deViajes - - Sumario Punto De Partida - Por Pe­dro Gri­fol

El exo­tis­mo se mez­cla con el acento es­pa­ñol en es­te te­rri­to­rio con res­tos co­lo­nia­les, pla­yas úni­cas y apues­tas lu­jo­sas.

Tem­pe­ra­tu­ra agra­da­ble, pla­yas in­ma­cu­la­das, gas­tro­no­mía tra­di­cio­nal y de van­guar­dia e ins­ta­la­cio­nes ho­te­le­ras de lu­jo y ‘mo­chi­le­ras’... To­do un aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des pa­ra unas va­ca­cio­nes de ca­pri­cho en es­te tró­pi­co exó­ti­co.

El ar­chi­pié­la­go de Filipinas es­tá for­ma­do por más de 7.000 is­las, la ma­yo­ría des­ha­bi­ta­das (y al­gu­nas a la ven­ta). Es apa­bu­llan­te, pe­ro se­gu­ro que, eli­jas la que eli­jas en­con­tra­rás hi­tos se­duc­to­res: un vol­cán de le­yen­da, un pue­blo con una so­bre­co­ge­do­ra his­to­ria, una pla­ya in­ter­mi­na­ble, ve­ge­ta­ción vo­lup­tuo­sa, una fau­na in­quie­tan­te, un ho­tel del que no desea­rías ‘es­ca­par’, mis­te­rio­sas gru­tas, fon­dos ma­ri­nos fa­bu­lo­sos… y, so­bre to­do, las son­ri­sas ama­bles e inol­vi­da­bles de sus gen­tes.

CUEN­TAN LAS CRÓ­NI­CAS...

Es­pa­ña en­tre­gó las Filipinas a los Es­ta­dos Uni­dos por un to­tal de vein­te mi­llo­nes de dó­la­res. Así se da­ba fi­ni­qui­to a la aven­tu­ra de tres si­glos de co­lo­ni­za­ción his­pa­na. Des­pués del desahu­cio lo que que­dó allí de Es­pa­ña fue muy po­co… ¡o mu­cho! (se­gún se mi­re): un ca­to­li­cis­mo fun­da­men­ta­lis­ta (que aún per­du­ra); unas po­cas pa­la­bras re­fe­ri­das a la pi­tan­za, co­mo kut­sa­ra (cu­cha­ra), kut­sil­yo (cu­chi­llo), ba­so (va­so), ti­ni­dór (te­ne­dor)… y el buen ha­cer en la co­ci­na con la téc­ni­ca del ado­bo, que aquí se ha con­ver­ti­do en el nom­bre de un pla­to don­de la car­ne, el ma­ris­co o la ver­du­ra se ma­ri­nan (o ado­ban) en vi­na­gre y ajo.

To­do em­pe­zó cuan­do el na­ve­gan­te por­tu­gués Fer­nan­do de Ma­ga­lla­nes lle­gó al puer­to de Ce­bú en 1521. En­con­tró la muer­te al po­co tiem­po, en la con­tien­da con­tra el je­fe mu­sul­mán que allí go­ber­na­ba. Cua­ren­ta y cin­co años más tar­de, el es­pa­ñol Mi­guel Ló­pez de Le­gaz­pi ven­ció la re­sis­ten­cia lo­cal, ane­xio­nó la is­la a la Co­ro­na es­pa­ño­la y bau­ti­zó al ar­chi­pié­la­go con el nom­bre de Filipinas en ho­nor al mo­nar­ca Fe­li­pe II. Tam­bién fun­dó la Vi­lla de San Mi­guel (la ac­tual ciu­dad de Ce­bú), que se con­vir­tió en la pri­me­ra ciu­dad his­pa­na en to­do el ar­chi­pié­la­go, seis años an­tes que Ma­ni­la.

Con es­te su­cin­to ca­pí­tu­lo de la his­to­ria del país, ate­rri­za­mos en Ma­ni­la. Po­co que­da de aque­lla Ma­ni­la del si­glo XVII… En 2018, con ca­si 20 mi­llo­nes de al­mas, la ca­pi­tal del país se ajus­ta co­mo ani­llo al de­do a la de­fi­ni­ción de ‘ciu­dad de con­tras­tes’, so­lo que aquí ha­bría que es­pe­ci­fi­car

‘de gran­des con­tras­tes’. Sí, es moderna y tra­di­cio­nal; exó­ti­ca y oc­ci­den­tal; caó­ti­ca y tran­qui­la al mis­mo tiem­po, con ri­que­za y po­bre­za ex­tre­mas... Re­cons­trui­da va­rias ve­ces tras in­cen­dios, te­rre­mo­tos y bombardeos, las zo­nas mo­der­nas pa­re­cen ciu­da­des ame­ri­ca­nas, de esas en las que hay que des­pla­zar­se siem­pre en co­che, con gran­des cen­tros co­mer­cia­les de pro­pie­dad chi­na, ca­si­nos y ho­te­les de lu­jo co­mo el Cen­tro de Re­sorts World, con po­li­cías y pe­rros de­tec­to­res de dro­gas a la en­tra­da. La zo­na an­ti­gua, for­ti­fi­ca­da y de ai­re co­lo­nial, es co­no­ci­da co­mo In­tra­mu­ros. Allí hay que vi­si­tar el Fuer­te de San­tia­go y el mu­seo de la Igle­sia de San Agus­tín, don­de ve­rás el pri­mer ‘man­tón de Ma­ni­la’ del via­je. Por la no­che, el tu­ris­ta obe­dien­te de­be ir a Bar­ba­ra’s, un res­tau­ran­te tí­pi­co don­de sir­ven una ce­na-bu­fé es­pec­tácu­lo que, aun­que tie­ne un to­que exotic-kitsch, no de­ja­rá de sor­pren­der­te por su de­rro­cha­do­ra en­tre­ga y ale­gría.

Al día si­guien­te hay que to­mar po­si­ción en la ca­lle pa­ra in­mor­ta­li­zar con nues­tra cá­ma­ra de fo­tos al­gún ató­mi­co jeep­ney, el pin­to­res­co me­dio de trans­por­te pú­bli­co que en­tró en sue­lo fi­li­pino con las tro­pas ame­ri­ca­nas de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. La crea­ti­vi­dad de los lu­ga­re­ños re­ci­cló los vehícu­los mi­li­ta­res pin­tán­do­los de co­lo­res chi­llo­nes y tu­neán­do­los con es­tram­bó­ti­cos re­cla­mos de­co­ra­ti­vos… des­de la ima­gen de Je­su­cris­to Su­pers­tar has­ta la de Su­per­mán.

AQUÍ ES­TU­VO AM­PA­RO MU­ÑOZ

El fe­nó­meno de los cer­tá­me­nes de be­lle­za le­van­ta pa­sio­nes en­tre los fi­li­pi­nos, por eso no es de ex­tra­ñar que cuan­do pi­sa­mos la is­la de Ce­bú, a los es­pa­ño­les se nos re­cuer­de que aquí es­tu­vo Am­pa­ro Mu­ñoz (la ma­la­gue­ña que fue co­ro­na­da Miss Uni­ver­so en 1974). Por lo vis­to, nues­tra miss de­jó más hue­lla que Juan Se­bas­tián El­cano, que tam­bién es­tu­vo en la is­la du­ran­te su via­je de cir­cun­na­ve­ga­ción del pla­ne­ta, y que el tam­bién es­pa­ñol Le­gaz­pi, fun­da­dor de la ciu­dad.

A Ce­bú, si­tua­da a 600 ki­ló­me­tros al sur de Ma­ni­la, se lle­ga en avión en so­lo una ho­ra des­de la ca­pi­tal. Es el co­ra­zón de la

re­gión de Vi­sa­yas, y uno de los lu­ga­res con más atrac­ti­vos cul­tu­ra­les del país.

Dos puen­tes co­mu­ni­can la ciu­dad de Ce­bú con la is­la de Mac­tán, pun­to fuer­te del via­je a es­ta is­la, has­ta don­de la gen­te vie­ne atraí­da por las pla­yas de are­na tan fi­na co­mo la ha­ri­na y sus fa­mo­sos fon­dos ma­ri­nos, don­de la prác­ti­ca del bu­ceo se con­vier­te en una ex­pe­rien­cia de lo más ex­ci­tan­te: co­ra­les de to­das for­mas y co­lo­res, anémo­nas ro­jas, es­tre­llas de mar azu­les, pe­ces ma­ri­po­sa, tor­tu­gas gi­gan­tes, ca­ba­lli­tos de mar... y, pa­ra los que se atre­van a ba­jar más pro­fun­do, ti­bu­ro­nes.

La ma­yo­ría de los re­sorts en los que pue­des con­tra­tar las ex­cur­sio­nes a los lu­ga­res de bu­ceo es­tán en Mac­tán, así que el plan pue­de ser: ma­ña­nas en la pla­ya de la is­la Na­lu­san (un en­cla­ve pa­ra­di­sía­co con bue­na ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca ma­ri­ne­ra), con snor­kel y relax; y tar­des de pa­seo cul­tu­ral por Mac­tán. En el cen­tro de la is­la hay una pla­za en la que –por ra­ro que pa­rez­ca– con­vi­ven, fren­te a fren­te, dos mo­nu­men­tos: uno de bron­ce, eri­gi­do en ho­nor del hé­roe La­pu-La­pu (je­fe lo­cal de Ce­bú), y un obe­lis­co de pie­dra re­cor­dan­do a Ma­ga­lla­nes, que ca­yó a ma­nos de La­puLa­pu en la ba­ta­lla de Mac­tán...

Mac­tán es tam­bién un afa­ma­do cen­tro de fa­bri­ca­ción de gui­ta­rras. De­ja una tar­de pa­ra vi­si­tar cual­quie­ra de los ta­lle­res ar­te­sa­na­les del dis­tri­to de Ma­ri­ba­go, co­mo la fá­bri­ca de gui­ta­rras Ale­gre, a la que pue­des lle­gar en un triciclo, otro de los in­ven­tos fi­li­pi­nos pa­ra el tras­por­te de via­je­ros, que con­sis­te en una mo­to con si­de­car a la que se le ha sol­da­do un te­cho y una vi­se­ra me­tá­li­ca que, ge­ne­ral­men­te lle­van pin­ta­das con­sig­nas ma­yús­cu­las co­mo 'Creed' o 'God is lo­ve'. Otra ex­pe­rien­cia via­je­ra… ¡y otra foto pa­ra el ál­bum de los re­cuer­dos!

TE­RRI­TO­RIO TARSERO

Co­ge un ferry pa­ra ir de Ce­bú a la is­la de Bohol. Los barcos son rá­pi­dos, fun­cio­nan dia­ria­men­te y so­lo tar­dan ho­ra y me­dia. Bohol es una is­la con paisajes im­pac­tan­tes, un pa­raí­so pa­ra los aman­tes de la na­tu­ra­le­za y el sen­de­ris­mo. El cur­so de su río prin­ci­pal, el Lo­boc, atra­vie­sa bos­ques

de man­gla­res y fuer­za a las palmeras a be­sar su cau­ce. Me­re­ce la pe­na con­tra­tar una ex­cur­sión pa­ra na­ve­gar por el río embarcado en unos res­tau­ran­tes flo­tan­tes que par­ten del puen­te de Loay, a vein­te ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal, Tag­bi­la­ran City. Du­ran­te el tour, mien­tras de­gus­tas un buen sur­ti­do de es­pe­cia­li­da­des au­tóc­to­nas, pue­des con­tem­plar la lu­ju­rio­sa ve­ge­ta­ción tro­pi­cal y al­gu­nas ban­cas (bar­ca tí­pi­ca) car­ga­das con ni­pa, las ho­jas de pal­ma que sir­ven de te­ja­do pa­ra las ca­sas de los lu­ga­re­ños. La bar­ca­za res­tau­ran­te tam­bién lle­va un con­jun­to mu­si­cal que ani­ma la tra­ve­sía… pe­ro, la ver­dad, no es el me­jor mo­men­to pa­ra co­rear nin­gún hit.

Des­pués de la na­ve­ga­ción lle­ga otro de los exo­tis­mos fi­li­pi­nos. Pa­ra al­can­zar­lo tie­nes que atra­ve­sar te­rra­zas de arro­za­les y pa­sar por el pue­blo de Car­men. Tras ese re­co­rri­do es­ta­rás en las Chocolate Hills (Mon­ta­ñas de Chocolate): una gran 'tar­ta' de mon­tícu­los al­fom­bra­dos de hier­ba, que se pier­den en la le­ja­nía, y que en los me­ses se­cos (de fe­bre­ro a ju­lio) se ti­ñen de un co­lor tos­ta­do que les da ese as­pec­to de chocolate. Cuen­ta la le­yen­da que es­tas co­li­nas son las lá­gri­mas que de­rra­mó un gi­gan­te des­pe­cha­do por su ama­da, pe­ro, pro­ba­ble­men­te, eso sea un cuen­to...

La ru­ta con­ti­núa por la Re­ser­va de Tar­se­ros. Los tar­se­ros son unos cu­rio­sos ani­ma­les de as­pec­to tierno y que ca­ben en la pal­ma de la mano. Lle­van en el pla­ne­ta 45 mi­llo­nes de años y, se­gún la cla­si­fi­ca­ción ta­xo­nó­mi­ca, per­te­ne­cen al or­den de los pri­ma­tes. El guía tra­ta de des­cri­bir­los: “Tienen los ojos co­mo un búho, las ore­jas co­mo un mur­cié­la­go, las ma­nos pren­si­les co­mo un mono, ven­to­sas en los de­dos co­mo una ra­na, co­la de ra­tón… Pe­ro cuan­do los vea en per­so­na, aga­rra­dos a los árboles, sa­ca­rá sus pro­pias con­clu­sio­nes".

Si pre­fie­res ver ani­ma­les un po­co más gran­des ten­drás que ir has­ta la cos­ta su­roes­te de Bohol, don­de se en­cuen­tra la is­la de Pan­glao, de pla­yas idí­li­cas. Des­de allí, un bar­co te lle­va­rá has­ta la is­la de Pa­mi­la­can, uno de los lu­ga­res don­de se pue­de ver al ti­bu­rón ba­lle­na. Si no tie­nes la suer­te de que apa­rez­ca, pue­des con­so­lar­te otean­do el ho­ri­zon­te des­de el vie­jo

mi­ra­dor de pie­dra que cons­tru­ye­ron los ma­ri­ne­ros es­pa­ño­les pa­ra lo­ca­li­zar pi­ra­tas.

NA­CI­DA DEL FUE­GO

Si­tua­da al sur de Bohol, Ca­mi­guín per­te­ne­ce a la pro­vin­cia de Min­da­nao. Pa­ra lle­gar de­bes co­ger un vue­lo de una ho­ra des­de Ma­ni­la a Ce­bú y, des­de allí, otro más de cua­ren­ta mi­nu­tos. Es un des­tino pa­ra los via­je­ros que bus­can al­go más que pla­yas pa­ra­di­sía­cas por­que tie­ne mu­cho pa­ra ex­plo­rar (a pie o en las profundidades sub­ma­ri­nas). Di­cen que los que la vi­si­tan no cuen­tan to­dos sus se­cre­tos... y, tal vez por eso, se mues­tra aún re­la­ti­va­men­te in­tac­ta. Al no es­tar 'con­ta­mi­na­da' por el tu­ris­mo ma­si­vo, los alo­ja­mien­tos tienen pre­cios mo­de­ra­dos.

Los exu­be­ran­tes bos­ques de bam­búes, aca­cias, cao­bas, man­gos, palmeras y to­da cla­se de ve­ge­ta­ción ta­pi­zan gran par­te de la is­la, aun­que aquí el ma­yor atrac­ti­vo son los vol­ca­nes. No exis­te otra is­la en el mun­do con más vol­ca­nes por ki­ló­me­tro cua­dra­do, pe­ro nin­guno de ellos re­pre­sen­ta ya un pe­li­gro. Si es­tás en for­ma pue­des as­cen­der al Hi­bok-Hi­bok (que dio el úl­ti­mo sus­to en 1951) o al Vie­jo Ca­mi­guin, al que se sube por un em­pi­na­do ca­mino (pe­ro fá­cil) que es­tá ‘de­co­ra­do’ con las es­ta­cio­nes del vía cru­cis, con lo que la ab­so­lu­ción es­tá ase­gu­ra­da cuan­do se al­can­za el crá­ter...

Cam­bia las bo­tas de mon­ta­ña por las chan­clas y el ba­ña­dor pa­ra ir a Whi­te Is­land, un ban­co de are­na des­ha­bi­ta­do, ubi­ca­do en la cos­ta nor­te de la is­la y ac­ce­si­ble en ca­noa. Y pa­ra com­ple­tar la sen­sa­ción de pa­raí­so, acér­ca­te has­ta la cas­ca­da de Ka­ti­ba­wa­san, un pre­cio­so sal­to de agua de 70 me­tros que cae a una po­za don­de se pue­de na­dar… La ver­dad es que, aun­que hay mu­chas ac­ti­vi­da­des pa­ra ha­cer, tam­bién hay que de­jar tiem­pos pa­ra aban­do­nar­se al dolce far nien­te: sen­tar­se o tum­bar­se en la are­na, de­jar­se em­pa­par por la es­pu­ma del mar, con­tem­plar el ho­ri­zon­te y em­bo­bar­se con el in­fi­ni­to azul que co­nec­ta mar y cie­lo, y soñar con el co­lor de la eter­ni­dad. Cuan­do des­pier­tes ha­brás apren­di­do que es más sa­lu­da­ble sen­tir Filipinas sin mi­ra­da co­lo­ni­za­do­ra...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.