MA­RRUE­COS

Ta­mu­da Bay, el te­so­ro del Rif

deViajes - - Sumario - Por Jo­sé Ma­ría de Pa­blo

Jun­to a Te­tuán y Chauen, Ta­mu­da Bay com­ple­ta el nue­vo trián­gu­lo de lu­jo en el nor­te ma­rro­quí, en ple­na re­gión del Rif.

Si­tua­da a muy po­cos ki­ló­me­tros de la cos­ta ga­di­ta­na, la re­gión de Rif com­bi­na lo me­jor de Ma­rrue­cos. A las Ciu­da­des Pa­tri­mo­nio de Te­tuán y Chauen con sus me­di­nas y zo­cos se une aho­ra Ta­mu­da Bay, un re­sort cos­te­ro que as­pi­ra a ser el nue­vo re­fe­ren­te del tu­ris­mo de lu­jo en el Me­di­te­rrá­neo oc­ci­den­tal.

Ca­si a los pies de la ciu­dad de Ceu­ta se ex­tien­de una gran bahía en la que el mar Me­di­te­rrá­neo ha ido de­po­si­tan­do mi­les de mi­llo­nes de gra­nos de fi­na are­na for­man­do una de las pla­yas más ex­ten­sas del li­to­ral de Ma­rrue­cos. Lan­za­da re­cien­te­men­te al mer­ca­do tu­rís­ti­co ba­jo el su­ges­ti­vo nom­bre de Ta­mu­da Bay, es­ta gran pla­ya do­ra­da quie­re con­ver­tir­se en el nue­vo des­tino de mo­da en­tre los mi­llo­na­rios de to­do el mun­do. Don­de has­ta ha­ce na­da so­lo ha­bía du­nas y pe­que­ños nú­cleos ur­ba­nos de pes­ca­do­res, hoy ya se pue­de dis­fru­tar de los ho­te­les de lu­jo que han acu­di­do a la lla­ma­da del Rey de Ma­rrue­cos, pro­pie­ta­rio de su pro­pio pa­la­cio en la zo­na y prin­ci­pal pro­mo­tor del pro­yec­to, al­gu­nos de los cua­les ya van a cum­plir su ter­ce­ra tem­po­ra­da abier­tos.

Des­de cual­quie­ra de los 22 km de pla­yas de la bahía se ve el Es­tre­cho de Gi­bral­tar, el pa­so en el que la cul­tu­ra grie­ga si­tua­ba el fin del mun­do co­no­ci­do, un pe­li­gro­so lu­gar cus­to­dia­do por las le­gen­da­rias Co­lum­nas de Hér­cu­les. Ade­más de cien­tos de bar­cos mer­can­tes en su ca­mino a los puer­tos de Al­ge­ci­ras y Te­tuán, o más allá ca­mino de Amé­ri­ca, el es­tre­cho es zo­na de pa­so de ba­lle­nas y del­fi­nes que en­cuen­tran en la Re­ser­va de la Bios­fe­ra In­ter­con­ti­nen­tal del Me­di­te­rrá­neo, es­pa­cio ma­rí­ti­mo-te­rres­tre de al­to va­lor eco­ló­gi­co com­par­ti­do por Ma­rrue­cos y Es­pa­ña, unas aguas sa­nas, ri­cas en planc­ton y abun­dan­te pes­ca­do.

Pa­ra com­pro­bar la lim­pie­za del mar po­de­mos ex­plo­rar la zo­na a bor­do de un ya­te pri­va­do con ba­se en las tres nue­vas ma­ri­nas de­por­ti­vas cons­trui­das en la bahía, en­tre Cas­ti­lle­jos y Rin­cón Mdiq. Otra ma­ne­ra más ac­ti­va de co­no­cer los se­cre­tos de es­tas cos­tas es con­tra­tar una sa­li­da con cual­quie­ra de las es­cue­las de bu­ceo de la ciu­dad de Ceu­ta, lo que nos per­mi­ti­rá des­cu­brir el fas­ci­nan­te uni­ver­so que se desa­rro­lla ba­jo el mar, ajeno a las 82.000 em­bar­ca­cio­nes que lo cru­zan al año.

Ur­ba­ni­za­cio­nes pri­va­das, cen­tros co­mer­cia­les y pa­seos ma­rí­ti­mos han to­ma­do la pri­me­ra lí­nea de pla­ya a am­bos la­dos de Ma­ri­na Smir, el puer­to de­por­ti­vo de 450 atra­ques don­de el pro­yec­to de Ta­mu­da Bay em­pe­zó. Aquí fon­dean ya­tes de has-

ta 60 me­tros de es­lo­ra y es el lu­gar don­de los clien­tes de los ho­te­les se de­jan ver a la ho­ra de co­mer o ce­nar.

Ade­más de por los en­can­tos de la co­mar­ca, mu­chos de los via­je­ros que eli­gen es­ta zo­na pa­ra sus va­ca­cio­nes lo ha­cen por la ca­li­dad y ser­vi­cios de los ho­te­les que gran­des ca­de­nas in­ter­na­cio­na­les co­mo Ban­yan Tree han abier­to en la zo­na. De ori­gen asiá­ti­co, Ban­yan Tree ha traí­do has­ta el Me­di­te­rrá­neo el con­cep­to de lu­jo y bie­nes­tar que com­bi­na lo me­jor de la cul­tu­ra de aquel con­ti­nen­te con la esen­cia ma­rro­quí en un to­tal de 92 vi­llas con pis­ci­na de es­ti­lo ára­be y an­da­luz.

Des­pués de dis­fru­tar de sus ins­ta­la­cio­nes es de obli­ga­do cum­pli­mien­to dar un pa­seo por la pla­ya, ex­pe­rien­cia es­pe­cial­men­te gra­ti­fi­can­te al atar­de­cer. Da igual ha­cia don­de se ca­mi­ne. Tan­to si se ha­ce ha­cia Cas­ti­lle­jos, al nor­te, o ha­cia el Ca­bo Ne­gro, al sur, siem­pre dis­fru­ta­re­mos de las vis­tas de la cos­ta ga­di­ta­na a un la­do y de las mon­ta­ñas del Rif ha­cia el otro.

Ta­mu­da Bay to­ma su nom­bre de la ciu­dad ro­ma­na que ocu­pó el es­pa­cio de la ac­tual Te­tuán, la ca­pi­tal del lla­ma­do Pro­tec­to­ra­do Es­pa­ñol de Ma­rrue­cos, un te­rri­to­rio ad­mi­nis­tra­do por Es­pa­ña du­ran­te ape­nas 40 años en la lla­ma­da ca­rre­ra co­lo­nial eu­ro­pea en Áfri­ca. De esa épo­ca aún que­dan re­cuer­dos a la vis­ta, prin­ci­pal­men­te en for­ma de to­pó­ni­mos y en la pre­sen­cia de al­gu­na igle­sia. Rin­cón Mdiq, po­bla­ción de tra­di­ción pes­que­ra que cie­rra la bahía, es un cla­ro ejem­plo de ello.

HE­REN­CIA ES­PA­ÑO­LA

En Te­tuán el pa­so de Es­pa­ña es mu­cho más pa­ten­te, es­pe­cial­men­te en el lla­ma­do ba­rrio es­pa­ñol, el en­san­che cons­trui­do pa­ra ha­cer de es­ta pe­que­ña ciu­dad ri­fe­ña la ca­pi­tal del nue­vo te­rri­to­rio ad­mi­nis­tra­do. En la Pla­za Mu­lay Mah­di, po­pu­lar­men­te co­no­ci­da co­mo Pla­za Pri­mo si­guen es­tan­do las prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes de esa épo­ca, la ca­te­dral ca­tó­li­ca y el con­su­la­do de Es­pa­ña. El pa­so del tiem­po va bo­rran­do hue­llas, pe­ro el as­pec­to de los edi­fi­cios del en­san­che nos re­cuer­da a los de cual­quier ca­pi­tal an­da­lu­za. En las fa­cha­das han que­da­do tes­ti­gos de esa épo­ca, la ro­tu­la­ción

de las ca­lles y la de al­gu­nos co­mer­cios que man­tie­nen sus nom­bres en es­pa­ñol, del mis­mo mo­do que mu­chos te­tua­níes se si­guen ex­pre­san­do en la len­gua de Cer­van­tes, so­bre to­do los que vi­vie­ron par­te de esa eta­pa que tu­vo su fi­nal en 1956 con la sa­li­da de Es­pa­ña del Rif.

El ba­rrio es­pa­ñol es la zo­na co­mer­cial más mo­der­na, pe­ro don­de de ver­dad se res­pi­ra una at­mós­fe­ra exó­ti­ca es en la Me­di­na, la ciu­dad amu­ra­lla­da que des­de el si­glo XVI ha si­do el ho­gar de ju­díos y mo­ris­cos ex­pul­sa­dos de la pe­nín­su­la ibé­ri­ca por los Re­yes Ca­tó­li­cos y sus su­ce­so­res.

Pa­ra en­trar en la Me­di­na hay que pa­sar an­tes por el Fed­dan, ofi­cial­men­te Pla­za Has­san II, an­ta­ño Pla­za de Es­pa­ña, un es­pa­cio abier­to re­cien­te­men­te trans­for­ma­do que ejer­ce la fun­ción de sa­la de es­tar de la ciu­dad, pun­to de en­cuen­tro de las dos ca­ras de Te­tuán.

El con­jun­to de la Me­di­na ha si­do de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co por su va­lor co­mo con­jun­to mo­nu­men­tal, ejem­plo de ciu­dad an­da­lu­sí que ha lo­gra­do lle­gar al si­glo XXI sin ape­nas al­te­ra­cio­nes. La diáspora he­brea en­con­tró en es­te lu­gar un nue­vo ho­gar, un es­pa­cio don­de cons­truir una ciu­dad a ima­gen de las ju­de­rías de Gra­na­da, Cór­do­ba o Se­vi­lla, don­de, igual que en Se­fa­rad, con­vi­vían sin pro­ble­mas con sus ve­ci­nos maho­me­ta­nos.

La me­di­na com­bi­na ca­lle­jue­las co­mer­cia­les don­de se pue­de ad­qui­rir to­do lo que uno pue­de ima­gi­nar: fru­tas y ver­du­ras; pes­ca­dos traí­dos del puer­to de Mdiq, exó­ti­cas es­pe­cias, per­fu­mes, hier­bas sil­ves­tres, ca­cha­rros, ob­je­tos re­ci­cla­dos…

Uno de los pun­tos más co­no­ci­dos de la me­di­na son sus te­ne­rías o cur­ti­du­ría, don­de lle­van más de 500 años tra­ba­jan­do las pie­les con las que se con­fec­cio­nan to­do ti­po de pren­das de cue­ro. De la mis­ma épo­ca son tam­bién mu­chas de las ca­sas que es­con­den tras un be­llo por­tón de ma­de­ra y un ar­co de he­rra­du­ra un pa­tio an­da­luz en torno al que gi­ra la vi­da de la fa­mi­lia.

LA CIU­DAD AZUL

De la mis­ma Al An­da­lus lle­ga­ron tam­bién mu­chos de los ha­bi­tan­tes de la ciu­dad de Chauen, ciu­dad cons­trui­da en la fal­da de

una mon­ta­ña so­bre un acuí­fe­ro a so­lo 70 km al sur de Te­tuán. Or­gu­llo­sa de su cul­tu­ra be­re­ber ori­gi­nal y de la to­le­ran­cia al re­ci­bir con los bra­zos abier­tos a los emi­gran­tes, es­ta ciu­dad san­ta pa­ra los maho­me­ta­nos ofre­ce un in­trin­ca­do con­jun­to de ca­lles pin­ta­das de blan­co, azul y mal­va.

A pe­sar de que to­das las fa­mi­lias ju­días se fue­ron ha­ce tiem­po, su le­ga­do se en­cuen­tra in­tac­to de­bi­do a que has­ta Es­pa­ña ocu­pó es­tas tie­rras to­dos los ex­tran­je­ros te­nían prohi­bi­do el ac­ce­so a la ciu­dad, con­si­de­ra­da san­ta pa­ra los mu­sul­ma­nes.

El pa­seo por la siem­pre im­pe­ca­ble y flo­ri­da me­di­na pue­de du­rar tan­to co­mo ga­nas se ten­gan de per­der­se dis­fru­tan­do de los de­ta­lles de­co­ra­ti­vos de las puer­tas y los sor­pren­den­tes rin­co­nes. Al otro la­do del te­ji­do ur­bano es­tá el la­va­de­ro, el lu­gar más fres­co de Chauen al que acu­den ca­da día las mu­je­res a la­var la ro­pa, al­gu­nas de ellas ata­via­das con el tí­pi­co y lla­ma­ti­vo som­bre­ro ri­fe­ño. El la­va­de­ro se en­cuen­tra en la bo­ca de Ras El Maa, el acuí­fe­ro que da vi­da a la ciu­dad y con cu­yas aguas se abas­te­ce las fuen­tes y ca­sas de la me­di­na.

Es­tas mu­je­res no son las úni­cas en Chauen que si­guen usan­do sus ma­nos pa­ra tra­ba­jos ya me­ca­ni­za­dos. Dis­tri­bui­dos por la me­di­na va­mos a en­con­trar los hor­nos de le­ña a los que to­do el mun­do pue­de lle­var a co­cer su pan y pas­te­les. Ade­más, no es ra­ro ver a ar­te­sa­nos tra­ba­jan­do en la mis­ma ca­lle de­li­ca­das pie­zas de ma­de­ra ta­lla­da y pin­ta­da.

La in­dus­tria tex­til de Chauen, de don­de sa­lían las me­jo­res te­ji­dos de la­na, apa­re­cen ci­ta­das por 'León el Afri­cano', un via­je­ro y sa­bio re­na­cen­tis­ta gra­na­dino, gran co­no­ce­dor de la zo­na del Ma­greb y el Sahel, que ex­po­ne su im­pre­sio­nes en su obra “Des­crip­ción de Áfri­ca y de las co­sas no­ta­bles que ahí hay”.

La vi­si­ta a Chauen no pue­de ter­mi­nar sin pa­sar por su al­ca­za­ba o por el ce­men­te­rio don­de es­tán en­te­rra­dos los re­yes ri­fe­ños, ni por su­pues­to sin pa­rar­se un ra­to a ob­ser­var el ir y ve­nir de la gen­te en la pla­za de Ou­ta El Ham­mam, co­ra­zón de la ciu­dad an­ti­gua y pun­to de reunión de vi­si­tan­tes y lo­ca­les que en­cuen­tran en sus ca­fés la me­jor ata­la­ya pa­ra ver la vi­da pa­sar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.