ES­CA­PA­DAS

La sen­ci­llez y la so­fis­ti­ca­ción van de la mano en una ciu­dad en la que el fre­ne­sí fu­tu­ris­ta se­du­ce tan­to co­mo el pla­cer de la con­tem­pla­ción y el tiem­po de­te­ni­do.

deViajes - - Punto De Partida -

Cru­za­mos el pla­ne­ta, des­de To­kio has­ta Cos­ta Ri­ca, pa­ra bu­cear en des­ti­nos pres­tos a en­trar en nues­tro bom­bo viajero.

Lu­ces de neón, rascacielos y tec­no­lo­gía jun­to a fa­ro­li­llos so­li­ta­rios, tem­plos me­die­va­les y jar­di­nes. El pri­mer vistazo so­bre To­kio nos tras­la­da ese pa­no­ra­ma de con­tras­tes ab­so­lu­ta­men­te atrac­ti­vo pe­ro no exen­to de su bue­na do­sis de des­con­cier­to y pas­mo. Es nor­mal, pues es­ta­mos en la ciu­dad más po­bla­da del mun­do, así que aquí nos po­de­mos en­con­trar ca­si de to­do. A es­ta pre­mi­sa hay que aña­dir otra cuan­do vi­si­ta­mos la ca­pi­tal de Ja­pón: hay que ser cons­cien­tes de que no po­dre­mos abar­car to­do. Por eso, una bue­na ma­ne­ra de pla­ni­fi­car­nos es ele­gir de an­te­mano los ba­rrios o zo­nas que más nos atrai­gan o di­se­ñar­nos ru­tas te­má­ti­cas.

TEM­PLOS, YOKOCHOS Y COS­PLAY

Pa­ra dis­fru­tar del To­kio más tra­di­cio­nal e his­tó­ri­co pue­des acer­car­te has­ta los ba­rrios del nor­te, co­mo Shi­ba­ma­ta o ‘Ya­ne­sen’ (Ya­na­ka/Ne­zu/Sen­da­gi), de am­bien­te po­pu­lar. Asa­ku­sa, don­de es­tá el tem­plo Sen­so­ji, uno de los más an­ti­guos de la ciu­dad, es otra de esas zo­nas. En reali­dad es un ba­rrio mix­to don­de se en­tre­la­zan el ayer y el hoy, con edi­fi­cios co­mo el pór­ti­co de la gran lin­ter­na ro­ja ‘Ka­mi­na­ri­mon’ y la To­kio Sky­tree, la to­rre de co­mu­ni­ca­cio­nes más al­ta del mun­do no sos­te­ni­da por ca­bles.

Shi­bu­ya, don­de se en­cuen­tra el co­no­ci­do pa­so de pea­to­nes de cin­co di­rec­cio­nes, es uno de los ba­rrios de mo­da, lleno de jó­ve­nes, tien­das, cen­tros de ar­te y van­guar­dia, pubs con mú­si­ca en di­rec­to, res­tau­ran­tes... Es­te y el de Gin­za, son los dis­tri­tos que de­bes re­co­rrer pa­ra co­no­cer par­te de los me­jo­res res­tau­ran­tes y la gas­tro­no­mía que ha con­ver­ti­do es­ta ur­be en un re­fe­ren­te cu­li­na­rio mun­dial, sin ol­vi­dar, a es­te res­pec­to, la zo­na de Yo­ko­cho, don­de se es­con­de el la­be­rin­to de ca­lle­jue­las flan­quea­das por pe­que­ñas tien­das y di­mi­nu­tos pues­tos de co­mi­da en los que de­gus­tar re­ce­tas tra­di­cio­na­les.

El exo­tis­mo y lo insólito tam­bién tie­ne que ver con la mo­der­ni­dad en To­kio: una vuel­ta por el dis­tri­to de Ha­ra­ju­ku/Omo­te­san­do te lo mos­tra­rá, pues es­te es el cen­tro de reunión de to­dos los que si­guen la mo­da Cos­play, ca­si con­ver­ti­da en una for­ma de vi­da en la que sus adep­tos se visten y ac­túan co­mo per­so­na­jes de fic­ción, pe­lí­cu­las y có­mics.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.