RE­LA­TO

deViajes - - Punto De Partida -

Ma­ría de León se ha enamo­ra­do de Ma­rrue­cos. Vas a en­ten­der su fer­vor. Tan­to, que que­rrás vo­lar ya mis­mo al país ve­cino.

Mi que­ri­do ami­go Za­ka­ria lle­va­ba mu­cho tiem­po re­pi­tién­do­me la mis­ma frase: “Ma­ría, crée­me, se­rá el via­je de tu vi­da”, y así fue. Es­te año, por fin, pu­de ha­cer reali­dad mi sue­ño de es­ca­par­me al Sáha­ra con el me­jor guía que se pue­de te­ner, a quien co­no­cí años atrás en otro via­je que tu­ve que ha­cer a Ma­rrue­cos por mo­ti­vos de tra­ba­jo. Uno de los gran­des te­so­ros que te re­ga­lan los via­jes es te­ner la opor­tu­ni­dad de ha­cer bue­nos ami­gos por el mun­do. Mi via­je, que du­ra­ría una se­ma­na, co­men­zó en Ma­rra­kech un lu­nes de abril, el mo­men­to ideal pa­ra vi­vir es­ta ex­pe­rien­cia y no mo­rir ni de ca­lor ni de frío en el de­sier­to. El co­mien­zo del oto­ño tam­bién es muy bue­na épo­ca.

En la ciu­dad, vi­si­té el re­cién inau­gu­ra­do mu­seo de­di­ca­do al maes­tro de la cos­tu­ra Yves Saint Lau­rent, ubi­ca­do a tres pa­sos de los es­pec­ta­cu­la­res Jar­di­nes de Ma­jo­re­lle, don­de el di­se­ña­dor te­nía su ca­sa, y que hoy se han con­ver­ti­do en uno de los lu­ga­res más vi­si­ta­dos de es­ta ele­gan­te ur­be. Pa­seé por La Me­di­na, apro­ve­chan­do pa­ra rea­li­zar unas com­pras, ya que siem­pre en­cuen­tro ro­pa y ac­ce­so­rios con mu­cho es­ti­lo y a muy bue­nos pre­cios. Men­ción es­pe­cial re­quie­re La Mai­son du Kat­fan, don­de se pue­den en­con­trar tú­ni­cas de pre­cio­sos co­lo­res y tam­bién de ter­cio­pe­lo que le ha­cen sen­tir­se a una muy es­pe­cial. El Jar­dín Se­cre­to fue otro nue­vo des­cu­bri­mien­to, un remanso de na­tu­ra­le­za y paz en mi­tad del bu­lli­cio ur­bano, don­de es muy agra­da­ble pa­rar­se a des­can­sar un ra­to mien­tras to­mas un ri­co té mo­runo con men­ta. La te­rra­za del Ca­fé de las Es­pe­cias es otro de mis lu­ga­res fa­vo­ri­tos pa­ra ha­cer un pa­rón, so­bre to­do pa­ra ver la pues­ta de sol mien­tras es­cu­chas el sig­ni­fi­ca­ti­vo so­ni­do de la lla­ma­da al re­zo. Pa­ra ce­rrar un día per­fec­to, na­da co­mo una ce­na tí­pi­ca ma­rro­quí en el res­tau­ran­te del ho­tel La Ma­mou­nia, un lu­gar co­mo de las mil y una no­ches.

Al día si­guien­te, po­nía­mos rum­bo al Sáha­ra, pe­ro con la in­ten­ción no só­lo de dis­fru­tar del an­sia­do des­tino, sino tam­bién de las pa­ra­das que te­nía­mos pla­nea­das ha­cer por el ca­mino. Co­men­za­mos cru­zan­do las mon­ta­ñas del Atlas y atra­ve­san­do el cue­llo del Tich­ka –que sig­ni­fi­ca pa­so de mon­ta­ña di­fí­cil, a 2.260 me­tros de al­tu­ra–, don­de el pai­sa­je es una ver­da­de­ra obra de ar­te, aun­que pa­ra los que nos ma­rea­mos con fa­ci­li­dad en el co­che pue­de re­sul­tar un po­co pe­sa­do. Nues­tra pri­me­ra pa­ra­da fue en el ksar de la ciu­dad for­ti­fi­ca­da Ait Ben Ha­du, de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co y es­ce­na­rio de fa­mo­sas pe­lí­cu­las co­mo Law­ren­ce de Ara­bia, Gla­dia­tor o La mo­mia. A sus pies, se en­cuen­tra el va­lle del río Ou­ni­la, un lu­gar con abun­dan­tes ya­ci­mien­tos geo­ló­gi­cos y ri­cos mi­ne­ra­les. An­ti­gua­men­te, es­ta lo­ca­li­dad era pa­ra­da obli­ga­da de las ca­ra­va­nas que ve­nían del de­sier­to y cru­za­ban el Atlas.

Si­guien­do con la ru­ta más fa­mo­sa de la an­ti­gua po­bla­ción be­re­ber, en el ca­mino nos fui­mos en­con­tran­do con es­pec­ta­cu­la­res kas­bah –an­ti­guas for­ta­le­zas ára­bes he­chas con fan­go, pa­ja y tron­cos de pal­me­ra–, que se ex­tien­den por a lo lar­go de los 50 ki­ló­me­tros que te­nía­mos que re­co­rrer has­ta lle­gar a nues­tra si­guien­te pa­ra­da: Ka­laa Mgou­na y su Va­lle de las Ro­sas, don­de cul­mi­na­mos el día vi­si­tan­do una coo­pe­ra­ti­va de pro­duc­tos cos­mé­ti­cos he­chos con es­ta flor. Cer­ca de esa zo­na pa­sa­mos la no­che en un tí­pi­co riad.

Ma­ría de León en el po­bla­do Kham­lia con un mú­si­co gna­wa. A la de­re­cha, ca­ma­re­ro de una piz­ze­ría de Mer­zou­ga y té mo­runo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.